/ sábado 2 de mayo de 2020

Pie de Nota | La otra guerra

Se habla del Covid-19 en términos bélicos, con los médicos referidos como soldados, los tapabocas como fusiles y los hospitales como trincheras


Con frecuencia se habla del Covid-19 en términos bélicos, con los médicos referidos como soldados, los tapabocas como fusiles y los hospitales como trincheras, donde las bajas se cuentan diariamente por miles en una guerra mundial que lleva peleándose desde febrero.

Pero hay una batalla que se libra a la par de las medidas sanitarias contra el Covid-19. Esa es la batalla entre la opinión sin fundamentos y la ciencia, las cuales debaten sobre la validez del aislamiento social.

El caso de referencia es Estados Unidos y los grupos ultraconservadores que han llamado a múltiples protestas a las cuales han acudido ultranacionalistas, proarmas, antivacunas, nazis y locos descarados, muy distintos entre ellos pero unidos por la creencia de que la vida de otras personas no vale el encierro de la colectividad y que la ciencia de alguna manera no les está diciendo toda la verdad.

Foto: AFP

Como máximo representante de este zoológico está el impresentable Donald Trump, quien durante su mandato ha desdeñado a la ciencia para tomar decisiones de Estado como lo fue su salida del Acuerdo de París al negar el cambio climático, asegura que el virus está controlado e incluso recomienda inyectarse desinfectante como remedio.

Del otro lado en EU están las personas que con datos en la mano están tratando de extender las medidas de aislamiento lo más posible para salvar vidas: la mayoría de los gobernadores, medios de comunicación serios y autoridades sanitarias.

Choques ideológicos parecidos han sucedido en países como India, Israel, Alemania, Canadá, Austria o Brasil donde ha habido manifestaciones para el cese al aislamiento.

El caso mexicano es uno de contrastes. Ahí están las hordas de personas que aún hacen fiestas masivas o los incesantes perreos intensos que obligaron a la ley seca en Ecatepec, pero también está el rechazo generalizado que se llevó Javier Alatorre por desestimar a las autoridades sanitarias en su arranque golpista del 17 de abril.

Al inicio de la pandemia parecía que el presidente López Obrador caería en la tentación de desoír las recomendaciones sanitarias de su propio gobierno al realizar mítines masivos e invitando a la gente seguir abrazándose. Aunque aún no usa tapabocas, afortunadamente con el tiempo ha respaldado al vocero de la mesura en que se ha convertido el subsecretario López-Gattel.

El enfrentamiento que le describo es una derivación de lo que el autor estadounidense Ralph Keyes describió en su libro como La Era de la Posverdad, la que definió como la difusión de la línea entre la verdad y la mentira, la ficción y la no ficción. El tiempo en el que se apela más a las emociones que a los hechos.

El problema aquí es que las emociones son malas consejeras en tiempos de crisis. Hace falta la frialdad del dato para tomar las decisiones que menos afecten a la colectividad.

Foto: Reuters

Lo cierto es que entre estos bandos hay una línea muy difusa de personas que no niegan una realidad pero claman porque todo vuelva a la normalidad por motivos puramente económicos a pesar de las vidas que pueda costar, ahí entran trabajadores y empresarios de todos los tamaños.

El encierro colectivo ha comprobado ser la herramienta más útil contra el Covid-19 al reducir los vectores de contagio, por lo que un levantamiento prematuro de estas medidas puede desembocar en un repunte de la enfermedad. Si se hace caso a los negacionistas el problema se agravará por descontado.

El Covid-19 no marcó el inicio del encontronazo entre el dogma y la ciencia pero sí es donde ha mostrado su cara más fea. Más vale que la segunda gane, porque aquí están en juego la vida de personas en el más literal de los sentidos.


Con frecuencia se habla del Covid-19 en términos bélicos, con los médicos referidos como soldados, los tapabocas como fusiles y los hospitales como trincheras, donde las bajas se cuentan diariamente por miles en una guerra mundial que lleva peleándose desde febrero.

Pero hay una batalla que se libra a la par de las medidas sanitarias contra el Covid-19. Esa es la batalla entre la opinión sin fundamentos y la ciencia, las cuales debaten sobre la validez del aislamiento social.

El caso de referencia es Estados Unidos y los grupos ultraconservadores que han llamado a múltiples protestas a las cuales han acudido ultranacionalistas, proarmas, antivacunas, nazis y locos descarados, muy distintos entre ellos pero unidos por la creencia de que la vida de otras personas no vale el encierro de la colectividad y que la ciencia de alguna manera no les está diciendo toda la verdad.

