/ martes 31 de marzo de 2020

Aplazan Censo por la pandemia de Covid-19

Encuestadores afirman que desde la Fase 2 les dieron gel antibacterial y 200 pesos para contingencias

El Gobienro federal decretó la suspensión del Censo Poblacional 2020 como parte de las medidas preventivas contra la propagación del coronavirus.

Hasta antes de la suspensión, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) repartió al principio de la Fase dos una botella de gel antibacterial de aproximadamente 250 mililitros, envasados en recipientes que se ocupan para salsa catsup o mostaza en algunos establecimientos, así como 200 pesos para gastos por la contingencia, dijeron a El Sol de México un grupo de encuestadores y quienes decidieron omitir sus nombres.

Señalaron que el Inegi emitió siete recomendaciones en donde les sugirió guardar la “sana distancia” y levantar el censo a metro y medio de distancia, como no entrar en los inmuebles, prohibición del contacto físico con los entrevistados y si presentan algún síntoma como tos, fiebre, dolor de cabeza o dificultad para respirar, le informen a su superior inmediato. Además, reprocharon que se les ha exigido realizar el proceso de levantamiento en menos de un mes, tanto como del cuestionario básico como para el ampliado, para los cuales contrataron 103 mil 152 y 24 mil 960 entrevistadores, respectivamente, cuando antes, mencionan algunos participantes en censos anteriores, tenían plazos de dos meses.

El censo poblacional arrancó el pasado 2 marzo y que sus contratos indican que terminan de laborar para los últimos días del marzo, pues será hasta entonces cuando les paguen el último periodo que recorrieron las calles todos los encuestados que participaron.

En tanto, supervisores, a los que pudo contactar este diario, refieren que éstos trabajarán hasta el 4 abril con el fin de levantar las “incidencias”, corregir y terminar con el censo poblacional en los casos en los que ubiquen faltas o fallas de sus subordinados.

En este sentido, los encuestadores y supervisores entrevistados comentaron que esto les ha implicado redoblar esfuerzos, apoyar en otras áreas, e incluso trabajar más de 12 horas, lo cual añaden no estaba estipulado en su contrato.

Dentro de los factores de riesgo, además de la contingencia por el coronavirus, los entrevistados añadieron que no cuentan con un lugar para poder ir al baño, así como que han tenido que enfrentarse a punto de venta de droga, asaltos, intentos de levantamiento, amenazas de encuestados, ataques por parte de perros callejeros, e incluso balaceras.

“Yo iba entrando a una fonda a tres cuadras, pasé al baño, y para cuando salí solo escuché balazos. Todos mis compañeros con los que estaba y yo sólo corrimos hasta el fondo de la cocina con la señora a resguardarnos ahí. Esta zona se ubica como zona roja por nuestros superiores”, recordó una encuestadora.

Algunos más positivos mencionan que “trabajar en Inegi es una nueva experiencia para mí”, “a mí sí me agradó mucho ser parte de Inegi”, aunque también resaltan “lo que no me gustó es salir tarde” o “yo creo que para un censo como este deberían hacerlo con más tiempo”.

De acuerdo con la Planeación General del Censo de Población y Vivienda 2020 del Inegi dicha planificación se realizó siguiendo la “Norma Técnica del Programa de Producción de Información Estadística y Geografía para el Inegi” y considera la distribución de actividades y los actores que intervienen (recursos humanos, materiales y financieros). “De malas experiencias me queda, un poco, la falta de organización que se tuvo algunos días, la actitud tan déspota de supervisores, tratándonos como mensos, tontos e idiotas, creo que si desde arriba las cosas están mal, abajo también lo estarán”, coincidió un encuestador.

Según su cronograma general, las actividades de preparación para el censo iniciaron en 2017, con la planificación general, la identificación de las necesidades de información de la temática a captar en este proyecto a partir de una consulta pública y una prueba para determinar la factibilidad del uso del dispositivo para capturar datos. “En noviembre de 2019 se realizará el Ensayo censal con la intención de probar los procedimientos para la ejecución de cada una de las etapas y procesos del Censo 2020”, indica la planeación del Inegi.

Te recomendamos ⬇

El Gobienro federal decretó la suspensión del Censo Poblacional 2020 como parte de las medidas preventivas contra la propagación del coronavirus.

Hasta antes de la suspensión, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) repartió al principio de la Fase dos una botella de gel antibacterial de aproximadamente 250 mililitros, envasados en recipientes que se ocupan para salsa catsup o mostaza en algunos establecimientos, así como 200 pesos para gastos por la contingencia, dijeron a El Sol de México un grupo de encuestadores y quienes decidieron omitir sus nombres.

