/ lunes 3 de octubre de 2016

Médicos mexicanos realizan primer implante de corazón artificial

Las enfermedades gastrointestinales ya no son problema de salud pública en México; ahora los niños de 0 a 5 años de edad están muriendo por problemas del corazón, afirmó el jefe del Departamento de Cirugía Cardiovascular del Hospital Infantil de México, “Federico Gómez”, Alejandro Bolio Cerdán.

Así lo dijo en conferencia de prensa al presentar el primer implante de corazón artificial en una niña de cuatro años con problema de miocardio restrictiva, que la mantendrá en buen estado de salud mientras encuentran un donador de órgano compatible para ser trasplantada; de esta manera, la niña cuya salud se había deteriorado hasta el límite, salvó su vida con esta nueva tecnología.

Este caso es solo una muestra de que los niños ya no están muriendo por diarreas u otro tipo de infecciones; ahora, dijo, los niños están muriendo por problemas del corazón o miocardiopatías, falla cardiaca grave que es común denominador en niños de esta edad.

¿Pero por qué este incremento? El doctor lo atribuye a dos cosas: que ya la mortalidad por problemas gastrointestinales se ha controlado. Y la segunda es porque se ha avanzado en los diagnósticos de esta problemática, antes los niños morían y nadie detectaba las causas. Hoy incluso se diagnostica desde antes de nacer.

Probablemente esta es la explicación del aumento de este padecimiento en los niños. Pero también, agregó, que cada día las nuevas tecnologías avanzan y se impondrán en el futuro de la salud de la humanidad.

Bolio Cerdán destacó que de los 90 niños con problemas cardiovasculares que atienden en el Hospital Infantil de México en cuatro de ellos progresará el problema del corazón hasta perder totalmente su funcionamiento; son niños que tendrán un tiempo limitado de máximo siete días para poder ser trasplantados.

Pero entonces se presenta otro problema, que es el de donación de corazón, que tiene que ser compatible con el o la receptora, y si en ese tiempo no se logra, el paciente morirá irremediablemente, ha sido el caso del 30 por ciento de los pacientes en esta situación que necesitan un órgano y que mueren por no conseguirlo a tiempo.

Es el caso de la niña de cuatro años de edad, Dafne Verónica García Guzmán, originaria de San Juan de los Lagos, Jalisco, quien luego de presentar los primeros síntomas de la enfermedad del corazón primero fue atendida en Aguascalientes, luego en Guadalajara y de allá viajó con sus padres a la Ciudad de México.

Y desde el 20 de julio, cuando ingresó al Hospital Infantil de México, permanecemos en esta ciudad, luego de pensar que estaríamos cuatro o cinco días; pero la salud de mi hija se fue deteriorando hasta que finalmente el 22 de septiembre pasado fue intervenida para ponerle el corazón artificial, comentó la madre de la niña, Maricela Guzmán.

El doctor Bolio Cerdán, acompañado de su equipo de trabajo, explicó que con este corazón artificial, el primero que se coloca en México, salvará la vida de muchos niños, mientras esperan el órgano para ser trasplantado definitivamente. El costo de la renta es de un millón y medio por tres meses, “lo que esperamos que para entonces ya se haya trasplantado Dafne”.

La señora Maricela Guzmán Colunga, mamá de la paciente, recordó que su hija inició con problemas de salud en octubre de 2015 y fue internada en hospitales de Aguascalientes y Guadalajara, pero fue hasta julio de 2016 que ingresó al Hospital Infantil de México.

Luego de lo vivido, agradeció a los médicos y exhortó a la población a hacer conciencia sobre la importancia de la donación de órganos para salvar vidas.

/cpg

Las enfermedades gastrointestinales ya no son problema de salud pública en México; ahora los niños de 0 a 5 años de edad están muriendo por problemas del corazón, afirmó el jefe del Departamento de Cirugía Cardiovascular del Hospital Infantil de México, “Federico Gómez”, Alejandro Bolio Cerdán.

Así lo dijo en conferencia de prensa al presentar el primer implante de corazón artificial en una niña de cuatro años con problema de miocardio restrictiva, que la mantendrá en buen estado de salud mientras encuentran un donador de órgano compatible para ser trasplantada; de esta manera, la niña cuya salud se había deteriorado hasta el límite, salvó su vida con esta nueva tecnología.

Este caso es solo una muestra de que los niños ya no están muriendo por diarreas u otro tipo de infecciones; ahora, dijo, los niños están muriendo por problemas del corazón o miocardiopatías, falla cardiaca grave que es común denominador en niños de esta edad.

¿Pero por qué este incremento? El doctor lo atribuye a dos cosas: que ya la mortalidad por problemas gastrointestinales se ha controlado. Y la segunda es porque se ha avanzado en los diagnósticos de esta problemática, antes los niños morían y nadie detectaba las causas. Hoy incluso se diagnostica desde antes de nacer.

Probablemente esta es la explicación del aumento de este padecimiento en los niños. Pero también, agregó, que cada día las nuevas tecnologías avanzan y se impondrán en el futuro de la salud de la humanidad.

Bolio Cerdán destacó que de los 90 niños con problemas cardiovasculares que atienden en el Hospital Infantil de México en cuatro de ellos progresará el problema del corazón hasta perder totalmente su funcionamiento; son niños que tendrán un tiempo limitado de máximo siete días para poder ser trasplantados.

Pero entonces se presenta otro problema, que es el de donación de corazón, que tiene que ser compatible con el o la receptora, y si en ese tiempo no se logra, el paciente morirá irremediablemente, ha sido el caso del 30 por ciento de los pacientes en esta situación que necesitan un órgano y que mueren por no conseguirlo a tiempo.

Es el caso de la niña de cuatro años de edad, Dafne Verónica García Guzmán, originaria de San Juan de los Lagos, Jalisco, quien luego de presentar los primeros síntomas de la enfermedad del corazón primero fue atendida en Aguascalientes, luego en Guadalajara y de allá viajó con sus padres a la Ciudad de México.

Y desde el 20 de julio, cuando ingresó al Hospital Infantil de México, permanecemos en esta ciudad, luego de pensar que estaríamos cuatro o cinco días; pero la salud de mi hija se fue deteriorando hasta que finalmente el 22 de septiembre pasado fue intervenida para ponerle el corazón artificial, comentó la madre de la niña, Maricela Guzmán.

El doctor Bolio Cerdán, acompañado de su equipo de trabajo, explicó que con este corazón artificial, el primero que se coloca en México, salvará la vida de muchos niños, mientras esperan el órgano para ser trasplantado definitivamente. El costo de la renta es de un millón y medio por tres meses, “lo que esperamos que para entonces ya se haya trasplantado Dafne”.

La señora Maricela Guzmán Colunga, mamá de la paciente, recordó que su hija inició con problemas de salud en octubre de 2015 y fue internada en hospitales de Aguascalientes y Guadalajara, pero fue hasta julio de 2016 que ingresó al Hospital Infantil de México.

Luego de lo vivido, agradeció a los médicos y exhortó a la población a hacer conciencia sobre la importancia de la donación de órganos para salvar vidas.

/cpg