/ martes 11 de mayo de 2021

Intensamente | Marta Sahagún, la primera dama que soñó con la presidencia

En entrevista con El Sol de México, Olga Wornat habla de la reedición del libro La jefa, en el que traza un perfil de la primera dama en el sexenio de Vicente Fox

A 20 años del surgimiento de lo que la escritora argentina Olga Wornat considera “el fenómeno político Marta Sahagún”, este 2021 se reeditó su libro La jefa, que retrata la vida de la primera dama durante la presidencia de Vicente Fox.

A decir de Wornat, “la vida de la primera dama más célebre, influyente y escandalosa de México, ha sido un enigma tras su salida de Los Pinos”.

Sin embargo, asegura que no ha vuelto a haber una mujer que haya tenido el mismo poder que ella logró mientras su esposo era Presidente.

“Políticamente incorrecta y ambiciosa, símbolo de la ostentación y el jolgorio, su aparición en la esfera pública movilizó las fibras íntimas de los mexicanos, poco habituados a incursiones femeninas de alto impacto”, asegura.

La periodista cuenta que poco a poco el poder emborrachó a Martita -como muchos la nombraban en esa época- y que “las promesas a los desvalidos se esfumaron en frases sin contenido que lanzaba en alguna fiesta de su fundación, mientras se dedicó con ahínco a engrosar sus cuentas bancarias y las de sus hijos.”

En entrevista con El Sol de México, la autora dice que aunque el nacimiento del fenómeno político se sitúa cuando Sahagún y Fox llegan a Los Pinos, en realidad ella ya tenía un alto perfil desde antes, durante la campaña y el tiempo de la transición política.

La autora se refiere a Marta Sahagún como “la única primera dama que construyó un poder paralelo al del presidente" / Foto: Reuters

“Pero cuando entran a Los Pinos, Marta adquiere más preponderancia, y ahí nace “La Jefa”; la única primera dama que construyó un poder paralelo al del presidente, con una agenda política propia y un pensamiento político propio con el único afán de ser presidenta de México”, cuenta.

Asegura que Marta tenía su meta política, que era primero casarse con Fox, y después ser presidenta de México; una idea con la que él tampoco estuvo en desacuerdo porque, según Wornat, significaba para él la continuación en la política a través de su esposa.

Y sin embargo fue el propio Fox quien públicamente la descartó como candidata.

Sí, cuando ya no tuvo más remedio, porque de alguna manera las críticas se habían hecho insostenibles. Marta ya había caído en las encuestas, además de que había muchas críticas hacia el gabinete, críticas de los empresarios, de la iglesia, incluso de su propio partido. Había una sumatoria de cuestiones negativas y creo que ese momento es cuando Vicente Fox la sepulta, y ese fue un momento muy duro para ella, porque realmente creía que él la iba a acompañar hasta el final de esa hazaña política, porque además estaban todos los tropiezos de Marta, los derroches, los gastos en vestimenta y en joyas que hacía Marta a través del estado mexicano, que se las cargaba al erario: joyas carísimas y gastos millonarios, así que tenía una imagen muy negativa… Fue una mujer que pudo llegar a ser algo, aunque fuera diputada o senadora, pero su desprestigio fue tan grande que terminó en el rancho de San Cristóbal.

Siempre se dijo que si Fox llegó a la presidencia fue gracias a Marta, un poco igual que con Hillary y Bill Clinton.

Sí, es una buena semejanza, aunque Hillary hizo un cuadro político de una gran trayectoria, que nos puede gustar o no, pero es una mujer muy preparada política e intelectualmente, con esa diferencia, pero es buena semejanza. Además, Marta lo decía todo el tiempo: “Vicente Fox es presidente gracias a mí, porque yo trabajaba 24 horas al día; ni él no creía, pero yo sí, que él iba a llegar”. Es decir, hacía como un juego de que su esposo le debía la presidencia. Eso sí pasó.

Ella sabía que tú estabas escribiendo una biografía, pero cuando se publicó no le gustó el contenido.

