/ sábado 20 de junio de 2020

El narco aprovecha la pandemia y juega a ser Robin Hood: Óscar Naranjo

El general colombiano que fue clave en la captura del famoso narcotraficante Pablo Escobar participó en un encuentro virtual donde habló del combate al crimen, la legalización de las drogas y el fortalecimiento de los cuerpos policíacos de Latinoamérica

Los cárteles de la droga se están aprovechando de la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19 para ofrecer narcoayudas y hacerse pasar como los Robin Hood de los más pobres de América Latina, afirma el general colombiano retirado Óscar Naranjo Trujillo.

“El narcotráfico ha pretendido legitimarse llevando supuestas o reales ayudas sociales a comunidades vulnerables; es una especie de estratagema basada en la figura de Robin Hood: yo soy el malo pero quiero ayudar a los más pobres”.

El nombre de Óscar Naranjo quizá no diga mucho al mexicano de a pie, pero en Colombia es reconocido por ser pieza clave en la captura y muerte de los principales capos del Cártel de Medellín, entre ellos, Gonzalo Rodríguez Gacha y el internacionalmente famoso Pablo Escobar Gaviria.

La tarde de este jueves 18 de junio, el también exdirector de la Policía Nacional colombiana en tiempos del presidente Álvaro Uribe, conversó con el periodista Enrique Mujica en un encuentro virtual organizado por la plataforma La Otra Mirada, en alianza con el diario chileno La Tercera.

Durante el encuentro de poco más de una hora, Naranjo Trujillo habló de la captura de Escobar, alertó de la actividad del narco en medio de la pandemia actual, externó consejos para blindar a la policía de la corrupción y manifestó su rechazo a la política de “mano dura” para combatir al crimen organizado.

Foto: Twitter @ElChapoGuzmán


EL FRACASO DE LA GUERRA CONTRA EL NARCO

Óscar Naranjo es un ícono en la lucha contra las drogas en Colombia y una voz autorizada para hablar del fenómeno criminal en todo el continente. No duda en afirmar que la política prohibicionista implementada por décadas solo incrementó el consumo de estupefacientes y el poder de las mafias.

Se declara enemigo del discurso radical de la “mano dura” contra el narcotráfico y de la justificación de que “mientras haya pobreza, habrá delincuencia”. Tampoco cree ciegamente en la legalización.

“Cuando se habla de legalizar las drogas no estamos hablando, como se habló en su momento, de legalizar el alcohol. El alcohol era un único producto. Hoy, observatorios de consumo de drogas en el mundo han identificado un poco más de 500 sustancias químicas, naturales o sintéticas, que se están consumiendo. Estamos hablando de una gama demasiado amplia para decir: vamos a legalizar todas las drogas. Eso es imposible de abordar con esa generalización”, explica el general.

Foto: AFP

Más que legalizar, Naranjo considera que se debe regular el consumo de algunas sustancias como la marihuana (lo que ya es un hecho en varios países), asegurarse de que efectivamente el usuario se desprenda del mundo criminal y darle atención desde una perspectiva de salud pública.

Sumado a ello, el general colombiano considera que los gobiernos deben fortalecer sus capacidades para atacar las fuentes económicas de los grupos criminales.

“La inteligencia en los primeros años de la lucha contra el narcotráfico se desarrolló partir de una premisa que era incautar el mayor número de drogas ilícitas y de estupefacientes, se lograron confiscaciones enormes, pero el narcotráfico continuó; luego la inteligencia se enfocó en personas, criminales, y se neutralizaron a los principales capos de esos carteles, pero el narcotráfico los reemplazó y continuó; luego la inteligencia se ocupó de las organizaciones criminales y se desmantelaron los carteles de la droga, y el narco continuó. La pregunta es: ¿por qué continuó? Porque la prioridad de la inteligencia es generar información sobre su aparato económico criminal”.

Foto: Reuters

Al ser el narcotráfico un fenómeno trasnacional, agrega el general, la inteligencia gubernamental debe estar conectada con la comunidad internacional. Una inteligencia aislada, sin colaboración global e intercambios recíprocos de información, está condenada al fracaso.

¿CÓMO TENER POLICÍAS HONESTOS?

