/ miércoles 13 de octubre de 2021

"A los 15 cometí mi primer asesinato"; escucha la narración de este joven reclutado por el narco

La organización Reinserta documentó 68 historias de menores para conocer cómo fueron reclutados por el crimen organizado, escucha aquí los audios de los testimonios

“¿Qué onda, te metes a jalar o te doy cuello?”, le dijo un miembro del Cártel del Noroeste a Susana cuando apenas tenía 14 años de edad. No tuvo más opción. “Dame armas, droga, carros, yo le entraré”, le respondió. Su ingreso a las filas del crimen no fue fortuito. A su padre lo ejecutaron a balazos cuando ella tenía tres años de nacida, y siete después siguió su mamá: la asesinaron los Zetas por ‘chapulinear’ en la venta de drogas con los del Golfo.

Tras la pérdida de su madre inició su consumo de drogas y se relacionó con amigos que le enseñaron a robar tiendas de autoservicio y automóviles. Además, tuvo un novio que le doblaba la edad, también dedicado al robo y consumo de sustancias, pero fue detenido.

➡️ En 13 años, 19 mil menores asesinados por el crimen organizado

Ella se sentía sola. En su barrio, en Monterrey, Nuevo León, se volvió famosa por sus delitos, por eso le llegó la invitación. Recién ingresó al grupo criminal fue detenida por delitos contra la salud, pero sólo por un mes. A su salida pensó que no se quería dedicar a la venta de droga. No. Quería matar gente, ser ascendida a sicaria.

“Para esto tenía que pasar por varias pruebas, la primera fue asesinar a un hombre afuera de un bar. Me dieron un arma calibre 40 color negro. Sabía cómo se utilizaban las armas por lo que veía en las películas, pero en realidad nunca había disparado una. Eso no me detuvo, sabía que tenía que realizar el encargo porque de eso dependía mi vida y la posibilidad de trabajar para el cártel”, relata.

Su historia es parte de 68 testimonios de menores infractores que relatan cómo fueron cooptados por el crimen organizado, incluidos en el estudio “Niñas, niños y adolescentes reclutados por la delincuencia organizada”, realizado por la organización Reinserta.

El informe destaca que niñas, niños y adolescentes (NNyA) buscan seguridad y protección en la delincuencia organizada.

El documento, al que tuvo acceso El Sol de México, indica que la crisis de violencia en México afecta a toda la sociedad. Sin embargo, los NNyA conforman un grupo vulnerable y se ven inmersos en prácticas que violan sus derechos e imposibilitan su desarrollo físico y psicológico.

Es la historia de Jacobo, quien desde pequeño ya era un asesino a sueldo. Ante la falta de dinero para cubrir los gastos de su hogar en Tonalá, Jalisco, sus padres trabajaban todo el día y no los veía. A la escuela no le gustaba asistir, sentía que sólo iba a perder el tiempo. De niño fue muy impulsivo y agresivo con sus amigos.

Su madre lo castigaba mucho. Una ocasión en la primaria lo acusaron de empujar a una compañera contra una reja; aunque él no lo hizo, fue expulsado. Su madre no le creyó y como castigo le quemó las manos en el fuego de la estufa.

Sus padres se separaron por un tiempo, luego se reconciliaron y se fueron a vivir al Estado de México. Ahí, a sus 12 años, un vecino se le acercó y le ofreció un jale.

“‘¿Quieres ganar dinero?’, yo le dije que sí, ¿quién no iba a querer ganar dinero? ‘Bueno, pues tienes que matar a alguien’. ¡Ah, canijo! Al principio no quería, pero cuando me dijo la cifra de 30 mil pesos, no lo dudé. Me imaginaba perteneciendo a un cártel y consumiendo droga. De dónde vengo (Tonalá) eso es muy común, hay mucha droga, mucha delincuencia, por eso no me espanté”.

