/ lunes 11 de junio de 2018

Padres de familia piden intervención de Derechos Humanos ante paro de la CNTE

Denunciaron que ya la situación es tan crítica en Oaxaca, que se han reportado casos de padres que llegan armados con escopetas y machetes para pedirles a los profesores que den clases

Padres de familia de Oaxaca pidieron la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la SEP, ante el paro indefinido que realiza la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a fin de que las niñas y niños no sean privados de sus clases.


Denunciaron que ya la situación es tan crítica en el estado, que en la región de la Costa se han reportado casos de padres de familia que llegan armados con escopetas y machetes a las escuelas de sus hijos, para pedirles a los profesores que den clases.



En conferencia de prensa, integrantes del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE) de Oaxaca expresaron que la CNTE ha violado constantemente los derechos humanos de sus hijos desde la instalación del paro estatal y luego nacional, que ha afectado a 53 mil 969 niños que permanecen sin clases en Oaxaca.


Por ello, pidieron a la CNDH “se atiendan las disposiciones legales en materia de derechos humanos, específicamente la garantía del acceso a la educación de los niños oaxaqueños, implementando estrategias para prevenir y evitar que los alumnos de educación básica en el estado sean privados del servicio público educativo”.


Alfonso Soriano Lozano, integrante del CEPSE, sostuvo que en Oaxaca no hay ni un solo despedido. No hay los mecanismos suficientes ni la voluntad política que se necesita para que esos maestros se retiren.


Por su parte, Luisa García Cruz, presidenta de la organización, pidió a los candidatos a la Presidencia que no negocien el derecho de los niños y que recobren la investidura de autoridad frente a la Coordinadora que desde el pasado 4 de junio mantiene un paro indefinido de labores en Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.


Padres de familia de Oaxaca pidieron la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la SEP, ante el paro indefinido que realiza la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a fin de que las niñas y niños no sean privados de sus clases.


Denunciaron que ya la situación es tan crítica en el estado, que en la región de la Costa se han reportado casos de padres de familia que llegan armados con escopetas y machetes a las escuelas de sus hijos, para pedirles a los profesores que den clases.



En conferencia de prensa, integrantes del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE) de Oaxaca expresaron que la CNTE ha violado constantemente los derechos humanos de sus hijos desde la instalación del paro estatal y luego nacional, que ha afectado a 53 mil 969 niños que permanecen sin clases en Oaxaca.


Por ello, pidieron a la CNDH “se atiendan las disposiciones legales en materia de derechos humanos, específicamente la garantía del acceso a la educación de los niños oaxaqueños, implementando estrategias para prevenir y evitar que los alumnos de educación básica en el estado sean privados del servicio público educativo”.


Alfonso Soriano Lozano, integrante del CEPSE, sostuvo que en Oaxaca no hay ni un solo despedido. No hay los mecanismos suficientes ni la voluntad política que se necesita para que esos maestros se retiren.


Por su parte, Luisa García Cruz, presidenta de la organización, pidió a los candidatos a la Presidencia que no negocien el derecho de los niños y que recobren la investidura de autoridad frente a la Coordinadora que desde el pasado 4 de junio mantiene un paro indefinido de labores en Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.


Metrópoli

Carteristas, el grave problema que recorre el Metrobús

Muchas quejas no terminan en denuncia pues, según los reportes, llevan prisa o no se les brindó el apoyo que solicitaron

CDMX

Fotos cívicas ayudarán a zonas escolares: Sheinbaum

La mandataria dijo que no se renovará el contrato de las fotomultas

Mundo

Francia, en gran tensión por nueva marcha de Chalecos Amarillos

Insisten en atacar políticas de Emmanuel Macron y su renuncia