Naranjo Trujillo es un símbolo de legalidad para los cuerpos policiacos que luchan contra las drogas. Él mismo considera que los policías deben aparecer en el centro de cualquier política pública de combate al narcotráfico.

Al final la policía es el buen gobierno en las calles

Considera que una buena política gubernamental debe ocuparse las 24 horas de contener la amenaza de cuatro monstruos que pueden debilitar esos cuerpos de seguridad: la corrupción, el abuso de autoridad, la falta de resultados y la insensibilidad frente a los ciudadanos.

Sobre el tema específico de corrupción, el primer paso para combatirla es visibilizarla, es decir, no negar que los cuerpos policíacos están libres de ella.

Foto: Reuters

En segundo lugar, debe existir un protocolo de integridad que comience desde el momento de la selección del personal y continúe en su etapa de formación. En este punto, Naranjo considera que la aplicación del polígrafo es bastante útil para verificar la integridad de los policías en puestos susceptibles de corrupción.

Finalmente cree que los gobiernos deben brindar atención a las familias de los policías. “Nadie más competente y más eficaz para evitar que un funcionario policial se corrompa que su propia familia, su esposa e hijos; pero hay que tener diálogo con ellos para que sean un elemento de fortaleza en el mantenimiento de principios y valores de ese funcionario”.

LA CAÍDA DE PABLO ESCOBAR

Durante el encuentro virtual denominado “Narcotráfico: la otra mirada de la pandemia y la recesión”, el general colombiano recordó algunos episodios de la captura del narco más famoso de todos los tiempos, Pablo Escobar.

Más allá de lo que retratan las series de televisión, que han logrado construir una mezcla entre ficción y realidad, Naranjo destaca tres aspectos que fueron determinantes en la caída del capo.

“Pablo Escobar fue neutralizado en Colombia primero sobre la base del heroísmo de políticos, periodistas, jueces, policías, ciudadanos y empresarios que dieron su vida para no claudicar ante esa amenaza narcoterrorista… Ese es el origen de lo que fueron los pasos subsiguientes”.

“Segundo, Pablo Escobar es neutralizado porque hay una convicción desde el interior de la institucionalidad de no permitir que ese individuo (impusiera) las reglas de un narcoestado. Y tercero, es el resultado de una sumatoria de capacidades nacionales e internacionales, particularmente de Estados Unidos, que fueron fortaleciendo los servicios de inteligencia colombianos”.

La caída de Escobar, añade el militar, no es solo el abatimiento del capo, sino el desmantelamiento del cártel: se capturaron más de 5 mil integrantes, se incautaron millones de dólares en efectivo y activos y se llevó a juicio a más de 50 congresistas involucrados además de ramificaciones empresariales.

La experiencia de Pablo Escobar ha servido a Naranjo para entender las verdaderas intenciones de los cárteles de la droga.

“La lección en Latinoamérica es que los narcotraficantes no han pretendido simplemente lucrar económicamente con esa actividad criminal, sino que han pretendido también ejercer poder político y control territorial en zonas donde el estado no es suficientemente capaz”.

Y agrega: “Cuando hablamos en Colombia de éxitos en la lucha contra el narco, nos referimos específicamente a haber interrumpido el propósito mafioso de Pablo Escobar de convertir a Colombia en un narcoestado. Ese individuo tuvo la pretensión, después de haber acumulado una fortuna formidable, de comprar conciencias y de implantar un narcoestado; él mismo aspiró al Congreso de la República y fue responsable luego de asesinar a cuatro candidatos presidenciales en 1989 para imponer sus condiciones”.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Los cárteles de la droga se están aprovechando de la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19 para ofrecer narcoayudas y hacerse pasar como los Robin Hood de los más pobres de América Latina, afirma el general colombiano retirado Óscar Naranjo Trujillo.

“El narcotráfico ha pretendido legitimarse llevando supuestas o reales ayudas sociales a comunidades vulnerables; es una especie de estratagema basada en la figura de Robin Hood: yo soy el malo pero quiero ayudar a los más pobres”.

El nombre de Óscar Naranjo quizá no diga mucho al mexicano de a pie, pero en Colombia es reconocido por ser pieza clave en la captura y muerte de los principales capos del Cártel de Medellín, entre ellos, Gonzalo Rodríguez Gacha y el internacionalmente famoso Pablo Escobar Gaviria.

