/ viernes 5 de marzo de 2021

Violencia en casa, sin respuesta oficial: Wendy Figueroa

La pandemia encendió las alarmas de violencia familiar; en 2020, la Red Nacional de Refugios atendió a más de 40 mil mujeres y niñas y las llamadas de auxilio crecieron 39%

La pandemia encendió todas las alarmas sobre la violencia familiar y todas las violencias machistas; sólo en 2020, la Red Nacional de Refugios atendió a más de 40 mil mujeres y niñas y las llamadas de auxilio crecieron 39 por ciento. 25 de cada cien vivieron intentos de feminicidio, mientras que el gobierno banalizó esta doble pandemia y no supo, no pudo o no quiso atenderla, dice sin ambages Wendy Figueroa Morales, directora de esa red.

En una ilustrativa y amplia conversación, la también psicóloga con años atajando esta problemática, aclara “no estamos contra este gobierno, estamos en contra de la corrupción y el machismo”, plantea que este problema humano debía ser prioritario para el Estado, donde no cabe la impunidad y es de tal magnitud que no nos queda más que “resistir y persistir”, por eso se necesitan los refugios.

No es una es cuestión de cifras y estadísticas, ni de la policía, sino de la vida concreta de seres humanos. Aunque ayuda saber que el 40 por ciento de las mujeres asesinadas había denunciado un proceso de violencias previas, psíquica, sexual o física. No obstante, resulta superficial que anuncien: “bajo el 0.1 por ciento”, y afirma que “no queremos que se disminuyan los índices queremos erradicar las violencias”.

Lo más grave es que en lugar de desplegar medidas de emergencia, el gobierno inventó respuestas, ofreció programas y acciones “novedosas” que ya estaban en leyes, instituciones, sistemas y modelos, algunos plenamente probados. Cada día 25, Día Naranja, hace esos anuncios e índices o medidas de emergencia, de todo lo cual “no sabemos nada”.

Vehemente, la también psicóloga, denuncia que en 2019 este gobierno intentó desaparecer los refugios, ofreciendo una alternativa centralista, que ni se hizo y solamente se ha probado en un municipio del país. Otra mentira.

Dice que la pandemia por Covid 19 hizo evidente algo que ya sabíamos. No son nuevas las violencias machistas, por eso son una deuda histórica y el 8 de marzo se cumplirá un año luego de que miles de mujeres diversas, arcoíris, de todas las generaciones, alzaron la voz justo para decir ya basta, ni una más.

Destacó que la denuncia, es importante, pero cuando se hace, se revictimiza a las mujeres, viven una tortura. Sin embargo, quienes denuncian se convierten en activistas.

Ellas son las que buscan, las que llevan las pruebas, las que realmente exigen justicia, cuando el sistema mexicano, consiente la impunidad.

Se trata de violencias estructurales y sistémicas, como resultado de la desigualdad y la discriminación. La pandemia profundizó ese reportorio de agravios. La Red de Refugios inició una campaña –marzo 2020- mucho antes que el gobierno, así muchas mujeres acudieron a refugiarse. Estaban confinadas en un espacio “con el agresor”. Precisa que 30 por ciento de las llamadas y mensajes de auxilio vinieron de redes de apoyo del vecino, la vecina, el hijo o la hija, maestras, y así logramos se hicieran los rescates, sacar a las mujeres de esa situación de violencia. Violencia “naturalizada” y consentida por la sociedad.

Advirtió, no obstante, que la cifra negra es de más del 90 por ciento.

Se rebela ante la respuesta institucional, muy limitada, y la falta de voluntad para reconocer, dar a conocer y prevenir las violencias machistas. Lo que conduce a una sociedad que las naturaliza, las justifica, las minimiza y además las celebra diciendo “estamos en una sociedad fraterna” y “México es un país fraterno, cuando, sí claro, el mayor número de feminicidios, de violencia de todos tipos, se dan en el seno del hogar”. En el cien por ciento de los casos atendidos en los refugios –más de 30-, se confirma.

Pero no mirar lo que ha sucedido, comenta alarmada, es también minimizar que en este confinamiento la pornografía infantil creció 130 por ciento.

