/ viernes 26 de junio de 2020

Al mundo le falta mucho amor, más drag, tolerancia y respeto: Minina Campbell

Jonathan dice que él es como la princesa Fiona: de día soy una, pero de noche soy otra, y esa otra es más feliz, segura y acuerpada

A Minina le toma tres horas arreglarse, vestirse y prepararse para el show. En tres horas pone al descubierto su personalidad, entrega, pasión y le da tiempo de contar cómo ha sido su vida en el mundo drag.

Mientras charla, su abuela mira a Jonathan antes y después de transformarse. Es la persona que lo crío desde pequeño pues su padres se divorciaron y ella lo adoptó. En sus ojos no hay más que amor y orgullo.

Su nombre es Jonathan Torreblanca, es abogado de profesión y artista drag de corazón. Pero en los escenarios y arriba de las tarimas, su nombre es Minina Campbell. Minina por que su media hermana, que es más pequeña le dijo que parecía una "minina pero de las finas", y Campbell por la modelo Naomi, su mayor admiración.

“Definir el ser drag...”, hace una pausa. “¡Wow… creo que es…”, y toma un gran respiro antes de articular la idea que mejor plasma lo que ama y define como persona.

“Es la manera de expresión de un artista, explorar en ti y demostrar lo valioso que eres como ser humano”, suelta.

“Básicamente empecé porque soy actor, en alguna ocasión me invitaron a una obra donde teníamos que personificar a mujeres y pues nada, fue como una experiencia muy rara porque hay como una fibra que se mueve dentro de mi y me gusta y me siento cómodo y libre y… creo que lo hago bien”, agrega acompañado de una carcajada.

En su carrera artística suma 15 años trabajando para televisión, ha realizado comerciales, canta, baila y actúa. Estas cualidades, dice, son las que le han abierto el mundo drag, al que ahora le llama hogar.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Poco a poco fui experimentando, fui conociendo algunas drags en centros nocturnos, antros, y me fue llamando más la atención el movimiento, el mensaje de querer transmitir que estas personas, personajes quieren transmitir a la sociedad me llamó muchísimo la atención es un proceso difícil de doble aceptación y doble salida del closet, como persona del gremio LGBT+ y posteriormente una drag queen, tanto en la familia, en la sociedad, el grupo de amigos, pues es bastante difícil”.

Mientras la charla continúa, los ruidos del patio donde juega un par de niños se cuelan en la habitación de la casa al norte de la Ciudad de México.

“Fui haciéndolo, experimentándolo, descubrí qué me gustaba. Empecé a hacer algunos showsitos, también descubrí este lado más creativo de mi ser en el que todo era mágico, ¿sabes? en el que sabía que podía bailar, cantar, actuar, que podía hacer acrobacia sin…”

Una llamada en el celular interrumpe su explicación.

“La alerta sísimica”, bromea, se ríe y retoma seriamente su papel. “Podía hacer todas estas cosas con una mayor visibilidad como Minina que como Jonathan y fue muy padre descubrir eso”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

Su hogar

Minina forma parte de la casa Blunt. Tener un hogar en este mundo lo es todo para salir adelante de la mano de quienes conocen y alientan a la comunidad.

“El ser una hija drag o pertenecer a una casa es recibir el apoyo porque yo no me sabía maquillar tan bien, no sabia dar esta ilusión del relleno de cuerpo, tener vestuario increíble, mucha luminosidad, ese glamour no lo tenía, sin embargo el pertenecer me ha dado la apertura de conocer y de que ellas me orienten para saber de maquillaje, vestuario, música, shows, etc… ellas han sido un apoyo impresionante para mi en todo aspecto. Es una casa muy bella y pertenecer a una casa te da un apellido porque obviamente pues ellas ya tienen un apellido”.

Ella se refiere a la casa Blunt, donde Eva y Amondi la adoptaron. Pero no es la única familia de la que aprendió y con la que creció. Su proceso en el que “salió del clóset dos veces”, no fue sencillo.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Fue un proceso un poco difícil, de primero adaptarme yo, a saber quién era yo y posteriormente pues hacer esto de conocimiento, ¿sabes?

“Mi familia es, es… era… puedo decir que era, un poco machista, tenía estos arraigos de ¡oh! machos, machos y poco a poco la aceptación ha sido maravillosa porque vi un cambio en ellos radical, en el que me han apoyado, me han protegido y donde han sido momentos muy bellos que he pasado con ellos”, revela.