La tarde de este jueves 18 de junio, el también exdirector de la Policía Nacional colombiana en tiempos del presidente Álvaro Uribe, conversó con el periodista Enrique Mujica en un encuentro virtual organizado por la plataforma La Otra Mirada, en alianza con el diario chileno La Tercera.

Durante el encuentro de poco más de una hora, Naranjo Trujillo habló de la captura de Escobar, alertó de la actividad del narco en medio de la pandemia actual, externó consejos para blindar a la policía de la corrupción y manifestó su rechazo a la política de “mano dura” para combatir al crimen organizado.

Foto: Twitter @ElChapoGuzmán


EL FRACASO DE LA GUERRA CONTRA EL NARCO

Óscar Naranjo es un ícono en la lucha contra las drogas en Colombia y una voz autorizada para hablar del fenómeno criminal en todo el continente. No duda en afirmar que la política prohibicionista implementada por décadas solo incrementó el consumo de estupefacientes y el poder de las mafias.

Se declara enemigo del discurso radical de la “mano dura” contra el narcotráfico y de la justificación de que “mientras haya pobreza, habrá delincuencia”. Tampoco cree ciegamente en la legalización.

“Cuando se habla de legalizar las drogas no estamos hablando, como se habló en su momento, de legalizar el alcohol. El alcohol era un único producto. Hoy, observatorios de consumo de drogas en el mundo han identificado un poco más de 500 sustancias químicas, naturales o sintéticas, que se están consumiendo. Estamos hablando de una gama demasiado amplia para decir: vamos a legalizar todas las drogas. Eso es imposible de abordar con esa generalización”, explica el general.

Foto: AFP

Más que legalizar, Naranjo considera que se debe regular el consumo de algunas sustancias como la marihuana (lo que ya es un hecho en varios países), asegurarse de que efectivamente el usuario se desprenda del mundo criminal y darle atención desde una perspectiva de salud pública.

Sumado a ello, el general colombiano considera que los gobiernos deben fortalecer sus capacidades para atacar las fuentes económicas de los grupos criminales.

“La inteligencia en los primeros años de la lucha contra el narcotráfico se desarrolló partir de una premisa que era incautar el mayor número de drogas ilícitas y de estupefacientes, se lograron confiscaciones enormes, pero el narcotráfico continuó; luego la inteligencia se enfocó en personas, criminales, y se neutralizaron a los principales capos de esos carteles, pero el narcotráfico los reemplazó y continuó; luego la inteligencia se ocupó de las organizaciones criminales y se desmantelaron los carteles de la droga, y el narco continuó. La pregunta es: ¿por qué continuó? Porque la prioridad de la inteligencia es generar información sobre su aparato económico criminal”.

Foto: Reuters

Al ser el narcotráfico un fenómeno trasnacional, agrega el general, la inteligencia gubernamental debe estar conectada con la comunidad internacional. Una inteligencia aislada, sin colaboración global e intercambios recíprocos de información, está condenada al fracaso.

¿CÓMO TENER POLICÍAS HONESTOS?

Naranjo Trujillo es un símbolo de legalidad para los cuerpos policiacos que luchan contra las drogas. Él mismo considera que los policías deben aparecer en el centro de cualquier política pública de combate al narcotráfico.

Al final la policía es el buen gobierno en las calles

Considera que una buena política gubernamental debe ocuparse las 24 horas de contener la amenaza de cuatro monstruos que pueden debilitar esos cuerpos de seguridad: la corrupción, el abuso de autoridad, la falta de resultados y la insensibilidad frente a los ciudadanos.

Sobre el tema específico de corrupción, el primer paso para combatirla es visibilizarla, es decir, no negar que los cuerpos policíacos están libres de ella.

Foto: Reuters

En segundo lugar, debe existir un protocolo de integridad que comience desde el momento de la selección del personal y continúe en su etapa de formación. En este punto, Naranjo considera que la aplicación del polígrafo es bastante útil para verificar la integridad de los policías en puestos susceptibles de corrupción.