➡️ Autodefensas de Guerrero: los niños que no juegan a la guerra por defenderse del narco

“Pero todo cambió después de que me cargué el primer muertito, ya no me sentía igual, estaba intranquilo y pensaba mucho en la persona que maté. Apenas habían pasado 15 días del primer muerto, cuando mi vecino me contacto otra vez. Quería que matara a otra persona. El mismo trato, 30 mil pesos.

Tiempo después me enteré que ese señor, mi vecino, pertenecía al Cártel Jalisco Nueva Generación y quería engancharme con los narcos, porque así funcionan las cosas. Ellos van calando los chavos que andan en las calles y necesitan dinero.

Hay muchos que no tienen ni siquiera para comer y quieren salir de la pobreza, y lo más fácil es meterse a un cártel para ganar dinero fácil robando, secuestrando, matando o vendiendo vicio”, explica.

INFLUENCIADOS POR LA NARCOCULTURA

De acuerdo con la organización, el objetivo del estudio es conocer los factores que vuelven a los menores vulnerables a ser cooptados por la delincuencia organizada, las formas de reclutamiento y el impacto y consecuencias que los grupos delictivos tienen en sus vidas.

Entre los factores de vulnerabilidad destacan la violencia intrafamiliar. Las entidades fronterizas con Estados Unidos presentan mayores niveles de violencia y también son más diversas en actividades delictivas. El consumo de drogas es el elemento que más vincula a los NNyA a grupos de la delincuencia organizada, quienes renuncian a sus estudios antes de ingresar a estos grupos.

Los espacios escolares también propician violencia y consumo de drogas. Haber pertenecido a una pandilla no es indispensable para su ingreso al grupo delincuencial. Y la edad promedio del involucramiento es de 12 a 15 años de edad, como en el caso de Susana.

Otro hallazgo del estudio es que los cárteles hacen uso de las creencias religiosas para establecer y fortalecer los lazos entre sus miembros. La narcocultura también es un factor importante, pues determina modelos a seguir y moldea identidad y personalidad.

Yo estaba muy influenciado por la narcocultura, me gustaban los corridos, las series de narcos, las armas, las trocas, todo eso; es que a uno le empieza a gustar todo lo que ve a su alrededor, tanto las canciones, el verlos ahí en una esquina con el radio o vendiendo droga. Yo creo que le empieza a llamar la atención a todos, y más a mí que veía a mi papá metido en eso”, es la historia de Iván.

A sus 11 años cometió su primer homicidio en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Su padre trabajaba para un cártel y su madre era ama de casa. Desde pequeño le llamaba la atención verlo equipado, con chaleco, casco, armas, arriba de las camionetas. Al principio Iván creía que su papá trabajaba para la policía o era militar, hasta que un día decidió preguntarle y le dijo que no, que estaba en contra de ellos.

“Cuando estaba terminando la primaria me di cuenta que lo mío no era la escuela. Pensé ‘¿para qué te haces pendejo? Ya sabes lo que quieres hacer’, y pues fui a buscar ser halconcillo. No le pedí a mi papá ayuda para entrar al cártel, yo quería entrar por mis propios medios. Aunque era un niño, yo ya había decidido eso para mí. A los 10 años empecé a trabajar para el cártel, recibía siete mil pesos quincenales y con eso me salí de mi casa y empecé a vivir solo. Eso fue como a la semana, ya no tenía miedo, ya había decidido las cosas. Pero estaba chiquillo, no tuve oportunidad de tomar una buena decisión, ahora lo pienso y creo que no pensé bien las cosas con claridad”, lamenta.

Saskia Niño de Rivera, presidenta de Reinserta, explica que los testimonios son muy crudos, pero son las voces de quiénes hoy purgan sentencias por haber cometido algún delito de alto impacto.

“Con este estudio nos fuimos más a fondo para entender cuáles son las historias de estos niños que terminan enfilados siendo parte de los grupos hoy predominantes (de la delincuencia)”, señala.

Por su parte, Marina Flores Camargo, directora de Monitoreo y Evaluación de Reinserta, destaca que el objetivo es conocer los factores de riesgo que convierten a los menores en presas fáciles de la delincuencia organizada, las formas en que son reclutados y el impacto y las consecuencias que estos grupos tienen en sus vidas.

