/ martes 2 de mayo de 2023

Aumenta el aseguramiento de precursores de fentanilo durante la 4T

En lo que va de la Cuatroté, localizaron cinco sustancias para hacer el opioide, como el ácido clorhídrico, cuyo volumen fue el doble respecto a la gestión de EPN

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en México sólo se “troquelan” y no se fabrican pastillas de fentanilo, en los primeros cuatro años de este gobierno, la Defensa Nacional realizó aseguramientos de cinco sustancias o precursores químicos utilizados para elaborar esta droga sintética, y en algunos casos los volúmenes decomisados fueron hasta 100 por ciento mayores respecto a la pasada administración.

De las 17 sustancias que funcionan como precursores químicos para la elaboración de este opioide, según la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) detectó, en operativos, estas cinco: ácido clorhídrico, cloruro de metileno, nfenetil-4-piperidona (NPP), 4-anilino-nfenetilpiperidina (ANPP) e hidróxido de amonio.

Te puede interesar: Migración y fentanilo, entre los temas que se abordarán en la Reunión Interparlamentaria

Según información de la Sedena obtenida por El Sol de México vía transparencia, el caso más significativo de aumento corresponde al ácido clorhídrico, el cual además de servir como precursor de fentanilo se utiliza en fórmulas de limpiadores domésticos de inodoros, azulejos o cerámicas.

Los aseguramientos de dicho ácido, según una revisión a los datos de la Sedena, aumentaron 100 por ciento al pasar de 25 mil 516 litros, en los primeros cuatro años del gobierno de Enrique Peña Nieto, a 51 mil 144 en el mismo período de López Obrador.

En el caso del n-fenetil-4-piperidona, hasta antes de este sexenio no se tenía registro de su aseguramiento en los operativos del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, pero entre 2020 y 2021, ya en el gobierno de la denominada Cuarta Transformación, se incautaron 82 kilos y 90 litros, respectivamente.

Lo mismo sucede con el 4-anilino-nfenetilpiperidina que durante el gobierno del priista Peña Nieto no aparece en las estadísticas, pero en 2021 y 2022, es decir, en la presente administración, se aseguraron 100 gramos y 855 litros.

El único precursor que forma parte de la receta para fabricar fentanilo y que muestra una baja en los aseguramientos del Ejército es el hidróxido de amonio, conocido comúnmente como amoníaco y utilizado para fabricar abono, que pasó de tres mil 27 litros entre 2013 y 2016 a únicamente 992 en los primeros cuatro años de este mandato.

Mediante una solicitud de información, con folio 330026423001073, este diario pidió a la Sedena informar el tipo y cantidad de precursores químicos asegurados de 2013 a 2022, al respecto, la institución respondió que “no se cuenta con mencionados datos como lo solicita, sin embargo, atendiendo al principio de máxima publicidad”, proporcionó un archivo electrónico con la cantidad de sustancias químicas aseguradas, aunque dijo desconocer si corresponden a precursores para la elaboración de drogas sintéticas.

De dicha información se desprende el incremento o nuevos registros en cuatro de cinco precursores químicos para producir fentanilo.

En contraste con el crecimiento de sustancias aseguradas, el mandatario federal ha reiterado que el fentanilo es una droga de la que México no lidera el tráfico ni la fabricación, pues ha dicho que lo que hacen los grupos delictivos en el país es troquelarla, es decir, darle forma de pastilla, pero no llevar a cabo la producción.

No es México el país que más introduce fentanilo a Estados Unidos, sostengo que llega más fentanilo de manera directa a Estados Unidos y Canadá que lo que llega a México. Aquí lo que se hace son pastillas, las troquelan”, dijo en su conferencia de prensa matutina el 16 de marzo.

En el mismo sentido, la Sedena reportó cero laboratorios desmantelados utilizados para la producción de fentanilo en el país, y aclaró que “únicamente se han localizado centros de manufactura de pastillas con máquinas tableteadoras”.

Aunque el fentanilo legal es un analgésico que suele ser utilizado para el dolor intenso en pacientes terminales, principalmente de cáncer, es considerada hasta 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina, lo que puede ocasionar una sobredosis si se administra incorrectamente o se mezcla con otro tipo de drogas. En 2021, se registraron 71 mil muertes asociadas a su consumo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

A través del Departamento de Justicia y la DEA, ese país anunció nuevas acusaciones en contra de 28 personas relacionadas con el Cártel de Sinaloa, incluidos Ovidio y Joaquín Guzmán López e Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, considerados los principales productores de fentanilo en el mundo.

Las acusaciones en contra de Los Chapitos coincide con los aseguramientos de fentanilo de la Sedena, ya que Sinaloa, centro de dicho cártel, es uno de los estados del país donde más pastillas y polvo de esa sustancia se han asegurado.

En esa entidad, entre enero de 2013 y diciembre de 2022, se localizaron 639 kilos de fentanilo y tres millones 122.8 mil pastillas, cifra solamente inferior a las registradas en Baja California y Sonora.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Sinaloa es la entidad donde más precursores químicos se han asegurado en la última década. Respecto al ácido clorhídrico, suman 101 mil 277 litros, de los 130 mil 772 incautados.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcast, Deezer y Amazon Music

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en México sólo se “troquelan” y no se fabrican pastillas de fentanilo, en los primeros cuatro años de este gobierno, la Defensa Nacional realizó aseguramientos de cinco sustancias o precursores químicos utilizados para elaborar esta droga sintética, y en algunos casos los volúmenes decomisados fueron hasta 100 por ciento mayores respecto a la pasada administración.

