/ viernes 2 de abril de 2021

Pie de Nota | De Tulum a Mineápolis

Era imposible no trazar paralelismos entre las muertes de Victoria Esperanza, migrante salvadoreña en Tulum, Quintana Roo, y George Floyd, ciudadano afroamericano residente en Minéapolis, Minnesota

Era imposible no trazar paralelismos entre las muertes de Victoria Esperanza, migrante salvadoreña en Tulum, Quintana Roo, y George Floyd, ciudadano afroamericano residente en Minéapolis, Minnesota.

➡️Caso Victoria Salazar: migrante salvadoreña que murió por violencia policial en Tulum

Ambos arrestados por presuntamente generar disturbios en tiendas de conveniencia, ambos sometidos contra el piso con una rodilla contra sus cabezas y espalda, ambos asesinados por policías que desoyeron sus súplicas, ambos inmortalizados en video, tumbados en el pavimento inconscientes, para el demérito de la acción policiaca de los países donde vivían.

En un eslabón más de estas tristes coincidencias, la muerte de Victoria este 27 de marzo ocurriría a unas horas de iniciar el juicio contra Derek Chauvin, agente de policía que ultimó a Floyd en mayo del 2020.


Si bien los eventos de Mineápolis no inauguraron el #BlackLivesMatter, sí le dieron nuevos bríos y generaron algunos de los disturbios más grandes observados desde el asesinato, también a manos de policías, de Rodney King en Los Ángeles de 1992.

En shock y en plena pandemia los estadounidenses se vieron forzados a replantearse el papel de las policías, la penetración del racismo en el gobierno y si vale la pena seguir destinando dinero para su financiamiento.

El nombre de George Floyd es hoy símbolo de resistencia para las minorías que en pleno Siglo XXI aún no encuentran la igualdad en la Tierra de las Oportunidades... de revolución social.

¿Qué estatus le vamos a dar acá en México al asesinato de Victoria, que fue persona, mujer, madre, migrante, refugiada, latinoamericana, inocente y víctima de asesinato por abuso de autoridad?

Me atrevo a pensar que hasta aquí van a llegar las similitudes de estas historias.

Como prueba está el presidente López Obrador que, como es costumbre, determinó que el Caso Victoria es "un resabio de la decadencia pasada", y pues como ya en México se vive la 4T –esto lo añado yo– pues no hay mucho que hacer más allá de encarcelar a los policías, a quienes por cierto se les achaca equivocadamente el delito de feminicidio como si el asesinato hubiera estado motivado por el género.

No nos engañemos, los oídos sordos ante esta violencia sistémica contra migrantes son por diseño. Las presiones de Estados Unidos hacia gobiernos mexicanos para hacer más inhóspito el cruce de migrantes por su territorio no es un secreto.

El control de las olas migratorias que buscan llegar a la frontera es uno de las pocas palancas de las que goza México en la relación bilateral. Lo fue para la aprobación del T-MEC con Donald Trump, lo sigue siendo para obtener más vacunas de Joe Biden.

La masacre de los 72 migrantes de 2010 en San Fernando, Tamaulipas, permanece en la memoria como el hecho más destacado contra los migrantes que cruzan por México, pero cada año sabemos de otros cientos de historias de abusos, violaciones y asesinatos.

Y a pesar de ello seguimos viendo al fenómeno de la violencia mexicana contra migrantes como algo normal, como una cuota que deben pagar los centroamericanos por cruzar por el purgatorio que es México, como si no fuera ya suficiente provenir de países ruinosos y fallidos.

Victoria tuvo el mal gusto de ser asesinada en un país xenófobo de clóset, insensible al sufrimiento ajeno, acostumbrado a la violencia de Estado, adormecido cuando se trata de protesta y con un gobierno pésimo para reaccionar a las crisis.

Pero también Victoria Esperanza tenía 36 años y desde hace tres vivía en México limpiando hoteles del lujoso Caribe mexicano para darle de comer a sus dos hijas.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Murió a manos de policías, quienes le rompieron la columna.

Si no hay pena, reflexión, ni propuesta para que no se vuelva a repetir, ¿de qué estamos hechos entonces?


Era imposible no trazar paralelismos entre las muertes de Victoria Esperanza, migrante salvadoreña en Tulum, Quintana Roo, y George Floyd, ciudadano afroamericano residente en Minéapolis, Minnesota.

