/ domingo 13 de noviembre de 2016

Requerirá México 100 mil técnicos que demandará la Reforma Energética

Si el Gobierno federal quiere tener éxito en las Reformas Educativa y Energética, tiene que crear planes y programas de estudios atractivos para los jóvenes y evitar, a como dé lugar, que abandonen las aulas, revirtiendo la tendencia en las cifras de los que ni estudian ni trabajan (ninis), alertó la International Youth Foundation (IYF).

Jorge Barragán Atilano, director de IYF, detalló que en México se requieren al menos 100 mil técnicos de nivel medio superior para hacer frente a los requerimientos de talento humano, derivados de la reforma en materia de energéticos.

Sostuvo que esos son los cálculos de las dependencias gubernamentales, instituciones académicas y organizaciones del sector privado, sin embargo, el 57 por ciento de las empresas señalan que hay un desajuste entre oferta de profesionales y vacantes.

“Ante esta situación, urge intervenir para que los alumnos cuenten con esas habilidades al momento de concluir un programa de formación terminal, ya que la problemática no se limita al sector energético. Y es algo en lo que debemos trabajar en conjunto diversos actores”, expreso el especialista en formación de capital humano a EL SOL DE MÉXICO.

Barragán Atilano consideró que es necesario trabajar más en la Reforma Educativa, ya que ésta solo se centra en la calidad, por lo que la Secretaría de Educación Pública (SEP) debe aprovechar esta oportunidad histórica en la que se encuentra, para impulsar el talento y la adaptación de ésta a las necesidades de la Iniciativa Privada.

“Desde las escuelas necesitamos motivar a los estudiantes para que se interesen en las carreras de corte industrial, recordemos que las preparatorias técnicas dan programas industriales y programas no industriales, temas asociados al asistente administrativo, asistente directivo, informática, las cuales, no necesariamente, están teniendo una demanda tan dramática como las carreras industriales”.

El especialista dejó en claro que es desde la orientación vocacional, donde se les tiene que inculcar a los jóvenes el interés por las carreras técnicas, debido a que tienen un futuro prometedor, “pagan en promedio un 20 ó 30 por ciento más que las vacantes que no son del todo industriales”.

Además, subrayó que otro proyecto ambicioso es el centro a los proveedores de capacitación de corta estancia. Citó que México produce una buena cantidad de técnicos industriales que se pueden reconvertir rápidamente con intervenciones muy precisas, para que sobre un programa de nivel medio superior técnico “podamos incorporar algunas horas de capacitación en habilidades críticas y cerrar la brecha, en los puntos que requiere la industria”.

“No se trata de un problema que se resuelva desde la escuela, sino que debemos de coordinarnos todos desde el sector público y el privado, para tener claramente cuáles son esas habilidades criticas y podamos tener un sistema de habilidades en la educación formal y escolaridad hasta en los mecanismos de capacitación inicial, ya dentro de las empresas”, expresó.

México se colocó como el quinto país con mayor número de jóvenes entre 15 y 29 años que no trabajan, no estudian, ni se capacitan. Son 22.1 por ciento de este sector de la población en esta condición, arroja un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Entre los 34 países de la OCDE, México es superado únicamente por Turquía, Italia, Grecia y España. Aunque en la última década la tasa de los llamados “ninis” ha disminuido, aún está catalogada como alta.

En el 2015, solo uno de cada seis jóvenes mexicanos que no estudiaban ni trabajaban buscaba activamente un empleo, comparado con una media de uno por cada tres, en el resto de la OCDE. GOBIERNO DEBE PRIVILEGIAR PREPARACIÓN DE JÓVENES PARA LA INDUSTRIA PETROLERA

Jorge Barragán, director de International Youth Foundation (IYF), puntualizó que si el Gobierno mexicano quiere tener éxito en la Reforma Energética, está obligado a trabajar de la mano con la IP, para generar capital humano capaz de laborar en las diferentes áreas de producción, extracción y exploración de hidrocarburos.

Dijo que la industria energética privada va a requerir 100 mil técnicos en la próxima década, para cubrir las demandas de las empresas que se incorporan al sector, aunque “es importante señalar que el dato que publica la Secretaría de Energía es de 128 mil en total, de los cuales el 80 por ciento son plazas de nivel técnico y el 20 por ciento de nivel licenciatura”.

