/ lunes 17 de enero de 2022

100 años de Luis Echeverría: los terribles actos por los que la historia nunca lo olvidará

Luis Echeverría, presidente de México entre 1970 y 1976, cumple este 17 de enero 100 años, aunque más que su centenario, la sociedad mexicana recuerde los oscuros episodios que desató sobre el país

Uno de los personajes más controvertidos en la historia moderna de México es, sin duda, Luis Echeverría Álvarez, presidente del país de 1970 a 1976, quien este 17 de enero alcanza el centenario de edad.

Echeverría es el primer presidente de México en alcanzar esa edad. De no ser por las profundas sombras que se extendieron a lo largo de su gobierno, quizá sería motivo de múltiples celebraciones oficiales.

Sin embargo, el expresidente es señalado como uno de los autores intelectuales de la Matanza de Tlatelolco, el Halconazo y de la Guerra Sucia; así como del inicio de una crisis económica que multiplicó la deuda externa del país y devaluó la moneda.

2 de Octubre: la Matanza de Tlatelolco

El año de 1968 es conocido alrededor del mundo como el año de los movimientos estudiantiles, y México no fue la excepción.

Los movimientos estudiantiles estaban fuertemente influenciados por la Revolución Cubana y la idea del socialismo como un sistema político/económico viable y deseable.

En el caso de México, el movimiento dio sus primeros pasos a mediados del 68, luego de que cuerpos de seguridad del Estado ocuparan las Vocacionales 2 y 5 del Instituto Politécnico Nacional (IPN), tras un conflicto entre las dos escuelas y la Preparatoria Isaac Ochoterena, incorporada a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La matanza en Tlatelolco siempre es recordada cada 2 de octubre en la CDMX. | Foto: Archivo Histórico UNAM

Por las mismas fechas, el Cuerpo de Granaderos del entonces Distrito Federal reprimió violentamente varias congregaciones de estudiantes en la capital del país.

La represión por parte de las fuerzas del Estado desencadeno en una huelga tanto del IPN como de la UNAM y los estudiantes recibieron el apoyo de varios sectores de la sociedad, aunque las autoridades mexicanas y los medios de comunicación se empeñaban en desprestigiar el movimiento.

Desde julio de ese año y hasta el trágico 2 de octubre se convocaron a varias manifestaciones, entre ellas la conocida “marcha del silencio”, realizada el 13 de septiembre.

El 2 de octubre, el Comité Nacional de Huelga (CNH) llamó a una marcha que partiría desde la Plaza de las Tres Culturas hacia el Casco de Santo Tomás, ocupado por militares.

La llegada de los militares a la Plaza de las Tres Culturas. | Foto: Archivo Histórico UNAM

La manifestación no salió de Tlatelolco. Un grupo militar, el Batallón Olimpia, rodeó a los estudiantes y comenzó la masacre. Hasta la fecha la cifra real de asesinatos y desapariciones no es clara.

El entonces presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, asumió la responsabilidad por la masacre de estudiantes; sin embargo, Luis Echeverría, quien fungía como secretario de Gobernación, es señalado como uno de los autores intelectuales de la represión del movimiento.

El Halconazo: la masacre del jueves de Corpus

El 2 de octubre es una de las heridas más profundas en la historia del país. Muestra de ellos fue que, después de Tlatelolco, el movimiento estudiantil pasó tres años sin protestar en las calles. Hasta junio de 1971.

En el calendario católico, el 10 de junio se celebra el jueves de Corpus, que en la memora mexicana pasó a la historia como “el halconazo” o la masacre del jueves de Corpus.

Un año antes, el antiguo secretario de Gobernación, Luis Echeverría, se sentó en la silla grande, sucediendo a Díaz Ordaz.

La protesta convocada en la capital del país respondía al llamado de la comunidad de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que se hallaba en huelga por conflictos con el gobierno del estado.

Los estudiantes en las calles durante el llamado "Halconazo". | Foto: Archivo Histórico UNAM

La UNAM y el IPN respondieron al los estudiantes del norte del país y convocaron a la marcha del 10 de junio, sumando sus demandas –liberación de presos políticos y democratización de la educación pública– a las consignas de la protesta.