“Específicamente queríamos analizar cada uno de los factores psicosociales de riesgo; explorar todo el procedimiento de operación de la delincuencia organizada en el reclutamiento. Saber si había adiestramiento, cuánto duraba, en qué zonas y cómo se diferenciaban en las distintas zonas del país. También conocer el rol que tienen los factores de riesgo en niñas, niños y adolescentes cuando están vinculados a la delincuencia organizada”, explica.

RECLUTAN PURO NIÑO

En el cártel te enseñan a manejar y disparar chingón un arma. El que me enseñó me decía: ‘Un sicario de dos plomazos o uno, deja frío (deja muerto al adversario). Los que no saben pum pum disparan 20 veces y no los matan, tienes que aprender los puntos, dónde darles, dónde vive, checar la medida, todo”, plática Horacio, originario de Mérida, Yucatán, quien fue cooptado por el cártel de Sinaloa.

Cometió su primer homicidio a los 16 años, pero fue detenido por las autoridades tras caer de la moto y lastimarse el pie.

Al igual que Horacio, miles de adolescentes y niños han sido detenidos por las autoridades locales, estatales y federales. Como publicó ayer este diario, por crimen organizado la Sedena ha detenido a más de seis mil adolescentes desde el año 2000.

“Desgraciadamente, ellos (el cártel) andan buscando puro niño. Por la ley, si te llegan a agarrar por un homicidio pues te dan nada más cinco años. Un niño como de 11 a 12 puede ir, disparar y lo máximo que le van a dar son tres años, máximo; para los demás ya son cinco, pero aun así sale rápido. Si son menores pueden salir y volver, así hasta que tengan 18 y ya no sirven”.

“A veces pienso en todo lo que he vivido, de cómo me vieron chamaco y me reclutaron. Yo creo que es más fácil con los niños porque ven que no tienen nada y ellos te dan el paraíso, como dicen, te dan lo que siempre has querido, pero de nada sirve. Ahorita no tengo nada y salí chacaleando de mi pie, ya no puedo andar en pandillas, no puedo hacer nada. Les convenimos porque somos más fáciles de lavar el coco (convencer). Yo vendía droga porque me gustaba el dinero y el respeto que gané en mi colonia, además pensaba que de todas maneras nadie se preocupa por mí”, comenta.

La presidenta de Reinserta puntualiza que para combatir este fenómeno del reclutamiento de NNyA se requiere una política integral desde lo familiar, educativo y comunitario.

“El fortalecimiento de nuestras instituciones educativas es importantísimo, justamente desde la creación desde centros y espacios comunitarios en la que los chavos tengan alternativas (...) Hoy hay una ausencia de ello, hay un esfuerzo del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, pero es un esfuerzo meramente laboral. No es un esfuerzo en adicciones y muchos de esos chavos no tienen acceso a centros de adicciones que realmente les ayuden a combatir”, sentencia.

Este miércoles, Reinserta presentará su estudio contando con la presencia de la senadoras Olga Sánchez Cordero y Josefina Vázquez Mota; la diputada Ana Lilia Herrera; Tania Ramírez, directora ejecutiva de la Red por los Derechos de los Niños y Tania Enríquez Mier, titular de la Unidad de Prevención de la Violencia de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.


Escucha más sobre este tema en ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

“¿Qué onda, te metes a jalar o te doy cuello?”, le dijo un miembro del Cártel del Noroeste a Susana cuando apenas tenía 14 años de edad. No tuvo más opción. “Dame armas, droga, carros, yo le entraré”, le respondió. Su ingreso a las filas del crimen no fue fortuito. A su padre lo ejecutaron a balazos cuando ella tenía tres años de nacida, y siete después siguió su mamá: la asesinaron los Zetas por ‘chapulinear’ en la venta de drogas con los del Golfo.

Tras la pérdida de su madre inició su consumo de drogas y se relacionó con amigos que le enseñaron a robar tiendas de autoservicio y automóviles. Además, tuvo un novio que le doblaba la edad, también dedicado al robo y consumo de sustancias, pero fue detenido.

