/ viernes 15 de octubre de 2021

La comida que desperdicias también contamina el planeta

Los alimentos que terminan en la basura son causantes de ocho a 10 por ciento de la emisión de gases de efecto invernadero

De los alimentos que se producen cada año, 30 por ciento termina por no consumirse porque se pierde o se desperdicia a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde su producción en el campo o las granjas hasta que llegan a nuestras mesas.

Este desperdicio de comida genera entre ocho y 10 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, indican datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El desperdicio es sólo un eslabón en la cadena de valor. La producción de dióxido de carbono (CO2) comienza en el campo a consecuencia de su método industrializado de producción. Se utilizan plaguicidas que requieren petróleo y maquinaria pesada.

De este modo, los campos, en lugar de retener el CO2, lo liberan debido a que el suelo se erosiona con dichos químicos. Así comienza la emisión de gases efecto invernadero, incluso antes de que los alimentos sean enviados a los lugares donde se comercializarán.

La agricultura industrializada apunta a que la producción de alimentos se debe incrementar en relación con una población creciente. Sin embargo, si los productos no están bien distribuidos, la comida no llegará a todas las personas.

“Los sistemas agroindustrializados hacen que se desperdicie mucha comida antes de llegar al consumidor, es por eso se deben cambiar por sistemas agroecológicos. Estos son diferentes desde la producción hasta su consumo”, explica Viridiana Lázaro, especialista en agricultura y cambio climático de Greenpeace

Las largas cadenas de comercialización son el motivo principal por el que los alimentos son desechados hasta llegar a su destino. Algunas organizaciones en pro del medio ambiente como Greenpeace proponen cadenas agroalimentarias para reducir los tiempos de transportación.

Si se opta por una producción agroecológica, no sólo se evitarán grandes cantidades de CO2, sino que éstas serán captadas. Por ello, es importante llevar a cabo un manejo de suelo adecuado y utilizar policultivos, agrega Lázaro.

Este tipo de cultivos son áreas en las que se siembran diferentes alimentos, así se evita la pérdida total del cultivo por alguna plaga. “El manejo integrado de plagas ayuda a mantener sano el suelo, también tener policultivos hace que las especies creen agroecosistemas y así están mejor protegidas de las plagas”, añadió la especialista.

En entrevista con El Sol de México, Viridiana Lázaro considera que los alimentos transgénicos también sugieren un daño ambiental desde su cosecha. Se introducen a los cultivos contaminando a los nativos e incrementando el uso de plaguicidas y la pérdida de la biodiversidad. El uso desmedido de estas sustancias trae consigo la erosión del suelo, un recurso natural no renovable.

“Por ejemplo, el maíz tiene una reproducción por polinización abierta, esto significa que el polen vuela. Si el polen del maíz transgénico llega a uno natural, lo contaminará y es ahí donde se amenaza a la especie original”.

Cambiar el paradigma de comercio justo y consumo responsable es una vía para la conservación del medio ambiente. Difundir estrategias y proyectos de organizaciones ambientalistas informará a más personas sobre esta problemática.

Desde nuestros hogares también podemos contribuir para reducir el desperdicio. “Primero hay que planificar las compras de la comida y hacerlas de manera responsable. También comprando con comerciantes locales o en colectivos. De igual forma, podemos hacer compostas caseras con las cáscaras, sólo las mezclamos con tierra, algunas hojas y nuestra composta está lista. Así se cierra el ciclo de consumo-producción sin repercusiones ambientales”, recomendó Lázaro.

Este 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) con el claro objetivo de disminuir el hambre en el mundo.

De los alimentos que se producen cada año, 30 por ciento termina por no consumirse porque se pierde o se desperdicia a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde su producción en el campo o las granjas hasta que llegan a nuestras mesas.

Este desperdicio de comida genera entre ocho y 10 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, indican datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El desperdicio es sólo un eslabón en la cadena de valor. La producción de dióxido de carbono (CO2) comienza en el campo a consecuencia de su método industrializado de producción. Se utilizan plaguicidas que requieren petróleo y maquinaria pesada.

De este modo, los campos, en lugar de retener el CO2, lo liberan debido a que el suelo se erosiona con dichos químicos. Así comienza la emisión de gases efecto invernadero, incluso antes de que los alimentos sean enviados a los lugares donde se comercializarán.

