/ viernes 16 de diciembre de 2022

Amenazas silencian al periodismo en Michoacán: la nota ahora solo es el reporte del clima

Tras el asesinato de 2 compañeros, ahora los reporteros evitan a toda costa hablar de los hechos violentos que se viven en la entidad

Desde principios de año, Zitácuaro, Michoacán, se ha convertido en la principal zona de silencio del estado.

Los asesinatos de Roberto Toledo y Armando Linares, registrados el 31 de enero y el 16 de marzo pasado, callaron no solamente Monitor Michoacán, medio de comunicación electrónico dirigido por Linares, sino que Primer Plano, periódico municipal; y Al Aire Zitácuaro, un noticiero radiofónico, anunciaron su cierre y la cancelación de sus emisiones.

Te puede interesar: La desaparición de periodistas en México, entre la impunidad y el silencio

El programa de radio tenía 17 años de transmisiones ininterrumpidas y Primer Plano contaba con 28 años de circulación.

Pero eso no fue lo peor, pues reporteros tuvieron que acogerse al mecanismo de protección federal y salir de Zitácuaro para evitar ser el blanco de una tragedia.

Magdalena Alonso recuerda esos días con amargura, ya que de un día para otro tuvo que dejar todo y salir de la ciudad en donde tenía a sus amigos, familia y trabajo. Atrás dejó su casa, sus pertenencias, su rutina y solo cargo con lo indispensable.

Desde el exilio obligado por las amenazas habla de lo difícil de estos meses.

“De la noche a la mañana se acabó el noticiero que conduje durante cinco años y dejé de trabajar en lo único que sabía hacer: comunicar”, lamenta vía telefónica y a través de mensajes de WhatsApp, sin revelar su ubicación exacta.

Recuerda como la noticia del asesinato de Armando Linares llegó a sus oídos y aun sin salir del asombro y la indignación, se dio cuenta de que ella también podría ser blanco de la violencia, pues sujetos a bordo de una moto vigilaban su casa.

La decisión era callar o morir y preferí lo primeroMagdalena Alonso

Pero Zitácuaro no es la única zona de silencio en Michoacán. Buenavista, Tepacatepec y Coalcomán ubicados en el corazón de Tierra Caliente, siguen teniendo presencia de grupos delincuenciales organizados; y Zamora y Uruapan, son considerados como dos de los municipios más peligrosos del país.

Los reporteros que viven en Zamora, por ejemplo, evitan a toda costa hablar de los hechos violentos que a diario se viven en la zona, y los noticieros, portales y otros medios de comunicación son llenados con noticias ligeras para evitar herir susceptibilidades.

“Nuestras fuentes informativas son el Ayuntamiento o la Diócesis; nuestras noticias son el reporte del clima, la escasez de agua, recolección de basura o la inauguración de una calle”.

“Claro que nos damos cuenta de los asesinatos, enfrentamientos y otros hechos de violencia que tienen lugar, pero hemos preferido no divulgarlos, pues nada vale más que nuestra seguridad y tranquilidad”, puntualiza una reportera que pidió no mencionar su nombre, por miedo.

La situación no es nueva. Desde hace unos años, cuando el grupo delincuencial de Los Caballeros Templarios era el hegemónico en el estado, su líder, Servando Martínez, alias La Tuta o El profe, tuvo acercamientos con periodistas.

No había opción, una vez que el líder detectaba quién le podía ser útil no era pregunta. Si él decidía que tenías que reunirte con él, lo tenías que hacer, narra un reportero que prefirió dejar los medios de comunicación para evitar presiones.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La Tuta, ahora preso, incluso ventiló un video que grabó cuando se reunió con al menos dos reporteros cuyas carreras quedaron truncadas a raíz de ese hecho.

Desde principios de año, Zitácuaro, Michoacán, se ha convertido en la principal zona de silencio del estado.

Los asesinatos de Roberto Toledo y Armando Linares, registrados el 31 de enero y el 16 de marzo pasado, callaron no solamente Monitor Michoacán, medio de comunicación electrónico dirigido por Linares, sino que Primer Plano, periódico municipal; y Al Aire Zitácuaro, un noticiero radiofónico, anunciaron su cierre y la cancelación de sus emisiones.