Como Jonathan, tuvo que redescubrirse al doble. “Por un lado eso, salir del closet como persona fue el primer tema, luego salir del closet como vestida, jajaja, y aparte de la familia. Entonces fue un poco difícil también por el proceso de… todo empezó con la obra de teatro con la que estuve y poco a poco lo fui haciendo, al principio si me dio mucha pena decirles que me gustaba, que me sentía bien”.

Pero su talento y su trabajo fueron las mejores armas con las que defendió su pasión. “Se derivó muchísimo de que hace dos años, justamente hace dos años en septiembre, grabé un comercial y me volví la imagen de un vodka a nivel internacional en drag, entonces para mi familia fue un boom decir: ‘estás en TV y en drag y eres la imagen de una marca’, fue por ese lado que lo empezaron a aceptar. Han visto mi proceso de crecimiento y me han echado la mano y apoyado”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

El ritual

Y llegó la hora del vestuario…

Minina lleva en este ajetreo tres años. Lo que más la ha marcado es encontrase con gente que la alentó a pesar de todo el mal que antes había encontrado. “En la calle me he encontrado con gente maravillosa que me ha apoyado, que le gusta lo que hago y que, gracias a eso, al mensaje que siempre llevo que está arraigado en mí de paz, amor, respeto, tolerancia entre todos, he llegado a donde he llegado”.

Empieza la transformación. Una sesión de maquillaje que puede durar hasta dos horas.

“Tienes que conocer la estructura ósea de tu rostro, afinar la cara, qué colores puedes usar, el tema de la colorimetría porque me pongo naranja para tapar el morado verdoso de mi ojera y lo pongo en la barba y el bigote para contrarrestar esa coloración, la parte más difícil del drag es el maquillaje porque como sea, ponerte pelo y tacones ya lo traemos desde chiquitas ¡con ganas!, creo que es lo más complicado y rellenarte el cuerpo, bueno yo ya tengo tres años haciendo esto, pero para los que no saben y apenas comienzan sí es bastante complicado porque te queda una pompi más arriba que la otra”.

¿Qué maquillaje usas?, le pregunta el fotógrafo curioso y asombrado de la explicación.

“Por lo regular tratamos de escoger, o al menos traigo yo de casa, que hay que escoger maquillaje que no contenga plomo porque aún hay quienes lo tienen y de marcas muy buenas, pero el plomo te deshace la cara con el paso del tiempo. Yo uso una marca mexicana y que la mayoría usa porque tiene pigmentación buenísima y es barato, es Bissu. Es como la fantasía homosexual travesti, es la que mejor nos hace y es libre de uso animal y no contiene químico que dañe la piel”. Luego hace una mueca voltea a la cámara y bromea de nuevo: “ya patrocíname”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

Minina nunca pierde la sonrisa ni el buen humor. Lo que la caracteriza es su sinceridad, porte y confianza al hablar. No hay nada de lo que tema platicar.

Luego de todo este proceso, siguen las medias, exactamente cinco pares aunque puede vestir más. Usa de compresión de bailarina, otras para acomodar el relleno con el que moldeará su cuerpo y un par más para lucirlas.

“Me pongo tres de éstas y dos de éstas que son unas medias ultra suaves sin marca, también son de uso de bailarina y solamente una se pone un par de medias de red de bailarina con zapato integrado, pero me pongo dos porque por la cuarentena no he ido a comprar medias”.

Su lucha

Jonathan puede ejercer como abogado, lo ha hecho de manera independiente, pero ante la emergencia sanitaria del Covid-19 que ha afectado a la Ciudad de México y al país, cambió esa profesión para poder ayudar a su abuelo.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Soy licenciado en derecho, actualmente ahorita con la pandemia como están cerrados los lugares, trabajo en la empresa de mi abuelo, dedicada a utensilios de cocina industrial y para chefs, y me encargo del área administrativa y contable de la empresa de mi abuelo y pues a eso nos dedicamos. Llevo mis propios asuntos como abogado independiente y que como Fiona… ‘de día soy una, pero de noche soy otra…’ en esas andamos, trato de no quedarme quieto, pero pues mi lado artístico me llama, sale a relucir.

