/ domingo 17 de mayo de 2020

Maestros virtuales: Desigualdad tecnológica y abandono escolar

La inasistencia prolongada a la escuela y las consecuencias económicas de la emergencia podrían obligar a los padres a reconsiderar los costos de enviar a sus hijos nuevamente a las aulas

Tener una clase en línea requiere de una conexión a internet de banda ancha, cámara web y versiones actualizadas del sistema operativo del dispositivo a utilizar. En resumen, para quien no sabe de tecnología: Las aplicaciones para conferencias virtuales, tipo Zoom, no se descargan ni en computadoras ni en celulares “viejitos”.

En México, siete de cada 10 pobladores tienen acceso a la Red. Si ese dato se traslada a la comunidad docente, significa que 30% de los 2 millones 100 mil profesores del país no pueden conectarse para dar una clase virtual. Eso es más de medio millón de maestros. En números exactos: 630 mil.

De los 36 millones 635 mil alumnos que integran el sistema educativo nacional, el dato se calcula en 11 millones de niños y jóvenes que no tienen posibilidad de conectarse.

Foto: Cuartoscuro

Sylvia Schmelkes del Valle, vicerrectora académica de la Universidad Iberoamericana, comenta que la emergencia sanitaria es una situación que empalmó la desigualdad educativa con las limitaciones en la distribución de la tecnología en el país.

“Alrededor de 30% de la población vive en comunidades pequeñas, donde el acceso a Internet es en el cibercafé que en este momento no está recomendado, Además (conectarse) cuesta, precisamente a las personas que menos pueden pagar”, dice.

Schmelkes del Valle es socióloga e investigadora, con una importante trayectoria en el sector educativo y reconocida por sus contribuciones en la educación intercultural. La autora de Hacia una mejor calidad de nuestras escuelas explica que el confinamiento social abre la reflexión sobre el papel y la importancia de los maestros y la escuelas para la sociedad.

Valorar el papel del maestro como guía es importante. Es una profesión de enorme responsabilidad social en el país. Aprovechemos este momento crítico, drástico, para reflexionar sobre eso”.

Foto: Cuartoscuro

UN PRUEBA PARA TODOS

El anuncio de la suspensión de clases se hizo el 20 de marzo, pero se informó que la educación “a distancia” iniciaría el 20 de abril —luego de las vacaciones de Semana Santa—, a través de la iniciativa “Aprende en casa por televisión y en línea”.

El acceso a la tecnología se puso sobre la mesa para diseñar un programa que privilegia los canales públicos de televisión y radio. Aunque también se abrió un sitio web con “fichas de repaso”, así como un servicio de “Maestro en línea” que se contacta en el correo electrónico tumaestroenlinea@nube.sep.gob.mx.

Además, hay un servicio telefónico para dudas sobre ejercicios específicos. Al marcar el 36 01 87 20, en horario de 10 a 18 horas, la llamada se canaliza a un profesor que pregunta el grado escolar y la escuela en la que está inscrito el alumno.

En la plataforma “Aprende en casa”, se explica que los estudiantes deberán guardar en una carpeta los trabajos realizados durante la contingencia y se dan recomendaciones para salvaguardar la identidad de los niños, en caso de que se manden tareas en video, sin que sea una exigencia que se envíen dichas “evidencias”.

Foto: Cuartoscuro

La imposibilidad de ir al aula obliga a identificar los aprendizajes que necesitan la presencia del docente. Schmelkes del Valle explica que para enseñar la lengua escrita y la adquisición de operaciones matemáticas es “absolutamente indispensable” que el maestro esté presente.

“Es un aprendizaje que difícilmente se puede dar en casa. No es imposible, pero es raro, porque depende de la escolaridad de los padres, del tiempo del que dispongan y de los espacios con los que cuenten”, comenta.

Hay que tomar muy en cuenta, afirma, que la casa no es la escuela.