➡️ En 13 años, 19 mil menores asesinados por el crimen organizado

Ella se sentía sola. En su barrio, en Monterrey, Nuevo León, se volvió famosa por sus delitos, por eso le llegó la invitación. Recién ingresó al grupo criminal fue detenida por delitos contra la salud, pero sólo por un mes. A su salida pensó que no se quería dedicar a la venta de droga. No. Quería matar gente, ser ascendida a sicaria.

“Para esto tenía que pasar por varias pruebas, la primera fue asesinar a un hombre afuera de un bar. Me dieron un arma calibre 40 color negro. Sabía cómo se utilizaban las armas por lo que veía en las películas, pero en realidad nunca había disparado una. Eso no me detuvo, sabía que tenía que realizar el encargo porque de eso dependía mi vida y la posibilidad de trabajar para el cártel”, relata.

Su historia es parte de 68 testimonios de menores infractores que relatan cómo fueron cooptados por el crimen organizado, incluidos en el estudio “Niñas, niños y adolescentes reclutados por la delincuencia organizada”, realizado por la organización Reinserta.

El informe destaca que niñas, niños y adolescentes (NNyA) buscan seguridad y protección en la delincuencia organizada.

El documento, al que tuvo acceso El Sol de México, indica que la crisis de violencia en México afecta a toda la sociedad. Sin embargo, los NNyA conforman un grupo vulnerable y se ven inmersos en prácticas que violan sus derechos e imposibilitan su desarrollo físico y psicológico.

Es la historia de Jacobo, quien desde pequeño ya era un asesino a sueldo. Ante la falta de dinero para cubrir los gastos de su hogar en Tonalá, Jalisco, sus padres trabajaban todo el día y no los veía. A la escuela no le gustaba asistir, sentía que sólo iba a perder el tiempo. De niño fue muy impulsivo y agresivo con sus amigos.

Su madre lo castigaba mucho. Una ocasión en la primaria lo acusaron de empujar a una compañera contra una reja; aunque él no lo hizo, fue expulsado. Su madre no le creyó y como castigo le quemó las manos en el fuego de la estufa.

Sus padres se separaron por un tiempo, luego se reconciliaron y se fueron a vivir al Estado de México. Ahí, a sus 12 años, un vecino se le acercó y le ofreció un jale.

“‘¿Quieres ganar dinero?’, yo le dije que sí, ¿quién no iba a querer ganar dinero? ‘Bueno, pues tienes que matar a alguien’. ¡Ah, canijo! Al principio no quería, pero cuando me dijo la cifra de 30 mil pesos, no lo dudé. Me imaginaba perteneciendo a un cártel y consumiendo droga. De dónde vengo (Tonalá) eso es muy común, hay mucha droga, mucha delincuencia, por eso no me espanté”.

➡️ Autodefensas de Guerrero: los niños que no juegan a la guerra por defenderse del narco

“Pero todo cambió después de que me cargué el primer muertito, ya no me sentía igual, estaba intranquilo y pensaba mucho en la persona que maté. Apenas habían pasado 15 días del primer muerto, cuando mi vecino me contacto otra vez. Quería que matara a otra persona. El mismo trato, 30 mil pesos.

Tiempo después me enteré que ese señor, mi vecino, pertenecía al Cártel Jalisco Nueva Generación y quería engancharme con los narcos, porque así funcionan las cosas. Ellos van calando los chavos que andan en las calles y necesitan dinero.

Hay muchos que no tienen ni siquiera para comer y quieren salir de la pobreza, y lo más fácil es meterse a un cártel para ganar dinero fácil robando, secuestrando, matando o vendiendo vicio”, explica.

INFLUENCIADOS POR LA NARCOCULTURA

De acuerdo con la organización, el objetivo del estudio es conocer los factores que vuelven a los menores vulnerables a ser cooptados por la delincuencia organizada, las formas de reclutamiento y el impacto y consecuencias que los grupos delictivos tienen en sus vidas.