Hasta ahora, “solo tenemos una pincelada de lo que sucede en el país”. Quedó claro que México no está preparado para atender una doble pandemia. “No tiene una estrategia y nunca la ha tenido”, agrega “no es sólo tema de este gobierno”, ya que el patriarcado ha permeado históricamente a la sociedad.

Pero si te toca, a ti, este gobierno, pues a “atenderlo ¿verdad? Y no se ha atendido”.

Narra que al refugio llegaron más niños y niñas víctimas de violencia sexual durante el confinamiento, precisamente porque llegaban a casa a resguardarse de la pandemia, pero que no había esta protección.

Los refugios, que hacen estadística, en 2020, descubrieron que 2 de cada 10 mujeres que pidieron auxilio a alguna institución gubernamental, no las atendieron, otras fueron a solicitar la renovación de órdenes de protección –medidas para evitar a maridos o parejas golpeadoras- les preguntaban si ya la habían vuelto a golpear, entonces la mujer decía no y nada de renovación.

Luego recordó como el 6 de marzo del 2019, hubo una declaración que informó que ya no iban a ser necesarios los refugios, sino que el gobierno iba a concentrar, en un espacio replica de los centros de justicia para mujeres, política que todavía no termina de cuajar. Y no sabe más.

Durante la entrevista, larga, Wendy Figueroa Morales, tocó otros muchos aspectos de la desigualdad entre hombres y mujeres, pero nos centramos en las violencias machistas.

Así dijo que es importantísimo sacar de la conversación nacional e institucional, propuestas sólo encaminadas al feminicidio, porque, en efecto “es indignante que tengamos más de 10 feminicidios diarios “, pero ese es el final de un proceso. No sucede -un asesinato feminicida- de la noche a la mañana, es resultado de una cadena de omisiones, de negligencia, de impunidad y de violencias naturalizadas y justificadas.

Se llega al feminicidio, expresión máxima de las violencias contra las mujeres, “cuando se ha vivido violencia emocional, psicológica, el cállate, calladita te vez más bonita, el que no podamos tomar decisiones el que nos controlen es decir estoy hablando de la prevención que esta carente y ausente en el gobierno, el que no tenemos acciones garantes de prevención”. y recordó que en 40 por ciento de los feminicidios, las mujeres pidieron auxilio o denunciaron violencia, de la psicológica al abuso sexual. Es decir, no se atendió, ni previno.

Y ahí remató. No queremos también muchas feministas no queremos que se disminuyan los índices queremos erradicar las violencias, las violencias no tendrían que ser parte de nuestra vida y para eso tenemos que ir al centro de la actuación y es justamente identificar y nombrar la violencia psicológica, sexual porque es lamentable que sigamos hablando de embarazos adolescentes, que no son embarazos adolescentes, ni embarazos infantiles son violaciones sexuales”, de lo cual las secretarias de Educación y Salud no quieren hablar, ni incluir en la escuela, una política de derechos sexuales y reproductivos que garanticen a las niñas y a las niños información como un derecho.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Esta omisión es tan grave como no escuchar la voz y más que denuncia, “porque eso también es un riesgo” y dijo estar cansada de escuchar todos los 25 de cada mes “que se subió, disminuyó que tales delitos”, se necesita una estadística narrativa y un análisis con enfoque de género y derechos humanos, saber que no todas las mujeres denuncian; que esas denuncias se transmiten a carpetas archivadas que no tienen ningún proceso de justicia ni restitución de derecho y que las mujeres se frustran y se revictimiza su esfuerzo de tomar la decisión de ir a denunciar.

Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

La pandemia encendió todas las alarmas sobre la violencia familiar y todas las violencias machistas; sólo en 2020, la Red Nacional de Refugios atendió a más de 40 mil mujeres y niñas y las llamadas de auxilio crecieron 39 por ciento. 25 de cada cien vivieron intentos de feminicidio, mientras que el gobierno banalizó esta doble pandemia y no supo, no pudo o no quiso atenderla, dice sin ambages Wendy Figueroa Morales, directora de esa red.

En una ilustrativa y amplia conversación, la también psicóloga con años atajando esta problemática, aclara “no estamos contra este gobierno, estamos en contra de la corrupción y el machismo”, plantea que este problema humano debía ser prioritario para el Estado, donde no cabe la impunidad y es de tal magnitud que no nos queda más que “resistir y persistir”, por eso se necesitan los refugios.