Sí, ella sabía que se hacía un libro, aunque nunca conoció el contenido. Y nunca, eso sí debo reconocerle, nunca me pidió ver el manuscrito, aunque tampoco yo se lo iba a entregar, ni mucho menos. Y tampoco me dijo: “Esto que te estoy diciendo ahora no lo digas”… Nunca hubo una conversación en off the record, siempre fue con la grabadora por adelante. En ese aspecto, yo traté de cubrirme porque no la conocía, sabía que podía haber riesgos. Años después, cuando ellos dejaron el poder, los chicos de su equipo de prensa me contaron que la idea de Marta era que mi libro la catapultara en su afán de llegar a la candidatura a la presidencia; ella no pensó que yo iba a entrevistar a otras personas que no eran sus amigas, pero que la conocían mucho: Secretarios de estado, empresarios, etcétera, que me pintaron el perfil de ella completo. Yo entrevisté a todos, pero ella creyó que yo me iba a quedar solo con lo que ella me dijera.

Wornat recuerda que cuando salió el libro, Sahagún se molestó por su contenido y la demandó / Foto: Cortesía Planeta

Y fue cuando te acusó de traición.

Sí, y yo pensé: ¿por qué la voy a traicionar, si no somos amigas? No hubo traición, quizás en su mente. Quizás ella fue un poco ingenua y creyó que yo le iba a dar ese protagonismo que necesitaba, aunque ese protagonismo ya lo tenía; todos los medios hablaban de ella, y a ellos les contaba sus cuestiones privadas; en ese entonces compartía la cabaña presidencial y eso era un escándalo para la iglesia, porque digamos que vivían en amasiato dentro de la residencia de Los Pinos. O sea, fue una primera dama completamente atípica que rompió moldes de la política y de los formalismos de las primeras damas que siempre estaban un paso atrás del presidente, que no opinaban, que eran discretas… ¡Pero Marta fue un avión!

¿Crees que una de sus contribuciones a la política haya sido el empoderamiento de la mujer en la política?

Por un lado, ella es la que de alguna manera instala la palabra empoderamiento, ella toma la terminología del feminismo, y por otra parte me acuerdo que ella me decía: “A mí me atacan porque soy mujer”. Y yo pensaba que eso era ridículo, porque las críticas no venían por el hecho de ser mujer, al contrario, al principio a las mujeres de México ella les caía bien, precisamente porque rompía con ese molde de la mujer sumisa, pero aparte ella banalizó todo, frivolizó la palabra feminismo, teniendo la posibilidad de haber hecho cosas nobles, dignas y excelentes con las mujeres, y de haber dejado un legado… Pero todo lo que quedó es corrupción, escándalos, derroche, despilfarro, cinismo.

¿Cuál es la relevancia o influencia de Marta Sahagún en el 2021?

Ninguna. Reeditamos este libro simplemente porque se cumplen 20 años de la llegada de Marta Sahagún y del nacimiento de ese fenómeno político.

¿Debería de estar preocupada por algo?

Sí… Lo que sé es que está muy preocupada por sus hijos, sobre todo por el mayor, Manuel Bribiesca, quien tiene o tenía vínculos con Genaro García Luna, que está preso en Estados Unidos, pero hubo vínculos concretos de cuentas de banco en común, le lavó dinero a Genaro García Luna, porque los negocios de Marta y sus hijos continuaron durante el sexenio de Felipe Calderón. Es más, Calderón disuelve aquella famosa comisión de investigación a los hijos de Marta, que se había armado en la Cámara de Diputados, porque fue parte del pacto que tenían (Fox y Calderón) a pesar de que se odiaban, como dicen: “No los unía el amor, sino el espanto”.

Entonces le conviene tener un bajo perfil ahora.

Sí, porque no quiere hacer olas. Cuanto menos ruido haga, mejor. ¿Porque qué pasa si eso se destapa? Hay miles de documentos en el juicio que en algún momento se le hará a Genaro García Luna, con los que algo va a pasar.

Wornat recuerda que cuando salió el libro, Sahagún se molestó por su contenido y la demandó / Foto: Cortesía Planeta

Has dicho que si bien no es el libro por el que más te han perseguido, sí hubo hostigamiento tras su publicación.

Después de la publicación de La jefa, Marta me demandó, y también Manuel Bribiesca; me tiraron todo el poder del estado y sí hubo persecución; me mandaban féretros con flores y cartas. Yo vivía en La Condesa en ese momento y me tenían intervenido el teléfono, además de que había autos extraños frente a la casa, pero nunca fueron más allá. La verdad fueron momentos complicados. Un día que iba a presentar el libro a Campeche, se subieron unos policías federales y me quisieron bajar, pero les pedí la orden judicial y me dijeron: “Ah, la vamos a buscar” pero no volvieron, porque no la tenían. Y bueno, momentos como ese hubo varios.

¿Por qué es esta una edición definitiva? ¿Le corrigieron o aumentaron algo?