De nueva cuenta, los estudiantes se encontraron con cuerpos policiales del Distrito Federal y el Ejército en su camino del Casco de Santo Tomás hacia el Zócalo, pero esta vez el choque no se dió con los uniformado, que sólo cercaron su camino.

En el cruce de dos avenidas, el grupo paramilitar conocido como Los Halcones esperaba a los estudiantes, rodeados.

Varios centenares de personas vestidas de civil agredieron a los manifestantes con varas de bambú, al estilo del kendo, que manejaban después de haber recibido entrenamiento por parte del Estado mexicano.

Militares vestidos de civil agredieron a los estudiantes. | Foto: Especial

A diferencia de lo ocurrido en Tlatelolco tres años atrás, los manifestantes opusieron resistencia y el grupo paramilitar retrocedió en primera instancia, pero en su lugar entraron en escena sujetos armados con fusiles. Entonces inició una nueva masacre.

Incluso en los medios de comunicación de aquella época, bajo el control insalvable del gobierno, publicaron las crónicas del “remate” de los heridos que llegaron a hospitales por parte de los halcones.

El presidente Echeverría ordenó una investigación sobre lo sucedido el jueves de Corpus; sin embargo, nadie fue responsabilizado por las muertes de aquel día.

El historiador Camilo Vicente Ovalle comentó para la BBC en junio de 2021 que, si bien el Halconazo guarda cierta similitudes con el 2 de octubre, la masacre del jueves de Corpus se inscribe totalmente en el contexto de la llamada Guerra Sucia, que se libraba en México contra los movimientos de corte socialista y las guerrillas que el gobierno de Echeverría se negó a reconocer, mientras las sometía brutalmente por todo el territorio nacional.

La Guerra Sucia

La historia democrática de México, posterior a la Revolución, está marcada por el unipartidismo y el ejercicio casi totalitario del poder.

No obstante, durante la década de los 70 se puede rastrear el origen de uno de los problemas sociales más críticos de la actualidad mexicana: la desaparición forzada.

Los años 70 mexicanos estuvieron marcado por el surgimiento de movimientos sociales a lo largo del país, casi todos de ideología izquierdista, influenciados por la Revolución Cubana y el socialismo.

Por otro lado, mientras el gobierno de Luis Echeverría asilaba a los exiliados de las dictaduras militares que se instauraron en el sur del continente americano en esa época, el Estado desató una lucha clandestina contra los movimientos sociales por todo el país.

Luis Echeverría durante su gestión. | Foto: Cuartoscuro

En el interior de la república la política velada de represión se concentró en la zona rurales combativas, especialmente en el estado de Guerrero, cuna histórica de los movimientos sociales en México.

Lucio Cabañas y Genaro Vázquez fueron las figuras más representativas del movimiento surgido en el magisterio de guerrerense, y otra de las manchas rojas que se le atañen al expresidente Echeverría.

La represión armada a una protesta de padres de familia en Guerrero fue uno de los detonantes del levantamiento en armas al sur del país.

El Estado respondió de nueva cuenta con grupos paramilitares, y la operación del Ejército, en las zonas profundas del país, y de la policía, en la capital, para suprimir las acciones de los grupos que al mismo tiempo se negaba a reconocer.

Echeverría durante un acto oficial en el Zócalo capitalino mientras el país seguía sumando desaparecidos y muertos. | Foto: Cuartoscuro

El país se convirtió entonces en el escenario de detenciones ilegales masivas, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y prisiones clandestinas.

Declaraciones recabadas a lo largo de los años, así como investigaciones sobre aquel periodo en la historia de México señalan que incluso dentro de algunos campos militares del Ejército Mexicano se encontraron calderas que posiblemente fueron usadas como hornos de incineración.

Herencia del Batallón Olimpia y de Los Halcones, el gobierno de Luis Echeverría ordenó formar la llamada Brigada Blanca, un grupo de contrainsurgencia destinado a contener las guerrillas que surgieron en el país durante los 70.

La Brigada, formada por policías y militares, se formó bajo la influencia de la Escuela de las Américas, que Estados Unidos extendió desde el sur del Río Bravo y por todo Sudamérica en su intento por frenar el avance de la izquierda en la política del continente.

