/ viernes 1 de noviembre de 2019

Muerden la mano a quien les quitó el bozal, reclama AMLO

Asegura que es tiempo de pensar en el interés general y en una ética en manejo de la información

Los reporteros empezaron a acorralar a Andrés Manuel López Obrador durante la mañanera. Se encimaban las preguntas, no esperaban el micrófono. Había muchas dudas.

Fueron 60 minutos álgidos en donde López Obrador intentaba callar con un descalificativo tras otro a la prensa. No estaban los reporteros habituales, esos que él conoce desde su precampaña; ellos están lesionados luego del accidente que tuvieron en Sonora el pasado 26 de octubre.

Todo comenzó cuando Neldy San Martín, de la revista Proceso, le cuestionó sobre la posible polarización al interior de las Fuerzas Armadas, luego de una entrevista al general Carlos Gaytán , publicada por el diario La Jornada, el pasado miércoles, y precisar en la relatoría de hechos del operativo fallido, quién dio la orden de iniciar el operativo contra Ovidio Guzmán, el hijo de Joaquín el Chapo Guzmán, en Culiacán.

“No vamos a dejar ningún cabo suelto”, decía López Obrador para no dar pie al amarillismo y evitar que “Neflic” haga un documental sobre el tema y no haya invención. La pregunta incómoda que se repitió tres veces: “creo que fue subsecretario de la Defensa con Felipe Calderón, pues no puede estar de acuerdo con la nueva estrategia”, soltó.

López Obrador recetó la letanía de descalificativos a la prensa. Y entonces exhibió la portada de La Jornada, del pasado 18 de octubre. Y reclamó que hayan publicado una fotografía en la que supuestamente se trasladaba a Ovidio Guzmán camuflajeado de militar, cuando en realidad se trataba de un militar supuestamente retenido durante el operativo por el Cártel de Sinaloa.

“(Los medios) actúan no en representación de los ciudadanos, desde luego no todos, no vamos a generalizar, sino que actúan en función de intereses creados”, dijo.

Luis Cardona, director del portal diario19.com, y acogido al mecanismo de protección de periodistas, se levantó de su asiento y sin micrófono le reviró: “fue su culpa”. Todos se envalentonaron y le reclamaron que esas imprecisiones se debieron a la falta de información clara del gobierno el día del operativo. El vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, corría a callar y a sentar a Cardona.

De nueva cuenta el periodista de Chihuahua lo increpó: “A mi me llegó por redes sociales, los narcotraficantes estaban sacando esto. Ustedes no estaban dando nada de información hasta hoy. No estamos peleando contra ustedes, estamos informando porque es nuestro deber a la sociedad. Le enseño la foto, la misma foto, que nos pudo haber llegado a miles”.

López Obrador trató nuevamente de dar por terminada la conferencia de prensa. Pero el reportero de TV Azteca le preguntó, le exigió una respuesta: ¿Cuál pieza del cártel de Sinaloa negocia con las fuerzas federales?

-No, no, es que ya basta, de veras, con todo respeto, son asuntos muy serios- respondió el tabasqueño con el rostro adusto.

“Están muy excitados”, recriminó López Obrador. Y sin pudor evocó una frase con la que Gustavo, el hermano de Francisco I. Madero, describía a la prensa: ‘Le muerden la mano a quien les quitó el bozal’.

Los reporteros empezaron a acorralar a Andrés Manuel López Obrador durante la mañanera. Se encimaban las preguntas, no esperaban el micrófono. Había muchas dudas.

Fueron 60 minutos álgidos en donde López Obrador intentaba callar con un descalificativo tras otro a la prensa. No estaban los reporteros habituales, esos que él conoce desde su precampaña; ellos están lesionados luego del accidente que tuvieron en Sonora el pasado 26 de octubre.

Todo comenzó cuando Neldy San Martín, de la revista Proceso, le cuestionó sobre la posible polarización al interior de las Fuerzas Armadas, luego de una entrevista al general Carlos Gaytán , publicada por el diario La Jornada, el pasado miércoles, y precisar en la relatoría de hechos del operativo fallido, quién dio la orden de iniciar el operativo contra Ovidio Guzmán, el hijo de Joaquín el Chapo Guzmán, en Culiacán.

