/ miércoles 13 de junio de 2018

Notifican amparos a tres presuntos sicarios del caso Ayotzinapa, entre ellos "El Gil"

Un juez federal también ordenó reponer el procedimiento desde el inicio además de justificar que los acusados no fueron torturados

El Primer Tribunal Colegiado del Décimonoveno Circuito de Tamaulipas, notificó las sentencias de amparo que concedió a los presuntos sicarios, Salvador Reza Jacobo, “El Wereke”, Felipe Rodríguez Salgado, “El Cepillo”, y Gildardo López Astudillo, “El Gil”, imputados por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapan quienes confesaron el secuestro, asesinato y quema de los normalistas.

Esto luego que los acusados solicitaron la protección de la justicia contra el auto de formal prisión por delincuencia organizada y otros delitos en la causa penal 123/2014, y en donde el juez federal también ordenó reponer el procedimiento desde el inicio por el caso Ayotzinapa y crear una comisión de la verdad y la justicia, al sostener que la investigación no fue pronta, efectiva, independiente ni imparcial.

El colegiado demandó la Procuraduría General de la República (PGR) presente un dictamen independiente con base en el Protocolo de Estambul para justificar que los acusados no fueron torturados como lo señalaron en sus declaraciones ministeriales.

También pidió al presidente Enrique Peña Nieto, gire instrucciones a todas las secretarías y dependencias que integran su gabinete, para que en el contexto de sus respectivas atribuciones, presten el apoyo y demás facilidades que requiera la referida comisión.

Gildardo López Astudillo, “El Gil”, identificado como uno de los líderes de Guerreros Unidos es el presunto autor material de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa , ya que sería quien ordenó que los ocho halcones (vigilantes) y sicarios que estuvieron directamente involucrados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa se ocultaran en el poblado de Apetlanca, municipio de Cuetzala del Progreso, Guerrero, bajo el cobijo del comisario municipal.

El Gil ocupaba un rango doble de mando, ya que controlaba dos municipios y se encargaba de las relaciones y nexos con los alcaldes de la zona, por eso se le conocía como doble capitán, y en ese contexto ordenó al funcionario municipal de Cuetzala del Progreso que ocultara a miembros de Guerreros Unidos.

El Primer Tribunal Colegiado del Décimonoveno Circuito de Tamaulipas, notificó las sentencias de amparo que concedió a los presuntos sicarios, Salvador Reza Jacobo, “El Wereke”, Felipe Rodríguez Salgado, “El Cepillo”, y Gildardo López Astudillo, “El Gil”, imputados por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapan quienes confesaron el secuestro, asesinato y quema de los normalistas.

Esto luego que los acusados solicitaron la protección de la justicia contra el auto de formal prisión por delincuencia organizada y otros delitos en la causa penal 123/2014, y en donde el juez federal también ordenó reponer el procedimiento desde el inicio por el caso Ayotzinapa y crear una comisión de la verdad y la justicia, al sostener que la investigación no fue pronta, efectiva, independiente ni imparcial.

El colegiado demandó la Procuraduría General de la República (PGR) presente un dictamen independiente con base en el Protocolo de Estambul para justificar que los acusados no fueron torturados como lo señalaron en sus declaraciones ministeriales.

También pidió al presidente Enrique Peña Nieto, gire instrucciones a todas las secretarías y dependencias que integran su gabinete, para que en el contexto de sus respectivas atribuciones, presten el apoyo y demás facilidades que requiera la referida comisión.

Gildardo López Astudillo, “El Gil”, identificado como uno de los líderes de Guerreros Unidos es el presunto autor material de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa , ya que sería quien ordenó que los ocho halcones (vigilantes) y sicarios que estuvieron directamente involucrados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa se ocultaran en el poblado de Apetlanca, municipio de Cuetzala del Progreso, Guerrero, bajo el cobijo del comisario municipal.

El Gil ocupaba un rango doble de mando, ya que controlaba dos municipios y se encargaba de las relaciones y nexos con los alcaldes de la zona, por eso se le conocía como doble capitán, y en ese contexto ordenó al funcionario municipal de Cuetzala del Progreso que ocultara a miembros de Guerreros Unidos.

Metrópoli

Carteristas, el grave problema que recorre el Metrobús

Muchas quejas no terminan en denuncia pues, según los reportes, llevan prisa o no se les brindó el apoyo que solicitaron

CDMX

Fotos cívicas ayudarán a zonas escolares: Sheinbaum

La mandataria dijo que no se renovará el contrato de las fotomultas

Mundo

Francia, en gran tensión por nueva marcha de Chalecos Amarillos

Insisten en atacar políticas de Emmanuel Macron y su renuncia