Sí, tuvo una actualización, una revisión. Y definitiva porque seguramente ya no habrá más. El libro estaba agotado desde hace mucho tiempo y más que nada nos lo pedían en las universidades. Justamente di una entrevista a un periodista de Oaxaca que había nacido en el año 2001, o sea, ¡no vivió nada de todo esto! Y me dice: “Lo estoy leyendo porque no sé qué pasó en esa época”. Es decir, es bueno recordar, porque también en ese sexenio pasaron cosas que marcaron los doce años de panismo, como el escape del Chapo Guzmán de la cárcel y comienza a consolidarse el poder del Cártel de Sinaloa; hubo cosas complicadas de la política de las que también Marta, por supuesto que tenía total conocimiento, eran cómplices.

Muchos asuntos que aún tienen vigencia.

Y las alianzas con La Maestra; el Pemexgate, Oceanografía, las extorsiones a los empresarios. Recuerda que Marta levantaba un teléfono y pedía dinero. Yo le preguntaba a los empresarios: ¿Pero por qué no le dicen que no? Y me decían: “¿Pero cómo le voy a decir que no a la esposa del Presidente? Nos pide para su fundación”. Aunque después la fundación terminó, porque obviamente era plata para ellos; era la inmoralidad más profunda, porque no disimulaban nada, lo hacían abiertamente.

Lee un fragmento del libro La jefa (Booket), © 2021. Olga Wornat, © 2003. Por cortesía de Grupo Planeta México.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

A 20 años del surgimiento de lo que la escritora argentina Olga Wornat considera “el fenómeno político Marta Sahagún”, este 2021 se reeditó su libro La jefa, que retrata la vida de la primera dama durante la presidencia de Vicente Fox.

A decir de Wornat, “la vida de la primera dama más célebre, influyente y escandalosa de México, ha sido un enigma tras su salida de Los Pinos”.

Sin embargo, asegura que no ha vuelto a haber una mujer que haya tenido el mismo poder que ella logró mientras su esposo era Presidente.

“Políticamente incorrecta y ambiciosa, símbolo de la ostentación y el jolgorio, su aparición en la esfera pública movilizó las fibras íntimas de los mexicanos, poco habituados a incursiones femeninas de alto impacto”, asegura.

La periodista cuenta que poco a poco el poder emborrachó a Martita -como muchos la nombraban en esa época- y que “las promesas a los desvalidos se esfumaron en frases sin contenido que lanzaba en alguna fiesta de su fundación, mientras se dedicó con ahínco a engrosar sus cuentas bancarias y las de sus hijos.”

En entrevista con El Sol de México, la autora dice que aunque el nacimiento del fenómeno político se sitúa cuando Sahagún y Fox llegan a Los Pinos, en realidad ella ya tenía un alto perfil desde antes, durante la campaña y el tiempo de la transición política.

La autora se refiere a Marta Sahagún como “la única primera dama que construyó un poder paralelo al del presidente" / Foto: Reuters

“Pero cuando entran a Los Pinos, Marta adquiere más preponderancia, y ahí nace “La Jefa”; la única primera dama que construyó un poder paralelo al del presidente, con una agenda política propia y un pensamiento político propio con el único afán de ser presidenta de México”, cuenta.

Asegura que Marta tenía su meta política, que era primero casarse con Fox, y después ser presidenta de México; una idea con la que él tampoco estuvo en desacuerdo porque, según Wornat, significaba para él la continuación en la política a través de su esposa.

Y sin embargo fue el propio Fox quien públicamente la descartó como candidata.

Sí, cuando ya no tuvo más remedio, porque de alguna manera las críticas se habían hecho insostenibles. Marta ya había caído en las encuestas, además de que había muchas críticas hacia el gabinete, críticas de los empresarios, de la iglesia, incluso de su propio partido. Había una sumatoria de cuestiones negativas y creo que ese momento es cuando Vicente Fox la sepulta, y ese fue un momento muy duro para ella, porque realmente creía que él la iba a acompañar hasta el final de esa hazaña política, porque además estaban todos los tropiezos de Marta, los derroches, los gastos en vestimenta y en joyas que hacía Marta a través del estado mexicano, que se las cargaba al erario: joyas carísimas y gastos millonarios, así que tenía una imagen muy negativa… Fue una mujer que pudo llegar a ser algo, aunque fuera diputada o senadora, pero su desprestigio fue tan grande que terminó en el rancho de San Cristóbal.

