/ viernes 31 de enero de 2020

México “da chance” a brasileños, dice SRE

El canciller Ebrard insiste en que no somos un tercer país seguro pese a que Estados Unidos retorna al país a extranjeros que esperan ser asilados

La decisión de Estados Unidos de enviar a los migrantes brasileños a México hasta que se resuelvan sus solicitudes de asilo ha puesto en máxima alerta a las autoridades de la nación sudamericana, que apenas hace unos días protestó ante la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), por el trato “inhumano” que reciben sus ciudadanos al llegar a nuestro país, y quienes se reunieron ayer a puerta cerrada con personal del Instituto Nacional de Migración para revisar el tema.

El canciller mexicano justificó que el país reciba en la frontera norte a los migrantes brasileños porque se busca evitar que sean deportados y garantizarles su derecho de audiencia. Y de inmediato rechazó que esta medida se traduzca que México sea tercer país seguro, lo que ha rechazado desde el año pasado.

“O sea si México dice que no, a todos esos brasileños los van a deportar mañana a Brasil. ¡Pero dales chance de tener su audiencia! Por eso se dio eso… No son tantos, pero también que les den permiso, es su derecho”, dijo entrevistado en el Senado luego de sostener una reunión con la bancada de Morena.

Detalló que los brasileños no necesitan una visa para su libre tránsito en el país, por lo que éstos viajan a través del territorio nacional y una vez en el norte, intentan de manera ilegal solicitar asilo en el gobierno de Trump.

“Simple y llanamente las personas, los brasileños, no tienen, no necesitan visa en México hoy en día, entonces llegan al aeropuerto, se pueden ir al norte y en el norte están empezando a querer pedir asilo cruzando nuestra frontera de manera irregular”, apuntó.

El Consulado General de Brasil en la ciudad de México aseguró a El Sol de México que hasta el momento no ha recibido ninguna solicitud de asistencia consular por parte de los primeros brasileños enviados por Estados Unidos a Reynosa y Ciudad Juárez, ya que éstos ingresaron legalmente a nuestro país y pueden permanecer durante el tiempo establecido por la legislación mexicana.

No obstante, autoridades de la representación diplomática asistieron ayer al Instituto Nacional de Migración (INM) para solicitar detalles sobre el Programa Quédate en México, que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador negoció con Washington para que los ciudadanos de otros países esperen en México la respuesta de la justicia a sus solicitudes de ingreso a territorio estadounidense.

EU ya había tenido problemas con 31 mil 63 brasileños que cruzaron sin documentos / CUARTOSCURO

Además, según fuentes cercanas al encuentro, exigieron un trato adecuado y humano, tanto para los brasileños que sean devueltos de la Unión Americana, como para los que llegan a México y están siendo detenidos en los principales aeropuertos del país.

De acuerdo con cifras oficiales del gobierno de Washington, en el año fiscal 2019, que terminó en octubre, 17 mil 900 brasileños fueron arrestados por ingresar ilegalmente desde México, cifra 10 veces superior a la registrada en el periodo anterior.

Un grupo de 10 sudamericanos fue retornado a Ciudad Juárez el pasado miércoles por la tarde, incluye a cuatro menores de edad, arribó a la ciudad fronteriza la tarde del miércoles. “No nos explicaron nada, no sabemos por qué hemos vuelto acá”, dice Tania Costa da Silva, de 32 años, quien fue devuelta a México junto a su esposo Jones Silva de Brito, 35 años, y su hija Isabella de seis. Tania, Jones e Isabella partieron desde Minas Gerais el 21 de enero y una vez en Juárez cruzaron el río Bravo y se entregaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza, esperanzados en quedarse en Estados Unidos aunque fuera detenidos.

Sin embargo, los cinco días en El Paso, Texas, resultaron penosos, entre el hacinamiento, el frío y muy mala comida, relataron.

“La celda era para 14 personas y había 32. Todos en el piso. 32 en lugar de 14, es demasiada gente”, denunció el padre de familia.