El Batallón Olimpia, entrenado para sofocar amenazas de violencia. | Foto: Especial

Una ley de amnistía para los guerrilleros a finales de los 70 marcó el “final” de la Guerra Sucia, luego de que la mayoría de los movimiento fueran desarticulados. A partir de entonces comenzó la lucha por la liberación de los presos políticos y por el reconocimiento por parte del Estado de los crímenes cometidos.

La llegada del siglo XXI, después de una larga cadena de crisis políticas y económicas, acabó con la hegemonía del priísmo, tras consolidarse el primer periodo de alternancia en la presidencia de México, encabezado por el panista Vicente Fox.

En el 2002 se creó la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), dedicada a investigar sucesos como la Matanza de Tlatelolco, El Halconazo y la Guerra Sucia.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Por estos tres episodios se abrieron varios procesos en contra del expresidente Luis Echeverría, que culminaron con sentencias condenatorias, pero que más tarde fueron retiradas con la absolución del antiguo titular del Ejecutivo federal, pese a la cantidad de pruebas sobre la participación del Estado que han surgido durante las últimas décadas.


TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Uno de los personajes más controvertidos en la historia moderna de México es, sin duda, Luis Echeverría Álvarez, presidente del país de 1970 a 1976, quien este 17 de enero alcanza el centenario de edad.

Echeverría es el primer presidente de México en alcanzar esa edad. De no ser por las profundas sombras que se extendieron a lo largo de su gobierno, quizá sería motivo de múltiples celebraciones oficiales.

Sin embargo, el expresidente es señalado como uno de los autores intelectuales de la Matanza de Tlatelolco, el Halconazo y de la Guerra Sucia; así como del inicio de una crisis económica que multiplicó la deuda externa del país y devaluó la moneda.

2 de Octubre: la Matanza de Tlatelolco

El año de 1968 es conocido alrededor del mundo como el año de los movimientos estudiantiles, y México no fue la excepción.

Los movimientos estudiantiles estaban fuertemente influenciados por la Revolución Cubana y la idea del socialismo como un sistema político/económico viable y deseable.

En el caso de México, el movimiento dio sus primeros pasos a mediados del 68, luego de que cuerpos de seguridad del Estado ocuparan las Vocacionales 2 y 5 del Instituto Politécnico Nacional (IPN), tras un conflicto entre las dos escuelas y la Preparatoria Isaac Ochoterena, incorporada a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La matanza en Tlatelolco siempre es recordada cada 2 de octubre en la CDMX. | Foto: Archivo Histórico UNAM

Por las mismas fechas, el Cuerpo de Granaderos del entonces Distrito Federal reprimió violentamente varias congregaciones de estudiantes en la capital del país.

La represión por parte de las fuerzas del Estado desencadeno en una huelga tanto del IPN como de la UNAM y los estudiantes recibieron el apoyo de varios sectores de la sociedad, aunque las autoridades mexicanas y los medios de comunicación se empeñaban en desprestigiar el movimiento.

Desde julio de ese año y hasta el trágico 2 de octubre se convocaron a varias manifestaciones, entre ellas la conocida “marcha del silencio”, realizada el 13 de septiembre.

El 2 de octubre, el Comité Nacional de Huelga (CNH) llamó a una marcha que partiría desde la Plaza de las Tres Culturas hacia el Casco de Santo Tomás, ocupado por militares.

La llegada de los militares a la Plaza de las Tres Culturas. | Foto: Archivo Histórico UNAM

La manifestación no salió de Tlatelolco. Un grupo militar, el Batallón Olimpia, rodeó a los estudiantes y comenzó la masacre. Hasta la fecha la cifra real de asesinatos y desapariciones no es clara.

El entonces presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, asumió la responsabilidad por la masacre de estudiantes; sin embargo, Luis Echeverría, quien fungía como secretario de Gobernación, es señalado como uno de los autores intelectuales de la represión del movimiento.

El Halconazo: la masacre del jueves de Corpus

El 2 de octubre es una de las heridas más profundas en la historia del país. Muestra de ellos fue que, después de Tlatelolco, el movimiento estudiantil pasó tres años sin protestar en las calles. Hasta junio de 1971.