Foto: AFP

Como máximo representante de este zoológico está el impresentable Donald Trump, quien durante su mandato ha desdeñado a la ciencia para tomar decisiones de Estado como lo fue su salida del Acuerdo de París al negar el cambio climático, asegura que el virus está controlado e incluso recomienda inyectarse desinfectante como remedio.

Del otro lado en EU están las personas que con datos en la mano están tratando de extender las medidas de aislamiento lo más posible para salvar vidas: la mayoría de los gobernadores, medios de comunicación serios y autoridades sanitarias.

Choques ideológicos parecidos han sucedido en países como India, Israel, Alemania, Canadá, Austria o Brasil donde ha habido manifestaciones para el cese al aislamiento.

El caso mexicano es uno de contrastes. Ahí están las hordas de personas que aún hacen fiestas masivas o los incesantes perreos intensos que obligaron a la ley seca en Ecatepec, pero también está el rechazo generalizado que se llevó Javier Alatorre por desestimar a las autoridades sanitarias en su arranque golpista del 17 de abril.

Al inicio de la pandemia parecía que el presidente López Obrador caería en la tentación de desoír las recomendaciones sanitarias de su propio gobierno al realizar mítines masivos e invitando a la gente seguir abrazándose. Aunque aún no usa tapabocas, afortunadamente con el tiempo ha respaldado al vocero de la mesura en que se ha convertido el subsecretario López-Gattel.

El enfrentamiento que le describo es una derivación de lo que el autor estadounidense Ralph Keyes describió en su libro como La Era de la Posverdad, la que definió como la difusión de la línea entre la verdad y la mentira, la ficción y la no ficción. El tiempo en el que se apela más a las emociones que a los hechos.

El problema aquí es que las emociones son malas consejeras en tiempos de crisis. Hace falta la frialdad del dato para tomar las decisiones que menos afecten a la colectividad.

Foto: Reuters

Lo cierto es que entre estos bandos hay una línea muy difusa de personas que no niegan una realidad pero claman porque todo vuelva a la normalidad por motivos puramente económicos a pesar de las vidas que pueda costar, ahí entran trabajadores y empresarios de todos los tamaños.

El encierro colectivo ha comprobado ser la herramienta más útil contra el Covid-19 al reducir los vectores de contagio, por lo que un levantamiento prematuro de estas medidas puede desembocar en un repunte de la enfermedad. Si se hace caso a los negacionistas el problema se agravará por descontado.

El Covid-19 no marcó el inicio del encontronazo entre el dogma y la ciencia pero sí es donde ha mostrado su cara más fea. Más vale que la segunda gane, porque aquí están en juego la vida de personas en el más literal de los sentidos.

Sociedad

Gobernador de las Islas Marías es inconstitucional

Alberto Woolrich, presidente de la Academia de Derecho Penal, dijo que el Presidente se extralimitó al nombrar al marino como gobernador

Valle de México

En Ecatepec se agrava escasez de agua potable

Familias deben comprar garrafones o pipas para abastecerse en estos momentos en que la sequía arrecia

Mundo

EU detiene 135 niños al día en su frontera

La pobreza es la primera causa de migración; le siguen la violencia y la ausencia de políticas sociales

Futbol

América “barre” a Tigres en el Volcán y está listo para Cruz Azul

Con doblete de Roger Martínez y golazo de Aquino, las Águilas golean 3-1 a los universitarios, frente a 9 mil aficionados en la reapertura del estadio Universitario

Mundo

Ni paz, ni luto frenan conflicto social en Irlanda

Continúan en Irlanda del Norte los disturbios pese a la conmemoración 23 del acuerdo de paz de Viernes Santo

Sociedad

Se quedan sin apoyo para los migrantes

La presidenta de la asociación Ayudándoles a Triunfar, destacó que pese al constante arribo de migrantes no se ve la presencia de las autoridades mexicanas

Mundo

EU detiene 135 niños al día en su frontera

La pobreza es la primera causa de migración; le siguen la violencia y la ausencia de políticas sociales

México

Aumenta gasto en salud por desabasto

Expertos lo atribuyen a las nuevas políticas públicas como el cambio en la compra consolidada de medicinas

Valle de México

En Ecatepec se agrava escasez de agua potable

Familias deben comprar garrafones o pipas para abastecerse en estos momentos en que la sequía arrecia