Las autoridades estadounidenses registraron sus rostros y huellas dactilares antes de devolverlos a México junto a otros siete compatriotas.

Cuatro de ellos, una pareja con dos niños, se alojaron en un hotel, mientras que los Costa Silva junto a otra familia de tres, igual que la suya, fueron acogidos en la Casa del Migrante, un albergue local.

“Es mucho tiempo y no tenemos cómo volver a Brasil”, dice Tania quien revela que salieron huyendo pues temían por su vida. “Tenemos deudas y estamos sin trabajo.

Como nos amenazaban de muerte, hemos venido”, añadió.

El gobierno de Donald Trump ha estado presionando al gobierno brasileño para que facilite la deportación de sus ciudadanos y el gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha tomado medidas para hacerlo.

Entre ellas, aceptar que las deportaciones masivas se realicen en aviones fletados, lo que no se ha hecho desde 2006, según reportan medios brasileños.

Esta semana, el subsecretario adjunto del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Ken Cuccinelli, exigió que Brasil se haga cargo de la repatriación de personas no aceptadas en territorio estadounidense, alegando que el Programa Quédate en México no está restringida a una persona cuyo idioma es el español o algunas nacionalidades específicas.

|| Con información de Jacob Sánchez y AFP ||

La decisión de Estados Unidos de enviar a los migrantes brasileños a México hasta que se resuelvan sus solicitudes de asilo ha puesto en máxima alerta a las autoridades de la nación sudamericana, que apenas hace unos días protestó ante la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), por el trato “inhumano” que reciben sus ciudadanos al llegar a nuestro país, y quienes se reunieron ayer a puerta cerrada con personal del Instituto Nacional de Migración para revisar el tema.

El canciller mexicano justificó que el país reciba en la frontera norte a los migrantes brasileños porque se busca evitar que sean deportados y garantizarles su derecho de audiencia. Y de inmediato rechazó que esta medida se traduzca que México sea tercer país seguro, lo que ha rechazado desde el año pasado.

“O sea si México dice que no, a todos esos brasileños los van a deportar mañana a Brasil. ¡Pero dales chance de tener su audiencia! Por eso se dio eso… No son tantos, pero también que les den permiso, es su derecho”, dijo entrevistado en el Senado luego de sostener una reunión con la bancada de Morena.

Detalló que los brasileños no necesitan una visa para su libre tránsito en el país, por lo que éstos viajan a través del territorio nacional y una vez en el norte, intentan de manera ilegal solicitar asilo en el gobierno de Trump.

“Simple y llanamente las personas, los brasileños, no tienen, no necesitan visa en México hoy en día, entonces llegan al aeropuerto, se pueden ir al norte y en el norte están empezando a querer pedir asilo cruzando nuestra frontera de manera irregular”, apuntó.

El Consulado General de Brasil en la ciudad de México aseguró a El Sol de México que hasta el momento no ha recibido ninguna solicitud de asistencia consular por parte de los primeros brasileños enviados por Estados Unidos a Reynosa y Ciudad Juárez, ya que éstos ingresaron legalmente a nuestro país y pueden permanecer durante el tiempo establecido por la legislación mexicana.

No obstante, autoridades de la representación diplomática asistieron ayer al Instituto Nacional de Migración (INM) para solicitar detalles sobre el Programa Quédate en México, que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador negoció con Washington para que los ciudadanos de otros países esperen en México la respuesta de la justicia a sus solicitudes de ingreso a territorio estadounidense.

EU ya había tenido problemas con 31 mil 63 brasileños que cruzaron sin documentos / CUARTOSCURO

Además, según fuentes cercanas al encuentro, exigieron un trato adecuado y humano, tanto para los brasileños que sean devueltos de la Unión Americana, como para los que llegan a México y están siendo detenidos en los principales aeropuertos del país.

De acuerdo con cifras oficiales del gobierno de Washington, en el año fiscal 2019, que terminó en octubre, 17 mil 900 brasileños fueron arrestados por ingresar ilegalmente desde México, cifra 10 veces superior a la registrada en el periodo anterior.