Te puede interesar: La desaparición de periodistas en México, entre la impunidad y el silencio

El programa de radio tenía 17 años de transmisiones ininterrumpidas y Primer Plano contaba con 28 años de circulación.

Pero eso no fue lo peor, pues reporteros tuvieron que acogerse al mecanismo de protección federal y salir de Zitácuaro para evitar ser el blanco de una tragedia.

Magdalena Alonso recuerda esos días con amargura, ya que de un día para otro tuvo que dejar todo y salir de la ciudad en donde tenía a sus amigos, familia y trabajo. Atrás dejó su casa, sus pertenencias, su rutina y solo cargo con lo indispensable.

Desde el exilio obligado por las amenazas habla de lo difícil de estos meses.

“De la noche a la mañana se acabó el noticiero que conduje durante cinco años y dejé de trabajar en lo único que sabía hacer: comunicar”, lamenta vía telefónica y a través de mensajes de WhatsApp, sin revelar su ubicación exacta.

Recuerda como la noticia del asesinato de Armando Linares llegó a sus oídos y aun sin salir del asombro y la indignación, se dio cuenta de que ella también podría ser blanco de la violencia, pues sujetos a bordo de una moto vigilaban su casa.

La decisión era callar o morir y preferí lo primeroMagdalena Alonso

Pero Zitácuaro no es la única zona de silencio en Michoacán. Buenavista, Tepacatepec y Coalcomán ubicados en el corazón de Tierra Caliente, siguen teniendo presencia de grupos delincuenciales organizados; y Zamora y Uruapan, son considerados como dos de los municipios más peligrosos del país.

Los reporteros que viven en Zamora, por ejemplo, evitan a toda costa hablar de los hechos violentos que a diario se viven en la zona, y los noticieros, portales y otros medios de comunicación son llenados con noticias ligeras para evitar herir susceptibilidades.

“Nuestras fuentes informativas son el Ayuntamiento o la Diócesis; nuestras noticias son el reporte del clima, la escasez de agua, recolección de basura o la inauguración de una calle”.

“Claro que nos damos cuenta de los asesinatos, enfrentamientos y otros hechos de violencia que tienen lugar, pero hemos preferido no divulgarlos, pues nada vale más que nuestra seguridad y tranquilidad”, puntualiza una reportera que pidió no mencionar su nombre, por miedo.

La situación no es nueva. Desde hace unos años, cuando el grupo delincuencial de Los Caballeros Templarios era el hegemónico en el estado, su líder, Servando Martínez, alias La Tuta o El profe, tuvo acercamientos con periodistas.

No había opción, una vez que el líder detectaba quién le podía ser útil no era pregunta. Si él decidía que tenías que reunirte con él, lo tenías que hacer, narra un reportero que prefirió dejar los medios de comunicación para evitar presiones.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La Tuta, ahora preso, incluso ventiló un video que grabó cuando se reunió con al menos dos reporteros cuyas carreras quedaron truncadas a raíz de ese hecho.

Justicia

Vinculan a proceso a presunto implicado en el asesinato de Samantha Gomes, activista trans

José N conducía el vehículo en el que escapó el presunto asesino de la activista trans, Samantha Gomes

CDMX

Pega tercera onda de calor en la CdMx

La Secretaría de Gestión Integral de Riesgos informó que la onda se extenderá hasta el 29 de mayo, dominará el cielo mayormente despejado con lluvias escasas

Sociedad

Mueren 83 monos aulladores por calor extremo en Tabasco

El extremo calor en Tabasco ya sumó 83 muertes de monos aulladores, especie en peligro de extinción

Sociedad

Asesinan a 104 personas en un día, las 24 horas más violentas del año

El último registro más alto fue el 28 de abril de 2024 con 103 homicidios dolosos

Política

Delgado tiene que resolver acusaciones sobre presunta nexo con huachicoleros: AMLO

En el Tercer Debate Presidencial, Xóchitl Gálvez dijo que Mario Delgado esta siendo investigado en Estados Unidos por huachicol

Elecciones 2024

IEPC registra 515 renuncias a candidaturas en Chiapas; 29 son por inseguridad

El documento reitera que, a pesar de los desafíos y los escenarios de violencia, el instituto electoral continúa trabajando y se declara listo para el día de la elección