No es una es cuestión de cifras y estadísticas, ni de la policía, sino de la vida concreta de seres humanos. Aunque ayuda saber que el 40 por ciento de las mujeres asesinadas había denunciado un proceso de violencias previas, psíquica, sexual o física. No obstante, resulta superficial que anuncien: “bajo el 0.1 por ciento”, y afirma que “no queremos que se disminuyan los índices queremos erradicar las violencias”.

Lo más grave es que en lugar de desplegar medidas de emergencia, el gobierno inventó respuestas, ofreció programas y acciones “novedosas” que ya estaban en leyes, instituciones, sistemas y modelos, algunos plenamente probados. Cada día 25, Día Naranja, hace esos anuncios e índices o medidas de emergencia, de todo lo cual “no sabemos nada”.

Vehemente, la también psicóloga, denuncia que en 2019 este gobierno intentó desaparecer los refugios, ofreciendo una alternativa centralista, que ni se hizo y solamente se ha probado en un municipio del país. Otra mentira.

Dice que la pandemia por Covid 19 hizo evidente algo que ya sabíamos. No son nuevas las violencias machistas, por eso son una deuda histórica y el 8 de marzo se cumplirá un año luego de que miles de mujeres diversas, arcoíris, de todas las generaciones, alzaron la voz justo para decir ya basta, ni una más.

Destacó que la denuncia, es importante, pero cuando se hace, se revictimiza a las mujeres, viven una tortura. Sin embargo, quienes denuncian se convierten en activistas.

Ellas son las que buscan, las que llevan las pruebas, las que realmente exigen justicia, cuando el sistema mexicano, consiente la impunidad.

Se trata de violencias estructurales y sistémicas, como resultado de la desigualdad y la discriminación. La pandemia profundizó ese reportorio de agravios. La Red de Refugios inició una campaña –marzo 2020- mucho antes que el gobierno, así muchas mujeres acudieron a refugiarse. Estaban confinadas en un espacio “con el agresor”. Precisa que 30 por ciento de las llamadas y mensajes de auxilio vinieron de redes de apoyo del vecino, la vecina, el hijo o la hija, maestras, y así logramos se hicieran los rescates, sacar a las mujeres de esa situación de violencia. Violencia “naturalizada” y consentida por la sociedad.

Advirtió, no obstante, que la cifra negra es de más del 90 por ciento.

Se rebela ante la respuesta institucional, muy limitada, y la falta de voluntad para reconocer, dar a conocer y prevenir las violencias machistas. Lo que conduce a una sociedad que las naturaliza, las justifica, las minimiza y además las celebra diciendo “estamos en una sociedad fraterna” y “México es un país fraterno, cuando, sí claro, el mayor número de feminicidios, de violencia de todos tipos, se dan en el seno del hogar”. En el cien por ciento de los casos atendidos en los refugios –más de 30-, se confirma.

Pero no mirar lo que ha sucedido, comenta alarmada, es también minimizar que en este confinamiento la pornografía infantil creció 130 por ciento.

Hasta ahora, “solo tenemos una pincelada de lo que sucede en el país”. Quedó claro que México no está preparado para atender una doble pandemia. “No tiene una estrategia y nunca la ha tenido”, agrega “no es sólo tema de este gobierno”, ya que el patriarcado ha permeado históricamente a la sociedad.

Pero si te toca, a ti, este gobierno, pues a “atenderlo ¿verdad? Y no se ha atendido”.

Narra que al refugio llegaron más niños y niñas víctimas de violencia sexual durante el confinamiento, precisamente porque llegaban a casa a resguardarse de la pandemia, pero que no había esta protección.

Los refugios, que hacen estadística, en 2020, descubrieron que 2 de cada 10 mujeres que pidieron auxilio a alguna institución gubernamental, no las atendieron, otras fueron a solicitar la renovación de órdenes de protección –medidas para evitar a maridos o parejas golpeadoras- les preguntaban si ya la habían vuelto a golpear, entonces la mujer decía no y nada de renovación.

Luego recordó como el 6 de marzo del 2019, hubo una declaración que informó que ya no iban a ser necesarios los refugios, sino que el gobierno iba a concentrar, en un espacio replica de los centros de justicia para mujeres, política que todavía no termina de cuajar. Y no sabe más.