De las 17 sustancias que funcionan como precursores químicos para la elaboración de este opioide, según la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) detectó, en operativos, estas cinco: ácido clorhídrico, cloruro de metileno, nfenetil-4-piperidona (NPP), 4-anilino-nfenetilpiperidina (ANPP) e hidróxido de amonio.

Te puede interesar: Migración y fentanilo, entre los temas que se abordarán en la Reunión Interparlamentaria

Según información de la Sedena obtenida por El Sol de México vía transparencia, el caso más significativo de aumento corresponde al ácido clorhídrico, el cual además de servir como precursor de fentanilo se utiliza en fórmulas de limpiadores domésticos de inodoros, azulejos o cerámicas.

Los aseguramientos de dicho ácido, según una revisión a los datos de la Sedena, aumentaron 100 por ciento al pasar de 25 mil 516 litros, en los primeros cuatro años del gobierno de Enrique Peña Nieto, a 51 mil 144 en el mismo período de López Obrador.

En el caso del n-fenetil-4-piperidona, hasta antes de este sexenio no se tenía registro de su aseguramiento en los operativos del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, pero entre 2020 y 2021, ya en el gobierno de la denominada Cuarta Transformación, se incautaron 82 kilos y 90 litros, respectivamente.

Lo mismo sucede con el 4-anilino-nfenetilpiperidina que durante el gobierno del priista Peña Nieto no aparece en las estadísticas, pero en 2021 y 2022, es decir, en la presente administración, se aseguraron 100 gramos y 855 litros.

El único precursor que forma parte de la receta para fabricar fentanilo y que muestra una baja en los aseguramientos del Ejército es el hidróxido de amonio, conocido comúnmente como amoníaco y utilizado para fabricar abono, que pasó de tres mil 27 litros entre 2013 y 2016 a únicamente 992 en los primeros cuatro años de este mandato.

Mediante una solicitud de información, con folio 330026423001073, este diario pidió a la Sedena informar el tipo y cantidad de precursores químicos asegurados de 2013 a 2022, al respecto, la institución respondió que “no se cuenta con mencionados datos como lo solicita, sin embargo, atendiendo al principio de máxima publicidad”, proporcionó un archivo electrónico con la cantidad de sustancias químicas aseguradas, aunque dijo desconocer si corresponden a precursores para la elaboración de drogas sintéticas.

De dicha información se desprende el incremento o nuevos registros en cuatro de cinco precursores químicos para producir fentanilo.

En contraste con el crecimiento de sustancias aseguradas, el mandatario federal ha reiterado que el fentanilo es una droga de la que México no lidera el tráfico ni la fabricación, pues ha dicho que lo que hacen los grupos delictivos en el país es troquelarla, es decir, darle forma de pastilla, pero no llevar a cabo la producción.

No es México el país que más introduce fentanilo a Estados Unidos, sostengo que llega más fentanilo de manera directa a Estados Unidos y Canadá que lo que llega a México. Aquí lo que se hace son pastillas, las troquelan”, dijo en su conferencia de prensa matutina el 16 de marzo.

En el mismo sentido, la Sedena reportó cero laboratorios desmantelados utilizados para la producción de fentanilo en el país, y aclaró que “únicamente se han localizado centros de manufactura de pastillas con máquinas tableteadoras”.

Aunque el fentanilo legal es un analgésico que suele ser utilizado para el dolor intenso en pacientes terminales, principalmente de cáncer, es considerada hasta 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina, lo que puede ocasionar una sobredosis si se administra incorrectamente o se mezcla con otro tipo de drogas. En 2021, se registraron 71 mil muertes asociadas a su consumo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

A través del Departamento de Justicia y la DEA, ese país anunció nuevas acusaciones en contra de 28 personas relacionadas con el Cártel de Sinaloa, incluidos Ovidio y Joaquín Guzmán López e Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, considerados los principales productores de fentanilo en el mundo.

Las acusaciones en contra de Los Chapitos coincide con los aseguramientos de fentanilo de la Sedena, ya que Sinaloa, centro de dicho cártel, es uno de los estados del país donde más pastillas y polvo de esa sustancia se han asegurado.

En esa entidad, entre enero de 2013 y diciembre de 2022, se localizaron 639 kilos de fentanilo y tres millones 122.8 mil pastillas, cifra solamente inferior a las registradas en Baja California y Sonora.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Sinaloa es la entidad donde más precursores químicos se han asegurado en la última década. Respecto al ácido clorhídrico, suman 101 mil 277 litros, de los 130 mil 772 incautados.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcast, Deezer y Amazon Music

Elecciones 2024

En 90 días le voy a dar la vuelta a la contienda presidencial: Jorge Álvarez Máynez

Jorge Álvarez Máynez aseguró que recorrerá todo el país para conocer de viva voz los problemas que tiene la gente

Sociedad

Ataque en discoteca de Cuernavaca deja múltiples muertos y heridos

Al menos tres personas muertas y un número aún no determinado de lesionados dejó un ataque perpetrado contra una discoteca en Cuernavaca

Metrópoli

Así quieren los candidatos convencer a chilangos

Las plataformas de Clara Brugada, Salomón Chertorivski y Santiago Taboada plantean propuestas en seguridad, agua, entre otros temas

Mundo

Aliados piden investigar a Israel por masacre en Gaza

Francia, Alemania y EU pidieron explicaciones al ejército israelí; Brasil vuelve a hablar de genocidio

Finanzas

Meta acelera en la carrera de la IA

Mark Zuckerberg visitó Asia para entablar acuerdos con políticos y empresarios sobre el uso de esta tecnología

Mundo

Las extorsiones se posicionan en AL

Sus millonarias ganancias lo sitúan detrás del narcotráfico o la trata de personas; aumentan casos en México, Perú, Ecuador y Colombia