“Tampoco podemos esperar que la casa se transforme en una escuela de tiempo completo, porque hay muchas actividades que se tienen que desarrollar en el hogar. Hay que hacer la comida, hay que cuidar al abuelo, hay que contestar la puerta o el teléfono. Ha habido una tendencia, a nivel mundial, de pedir más tarea de la que se pide en tiempos ordinarios. Los niños están sobrecargados. En las universidades, se quejan de lo mismo. Pensando que se tiene que llenar ese espacio que la escuela no está ocupando, pero no puede ser así”.

ASIGNATURAS PENDIENTES

Más allá de la formación académica, la escuela sirve como refugio para completar la nutrición de los niños e incluso para ofrecerles un ambiente seguro. De hecho, al inicio del confinamiento en casa, se reportó un incremento de 23% en el número de llamadas al 911 reportando violencia familiar.

Aún no se informa de manera precisa qué ocurrirá con las partidas asignadas a “desayunos escolares”. De manera aislada, los DIF locales en Querétaro, Baja California Sur e Hidalgo emitieron comunicados informando que se distribuirían paquetes de despensa para los padres de familia. Distintas organizaciones hacen recordatorios constantes a las autoridades para que se garantice la alimentación de la niñez en riesgo.

Foto: Cuartoscuro

Esto, sumado a que el reto educativo también implica una serie de trámites administrativos que deben cubrirse a pesar del confinamiento, como ocurre en el caso de los estudiantes que cambian de nivel escolar. Tan sólo los exámenes de admisión a educación media superior ya no podrán realizarse manera masiva, ante el riesgo de una nueva ola de contagios.

En este ciclo escolar, todos los alumnos van a tener que pasar de grado y aquellos que van a cambiar de nivel, van a tener que obtener su certificado.

LA NUEVA NORMALIDAD

En el documento “10 sugerencias para la educación durante la emergencia por Covid-19”, la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) hace un llamado a prevenir el abandono escolar entre los grupos de alta vulnerabilidad. El análisis advierte que la interrupción prolongada de la asistencia a la escuela y las consecuencias económicas de la emergencia podrían obligar a los padres a reconsiderar los costos de enviar a sus hijos nuevamente a las aulas.

“Ante la incapacidad (económica) de poder mandar a los niños a la escuela por necesitarlos, quienes no trabajaban antes, ahora van a tener que trabajar y los niños se quedarán a cuidar a los hermanitos o a hacer la comida. Durante un tiempo largo, habrá un problema de abandono escolar. Puede suceder más con los jóvenes que están terminando secundaria o nivel medio superior. Luego en las universidades. Así que debemos tener un programa para recuperarlos, porque no podemos permitir que eso suceda. Tenemos las becas, pero eso no resuelve el problema de raíz que es económico”, advierte la vicerrectora de la Iberoamericana.

En tanto no se disponga de una vacuna, a diferencia de lo que ocurrió con la epidemia de influenza H1N1, con el coronavirus aún es difícil imaginar cómo será el regreso a los planteles o cómo será la convivencia que quizá obligue a usar cubrebocas y caretas plásticas por varios meses.

Da cuerdo con la especialista, regresaremos con incertidumbre y muchísimas medidas de seguridad, “incluso sabiendo que podemos ir regresando, sabemos que no será inmediato, ni todos al mismo tiempo, porque el virus anda por ahí”.

Tener una clase en línea requiere de una conexión a internet de banda ancha, cámara web y versiones actualizadas del sistema operativo del dispositivo a utilizar. En resumen, para quien no sabe de tecnología: Las aplicaciones para conferencias virtuales, tipo Zoom, no se descargan ni en computadoras ni en celulares “viejitos”.

En México, siete de cada 10 pobladores tienen acceso a la Red. Si ese dato se traslada a la comunidad docente, significa que 30% de los 2 millones 100 mil profesores del país no pueden conectarse para dar una clase virtual. Eso es más de medio millón de maestros. En números exactos: 630 mil.

De los 36 millones 635 mil alumnos que integran el sistema educativo nacional, el dato se calcula en 11 millones de niños y jóvenes que no tienen posibilidad de conectarse.

