/ sábado 24 de abril de 2021

Pie de Nota | La línea en la arena

El juez federal Juan Pablo Gómez Fierro se ha ganado un lugar en los libros de historia mexicanos, el de la piedra en el zapato del Presidente Imbatido

El juez federal Juan Pablo Gómez Fierro se ha ganado un lugar en los libros de historia mexicanos, el de la piedra en el zapato del Presidente Imbatido.

Con sus amparos y suspensiones provisionales concedidas, él es quien ha frenado dos de las más importantes acciones legislativas del morenismo en el poder: El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut) y la Reforma Eléctrica.

Hasta que empezamos a escuchar y leer su nombre México era el país de uno, el del presidente López Obrador.

➡️ Estas son las 5 claves de la reforma judicial que extiende el mandato de Zaldívar

No es un secreto el estado vegetativo en el que permanece "la oposición partidista" durante el actual sexenio, sin ideas para oponérsele u apoyo popular para al menos estorbarle.

Los órganos autónomos, vapuleados desde el palco de las mañaneras, libran una batalla desigual para mantener su independencia y buen nombre, al tiempo que sus dineros se los envían desde la Secretaría de Hacienda.

Y en el Senado y Cámara de Diputados, ya lo sabemos, no se le mueve ni una coma a lo que se les manda aprobar desde Palacio Nacional.

No me sorprendería que de aquí en adelante el juez Gómez Fierro vaya a tener mucha chamba cada vez que una iniciativa de la 4T busque la luz del día.

Por eso mismo el papel del juez sin duda habrá de ser analizado.

Foto: Cuartoscuro

Básicamente la argumentación de Gómez Fierro para dar la suspensión provisional a favor de un particular para no dar sus datos biométricos al Panaut fue que la existencia de este registro no asegura que la criminalidad vaya a disminuir.

Una lógica similar fue utilizada para frenar la Reforma Energética, en su opinión limitaba la competencia y afectaba al medio ambiente.

En un primer análisis, el fallo del juez cae en suelo fangoso pues esta misma argumentación podría darse para cualquier acción de gobierno.

El Nuevo Aeropuerto no asegura un mejor tráfico aéreo, el Tren Maya no asegura un repunte en el turismo, la Refinería de Dos Bocas no asegura la independencia energética y el crecimiento económico.

Claramente aquí hay un encontronazo entre la independencia del juez Gómez Fierro para deliberar y el derecho constitucional del Presidente de la República a tomar decisiones ejecutivas y hacer el gobierno que mejor le parezca.

Si el juez se ha extralimitado en los alcances de sus decisiones está por verse, no obstante su postura cobra relevancia cuando al presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, se le nota contento en su amistad con el presidente López Obrador.

Esta dualidad de conductas al interior del Poder Judicial de manera sorpresiva está encontrando réplica en el Poder Legislativo.

Luego de que el presidente López Obrador buscase doblar la ley para que Zaldívar esté dos años más en el cargo se han hecho más patentes las divisiones al interior de Morena, con dos fuertes voces como las de Porfirio Muñoz Ledo y Pablo Gómez, entre otras, oponiéndosele.

Falta tiempo para saber el desenlace del enfrentamiento entre el juez Gómez Fierro y el presidente López Obrador así como con los disidentes morenistas, pero es una buena señal para la democracia de este país que el Presidente deba batallar al menos un poco para que se haga su voluntad.

Como aquí dijimos, por su bien el Presidente necesita una derrota; sentir que hay fuerzas que se le oponen dentro del sistema institucional que México ha construido –no sin errores– y que el morenismo ha ido dinamitando.

De nuevo, el Presidente tiene derecho a hacer gobierno, a lo que no tiene derecho es a imponer su voluntad sobre leyes, decoro y contrapesos.

Con su cerrazón el Presidente fue el que marcó la línea en la arena. Las partes se van acomodando de un lado y del otro.

Te recomendamos ⬇️



El juez federal Juan Pablo Gómez Fierro se ha ganado un lugar en los libros de historia mexicanos, el de la piedra en el zapato del Presidente Imbatido.

Con sus amparos y suspensiones provisionales concedidas, él es quien ha frenado dos de las más importantes acciones legislativas del morenismo en el poder: El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut) y la Reforma Eléctrica.

Hasta que empezamos a escuchar y leer su nombre México era el país de uno, el del presidente López Obrador.

➡️ Estas son las 5 claves de la reforma judicial que extiende el mandato de Zaldívar

No es un secreto el estado vegetativo en el que permanece "la oposición partidista" durante el actual sexenio, sin ideas para oponérsele u apoyo popular para al menos estorbarle.