Siempre se dijo que si Fox llegó a la presidencia fue gracias a Marta, un poco igual que con Hillary y Bill Clinton.

Sí, es una buena semejanza, aunque Hillary hizo un cuadro político de una gran trayectoria, que nos puede gustar o no, pero es una mujer muy preparada política e intelectualmente, con esa diferencia, pero es buena semejanza. Además, Marta lo decía todo el tiempo: “Vicente Fox es presidente gracias a mí, porque yo trabajaba 24 horas al día; ni él no creía, pero yo sí, que él iba a llegar”. Es decir, hacía como un juego de que su esposo le debía la presidencia. Eso sí pasó.

Ella sabía que tú estabas escribiendo una biografía, pero cuando se publicó no le gustó el contenido.

Sí, ella sabía que se hacía un libro, aunque nunca conoció el contenido. Y nunca, eso sí debo reconocerle, nunca me pidió ver el manuscrito, aunque tampoco yo se lo iba a entregar, ni mucho menos. Y tampoco me dijo: “Esto que te estoy diciendo ahora no lo digas”… Nunca hubo una conversación en off the record, siempre fue con la grabadora por adelante. En ese aspecto, yo traté de cubrirme porque no la conocía, sabía que podía haber riesgos. Años después, cuando ellos dejaron el poder, los chicos de su equipo de prensa me contaron que la idea de Marta era que mi libro la catapultara en su afán de llegar a la candidatura a la presidencia; ella no pensó que yo iba a entrevistar a otras personas que no eran sus amigas, pero que la conocían mucho: Secretarios de estado, empresarios, etcétera, que me pintaron el perfil de ella completo. Yo entrevisté a todos, pero ella creyó que yo me iba a quedar solo con lo que ella me dijera.

Wornat recuerda que cuando salió el libro, Sahagún se molestó por su contenido y la demandó / Foto: Cortesía Planeta

Y fue cuando te acusó de traición.

Sí, y yo pensé: ¿por qué la voy a traicionar, si no somos amigas? No hubo traición, quizás en su mente. Quizás ella fue un poco ingenua y creyó que yo le iba a dar ese protagonismo que necesitaba, aunque ese protagonismo ya lo tenía; todos los medios hablaban de ella, y a ellos les contaba sus cuestiones privadas; en ese entonces compartía la cabaña presidencial y eso era un escándalo para la iglesia, porque digamos que vivían en amasiato dentro de la residencia de Los Pinos. O sea, fue una primera dama completamente atípica que rompió moldes de la política y de los formalismos de las primeras damas que siempre estaban un paso atrás del presidente, que no opinaban, que eran discretas… ¡Pero Marta fue un avión!

¿Crees que una de sus contribuciones a la política haya sido el empoderamiento de la mujer en la política?

Por un lado, ella es la que de alguna manera instala la palabra empoderamiento, ella toma la terminología del feminismo, y por otra parte me acuerdo que ella me decía: “A mí me atacan porque soy mujer”. Y yo pensaba que eso era ridículo, porque las críticas no venían por el hecho de ser mujer, al contrario, al principio a las mujeres de México ella les caía bien, precisamente porque rompía con ese molde de la mujer sumisa, pero aparte ella banalizó todo, frivolizó la palabra feminismo, teniendo la posibilidad de haber hecho cosas nobles, dignas y excelentes con las mujeres, y de haber dejado un legado… Pero todo lo que quedó es corrupción, escándalos, derroche, despilfarro, cinismo.

¿Cuál es la relevancia o influencia de Marta Sahagún en el 2021?

Ninguna. Reeditamos este libro simplemente porque se cumplen 20 años de la llegada de Marta Sahagún y del nacimiento de ese fenómeno político.

¿Debería de estar preocupada por algo?

Sí… Lo que sé es que está muy preocupada por sus hijos, sobre todo por el mayor, Manuel Bribiesca, quien tiene o tenía vínculos con Genaro García Luna, que está preso en Estados Unidos, pero hubo vínculos concretos de cuentas de banco en común, le lavó dinero a Genaro García Luna, porque los negocios de Marta y sus hijos continuaron durante el sexenio de Felipe Calderón. Es más, Calderón disuelve aquella famosa comisión de investigación a los hijos de Marta, que se había armado en la Cámara de Diputados, porque fue parte del pacto que tenían (Fox y Calderón) a pesar de que se odiaban, como dicen: “No los unía el amor, sino el espanto”.

Entonces le conviene tener un bajo perfil ahora.