Señalaron que el Inegi emitió siete recomendaciones en donde les sugirió guardar la “sana distancia” y levantar el censo a metro y medio de distancia, como no entrar en los inmuebles, prohibición del contacto físico con los entrevistados y si presentan algún síntoma como tos, fiebre, dolor de cabeza o dificultad para respirar, le informen a su superior inmediato. Además, reprocharon que se les ha exigido realizar el proceso de levantamiento en menos de un mes, tanto como del cuestionario básico como para el ampliado, para los cuales contrataron 103 mil 152 y 24 mil 960 entrevistadores, respectivamente, cuando antes, mencionan algunos participantes en censos anteriores, tenían plazos de dos meses.

El censo poblacional arrancó el pasado 2 marzo y que sus contratos indican que terminan de laborar para los últimos días del marzo, pues será hasta entonces cuando les paguen el último periodo que recorrieron las calles todos los encuestados que participaron.

En tanto, supervisores, a los que pudo contactar este diario, refieren que éstos trabajarán hasta el 4 abril con el fin de levantar las “incidencias”, corregir y terminar con el censo poblacional en los casos en los que ubiquen faltas o fallas de sus subordinados.

En este sentido, los encuestadores y supervisores entrevistados comentaron que esto les ha implicado redoblar esfuerzos, apoyar en otras áreas, e incluso trabajar más de 12 horas, lo cual añaden no estaba estipulado en su contrato.

Dentro de los factores de riesgo, además de la contingencia por el coronavirus, los entrevistados añadieron que no cuentan con un lugar para poder ir al baño, así como que han tenido que enfrentarse a punto de venta de droga, asaltos, intentos de levantamiento, amenazas de encuestados, ataques por parte de perros callejeros, e incluso balaceras.

“Yo iba entrando a una fonda a tres cuadras, pasé al baño, y para cuando salí solo escuché balazos. Todos mis compañeros con los que estaba y yo sólo corrimos hasta el fondo de la cocina con la señora a resguardarnos ahí. Esta zona se ubica como zona roja por nuestros superiores”, recordó una encuestadora.

Algunos más positivos mencionan que “trabajar en Inegi es una nueva experiencia para mí”, “a mí sí me agradó mucho ser parte de Inegi”, aunque también resaltan “lo que no me gustó es salir tarde” o “yo creo que para un censo como este deberían hacerlo con más tiempo”.

De acuerdo con la Planeación General del Censo de Población y Vivienda 2020 del Inegi dicha planificación se realizó siguiendo la “Norma Técnica del Programa de Producción de Información Estadística y Geografía para el Inegi” y considera la distribución de actividades y los actores que intervienen (recursos humanos, materiales y financieros). “De malas experiencias me queda, un poco, la falta de organización que se tuvo algunos días, la actitud tan déspota de supervisores, tratándonos como mensos, tontos e idiotas, creo que si desde arriba las cosas están mal, abajo también lo estarán”, coincidió un encuestador.

Según su cronograma general, las actividades de preparación para el censo iniciaron en 2017, con la planificación general, la identificación de las necesidades de información de la temática a captar en este proyecto a partir de una consulta pública y una prueba para determinar la factibilidad del uso del dispositivo para capturar datos. “En noviembre de 2019 se realizará el Ensayo censal con la intención de probar los procedimientos para la ejecución de cada una de las etapas y procesos del Censo 2020”, indica la planeación del Inegi.

Te recomendamos ⬇

Finanzas

Gaseros tienen disponibilidad de trabajar, asegura Nahle

La secretaria de Energía aseguró que la nueva política de precios máximos del gas se mantiene, debido a que no forma parte de las mesas de trabajo

Sociedad

Covid-19 avanza con 20 mil 685 nuevos casos en las últimas horas

Desde enero, en medio de la segunda ola de la pandemia, no se presentaba un número similar al ocurrido ahora, indicó la SSa

Política

Magistrados remueven a José Luis Vargas de la presidencia del Tribunal Electoral

Su lugar será ocupado por Reyes Rodríguez Mondragón, quien ocupará el cargo hasta 2024

Sociedad

Bajo Observación | ¿Quiénes mantienen vivo al Covid en EU?

Hay partes de EU con bajas tasas de vacunación, como el Medio Oeste, donde se ubican Kansas, Iowa y Misuri, entre otros

Finanzas

Penélope: Belleza para la mujer ocupada

Una app que uberiza servicios de belleza al conectar a profesionales con clientes que buscan servicios de uñas, maquillaje o corte de cabello a domicilio

Cultura

Japón, desde una mirada mexicana

La exposición “Cacahuates japoneses, Japón a través del arte mexicano” busca ser un puente entre la cultura de ambos países

Sociedad

Tabasco dice sí a regreso a clases presenciales

El representante estudiantil dijo que los alumnos sí quieren regresar a las aulas

Mundo

Alemania, en la carrera de los “taxis” espaciales  

Empresas como Rocket Factory Augsburg y HyImpulse buscan competir con la estadounidense SpaceX en el desarrollo de minilanzadores para transportar satélites

Sociedad

Decomisos de opio se los “traga” la tierra

La Sedena ha asegurado 361 kilogramos de la droga desde 2019, cuando con EPN fueron 4 mil 300 kilos