Durante la entrevista, larga, Wendy Figueroa Morales, tocó otros muchos aspectos de la desigualdad entre hombres y mujeres, pero nos centramos en las violencias machistas.

Así dijo que es importantísimo sacar de la conversación nacional e institucional, propuestas sólo encaminadas al feminicidio, porque, en efecto “es indignante que tengamos más de 10 feminicidios diarios “, pero ese es el final de un proceso. No sucede -un asesinato feminicida- de la noche a la mañana, es resultado de una cadena de omisiones, de negligencia, de impunidad y de violencias naturalizadas y justificadas.

Se llega al feminicidio, expresión máxima de las violencias contra las mujeres, “cuando se ha vivido violencia emocional, psicológica, el cállate, calladita te vez más bonita, el que no podamos tomar decisiones el que nos controlen es decir estoy hablando de la prevención que esta carente y ausente en el gobierno, el que no tenemos acciones garantes de prevención”. y recordó que en 40 por ciento de los feminicidios, las mujeres pidieron auxilio o denunciaron violencia, de la psicológica al abuso sexual. Es decir, no se atendió, ni previno.

Y ahí remató. No queremos también muchas feministas no queremos que se disminuyan los índices queremos erradicar las violencias, las violencias no tendrían que ser parte de nuestra vida y para eso tenemos que ir al centro de la actuación y es justamente identificar y nombrar la violencia psicológica, sexual porque es lamentable que sigamos hablando de embarazos adolescentes, que no son embarazos adolescentes, ni embarazos infantiles son violaciones sexuales”, de lo cual las secretarias de Educación y Salud no quieren hablar, ni incluir en la escuela, una política de derechos sexuales y reproductivos que garanticen a las niñas y a las niños información como un derecho.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Esta omisión es tan grave como no escuchar la voz y más que denuncia, “porque eso también es un riesgo” y dijo estar cansada de escuchar todos los 25 de cada mes “que se subió, disminuyó que tales delitos”, se necesita una estadística narrativa y un análisis con enfoque de género y derechos humanos, saber que no todas las mujeres denuncian; que esas denuncias se transmiten a carpetas archivadas que no tienen ningún proceso de justicia ni restitución de derecho y que las mujeres se frustran y se revictimiza su esfuerzo de tomar la decisión de ir a denunciar.

Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Política

AMLO reitera apoyos para damnificados por sismos en Guerrero

El mandatario reiteró que se debe cuidar las autorizaciones a constructoras de viviendas para acabar con el mal uso del suelo

Política

Captan a Enrique Peña Nieto en Italia y le gritan 'ratero'

De acuerdo con la usuaria, el hotel tiene un costo aproximado de 2 mil pesos la noche

Finanzas

Alistan proceso de renovación de prestaciones gremiales a trabajadores de Salud

Durante el Consejo Nacional Ordinario se abordaron temas sobre la importancia del ejercicio democrático de participación abierta del SNTSA

Sociedad

Brandon, el niño tatuador que plasma su talento en la piel

Desde los 9 años, ayudó a su padre en el taller donde comenzó su pasión de plasmar arte a través de la aguja

Política

Captan a Enrique Peña Nieto en Italia y le gritan 'ratero'

De acuerdo con la usuaria, el hotel tiene un costo aproximado de 2 mil pesos la noche

Gossip

James Michael Tyler, actor de Friends, fallece con 59 años por cáncer

‘El actor de Gunther’ en Friends fue diagnosticado en 2018 con cáncer de próstata

Sociedad

Brigada Nacional de Búsqueda cierra actividades en Morelos

Localizaron restos de nueve personas y buscaron sensibilizar a autoridades y población sobre la inseguridad y desapariciones

Sociedad

Familiares de secuestrados en Chiapas buscarán reunirse con AMLO en la mañanera

Pidieron al sacerdote Marcelo Pérez, el cual hizo de mediador con el grupo armado El Machete, ahora los apoye para que regresen sus familiares

Política

Gobernadora de Chihuahua celebra liberación de presa La Boquilla: "Triunfamos como humanidad"

“Estoy convencida de que la política se trata de unir por encima de las diferencias" señaló Maru Campos