Sí, porque no quiere hacer olas. Cuanto menos ruido haga, mejor. ¿Porque qué pasa si eso se destapa? Hay miles de documentos en el juicio que en algún momento se le hará a Genaro García Luna, con los que algo va a pasar.

Wornat recuerda que cuando salió el libro, Sahagún se molestó por su contenido y la demandó / Foto: Cortesía Planeta

Has dicho que si bien no es el libro por el que más te han perseguido, sí hubo hostigamiento tras su publicación.

Después de la publicación de La jefa, Marta me demandó, y también Manuel Bribiesca; me tiraron todo el poder del estado y sí hubo persecución; me mandaban féretros con flores y cartas. Yo vivía en La Condesa en ese momento y me tenían intervenido el teléfono, además de que había autos extraños frente a la casa, pero nunca fueron más allá. La verdad fueron momentos complicados. Un día que iba a presentar el libro a Campeche, se subieron unos policías federales y me quisieron bajar, pero les pedí la orden judicial y me dijeron: “Ah, la vamos a buscar” pero no volvieron, porque no la tenían. Y bueno, momentos como ese hubo varios.

¿Por qué es esta una edición definitiva? ¿Le corrigieron o aumentaron algo?

Sí, tuvo una actualización, una revisión. Y definitiva porque seguramente ya no habrá más. El libro estaba agotado desde hace mucho tiempo y más que nada nos lo pedían en las universidades. Justamente di una entrevista a un periodista de Oaxaca que había nacido en el año 2001, o sea, ¡no vivió nada de todo esto! Y me dice: “Lo estoy leyendo porque no sé qué pasó en esa época”. Es decir, es bueno recordar, porque también en ese sexenio pasaron cosas que marcaron los doce años de panismo, como el escape del Chapo Guzmán de la cárcel y comienza a consolidarse el poder del Cártel de Sinaloa; hubo cosas complicadas de la política de las que también Marta, por supuesto que tenía total conocimiento, eran cómplices.

Muchos asuntos que aún tienen vigencia.

Y las alianzas con La Maestra; el Pemexgate, Oceanografía, las extorsiones a los empresarios. Recuerda que Marta levantaba un teléfono y pedía dinero. Yo le preguntaba a los empresarios: ¿Pero por qué no le dicen que no? Y me decían: “¿Pero cómo le voy a decir que no a la esposa del Presidente? Nos pide para su fundación”. Aunque después la fundación terminó, porque obviamente era plata para ellos; era la inmoralidad más profunda, porque no disimulaban nada, lo hacían abiertamente.

Lee un fragmento del libro La jefa (Booket), © 2021. Olga Wornat, © 2003. Por cortesía de Grupo Planeta México.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Se agota Sputnik V y aplican AstraZeneca en CDMX

El Gobierno capitalino confirmó que se agotaron las dosis de la vacuna rusa por lo que en cuatro alcaldías se está aplicando la de AstraZeneca

República

Buscan vacunar a menores de 17 años en BC antes del regreso a clases

El gobernador Jaime Bonilla precisó que se planteará esta idea a la Secretaría de Salud federal

Justicia

Estoy feliz, pero faltan tres: Ainara sobre la vinculación a proceso de su presunto agresor

La joven que denunció a YosStop por el delito de pornografía infantil habló sobre la vinculación a proceso de uno de los presuntos implicados en su agresión sexual

Sociedad

No cesan contagios por Covid: más de 18 mil en últimas 24 horas

El país suma 2 millones 848 mil 252 casos y 240 mil 906 muertes, en plena tercera ola de la epidemia

Doble Vía

Calendario astronómico 2021: lluvias de estrellas y eventos que le faltan al año

Si eres un amante de la astronomía saca el telescopio y no te pierdas las siguientes fechas

República

Buscan vacunar a menores de 17 años en BC antes del regreso a clases

El gobernador Jaime Bonilla precisó que se planteará esta idea a la Secretaría de Salud federal

Mundo

Variante Delta del coronavirus arrecia en el mundo

Variante Delta aumenta en el mundo a obligando a las autoridades endurecer las restricciones sanitarias con confinamientos

CDMX

Cómo me conecto al Wifi del Cablebús L1

Para hacer uso de este servicio gratuito las personas deben buscar en su dispositivo móvil la red “Gratis_CDMX_WiFi”

Sociedad

Mexicanos arman escándalo en Bahamas durante prueba Covid-19

Como parte de los protocolos sanitarios, los jóvenes debían someterse a una prueba para detectar el Covid-19 antes de regresar a México