“No vamos a dejar ningún cabo suelto”, decía López Obrador para no dar pie al amarillismo y evitar que “Neflic” haga un documental sobre el tema y no haya invención. La pregunta incómoda que se repitió tres veces: “creo que fue subsecretario de la Defensa con Felipe Calderón, pues no puede estar de acuerdo con la nueva estrategia”, soltó.

López Obrador recetó la letanía de descalificativos a la prensa. Y entonces exhibió la portada de La Jornada, del pasado 18 de octubre. Y reclamó que hayan publicado una fotografía en la que supuestamente se trasladaba a Ovidio Guzmán camuflajeado de militar, cuando en realidad se trataba de un militar supuestamente retenido durante el operativo por el Cártel de Sinaloa.

“(Los medios) actúan no en representación de los ciudadanos, desde luego no todos, no vamos a generalizar, sino que actúan en función de intereses creados”, dijo.

Luis Cardona, director del portal diario19.com, y acogido al mecanismo de protección de periodistas, se levantó de su asiento y sin micrófono le reviró: “fue su culpa”. Todos se envalentonaron y le reclamaron que esas imprecisiones se debieron a la falta de información clara del gobierno el día del operativo. El vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, corría a callar y a sentar a Cardona.

De nueva cuenta el periodista de Chihuahua lo increpó: “A mi me llegó por redes sociales, los narcotraficantes estaban sacando esto. Ustedes no estaban dando nada de información hasta hoy. No estamos peleando contra ustedes, estamos informando porque es nuestro deber a la sociedad. Le enseño la foto, la misma foto, que nos pudo haber llegado a miles”.

López Obrador trató nuevamente de dar por terminada la conferencia de prensa. Pero el reportero de TV Azteca le preguntó, le exigió una respuesta: ¿Cuál pieza del cártel de Sinaloa negocia con las fuerzas federales?

-No, no, es que ya basta, de veras, con todo respeto, son asuntos muy serios- respondió el tabasqueño con el rostro adusto.

“Están muy excitados”, recriminó López Obrador. Y sin pudor evocó una frase con la que Gustavo, el hermano de Francisco I. Madero, describía a la prensa: ‘Le muerden la mano a quien les quitó el bozal’.

Sociedad

Ataque en centro nocturno de Guanajuato deja 11 muertos

Además del ataque se presume que fueron secuestrados dos empleados del lugar

Mundo

Covid-19 deja a su paso cerca de un millón de muertes en el mundo

En total, el nuevo coronavirus se ha cobrado 998 mil 463 vidas, y ha contagiado a más de 32.9 millones de personas

Sociedad

Padre de normalista busca a su hijo con vida pese a restos identificados

Una persona pude vivir sin una parte del pie. A lo mejor estoy mal, pero a mi hijo lo voy a seguir buscando con vida: Clemente Rodríguez

Cine

Ellos son los nominados a los Ariel 2020

Este domingo se darán a conocer a los ganadores de la 62 entrega de los premios Ariel, el máximo galardón del cine en México

Futbol

¡Orgullo mexicano! Chucky Lozano anota doblete con el Napoli

Este fue un partido especial para el futbolista, quien se está ganando su sitio en el club del San Paolo

Justicia

CFCRL crea plataforma digital para agilizar registro de sindicatos

La creación de estas plataformas fue con el propósito de que puedan ser utilizadas en cualquier parte del país y de manera gratuita

Justicia

Vinculan a proceso a presunto homicida de juez Uriel Villegas

A Ulises “N” se le imputan los delitos de delincuencia organizada, contra la salud y posesión de cartuchos, en el asesinato del juez y su esposa

Sociedad

Campesinos toman caseta en Álamo para exigir titular de la Junta de Sanidad Vegetal

Los inconformes buscan aclarar por qué no se ha procedido a la elección del Titular de la Junta Local de Sanidad Vegetal

Mundo

Covid-19 deja a su paso cerca de un millón de muertes en el mundo

En total, el nuevo coronavirus se ha cobrado 998 mil 463 vidas, y ha contagiado a más de 32.9 millones de personas