Foto: Cuartoscuro

Sylvia Schmelkes del Valle, vicerrectora académica de la Universidad Iberoamericana, comenta que la emergencia sanitaria es una situación que empalmó la desigualdad educativa con las limitaciones en la distribución de la tecnología en el país.

“Alrededor de 30% de la población vive en comunidades pequeñas, donde el acceso a Internet es en el cibercafé que en este momento no está recomendado, Además (conectarse) cuesta, precisamente a las personas que menos pueden pagar”, dice.

Schmelkes del Valle es socióloga e investigadora, con una importante trayectoria en el sector educativo y reconocida por sus contribuciones en la educación intercultural. La autora de Hacia una mejor calidad de nuestras escuelas explica que el confinamiento social abre la reflexión sobre el papel y la importancia de los maestros y la escuelas para la sociedad.

Valorar el papel del maestro como guía es importante. Es una profesión de enorme responsabilidad social en el país. Aprovechemos este momento crítico, drástico, para reflexionar sobre eso”.

Foto: Cuartoscuro

UN PRUEBA PARA TODOS

El anuncio de la suspensión de clases se hizo el 20 de marzo, pero se informó que la educación “a distancia” iniciaría el 20 de abril —luego de las vacaciones de Semana Santa—, a través de la iniciativa “Aprende en casa por televisión y en línea”.

El acceso a la tecnología se puso sobre la mesa para diseñar un programa que privilegia los canales públicos de televisión y radio. Aunque también se abrió un sitio web con “fichas de repaso”, así como un servicio de “Maestro en línea” que se contacta en el correo electrónico tumaestroenlinea@nube.sep.gob.mx.

Además, hay un servicio telefónico para dudas sobre ejercicios específicos. Al marcar el 36 01 87 20, en horario de 10 a 18 horas, la llamada se canaliza a un profesor que pregunta el grado escolar y la escuela en la que está inscrito el alumno.

En la plataforma “Aprende en casa”, se explica que los estudiantes deberán guardar en una carpeta los trabajos realizados durante la contingencia y se dan recomendaciones para salvaguardar la identidad de los niños, en caso de que se manden tareas en video, sin que sea una exigencia que se envíen dichas “evidencias”.

Foto: Cuartoscuro

La imposibilidad de ir al aula obliga a identificar los aprendizajes que necesitan la presencia del docente. Schmelkes del Valle explica que para enseñar la lengua escrita y la adquisición de operaciones matemáticas es “absolutamente indispensable” que el maestro esté presente.

“Es un aprendizaje que difícilmente se puede dar en casa. No es imposible, pero es raro, porque depende de la escolaridad de los padres, del tiempo del que dispongan y de los espacios con los que cuenten”, comenta.

Hay que tomar muy en cuenta, afirma, que la casa no es la escuela.

“Tampoco podemos esperar que la casa se transforme en una escuela de tiempo completo, porque hay muchas actividades que se tienen que desarrollar en el hogar. Hay que hacer la comida, hay que cuidar al abuelo, hay que contestar la puerta o el teléfono. Ha habido una tendencia, a nivel mundial, de pedir más tarea de la que se pide en tiempos ordinarios. Los niños están sobrecargados. En las universidades, se quejan de lo mismo. Pensando que se tiene que llenar ese espacio que la escuela no está ocupando, pero no puede ser así”.

ASIGNATURAS PENDIENTES

Más allá de la formación académica, la escuela sirve como refugio para completar la nutrición de los niños e incluso para ofrecerles un ambiente seguro. De hecho, al inicio del confinamiento en casa, se reportó un incremento de 23% en el número de llamadas al 911 reportando violencia familiar.

Aún no se informa de manera precisa qué ocurrirá con las partidas asignadas a “desayunos escolares”. De manera aislada, los DIF locales en Querétaro, Baja California Sur e Hidalgo emitieron comunicados informando que se distribuirían paquetes de despensa para los padres de familia. Distintas organizaciones hacen recordatorios constantes a las autoridades para que se garantice la alimentación de la niñez en riesgo.