En el calendario católico, el 10 de junio se celebra el jueves de Corpus, que en la memora mexicana pasó a la historia como “el halconazo” o la masacre del jueves de Corpus.

Un año antes, el antiguo secretario de Gobernación, Luis Echeverría, se sentó en la silla grande, sucediendo a Díaz Ordaz.

La protesta convocada en la capital del país respondía al llamado de la comunidad de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que se hallaba en huelga por conflictos con el gobierno del estado.

Los estudiantes en las calles durante el llamado "Halconazo". | Foto: Archivo Histórico UNAM

La UNAM y el IPN respondieron al los estudiantes del norte del país y convocaron a la marcha del 10 de junio, sumando sus demandas –liberación de presos políticos y democratización de la educación pública– a las consignas de la protesta.

De nueva cuenta, los estudiantes se encontraron con cuerpos policiales del Distrito Federal y el Ejército en su camino del Casco de Santo Tomás hacia el Zócalo, pero esta vez el choque no se dió con los uniformado, que sólo cercaron su camino.

En el cruce de dos avenidas, el grupo paramilitar conocido como Los Halcones esperaba a los estudiantes, rodeados.

Varios centenares de personas vestidas de civil agredieron a los manifestantes con varas de bambú, al estilo del kendo, que manejaban después de haber recibido entrenamiento por parte del Estado mexicano.

Militares vestidos de civil agredieron a los estudiantes. | Foto: Especial

A diferencia de lo ocurrido en Tlatelolco tres años atrás, los manifestantes opusieron resistencia y el grupo paramilitar retrocedió en primera instancia, pero en su lugar entraron en escena sujetos armados con fusiles. Entonces inició una nueva masacre.

Incluso en los medios de comunicación de aquella época, bajo el control insalvable del gobierno, publicaron las crónicas del “remate” de los heridos que llegaron a hospitales por parte de los halcones.

El presidente Echeverría ordenó una investigación sobre lo sucedido el jueves de Corpus; sin embargo, nadie fue responsabilizado por las muertes de aquel día.

El historiador Camilo Vicente Ovalle comentó para la BBC en junio de 2021 que, si bien el Halconazo guarda cierta similitudes con el 2 de octubre, la masacre del jueves de Corpus se inscribe totalmente en el contexto de la llamada Guerra Sucia, que se libraba en México contra los movimientos de corte socialista y las guerrillas que el gobierno de Echeverría se negó a reconocer, mientras las sometía brutalmente por todo el territorio nacional.

La Guerra Sucia

La historia democrática de México, posterior a la Revolución, está marcada por el unipartidismo y el ejercicio casi totalitario del poder.

No obstante, durante la década de los 70 se puede rastrear el origen de uno de los problemas sociales más críticos de la actualidad mexicana: la desaparición forzada.

Los años 70 mexicanos estuvieron marcado por el surgimiento de movimientos sociales a lo largo del país, casi todos de ideología izquierdista, influenciados por la Revolución Cubana y el socialismo.

Por otro lado, mientras el gobierno de Luis Echeverría asilaba a los exiliados de las dictaduras militares que se instauraron en el sur del continente americano en esa época, el Estado desató una lucha clandestina contra los movimientos sociales por todo el país.

Luis Echeverría durante su gestión. | Foto: Cuartoscuro

En el interior de la república la política velada de represión se concentró en la zona rurales combativas, especialmente en el estado de Guerrero, cuna histórica de los movimientos sociales en México.

Lucio Cabañas y Genaro Vázquez fueron las figuras más representativas del movimiento surgido en el magisterio de guerrerense, y otra de las manchas rojas que se le atañen al expresidente Echeverría.

La represión armada a una protesta de padres de familia en Guerrero fue uno de los detonantes del levantamiento en armas al sur del país.

El Estado respondió de nueva cuenta con grupos paramilitares, y la operación del Ejército, en las zonas profundas del país, y de la policía, en la capital, para suprimir las acciones de los grupos que al mismo tiempo se negaba a reconocer.