Entre los factores de vulnerabilidad destacan la violencia intrafamiliar. Las entidades fronterizas con Estados Unidos presentan mayores niveles de violencia y también son más diversas en actividades delictivas. El consumo de drogas es el elemento que más vincula a los NNyA a grupos de la delincuencia organizada, quienes renuncian a sus estudios antes de ingresar a estos grupos.

Los espacios escolares también propician violencia y consumo de drogas. Haber pertenecido a una pandilla no es indispensable para su ingreso al grupo delincuencial. Y la edad promedio del involucramiento es de 12 a 15 años de edad, como en el caso de Susana.

Otro hallazgo del estudio es que los cárteles hacen uso de las creencias religiosas para establecer y fortalecer los lazos entre sus miembros. La narcocultura también es un factor importante, pues determina modelos a seguir y moldea identidad y personalidad.

Yo estaba muy influenciado por la narcocultura, me gustaban los corridos, las series de narcos, las armas, las trocas, todo eso; es que a uno le empieza a gustar todo lo que ve a su alrededor, tanto las canciones, el verlos ahí en una esquina con el radio o vendiendo droga. Yo creo que le empieza a llamar la atención a todos, y más a mí que veía a mi papá metido en eso”, es la historia de Iván.

A sus 11 años cometió su primer homicidio en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Su padre trabajaba para un cártel y su madre era ama de casa. Desde pequeño le llamaba la atención verlo equipado, con chaleco, casco, armas, arriba de las camionetas. Al principio Iván creía que su papá trabajaba para la policía o era militar, hasta que un día decidió preguntarle y le dijo que no, que estaba en contra de ellos.

“Cuando estaba terminando la primaria me di cuenta que lo mío no era la escuela. Pensé ‘¿para qué te haces pendejo? Ya sabes lo que quieres hacer’, y pues fui a buscar ser halconcillo. No le pedí a mi papá ayuda para entrar al cártel, yo quería entrar por mis propios medios. Aunque era un niño, yo ya había decidido eso para mí. A los 10 años empecé a trabajar para el cártel, recibía siete mil pesos quincenales y con eso me salí de mi casa y empecé a vivir solo. Eso fue como a la semana, ya no tenía miedo, ya había decidido las cosas. Pero estaba chiquillo, no tuve oportunidad de tomar una buena decisión, ahora lo pienso y creo que no pensé bien las cosas con claridad”, lamenta.

Saskia Niño de Rivera, presidenta de Reinserta, explica que los testimonios son muy crudos, pero son las voces de quiénes hoy purgan sentencias por haber cometido algún delito de alto impacto.

“Con este estudio nos fuimos más a fondo para entender cuáles son las historias de estos niños que terminan enfilados siendo parte de los grupos hoy predominantes (de la delincuencia)”, señala.

Por su parte, Marina Flores Camargo, directora de Monitoreo y Evaluación de Reinserta, destaca que el objetivo es conocer los factores de riesgo que convierten a los menores en presas fáciles de la delincuencia organizada, las formas en que son reclutados y el impacto y las consecuencias que estos grupos tienen en sus vidas.

“Específicamente queríamos analizar cada uno de los factores psicosociales de riesgo; explorar todo el procedimiento de operación de la delincuencia organizada en el reclutamiento. Saber si había adiestramiento, cuánto duraba, en qué zonas y cómo se diferenciaban en las distintas zonas del país. También conocer el rol que tienen los factores de riesgo en niñas, niños y adolescentes cuando están vinculados a la delincuencia organizada”, explica.

RECLUTAN PURO NIÑO

En el cártel te enseñan a manejar y disparar chingón un arma. El que me enseñó me decía: ‘Un sicario de dos plomazos o uno, deja frío (deja muerto al adversario). Los que no saben pum pum disparan 20 veces y no los matan, tienes que aprender los puntos, dónde darles, dónde vive, checar la medida, todo”, plática Horacio, originario de Mérida, Yucatán, quien fue cooptado por el cártel de Sinaloa.

Cometió su primer homicidio a los 16 años, pero fue detenido por las autoridades tras caer de la moto y lastimarse el pie.