“La gente con la que he trabajado sabe que también me dedico al drag, no es como algo que le tenga pena, pero me dicen: ‘Muy peñanieto, pin pon y de noche eres una diosa glamurosa, super acuerpada’”.

Viendo a la cámara que ha captado todo su testimonio, cuenta que también compañeros de toda la vida de la televisora donde trabajó han llegado a ir al antro donde hace su show y lo primero por lo que lo reconocen, es la sonrisa.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Ha sido sorpresa para mucha gente, no para otra tanta pero ha sido padre y saber y conocer áreas de teatro, actuación, canto, baile, me ha abierto muchas posibilidades en el drag porque no todas cantan, bailan, actúan… hacen el intento pero no a todas les sale… que me disculpe si alguna se ofende jajaja.

“Tener todas estas ramas de oportunidad que le llamo yo, me ha dado mucha apertura a muchas otras cosas. Me han contratado en restaurantes y la gente se sorprende: ‘que hace una drag en un restaurante familiar a las 4 de la tarde’ y cuando les empiezo a cantar es como ‘¡wow! qué interesante la propuesta’”.

Para Minina, al mundo le falta ser más abierto.

“Que no les importe lo que hacen los demás, si la persona se siente feliz vistiéndose y transformándose que lo dejen ser feliz, si a ti te gusta jugar futbol se feliz, yo voy a estar feliz porque a ti te gusta algo. Al mundo le hace falta mucho amor, más drag, le hace falta mucha tolerancia y mucho respeto hacia los seres humanos”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

A Minina le toma tres horas arreglarse, vestirse y prepararse para el show. En tres horas pone al descubierto su personalidad, entrega, pasión y le da tiempo de contar cómo ha sido su vida en el mundo drag.

Mientras charla, su abuela mira a Jonathan antes y después de transformarse. Es la persona que lo crío desde pequeño pues su padres se divorciaron y ella lo adoptó. En sus ojos no hay más que amor y orgullo.

Su nombre es Jonathan Torreblanca, es abogado de profesión y artista drag de corazón. Pero en los escenarios y arriba de las tarimas, su nombre es Minina Campbell. Minina por que su media hermana, que es más pequeña le dijo que parecía una "minina pero de las finas", y Campbell por la modelo Naomi, su mayor admiración.

“Definir el ser drag...”, hace una pausa. “¡Wow… creo que es…”, y toma un gran respiro antes de articular la idea que mejor plasma lo que ama y define como persona.

“Es la manera de expresión de un artista, explorar en ti y demostrar lo valioso que eres como ser humano”, suelta.

“Básicamente empecé porque soy actor, en alguna ocasión me invitaron a una obra donde teníamos que personificar a mujeres y pues nada, fue como una experiencia muy rara porque hay como una fibra que se mueve dentro de mi y me gusta y me siento cómodo y libre y… creo que lo hago bien”, agrega acompañado de una carcajada.

En su carrera artística suma 15 años trabajando para televisión, ha realizado comerciales, canta, baila y actúa. Estas cualidades, dice, son las que le han abierto el mundo drag, al que ahora le llama hogar.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Poco a poco fui experimentando, fui conociendo algunas drags en centros nocturnos, antros, y me fue llamando más la atención el movimiento, el mensaje de querer transmitir que estas personas, personajes quieren transmitir a la sociedad me llamó muchísimo la atención es un proceso difícil de doble aceptación y doble salida del closet, como persona del gremio LGBT+ y posteriormente una drag queen, tanto en la familia, en la sociedad, el grupo de amigos, pues es bastante difícil”.

Mientras la charla continúa, los ruidos del patio donde juega un par de niños se cuelan en la habitación de la casa al norte de la Ciudad de México.

“Fui haciéndolo, experimentándolo, descubrí qué me gustaba. Empecé a hacer algunos showsitos, también descubrí este lado más creativo de mi ser en el que todo era mágico, ¿sabes? en el que sabía que podía bailar, cantar, actuar, que podía hacer acrobacia sin…”

Una llamada en el celular interrumpe su explicación.

“La alerta sísimica”, bromea, se ríe y retoma seriamente su papel. “Podía hacer todas estas cosas con una mayor visibilidad como Minina que como Jonathan y fue muy padre descubrir eso”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

Su hogar

Minina forma parte de la casa Blunt. Tener un hogar en este mundo lo es todo para salir adelante de la mano de quienes conocen y alientan a la comunidad.

