/ domingo 8 de julio de 2018

En voz de los reporteros, así fueron los 90 días en campaña con AMLO, Anaya y Meade

Lo mismo sufriendo los rigores e incomodidades de largas giras y actos multitudinarios, que viviendo por primera vez la experiencia de contar cómo se desarrolla un proceso electoral, aquí el testimonio de tres reporteros de esta casa editorial

En el pasado proceso electoral, los reporteros que cubrieron las actividades de los tres principales candidatos a la Presidencia de la República fueron testigos privilegiados.
Gabriela Jiménez, Rafael Ramírez y Enrique Hernández nos cuentan en primera persona lo que padecieron y gozaron; lo mismo sufrieron los rigores e incomodidades de largas giras y actos multitudinarios, que vivieron por primera vez la experiencia de contar a los demás cómo se desarrollaba esta campaña, que resultó para ellos, única e irrepetible.

Una más en la "pejegira"

Cubrir al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, en su tercer intento, fue una oportunidad única para la joven y audaz Gabriela Jiménez, quien nos comparte esta experiencia.

Quisiera tener claro el inicio, una estampa de cómo fue cubrir la campaña del hoy virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero no existe, todos son recuerdos que en su conjunto me hacen pensar: lo logramos Peje.

Sí, él logró ganar las elecciones después de 18 años y yo, a mis 25 de edad, llegué al Estadio Azteca el día de su cierre de campaña, escuché su discurso en el Zócalo con la voz entrecortada y lo vi ejercer su último voto como candidato a la Presidencia de la República.

Lee aquí el artículo completo

"Es que mi jefe es raro"

La personalidad del candidato de la coalición Por México al Frente sorprendía a reporteros y colaboradores. Rafael Ramírez también nos muestra el otro lado y los sacrificios que hace el reportero con la familia.

Durante los tres meses que seguí a Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente, dejé de ver varios fines de semana a mi hija de cinco años, eso me dolió, pero cada vez que tocaba tierra, si la hora me lo permitía, le llamaba para saludarla.

La última vez que coincidí en un vuelo con el candidato, al aterrizar fuimos transportados a la terminal, desde ahí llamé a mi hija para darle las buenas noches mediante una videollamada, Anaya tuvo el curioso detalle de colocarse detrás de mí para salir en el video y saludar a mi pequeña; al cortar la transmisión comentamos que los cinco años son la mejor edad infantil. Era ya el ocaso de su campaña y se veía un candidato más relajado. Muchos suponían que se había hecho a la idea que la batalla estaba perdida.

Lee aquí el artículo completo

Testigo de la campaña de un no político

La idea de ver a José Antonio Meade Kuribreña como político llamó la atención de Enrique Hernández, quien aceptó el desafío de seguirlo por México mientras trataba de convencer al país de que contaba con el mejor proyecto de gobierno para los próximos seis años.

Los días pasaban y todos buscamos métodos para combatir el cansancio. El candidato dormía profundamente en los asientos de la clase turista de los aviones. Despertaba para leer su manual y las frases claves de Avanzar Contigo, esa estrategia que buscaba darle una viabilidad a la vida de los mexicanos.

Las desveladas me hacían extrañar esas mañanas cuando dormía hasta las ocho. Había días que llegaba a las 12 de la noche y tenía que estar listo a las 4 o 5 de la mañana para volar a cualquier ciudad del país. Las pláticas con los compañeros de la fuente siempre versaban sobre si Meade realmente iba en tercer lugar y sobre su equipo de seguridad que nos impedía acercarnos a cuestionarlo.

Lee aquí el artículo completo


En el pasado proceso electoral, los reporteros que cubrieron las actividades de los tres principales candidatos a la Presidencia de la República fueron testigos privilegiados.
Gabriela Jiménez, Rafael Ramírez y Enrique Hernández nos cuentan en primera persona lo que padecieron y gozaron; lo mismo sufrieron los rigores e incomodidades de largas giras y actos multitudinarios, que vivieron por primera vez la experiencia de contar a los demás cómo se desarrollaba esta campaña, que resultó para ellos, única e irrepetible.

Una más en la "pejegira"

Cubrir al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, en su tercer intento, fue una oportunidad única para la joven y audaz Gabriela Jiménez, quien nos comparte esta experiencia.

Quisiera tener claro el inicio, una estampa de cómo fue cubrir la campaña del hoy virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero no existe, todos son recuerdos que en su conjunto me hacen pensar: lo logramos Peje.

Sí, él logró ganar las elecciones después de 18 años y yo, a mis 25 de edad, llegué al Estadio Azteca el día de su cierre de campaña, escuché su discurso en el Zócalo con la voz entrecortada y lo vi ejercer su último voto como candidato a la Presidencia de la República.

Lee aquí el artículo completo

"Es que mi jefe es raro"

La personalidad del candidato de la coalición Por México al Frente sorprendía a reporteros y colaboradores. Rafael Ramírez también nos muestra el otro lado y los sacrificios que hace el reportero con la familia.

Durante los tres meses que seguí a Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente, dejé de ver varios fines de semana a mi hija de cinco años, eso me dolió, pero cada vez que tocaba tierra, si la hora me lo permitía, le llamaba para saludarla.

La última vez que coincidí en un vuelo con el candidato, al aterrizar fuimos transportados a la terminal, desde ahí llamé a mi hija para darle las buenas noches mediante una videollamada, Anaya tuvo el curioso detalle de colocarse detrás de mí para salir en el video y saludar a mi pequeña; al cortar la transmisión comentamos que los cinco años son la mejor edad infantil. Era ya el ocaso de su campaña y se veía un candidato más relajado. Muchos suponían que se había hecho a la idea que la batalla estaba perdida.

Lee aquí el artículo completo

Testigo de la campaña de un no político

La idea de ver a José Antonio Meade Kuribreña como político llamó la atención de Enrique Hernández, quien aceptó el desafío de seguirlo por México mientras trataba de convencer al país de que contaba con el mejor proyecto de gobierno para los próximos seis años.

Los días pasaban y todos buscamos métodos para combatir el cansancio. El candidato dormía profundamente en los asientos de la clase turista de los aviones. Despertaba para leer su manual y las frases claves de Avanzar Contigo, esa estrategia que buscaba darle una viabilidad a la vida de los mexicanos.

Las desveladas me hacían extrañar esas mañanas cuando dormía hasta las ocho. Había días que llegaba a las 12 de la noche y tenía que estar listo a las 4 o 5 de la mañana para volar a cualquier ciudad del país. Las pláticas con los compañeros de la fuente siempre versaban sobre si Meade realmente iba en tercer lugar y sobre su equipo de seguridad que nos impedía acercarnos a cuestionarlo.

Lee aquí el artículo completo


Justicia

Aumentan en el país los muertos sin reclamar

La ola de violencia satura los servicios médicos forenses de las ciudades más conflictivas

México

En crisis financiera 10 universidades

No han cubierto sus obligaciones contractuales; en riesgo, 537 mil alumnos

Sociedad

Culiacán se levanta tras inundaciones

Comienza a llegar ayuda a los damnificados; tres siguen desaparecidos

México

Edición Impresa 22 | Septiembre | 2018

Consulta aquí el periódico de este sábado

Metrópoli

Piden invertir más en transporte público

Incentivar alternativas generaría menos contaminación y mayor calidad de vida, dicen los expertos

Metrópoli

A los capitalinos no les interesan carreras técnicas

La Secretaría de Educación local dio alternativas a estudiantes

México

En crisis financiera 10 universidades

No han cubierto sus obligaciones contractuales; en riesgo, 537 mil alumnos