Al igual que Horacio, miles de adolescentes y niños han sido detenidos por las autoridades locales, estatales y federales. Como publicó ayer este diario, por crimen organizado la Sedena ha detenido a más de seis mil adolescentes desde el año 2000.

“Desgraciadamente, ellos (el cártel) andan buscando puro niño. Por la ley, si te llegan a agarrar por un homicidio pues te dan nada más cinco años. Un niño como de 11 a 12 puede ir, disparar y lo máximo que le van a dar son tres años, máximo; para los demás ya son cinco, pero aun así sale rápido. Si son menores pueden salir y volver, así hasta que tengan 18 y ya no sirven”.

“A veces pienso en todo lo que he vivido, de cómo me vieron chamaco y me reclutaron. Yo creo que es más fácil con los niños porque ven que no tienen nada y ellos te dan el paraíso, como dicen, te dan lo que siempre has querido, pero de nada sirve. Ahorita no tengo nada y salí chacaleando de mi pie, ya no puedo andar en pandillas, no puedo hacer nada. Les convenimos porque somos más fáciles de lavar el coco (convencer). Yo vendía droga porque me gustaba el dinero y el respeto que gané en mi colonia, además pensaba que de todas maneras nadie se preocupa por mí”, comenta.

La presidenta de Reinserta puntualiza que para combatir este fenómeno del reclutamiento de NNyA se requiere una política integral desde lo familiar, educativo y comunitario.

“El fortalecimiento de nuestras instituciones educativas es importantísimo, justamente desde la creación desde centros y espacios comunitarios en la que los chavos tengan alternativas (...) Hoy hay una ausencia de ello, hay un esfuerzo del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, pero es un esfuerzo meramente laboral. No es un esfuerzo en adicciones y muchos de esos chavos no tienen acceso a centros de adicciones que realmente les ayuden a combatir”, sentencia.

Este miércoles, Reinserta presentará su estudio contando con la presencia de la senadoras Olga Sánchez Cordero y Josefina Vázquez Mota; la diputada Ana Lilia Herrera; Tania Ramírez, directora ejecutiva de la Red por los Derechos de los Niños y Tania Enríquez Mier, titular de la Unidad de Prevención de la Violencia de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.


Escucha más sobre este tema en ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Finanzas

Reforma eléctrica debe ir sin cambios, insiste Bartlett

”Nosotros estamos dispuestos a sacar nuestra iniciativa toda ella y tenemos los argumentos para exigirlo", dijo el director de la CFE

Justicia

Detienen al presunto autor de la emboscada contra policías en Coatepec Harinas

El detenido, conocido como “El Chaparro”, aparentemente es miembro de la Familia Michoacana

Justicia

Fiscalía abre investigación por balacera en AICM

La balacera con saldo de un muerto y dos heridos, tuvo lugar en las inmediaciones de la Terminal II del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

Sociedad

La comida que desperdicias también contamina el planeta

Los alimentos que terminan en la basura son causantes de ocho a 10 por ciento de la emisión de gases de efecto invernadero

Ecología

Así cuida Gabriel a sus 10 mascotas exóticas

Recuerdo que me gustaba mucho ir al serpentario que estaba por el Paseo Bravo, ubicado en la capital poblana, platica al mostrar a sus mascotas

Cultura

Ray Fernández y Eduardo Sosa ofrecerán show interactivo en el Cervantino

La crítica social y el humor son parte de este dueto cubano en el cual se musicalizará con “música de la calle”

OMG!

Teo González se encuentra estable tras ser hospitalizado por un infarto

El comediante dio una entrevista al programa Hoy desde el nosocomio, donde detalló su estado de salud

Justicia

Detienen al presunto autor de la emboscada contra policías en Coatepec Harinas

El detenido, conocido como “El Chaparro”, aparentemente es miembro de la Familia Michoacana

Política

López Obrador asegura que se mantendrán los beneficios para la frontera durante gira por BC

A su llegada a Baja California, el mandatario también dio paso a la inauguración de un cuartel de la Guardia Nacional