Manifestó que el Sistema Educativo del Nivel Técnico en México cuenta con una riqueza importante de diversas carreras, “sin embargo, uno de los temas que llama la atención de nuestra fundación, es que a diferencia de algunos países que tienen la misma vocación petrolera que México, en el nivel medio superior técnico no hay programas explícitos para atender las necesidades del sector”.

Ejemplificó que en algunos países de América Latina hay programas disponibles desde las preparatorias o las vocacionales para formar técnicos petroleros, técnicos en perforación, técnicos en exploración, pero en el caso de México no existe esta oferta tan especializada.

Por lo anterior, sostuvo que en México hay una fuerte presencia de técnicos en mantenimiento industrial, de máquinas y herramientas y electromecánica, pero las especializadas para el sector energético no están disponibles en el mercado mexicano, por lo que las autoridades están muy interesadas en aprender de la experiencia de otros países para poder sintonizar la oferta de carreras.

Subrayó que se pueden aprovechar los programas que cuentan con estas modificaciones, tales como el plan de estudios de minería a nivel medio superior técnico, el cual incluye el adiestramiento en habilidades más específicas como exploración, otro claro ejemplo, son las carreras de principios geológicos, principios de lectura del suelo y principios de ingeniería. Con una capacitación de corta estancia, podemos rápidamente cerrar la brecha y así cubrir las necesidades del sector productivo.

Jorge Barragán reiteró que muchas organizaciones “no tienen más remedio que contratar a personas que no cuentan con las habilidades demandadas, lo cual implica importantes recursos destinados a la capacitación de los colaboradores de nuevo ingreso”.

“En el peor de los casos se quedan vacías las vacantes. En ambos casos, los costos y las pérdidas para las empresas son elevados. No obstante, es posible lograr cambios y hacer una diferencia para cerrar la brecha de habilidades laborales en diferentes sectores”, dijo.

Por último, aseveró que ahora con el nuevo plan de negocios de Pemex, se tiene una gran oportunidad de brindar espacios de colaboración, por lo que se da la oportunidad para que las empresas privadas intervengan y se beneficien de la explotación de los recursos en materia de hidrocarburos, “entiendo el desafío que tiene Pemex a corto plazo, para reinventarse en el contexto de esta nueva posición que le exige la realidad nacional, sin embargo, uno de sus desafíos importantes debe ser el desarrollo de talento”.

Si el Gobierno federal quiere tener éxito en las Reformas Educativa y Energética, tiene que crear planes y programas de estudios atractivos para los jóvenes y evitar, a como dé lugar, que abandonen las aulas, revirtiendo la tendencia en las cifras de los que ni estudian ni trabajan (ninis), alertó la International Youth Foundation (IYF).

Jorge Barragán Atilano, director de IYF, detalló que en México se requieren al menos 100 mil técnicos de nivel medio superior para hacer frente a los requerimientos de talento humano, derivados de la reforma en materia de energéticos.

Sostuvo que esos son los cálculos de las dependencias gubernamentales, instituciones académicas y organizaciones del sector privado, sin embargo, el 57 por ciento de las empresas señalan que hay un desajuste entre oferta de profesionales y vacantes.

“Ante esta situación, urge intervenir para que los alumnos cuenten con esas habilidades al momento de concluir un programa de formación terminal, ya que la problemática no se limita al sector energético. Y es algo en lo que debemos trabajar en conjunto diversos actores”, expreso el especialista en formación de capital humano a EL SOL DE MÉXICO.

Barragán Atilano consideró que es necesario trabajar más en la Reforma Educativa, ya que ésta solo se centra en la calidad, por lo que la Secretaría de Educación Pública (SEP) debe aprovechar esta oportunidad histórica en la que se encuentra, para impulsar el talento y la adaptación de ésta a las necesidades de la Iniciativa Privada.

“Desde las escuelas necesitamos motivar a los estudiantes para que se interesen en las carreras de corte industrial, recordemos que las preparatorias técnicas dan programas industriales y programas no industriales, temas asociados al asistente administrativo, asistente directivo, informática, las cuales, no necesariamente, están teniendo una demanda tan dramática como las carreras industriales”.

El especialista dejó en claro que es desde la orientación vocacional, donde se les tiene que inculcar a los jóvenes el interés por las carreras técnicas, debido a que tienen un futuro prometedor, “pagan en promedio un 20 ó 30 por ciento más que las vacantes que no son del todo industriales”.