Los órganos autónomos, vapuleados desde el palco de las mañaneras, libran una batalla desigual para mantener su independencia y buen nombre, al tiempo que sus dineros se los envían desde la Secretaría de Hacienda.

Y en el Senado y Cámara de Diputados, ya lo sabemos, no se le mueve ni una coma a lo que se les manda aprobar desde Palacio Nacional.

No me sorprendería que de aquí en adelante el juez Gómez Fierro vaya a tener mucha chamba cada vez que una iniciativa de la 4T busque la luz del día.

Por eso mismo el papel del juez sin duda habrá de ser analizado.

Foto: Cuartoscuro

Básicamente la argumentación de Gómez Fierro para dar la suspensión provisional a favor de un particular para no dar sus datos biométricos al Panaut fue que la existencia de este registro no asegura que la criminalidad vaya a disminuir.

Una lógica similar fue utilizada para frenar la Reforma Energética, en su opinión limitaba la competencia y afectaba al medio ambiente.

En un primer análisis, el fallo del juez cae en suelo fangoso pues esta misma argumentación podría darse para cualquier acción de gobierno.

El Nuevo Aeropuerto no asegura un mejor tráfico aéreo, el Tren Maya no asegura un repunte en el turismo, la Refinería de Dos Bocas no asegura la independencia energética y el crecimiento económico.

Claramente aquí hay un encontronazo entre la independencia del juez Gómez Fierro para deliberar y el derecho constitucional del Presidente de la República a tomar decisiones ejecutivas y hacer el gobierno que mejor le parezca.

Si el juez se ha extralimitado en los alcances de sus decisiones está por verse, no obstante su postura cobra relevancia cuando al presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, se le nota contento en su amistad con el presidente López Obrador.

Esta dualidad de conductas al interior del Poder Judicial de manera sorpresiva está encontrando réplica en el Poder Legislativo.

Luego de que el presidente López Obrador buscase doblar la ley para que Zaldívar esté dos años más en el cargo se han hecho más patentes las divisiones al interior de Morena, con dos fuertes voces como las de Porfirio Muñoz Ledo y Pablo Gómez, entre otras, oponiéndosele.

Falta tiempo para saber el desenlace del enfrentamiento entre el juez Gómez Fierro y el presidente López Obrador así como con los disidentes morenistas, pero es una buena señal para la democracia de este país que el Presidente deba batallar al menos un poco para que se haga su voluntad.

Como aquí dijimos, por su bien el Presidente necesita una derrota; sentir que hay fuerzas que se le oponen dentro del sistema institucional que México ha construido –no sin errores– y que el morenismo ha ido dinamitando.

De nuevo, el Presidente tiene derecho a hacer gobierno, a lo que no tiene derecho es a imponer su voluntad sobre leyes, decoro y contrapesos.

Con su cerrazón el Presidente fue el que marcó la línea en la arena. Las partes se van acomodando de un lado y del otro.

Te recomendamos ⬇️



Sociedad

La deserción escolar tiene un alto costo

Especialistas coinciden en que es incalculable porque trunca el futuro social y laboral de los estudiantes

CDMX

Van contra turismo sexual en la CDMX

La nueva secretaria de Turismo trabaja contra los feminicidios dentro de hoteles y la trata

Sociedad

Feministas crean el grupo Todas México

Se deslindan de partidos y buscan impulsar políticas para las mujeres a nivel federal, estatal y municipal

Sociedad

Estado mexicano entierra el crimen de Ortiz Franco

El 22 de junio de 2004 fue asesinado el editor del semanario Zeta, las pruebas acusan el Cártel de Tijuana con la complicidad de funcionarios de la fiscalía estatal; la CNDH y la FGR han cerrado los expedientes, y la justicia dependería de autoridades que el propio periodista denunció

Mundo

Bajo Observación | El mundo deja atrás la tercera ola Covid

Al tiempo que las campañas de vacunación continúan en el mundo, se hace patente reducciones de casos en casi todas las regiones.

Finanzas

#Data Parque veícular no recupera tracción

Antes de la pandemia, cada mes se sumaban al parque vehícular particular de México 108 mil unidades

Política

La Sedena fabricará sus propios cohetes

Para combatir el déficit, la Sedena invertirá en maquinaria para poder fabricarlos en México

Sociedad

La deserción escolar tiene un alto costo

Especialistas coinciden en que es incalculable porque trunca el futuro social y laboral de los estudiantes

CDMX

Van contra turismo sexual en la CDMX

La nueva secretaria de Turismo trabaja contra los feminicidios dentro de hoteles y la trata