Foto: Cuartoscuro

Esto, sumado a que el reto educativo también implica una serie de trámites administrativos que deben cubrirse a pesar del confinamiento, como ocurre en el caso de los estudiantes que cambian de nivel escolar. Tan sólo los exámenes de admisión a educación media superior ya no podrán realizarse manera masiva, ante el riesgo de una nueva ola de contagios.

En este ciclo escolar, todos los alumnos van a tener que pasar de grado y aquellos que van a cambiar de nivel, van a tener que obtener su certificado.

LA NUEVA NORMALIDAD

En el documento “10 sugerencias para la educación durante la emergencia por Covid-19”, la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) hace un llamado a prevenir el abandono escolar entre los grupos de alta vulnerabilidad. El análisis advierte que la interrupción prolongada de la asistencia a la escuela y las consecuencias económicas de la emergencia podrían obligar a los padres a reconsiderar los costos de enviar a sus hijos nuevamente a las aulas.

“Ante la incapacidad (económica) de poder mandar a los niños a la escuela por necesitarlos, quienes no trabajaban antes, ahora van a tener que trabajar y los niños se quedarán a cuidar a los hermanitos o a hacer la comida. Durante un tiempo largo, habrá un problema de abandono escolar. Puede suceder más con los jóvenes que están terminando secundaria o nivel medio superior. Luego en las universidades. Así que debemos tener un programa para recuperarlos, porque no podemos permitir que eso suceda. Tenemos las becas, pero eso no resuelve el problema de raíz que es económico”, advierte la vicerrectora de la Iberoamericana.

En tanto no se disponga de una vacuna, a diferencia de lo que ocurrió con la epidemia de influenza H1N1, con el coronavirus aún es difícil imaginar cómo será el regreso a los planteles o cómo será la convivencia que quizá obligue a usar cubrebocas y caretas plásticas por varios meses.

Da cuerdo con la especialista, regresaremos con incertidumbre y muchísimas medidas de seguridad, “incluso sabiendo que podemos ir regresando, sabemos que no será inmediato, ni todos al mismo tiempo, porque el virus anda por ahí”.

México

Campeche es el primer estado en pasar a semáforo sanitario verde

Autoridades de salud insistieron que esto no significa riesgo cero, esto significa que las actividades sociales y económicas regresarán "casi" en su totalidad

Sociedad

ITAM ya no correrá a comunidad universitaria si difunde casos de acoso

Un documento filtrado mandata a la comunidad estudiantil, incluido el cuerpo docente, a guardar silencio sobre abusos o de lo contrario la sanción sería la expulsión definitiva de esta casa de estudios

Justicia

¿Se robaron un Lamborghini del Indep? Acá te decimos qué paso

En Twitter y Facebook circuló la foto de un vehículo de la lujosa marca italiana que presuntamente fue sustraído del Instituto por una supuesta orden del titular de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto

Celebridades

El Parkinson nunca ha detenido a Michael J. Fox

El protagonista de Volver al Futuro platicó con los jóvenes mexicanos sobre el gran desafío de su vida al enfrentar la enfermedad

Sociedad

Exhibirán a agresores políticos de género

La lista del INE no conlleva por sí sola una sanción más allá de la publicación del nombre del infractor

Política

Pide el INE revisar la legislación de consultas

El INE aprobó la creación del proyecto “Consultas Populares 2020”, y se asignaron recursos por un millón 892 mil 110 pesos

Gossip

A Oscuras me da Risa adapta el teatro a la pandemia

El montaje modificó parte de su dramaturgia para incluir chistes y situaciones cómicas relacionadas con el Coronavirus, el distanciamiento social y la nueva normalidad

Gossip

Amparo Garrido, precursora de los programas de revista

Condujo junto con Alicia Rodríguez la emisión Usted y sus amigas en la década de los 50

Gossip

Se reúne elenco de Atlético San Pancho después de 20 años

El elenco de la película se reencontrará a través de una transmisión de Facebook