Además, subrayó que otro proyecto ambicioso es el centro a los proveedores de capacitación de corta estancia. Citó que México produce una buena cantidad de técnicos industriales que se pueden reconvertir rápidamente con intervenciones muy precisas, para que sobre un programa de nivel medio superior técnico “podamos incorporar algunas horas de capacitación en habilidades críticas y cerrar la brecha, en los puntos que requiere la industria”.

“No se trata de un problema que se resuelva desde la escuela, sino que debemos de coordinarnos todos desde el sector público y el privado, para tener claramente cuáles son esas habilidades criticas y podamos tener un sistema de habilidades en la educación formal y escolaridad hasta en los mecanismos de capacitación inicial, ya dentro de las empresas”, expresó.

México se colocó como el quinto país con mayor número de jóvenes entre 15 y 29 años que no trabajan, no estudian, ni se capacitan. Son 22.1 por ciento de este sector de la población en esta condición, arroja un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Entre los 34 países de la OCDE, México es superado únicamente por Turquía, Italia, Grecia y España. Aunque en la última década la tasa de los llamados “ninis” ha disminuido, aún está catalogada como alta.

En el 2015, solo uno de cada seis jóvenes mexicanos que no estudiaban ni trabajaban buscaba activamente un empleo, comparado con una media de uno por cada tres, en el resto de la OCDE. GOBIERNO DEBE PRIVILEGIAR PREPARACIÓN DE JÓVENES PARA LA INDUSTRIA PETROLERA

Jorge Barragán, director de International Youth Foundation (IYF), puntualizó que si el Gobierno mexicano quiere tener éxito en la Reforma Energética, está obligado a trabajar de la mano con la IP, para generar capital humano capaz de laborar en las diferentes áreas de producción, extracción y exploración de hidrocarburos.

Dijo que la industria energética privada va a requerir 100 mil técnicos en la próxima década, para cubrir las demandas de las empresas que se incorporan al sector, aunque “es importante señalar que el dato que publica la Secretaría de Energía es de 128 mil en total, de los cuales el 80 por ciento son plazas de nivel técnico y el 20 por ciento de nivel licenciatura”.

Manifestó que el Sistema Educativo del Nivel Técnico en México cuenta con una riqueza importante de diversas carreras, “sin embargo, uno de los temas que llama la atención de nuestra fundación, es que a diferencia de algunos países que tienen la misma vocación petrolera que México, en el nivel medio superior técnico no hay programas explícitos para atender las necesidades del sector”.

Ejemplificó que en algunos países de América Latina hay programas disponibles desde las preparatorias o las vocacionales para formar técnicos petroleros, técnicos en perforación, técnicos en exploración, pero en el caso de México no existe esta oferta tan especializada.

Por lo anterior, sostuvo que en México hay una fuerte presencia de técnicos en mantenimiento industrial, de máquinas y herramientas y electromecánica, pero las especializadas para el sector energético no están disponibles en el mercado mexicano, por lo que las autoridades están muy interesadas en aprender de la experiencia de otros países para poder sintonizar la oferta de carreras.

Subrayó que se pueden aprovechar los programas que cuentan con estas modificaciones, tales como el plan de estudios de minería a nivel medio superior técnico, el cual incluye el adiestramiento en habilidades más específicas como exploración, otro claro ejemplo, son las carreras de principios geológicos, principios de lectura del suelo y principios de ingeniería. Con una capacitación de corta estancia, podemos rápidamente cerrar la brecha y así cubrir las necesidades del sector productivo.

Jorge Barragán reiteró que muchas organizaciones “no tienen más remedio que contratar a personas que no cuentan con las habilidades demandadas, lo cual implica importantes recursos destinados a la capacitación de los colaboradores de nuevo ingreso”.

“En el peor de los casos se quedan vacías las vacantes. En ambos casos, los costos y las pérdidas para las empresas son elevados. No obstante, es posible lograr cambios y hacer una diferencia para cerrar la brecha de habilidades laborales en diferentes sectores”, dijo.

Por último, aseveró que ahora con el nuevo plan de negocios de Pemex, se tiene una gran oportunidad de brindar espacios de colaboración, por lo que se da la oportunidad para que las empresas privadas intervengan y se beneficien de la explotación de los recursos en materia de hidrocarburos, “entiendo el desafío que tiene Pemex a corto plazo, para reinventarse en el contexto de esta nueva posición que le exige la realidad nacional, sin embargo, uno de sus desafíos importantes debe ser el desarrollo de talento”.