/ viernes 10 de febrero de 2017

Murieron seis millones de Monarca en la última temporada: Conanp

Alrededor de seis millones de Mariposas Monarca murieron en la última temporada, es decir 7.4 por ciento de las casi 84 millones que hibernan en México, debido a los frentes fríos y fuertes nevadas que se presentaron el año pasado en el país, afirmó el comisionado en Áreas Naturales Protegidas, Conanp, Alejandro Del Mazo.

En conferencia de prensa, el comisionado explicó que esto tuvo como consecuencia que después de una recuperación histórica, el número de ejemplares que llega a la Reserva de la Biosfera de Michoacán disminuyera a 2.91 hectáreas, 27 por ciento menos respecto a 4.1 hectáreas registradas a finales de 2015.

“También hubo factores que afectaron la ruta migratoria como los plaguicidas y el cambio de uso de suelo en el territorito de Estados Unidos y Canadá son factores que también han puesto en peligro el fenómeno de la mariposa monarca”, apuntó.

Al ser cuestionado sobre si el Gobierno de Donald Trump en Estados Unidos podría hacer cambios en la política ambiental que ambos países comparten, descartó que esto ocurra, pues comentó que hay especies y áreas naturales protegidas donde intervienen en ambos territorios.

Del Mazo recordó que la Mariposa Monarca recorre aproximadamente cuatro mil kilómetros todos los años desde Canadá hasta llegar a los santuarios que hay en Michoacán y el Estado de México.

Destacó que por primera vez apareció una pequeña colonia de hibernación en Tijuana, Baja California, lo que confirma una nueva ruta entre Canadá, Estados Unidos y México.

En tanto, Omar Vidal, director de WWF México, expuso que la disminución del territorio de bosque ocupado por la Mariposa Monarca es uno de los factores que pone en riesgo de extinción el fenómeno migratorio de estos ejemplares.

Señaló que entre las principales causas está la pérdida de hábitat en Estados Unidos por el uso de pesticidas, el daño a los bosques en México por la tala ilegal y los eventos climatológicos extremos.

“No podemos controlar el clima, pero sí la pérdida del hábitat en los tres países incluyendo a Canadá y hacer que la monarca se adapte a los cambios”, manifestó Vidal.

Alrededor de seis millones de Mariposas Monarca murieron en la última temporada, es decir 7.4 por ciento de las casi 84 millones que hibernan en México, debido a los frentes fríos y fuertes nevadas que se presentaron el año pasado en el país, afirmó el comisionado en Áreas Naturales Protegidas, Conanp, Alejandro Del Mazo.

En conferencia de prensa, el comisionado explicó que esto tuvo como consecuencia que después de una recuperación histórica, el número de ejemplares que llega a la Reserva de la Biosfera de Michoacán disminuyera a 2.91 hectáreas, 27 por ciento menos respecto a 4.1 hectáreas registradas a finales de 2015.

“También hubo factores que afectaron la ruta migratoria como los plaguicidas y el cambio de uso de suelo en el territorito de Estados Unidos y Canadá son factores que también han puesto en peligro el fenómeno de la mariposa monarca”, apuntó.

Al ser cuestionado sobre si el Gobierno de Donald Trump en Estados Unidos podría hacer cambios en la política ambiental que ambos países comparten, descartó que esto ocurra, pues comentó que hay especies y áreas naturales protegidas donde intervienen en ambos territorios.

Del Mazo recordó que la Mariposa Monarca recorre aproximadamente cuatro mil kilómetros todos los años desde Canadá hasta llegar a los santuarios que hay en Michoacán y el Estado de México.

Destacó que por primera vez apareció una pequeña colonia de hibernación en Tijuana, Baja California, lo que confirma una nueva ruta entre Canadá, Estados Unidos y México.

En tanto, Omar Vidal, director de WWF México, expuso que la disminución del territorio de bosque ocupado por la Mariposa Monarca es uno de los factores que pone en riesgo de extinción el fenómeno migratorio de estos ejemplares.

Señaló que entre las principales causas está la pérdida de hábitat en Estados Unidos por el uso de pesticidas, el daño a los bosques en México por la tala ilegal y los eventos climatológicos extremos.

“No podemos controlar el clima, pero sí la pérdida del hábitat en los tres países incluyendo a Canadá y hacer que la monarca se adapte a los cambios”, manifestó Vidal.