“El ser una hija drag o pertenecer a una casa es recibir el apoyo porque yo no me sabía maquillar tan bien, no sabia dar esta ilusión del relleno de cuerpo, tener vestuario increíble, mucha luminosidad, ese glamour no lo tenía, sin embargo el pertenecer me ha dado la apertura de conocer y de que ellas me orienten para saber de maquillaje, vestuario, música, shows, etc… ellas han sido un apoyo impresionante para mi en todo aspecto. Es una casa muy bella y pertenecer a una casa te da un apellido porque obviamente pues ellas ya tienen un apellido”.

Ella se refiere a la casa Blunt, donde Eva y Amondi la adoptaron. Pero no es la única familia de la que aprendió y con la que creció. Su proceso en el que “salió del clóset dos veces”, no fue sencillo.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Fue un proceso un poco difícil, de primero adaptarme yo, a saber quién era yo y posteriormente pues hacer esto de conocimiento, ¿sabes?

“Mi familia es, es… era… puedo decir que era, un poco machista, tenía estos arraigos de ¡oh! machos, machos y poco a poco la aceptación ha sido maravillosa porque vi un cambio en ellos radical, en el que me han apoyado, me han protegido y donde han sido momentos muy bellos que he pasado con ellos”, revela.

Como Jonathan, tuvo que redescubrirse al doble. “Por un lado eso, salir del closet como persona fue el primer tema, luego salir del closet como vestida, jajaja, y aparte de la familia. Entonces fue un poco difícil también por el proceso de… todo empezó con la obra de teatro con la que estuve y poco a poco lo fui haciendo, al principio si me dio mucha pena decirles que me gustaba, que me sentía bien”.

Pero su talento y su trabajo fueron las mejores armas con las que defendió su pasión. “Se derivó muchísimo de que hace dos años, justamente hace dos años en septiembre, grabé un comercial y me volví la imagen de un vodka a nivel internacional en drag, entonces para mi familia fue un boom decir: ‘estás en TV y en drag y eres la imagen de una marca’, fue por ese lado que lo empezaron a aceptar. Han visto mi proceso de crecimiento y me han echado la mano y apoyado”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

El ritual

Y llegó la hora del vestuario…

Minina lleva en este ajetreo tres años. Lo que más la ha marcado es encontrase con gente que la alentó a pesar de todo el mal que antes había encontrado. “En la calle me he encontrado con gente maravillosa que me ha apoyado, que le gusta lo que hago y que, gracias a eso, al mensaje que siempre llevo que está arraigado en mí de paz, amor, respeto, tolerancia entre todos, he llegado a donde he llegado”.

Empieza la transformación. Una sesión de maquillaje que puede durar hasta dos horas.

“Tienes que conocer la estructura ósea de tu rostro, afinar la cara, qué colores puedes usar, el tema de la colorimetría porque me pongo naranja para tapar el morado verdoso de mi ojera y lo pongo en la barba y el bigote para contrarrestar esa coloración, la parte más difícil del drag es el maquillaje porque como sea, ponerte pelo y tacones ya lo traemos desde chiquitas ¡con ganas!, creo que es lo más complicado y rellenarte el cuerpo, bueno yo ya tengo tres años haciendo esto, pero para los que no saben y apenas comienzan sí es bastante complicado porque te queda una pompi más arriba que la otra”.

¿Qué maquillaje usas?, le pregunta el fotógrafo curioso y asombrado de la explicación.

“Por lo regular tratamos de escoger, o al menos traigo yo de casa, que hay que escoger maquillaje que no contenga plomo porque aún hay quienes lo tienen y de marcas muy buenas, pero el plomo te deshace la cara con el paso del tiempo. Yo uso una marca mexicana y que la mayoría usa porque tiene pigmentación buenísima y es barato, es Bissu. Es como la fantasía homosexual travesti, es la que mejor nos hace y es libre de uso animal y no contiene químico que dañe la piel”. Luego hace una mueca voltea a la cámara y bromea de nuevo: “ya patrocíname”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

Minina nunca pierde la sonrisa ni el buen humor. Lo que la caracteriza es su sinceridad, porte y confianza al hablar. No hay nada de lo que tema platicar.

Luego de todo este proceso, siguen las medias, exactamente cinco pares aunque puede vestir más. Usa de compresión de bailarina, otras para acomodar el relleno con el que moldeará su cuerpo y un par más para lucirlas.