Finalmente cree que los gobiernos deben brindar atención a las familias de los policías. “Nadie más competente y más eficaz para evitar que un funcionario policial se corrompa que su propia familia, su esposa e hijos; pero hay que tener diálogo con ellos para que sean un elemento de fortaleza en el mantenimiento de principios y valores de ese funcionario”.

LA CAÍDA DE PABLO ESCOBAR

Durante el encuentro virtual denominado “Narcotráfico: la otra mirada de la pandemia y la recesión”, el general colombiano recordó algunos episodios de la captura del narco más famoso de todos los tiempos, Pablo Escobar.

Más allá de lo que retratan las series de televisión, que han logrado construir una mezcla entre ficción y realidad, Naranjo destaca tres aspectos que fueron determinantes en la caída del capo.

“Pablo Escobar fue neutralizado en Colombia primero sobre la base del heroísmo de políticos, periodistas, jueces, policías, ciudadanos y empresarios que dieron su vida para no claudicar ante esa amenaza narcoterrorista… Ese es el origen de lo que fueron los pasos subsiguientes”.

“Segundo, Pablo Escobar es neutralizado porque hay una convicción desde el interior de la institucionalidad de no permitir que ese individuo (impusiera) las reglas de un narcoestado. Y tercero, es el resultado de una sumatoria de capacidades nacionales e internacionales, particularmente de Estados Unidos, que fueron fortaleciendo los servicios de inteligencia colombianos”.

La caída de Escobar, añade el militar, no es solo el abatimiento del capo, sino el desmantelamiento del cártel: se capturaron más de 5 mil integrantes, se incautaron millones de dólares en efectivo y activos y se llevó a juicio a más de 50 congresistas involucrados además de ramificaciones empresariales.

La experiencia de Pablo Escobar ha servido a Naranjo para entender las verdaderas intenciones de los cárteles de la droga.

“La lección en Latinoamérica es que los narcotraficantes no han pretendido simplemente lucrar económicamente con esa actividad criminal, sino que han pretendido también ejercer poder político y control territorial en zonas donde el estado no es suficientemente capaz”.

Y agrega: “Cuando hablamos en Colombia de éxitos en la lucha contra el narco, nos referimos específicamente a haber interrumpido el propósito mafioso de Pablo Escobar de convertir a Colombia en un narcoestado. Ese individuo tuvo la pretensión, después de haber acumulado una fortuna formidable, de comprar conciencias y de implantar un narcoestado; él mismo aspiró al Congreso de la República y fue responsable luego de asesinar a cuatro candidatos presidenciales en 1989 para imponer sus condiciones”.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Sociedad

Dos alcaldes inauguran la lista negra de agresores

El registro nacional de personas sancionadas por violencia política contra mujeres se estrenó ayer

Justicia

Te buscamos Kendra: tras violencia, Daniela lucha para encontrar a su hija

Daniela ha denunciado tres veces a su agresor, quien se llevó a la pequeña y la amenazó con hacerle daño si insiste en demandarlo

Sociedad

No quedó nada de mi hija: madre de víctima

Soledad Jarquín le entregó a López Obrador 18 mil firmas para poner fin a la violencia contra las mujeres

Sociedad

Dos alcaldes inauguran la lista negra de agresores

El registro nacional de personas sancionadas por violencia política contra mujeres se estrenó ayer

Sociedad

Hay que ir más allá de las cifras de feminicidio

Especialistas invitadas a la segunda sesión del Consejo Editorial con Perspectiva de Género de la OEM coinciden en la importancia de abordar las historias de las mujeres

Finanzas

#Data | Industria automotriz aún no recupera el torque

Las ventas aún están lejos de los 109 mil que se vendían en promedio en un mes prepandemia

Justicia

Te buscamos Kendra: tras violencia, Daniela lucha para encontrar a su hija

Daniela ha denunciado tres veces a su agresor, quien se llevó a la pequeña y la amenazó con hacerle daño si insiste en demandarlo

Finanzas

Hay 6 mil empresas de outsourcing ilegal

Representantes de las cúpulas empresariales solicitaron que el cambio legal tenga vigencia a partir de 2022

Sociedad

No quedó nada de mi hija: madre de víctima

Soledad Jarquín le entregó a López Obrador 18 mil firmas para poner fin a la violencia contra las mujeres