Echeverría durante un acto oficial en el Zócalo capitalino mientras el país seguía sumando desaparecidos y muertos. | Foto: Cuartoscuro

El país se convirtió entonces en el escenario de detenciones ilegales masivas, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y prisiones clandestinas.

Declaraciones recabadas a lo largo de los años, así como investigaciones sobre aquel periodo en la historia de México señalan que incluso dentro de algunos campos militares del Ejército Mexicano se encontraron calderas que posiblemente fueron usadas como hornos de incineración.

Herencia del Batallón Olimpia y de Los Halcones, el gobierno de Luis Echeverría ordenó formar la llamada Brigada Blanca, un grupo de contrainsurgencia destinado a contener las guerrillas que surgieron en el país durante los 70.

La Brigada, formada por policías y militares, se formó bajo la influencia de la Escuela de las Américas, que Estados Unidos extendió desde el sur del Río Bravo y por todo Sudamérica en su intento por frenar el avance de la izquierda en la política del continente.

El Batallón Olimpia, entrenado para sofocar amenazas de violencia. | Foto: Especial

Una ley de amnistía para los guerrilleros a finales de los 70 marcó el “final” de la Guerra Sucia, luego de que la mayoría de los movimiento fueran desarticulados. A partir de entonces comenzó la lucha por la liberación de los presos políticos y por el reconocimiento por parte del Estado de los crímenes cometidos.

La llegada del siglo XXI, después de una larga cadena de crisis políticas y económicas, acabó con la hegemonía del priísmo, tras consolidarse el primer periodo de alternancia en la presidencia de México, encabezado por el panista Vicente Fox.

En el 2002 se creó la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), dedicada a investigar sucesos como la Matanza de Tlatelolco, El Halconazo y la Guerra Sucia.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Por estos tres episodios se abrieron varios procesos en contra del expresidente Luis Echeverría, que culminaron con sentencias condenatorias, pero que más tarde fueron retiradas con la absolución del antiguo titular del Ejecutivo federal, pese a la cantidad de pruebas sobre la participación del Estado que han surgido durante las últimas décadas.


TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Sociedad

Localizan a la joven Yoseline Patricio, secuestrada en Acapulco

Sin dar detalles, la Fiscalía General del Estado de Guerrero dio a conocer que Yoseline Patricio Vendrel ya se encuentra con su familia

Sociedad

Diconsa llega a una de cada 5 zonas marginadas

En el primer trimestre del año también se redujo el número de tiendas del programa "por la disponibilidad financiera"

CDMX

Chapultepec está enfermo: talarán 4 mil 400 árboles

El exceso de visitantes durante la pandemia es uno de los factores que lo dañaron, dice documento de Sedema

Sociedad

Protestan en Puebla para exigir justicia por el asesinato de la activista Cecilia Monzón

Mujeres vestidas de blanco se manifestaron afuera de la Fiscalía del Estado de Puebla para exigir justicia

Sociedad

¿Quién era Cecilia Monzón? La activista feminista asesinada en Puebla

Los hechos de su asesinato ocurrieron la mañana de este sábado, cuando la mujer se trasladaba en su vehículo a la altura del Camino Real a Momoxpan y Anillo Periférico

Sociedad

Colectivo Gay Irapuato marcha en memoria de fallecidas en accidente de auto [Fotos]

Alrededor de 200 personas marcharon para exigir justicia por las seis personas que perdieron la vida tras ser impactadas por un conductor en estado de ebriedad

Doble Vía

Encuentran diente de una denisovana en una cueva, ahora sabemos más de esta extinta especie humana

El hallazgo permitió conocer que la especie denisovana habitaba en regiones australianas y al noreste de Asia

Tecnología

¿Letras de colores en WhatsApp? Así puedes activarlas en tus chats

Nuevas funciones y trucos en WhatsApp siguen haciendo de esta la aplicación de mensajería instantánea favorita en el mundo

Automotriz

¡Checo Pérez sube al podio de España! Red Bull hace el 1-2 en Barcelona

El piloto mexicano se llevó un agridulce resultado, pues en la vuelta 49 recibió la orden de dejar pasar a su compañero Max Verstappen para que se quedara con la victoria