“Me pongo tres de éstas y dos de éstas que son unas medias ultra suaves sin marca, también son de uso de bailarina y solamente una se pone un par de medias de red de bailarina con zapato integrado, pero me pongo dos porque por la cuarentena no he ido a comprar medias”.

Su lucha

Jonathan puede ejercer como abogado, lo ha hecho de manera independiente, pero ante la emergencia sanitaria del Covid-19 que ha afectado a la Ciudad de México y al país, cambió esa profesión para poder ayudar a su abuelo.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Soy licenciado en derecho, actualmente ahorita con la pandemia como están cerrados los lugares, trabajo en la empresa de mi abuelo, dedicada a utensilios de cocina industrial y para chefs, y me encargo del área administrativa y contable de la empresa de mi abuelo y pues a eso nos dedicamos. Llevo mis propios asuntos como abogado independiente y que como Fiona… ‘de día soy una, pero de noche soy otra…’ en esas andamos, trato de no quedarme quieto, pero pues mi lado artístico me llama, sale a relucir.

“La gente con la que he trabajado sabe que también me dedico al drag, no es como algo que le tenga pena, pero me dicen: ‘Muy peñanieto, pin pon y de noche eres una diosa glamurosa, super acuerpada’”.

Viendo a la cámara que ha captado todo su testimonio, cuenta que también compañeros de toda la vida de la televisora donde trabajó han llegado a ir al antro donde hace su show y lo primero por lo que lo reconocen, es la sonrisa.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

“Ha sido sorpresa para mucha gente, no para otra tanta pero ha sido padre y saber y conocer áreas de teatro, actuación, canto, baile, me ha abierto muchas posibilidades en el drag porque no todas cantan, bailan, actúan… hacen el intento pero no a todas les sale… que me disculpe si alguna se ofende jajaja.

“Tener todas estas ramas de oportunidad que le llamo yo, me ha dado mucha apertura a muchas otras cosas. Me han contratado en restaurantes y la gente se sorprende: ‘que hace una drag en un restaurante familiar a las 4 de la tarde’ y cuando les empiezo a cantar es como ‘¡wow! qué interesante la propuesta’”.

Para Minina, al mundo le falta ser más abierto.

“Que no les importe lo que hacen los demás, si la persona se siente feliz vistiéndose y transformándose que lo dejen ser feliz, si a ti te gusta jugar futbol se feliz, yo voy a estar feliz porque a ti te gusta algo. Al mundo le hace falta mucho amor, más drag, le hace falta mucha tolerancia y mucho respeto hacia los seres humanos”.

Foto Daniel Galeana | El Sol de México

Sociedad

CIDH revisará si la muerte de Ernestina Ascencio fue crimen de Estado

La mujer indígena murió en 2007 tras ser violada por soldados, pero el crimen quedó sin castigo

CDMX

De Atlantis a skatepark, así revivirán a la tercera sección de Chapultepec

Como parte del complejo cultural rescatarán los espacios abandonados, como el parque Atlantis

Sociedad

Suplirán al Fonden con más programas

Con esta nueva ley se podrán emitir declaratorias de emergencia o desastres, desde la Coordinación Ejecutiva de un Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo

Salud

Reino Unido, primer país del mundo en aprobar vacuna anticovid de Pfizer

El gobierno británico anunció que la vacuna, que cumple "estrictas normas de seguridad, calidad y eficacia", estará disponible a partir de la próxima semana

Mundo

Son inservibles: OMS recomienda no usar cubrebocas con válvula ante Covid

La persona que usen este tipo de cubrebocas podría exhalar aire no lo suficientemente filtrado

Mundo

El Señor me quitó la palabra: Benedicto XVI tiene dificultades para hablar

Benedicto XVI se convirtió en septiembre en el pontífice más anciano de la historia, un récord discutible ya que renunció al cargo

Finanzas

#Data | La razón para una reforma fiscal

Los ingresos tributarios de México representan apenas el 16% de su PIB

Mundo

Mujeres de Nepal narran sus historias a través de calcetines

Mujeres adultas mayores cosen calcetines a mano y en ellos narran sus historias de vida

Sociedad

México aparta 159.9 millones de vacunas contra Covid

Se coloca en el lugar ocho entre las naciones con mayor número de dosis reservadas para su población