Un grupo de 10 sudamericanos fue retornado a Ciudad Juárez el pasado miércoles por la tarde, incluye a cuatro menores de edad, arribó a la ciudad fronteriza la tarde del miércoles. “No nos explicaron nada, no sabemos por qué hemos vuelto acá”, dice Tania Costa da Silva, de 32 años, quien fue devuelta a México junto a su esposo Jones Silva de Brito, 35 años, y su hija Isabella de seis. Tania, Jones e Isabella partieron desde Minas Gerais el 21 de enero y una vez en Juárez cruzaron el río Bravo y se entregaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza, esperanzados en quedarse en Estados Unidos aunque fuera detenidos.

Sin embargo, los cinco días en El Paso, Texas, resultaron penosos, entre el hacinamiento, el frío y muy mala comida, relataron.

“La celda era para 14 personas y había 32. Todos en el piso. 32 en lugar de 14, es demasiada gente”, denunció el padre de familia.

Las autoridades estadounidenses registraron sus rostros y huellas dactilares antes de devolverlos a México junto a otros siete compatriotas.

Cuatro de ellos, una pareja con dos niños, se alojaron en un hotel, mientras que los Costa Silva junto a otra familia de tres, igual que la suya, fueron acogidos en la Casa del Migrante, un albergue local.

“Es mucho tiempo y no tenemos cómo volver a Brasil”, dice Tania quien revela que salieron huyendo pues temían por su vida. “Tenemos deudas y estamos sin trabajo.

Como nos amenazaban de muerte, hemos venido”, añadió.

El gobierno de Donald Trump ha estado presionando al gobierno brasileño para que facilite la deportación de sus ciudadanos y el gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha tomado medidas para hacerlo.

Entre ellas, aceptar que las deportaciones masivas se realicen en aviones fletados, lo que no se ha hecho desde 2006, según reportan medios brasileños.

Esta semana, el subsecretario adjunto del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Ken Cuccinelli, exigió que Brasil se haga cargo de la repatriación de personas no aceptadas en territorio estadounidense, alegando que el Programa Quédate en México no está restringida a una persona cuyo idioma es el español o algunas nacionalidades específicas.

|| Con información de Jacob Sánchez y AFP ||

México

México pudo evitar 190 mil muertes Covid en 2020: OMS

El estudio "La respuesta de México Covid-19. Un caso de estudio", sobre la respuesta del país ante la crisis sanitaria, fue desarrollado por la Universidad de California

CDMX

Abren en la CDMX 17,400 micronegocios

De acuerdo con la Sedeco, los nuevos establecimientos son de venta de alimentos, tiendas de abarrotes, minisúper y papelerías

Finanzas

CFE anuncia nueva alza de tarifas en abril

La Comisión Federal de Electricidad destacó que de diciembre de 2018 a abril de 2021, las tarifas no aumentaron más que la inflación

Finanzas

Bitcóin supera los 62 mil dólares y bate su récord de cotización

La criptomoneda se vendía a 62 mil 732 dólares, con lo cual su precio ha aumentado 114% desde el inicio del año

Salud

EU pide pausar la vacuna Covid de Johnson & Johnson tras seis casos de trombos

Esto después de que seis personas desarrollaran un raro trastorno de coágulos sanguíneos tras haberla recibido la vacuna

Finanzas

Peso pierde frente al dólar previo a datos de inflación EU

El dólar subía ayudado por un repunte en los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos

Justicia

Vincula a proceso a Jorge Luis N por caso Odebrecht

Un juez decretó la medida cautelar de prisión preventiva justificada por lo que permanecerá en el reclusorio Norte

Futbol

Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, positivo por Covid-19

El capitán madridista es el noveno positivo en la plantilla del equipo

Mundo

Bajo observación | Las vacunas no son garatía de aplacar la pandemia

En México se han administrado 11,703,164 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19, 277,537 en las últimas 24 horas