La agricultura industrializada apunta a que la producción de alimentos se debe incrementar en relación con una población creciente. Sin embargo, si los productos no están bien distribuidos, la comida no llegará a todas las personas.

“Los sistemas agroindustrializados hacen que se desperdicie mucha comida antes de llegar al consumidor, es por eso se deben cambiar por sistemas agroecológicos. Estos son diferentes desde la producción hasta su consumo”, explica Viridiana Lázaro, especialista en agricultura y cambio climático de Greenpeace

Las largas cadenas de comercialización son el motivo principal por el que los alimentos son desechados hasta llegar a su destino. Algunas organizaciones en pro del medio ambiente como Greenpeace proponen cadenas agroalimentarias para reducir los tiempos de transportación.

Si se opta por una producción agroecológica, no sólo se evitarán grandes cantidades de CO2, sino que éstas serán captadas. Por ello, es importante llevar a cabo un manejo de suelo adecuado y utilizar policultivos, agrega Lázaro.

Este tipo de cultivos son áreas en las que se siembran diferentes alimentos, así se evita la pérdida total del cultivo por alguna plaga. “El manejo integrado de plagas ayuda a mantener sano el suelo, también tener policultivos hace que las especies creen agroecosistemas y así están mejor protegidas de las plagas”, añadió la especialista.

En entrevista con El Sol de México, Viridiana Lázaro considera que los alimentos transgénicos también sugieren un daño ambiental desde su cosecha. Se introducen a los cultivos contaminando a los nativos e incrementando el uso de plaguicidas y la pérdida de la biodiversidad. El uso desmedido de estas sustancias trae consigo la erosión del suelo, un recurso natural no renovable.

“Por ejemplo, el maíz tiene una reproducción por polinización abierta, esto significa que el polen vuela. Si el polen del maíz transgénico llega a uno natural, lo contaminará y es ahí donde se amenaza a la especie original”.

Cambiar el paradigma de comercio justo y consumo responsable es una vía para la conservación del medio ambiente. Difundir estrategias y proyectos de organizaciones ambientalistas informará a más personas sobre esta problemática.

Desde nuestros hogares también podemos contribuir para reducir el desperdicio. “Primero hay que planificar las compras de la comida y hacerlas de manera responsable. También comprando con comerciantes locales o en colectivos. De igual forma, podemos hacer compostas caseras con las cáscaras, sólo las mezclamos con tierra, algunas hojas y nuestra composta está lista. Así se cierra el ciclo de consumo-producción sin repercusiones ambientales”, recomendó Lázaro.

Este 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) con el claro objetivo de disminuir el hambre en el mundo.

CDMX

Nuevo impuesto de apps no se cobrará a usuarios

El gobierno local asegura que el cobro sólo aplicará hacia las apps pues la iniciativa del código fiscal se blindó para no trasladarlo a los consumidores

Mundo

Alemania impondrá la vacunación obligatoria

Berlín prohibirá entrar a eventos a no vacunados; EU endurece requisitos para ingreso de viajeros

Sociedad

Ya hay casos sospechosos de Ómicron en México; tardarán días en confirmar: Ssa

El director Ricardo Cortés Alcalá, encargado del despacho de la Dirección General de Epidemiología de la Ssa, dijo que hay posibles sospechosos pero que aún no hay nada en concreto

Mundo

Bajo Observación | Latinoamérica vivió noviembre en calma

Al momento sólo Chile y Perú muestran tendencias recientes de aumentos de casos

Gossip

Pedro Coronel regresa a su casa, el Palacio de Bellas Artes

Este año se cumple el centenario del pintor y escultor, con la exposición Pedro Coronel. 100 años, una ruta infinita 

Literatura

Los niños tienen su propia fiesta en la FIL

Un espacio independiente ofrece diversas actividades y más de cinco mil libros infantiles a la venta

Gossip

Recuerdan su pasado a través de la música

Maná presenta una nueva versión de su tema Mariposa traicionera al lado de Alejandro Fernández

Gossip

Llega a su final La casa de papel

Los creadores y el elenco de la serie se despiden del proyecto que revolucionó la televisión española y marcó un parteaguas en sus vidas

Gossip

Humor e ingenio en la nueva temporada de LOL

Eugenio Derbez regresa para la tercera y más atrevida temporada del reality que reúne a los comediantes del momento en una misma casa