/ domingo 12 de febrero de 2017

Paso exprés México-Cuernavaca, listo para Semana Santa

El paso exprés México-Cuernavaca lleva de avance 13 de 14 kilómetros por lo que estará listo el 15 de marzo, antes de la Semana Santa, aseguró el secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza.

Este sábado, el funcionario federal entregó formalmente las obras de ampliación de 14 a 21 carriles en la plaza de cobro de Tlalpan, así como de rehabilitación en el tramo de interconexión con el segundo piso, que junto con la construcción del paradero Parres tuvieron un costo total de 520 millones de pesos.

Durante su discurso aseguró que a pesar de la restricción financiera se han encontrado mecanismos para continuar con las grandes obras en curso en coordinación con el gobierno de la Ciudad de México como son el tren a Toluca, el nuevo aeropuerto y la ampliación de los 11 accesos más importantes a la ciudad.

La ampliación de la plaza de cobro de Tlalpan en la autopista México-Cuernavaca se complementará con el paso exprés hacia Cuernavaca, para incentivar que los capitalinos y los habitantes de la zona conurbada viajen los fines de semana a dicha ciudad e incluso hasta Acapulco, algo que han dejado de hacer debido al tránsito, dijo.

Reconoció que dichas obras debieron estar terminadas en diciembre pasado, pero se los trabajos se detuvieron durante las contingencias ambientales y los periodos vacacionales por lo que estarán terminadas el 15 de marzo.

Ruiz Esparza señaló que con una inversión de 40 mil millones de pesos se están ampliado los 11 accesos más relevantes a la Ciudad de México, de los cuales cinco ya han concluido incluyendo la entregada hoy, las entradas a las vías México-Pachuca, México-Toluca, México-Puebla y la nueva vía Chalco-Cuautla.

Las obras entregadas este sábado consisten en la ampliación de 14 a 21 carriles en la caseta de cobro de Tlalpan, de los cuales siete podrán cambiar de sentido su circulación según la afluencia vehicular, además se aumenta de tres mil a cinco mil autos por hora la capacidad.

Asimismo se reparó el tramo original de Insurgentes Sur a la caseta de Tlalpan, pues había sido afectado por la construcción del viaducto elevado. Además se construyó un paradero donde habrá restaurantes, baños, un centro de atención pre hospitalaria y módulos de policía.

El paso exprés México-Cuernavaca lleva de avance 13 de 14 kilómetros por lo que estará listo el 15 de marzo, antes de la Semana Santa, aseguró el secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza.

Este sábado, el funcionario federal entregó formalmente las obras de ampliación de 14 a 21 carriles en la plaza de cobro de Tlalpan, así como de rehabilitación en el tramo de interconexión con el segundo piso, que junto con la construcción del paradero Parres tuvieron un costo total de 520 millones de pesos.

Durante su discurso aseguró que a pesar de la restricción financiera se han encontrado mecanismos para continuar con las grandes obras en curso en coordinación con el gobierno de la Ciudad de México como son el tren a Toluca, el nuevo aeropuerto y la ampliación de los 11 accesos más importantes a la ciudad.

La ampliación de la plaza de cobro de Tlalpan en la autopista México-Cuernavaca se complementará con el paso exprés hacia Cuernavaca, para incentivar que los capitalinos y los habitantes de la zona conurbada viajen los fines de semana a dicha ciudad e incluso hasta Acapulco, algo que han dejado de hacer debido al tránsito, dijo.

Reconoció que dichas obras debieron estar terminadas en diciembre pasado, pero se los trabajos se detuvieron durante las contingencias ambientales y los periodos vacacionales por lo que estarán terminadas el 15 de marzo.

Ruiz Esparza señaló que con una inversión de 40 mil millones de pesos se están ampliado los 11 accesos más relevantes a la Ciudad de México, de los cuales cinco ya han concluido incluyendo la entregada hoy, las entradas a las vías México-Pachuca, México-Toluca, México-Puebla y la nueva vía Chalco-Cuautla.

Las obras entregadas este sábado consisten en la ampliación de 14 a 21 carriles en la caseta de cobro de Tlalpan, de los cuales siete podrán cambiar de sentido su circulación según la afluencia vehicular, además se aumenta de tres mil a cinco mil autos por hora la capacidad.

Asimismo se reparó el tramo original de Insurgentes Sur a la caseta de Tlalpan, pues había sido afectado por la construcción del viaducto elevado. Además se construyó un paradero donde habrá restaurantes, baños, un centro de atención pre hospitalaria y módulos de policía.