➡️Caso Victoria Salazar: migrante salvadoreña que murió por violencia policial en Tulum

Ambos arrestados por presuntamente generar disturbios en tiendas de conveniencia, ambos sometidos contra el piso con una rodilla contra sus cabezas y espalda, ambos asesinados por policías que desoyeron sus súplicas, ambos inmortalizados en video, tumbados en el pavimento inconscientes, para el demérito de la acción policiaca de los países donde vivían.

En un eslabón más de estas tristes coincidencias, la muerte de Victoria este 27 de marzo ocurriría a unas horas de iniciar el juicio contra Derek Chauvin, agente de policía que ultimó a Floyd en mayo del 2020.


Si bien los eventos de Mineápolis no inauguraron el #BlackLivesMatter, sí le dieron nuevos bríos y generaron algunos de los disturbios más grandes observados desde el asesinato, también a manos de policías, de Rodney King en Los Ángeles de 1992.

En shock y en plena pandemia los estadounidenses se vieron forzados a replantearse el papel de las policías, la penetración del racismo en el gobierno y si vale la pena seguir destinando dinero para su financiamiento.

El nombre de George Floyd es hoy símbolo de resistencia para las minorías que en pleno Siglo XXI aún no encuentran la igualdad en la Tierra de las Oportunidades... de revolución social.

¿Qué estatus le vamos a dar acá en México al asesinato de Victoria, que fue persona, mujer, madre, migrante, refugiada, latinoamericana, inocente y víctima de asesinato por abuso de autoridad?

Me atrevo a pensar que hasta aquí van a llegar las similitudes de estas historias.

Como prueba está el presidente López Obrador que, como es costumbre, determinó que el Caso Victoria es "un resabio de la decadencia pasada", y pues como ya en México se vive la 4T –esto lo añado yo– pues no hay mucho que hacer más allá de encarcelar a los policías, a quienes por cierto se les achaca equivocadamente el delito de feminicidio como si el asesinato hubiera estado motivado por el género.

No nos engañemos, los oídos sordos ante esta violencia sistémica contra migrantes son por diseño. Las presiones de Estados Unidos hacia gobiernos mexicanos para hacer más inhóspito el cruce de migrantes por su territorio no es un secreto.

El control de las olas migratorias que buscan llegar a la frontera es uno de las pocas palancas de las que goza México en la relación bilateral. Lo fue para la aprobación del T-MEC con Donald Trump, lo sigue siendo para obtener más vacunas de Joe Biden.

La masacre de los 72 migrantes de 2010 en San Fernando, Tamaulipas, permanece en la memoria como el hecho más destacado contra los migrantes que cruzan por México, pero cada año sabemos de otros cientos de historias de abusos, violaciones y asesinatos.

Y a pesar de ello seguimos viendo al fenómeno de la violencia mexicana contra migrantes como algo normal, como una cuota que deben pagar los centroamericanos por cruzar por el purgatorio que es México, como si no fuera ya suficiente provenir de países ruinosos y fallidos.

Victoria tuvo el mal gusto de ser asesinada en un país xenófobo de clóset, insensible al sufrimiento ajeno, acostumbrado a la violencia de Estado, adormecido cuando se trata de protesta y con un gobierno pésimo para reaccionar a las crisis.

Pero también Victoria Esperanza tenía 36 años y desde hace tres vivía en México limpiando hoteles del lujoso Caribe mexicano para darle de comer a sus dos hijas.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Murió a manos de policías, quienes le rompieron la columna.

Si no hay pena, reflexión, ni propuesta para que no se vuelva a repetir, ¿de qué estamos hechos entonces?


Mundo

Ya no hay migrantes haitianos en puente fronterizo

Según el Departamento de Seguridad Nacional, los 8 mil haitianos decidieron volver "de manera voluntaria" a México

México

AMLO envía carta a Israel para solicitar extradición de Tomás Zerón

La carta del presidente López Obrador fue dirigida al primer ministro de Israel

República

Detonan otro paquete-bomba, ahora en Puebla

Por segunda vez en la semana se registra una explosión en el país provocada por un paquete con explosivos

OMG!

¿Qué le pasó a Luis de Alba y por qué su familia pide ayuda?

El comediante famoso por su personaje de El Pirruris no está pasando por su mejor momento y aquí te decimos la razón

Virales

Caso Petito hace enojar a la comunidad negra de Tiktok: los crímenes que son ignorados

TikTok fue la red social que puso sobre la mira la poca difusión que se le da a los casos de personas de color desaparecidas

Sociedad

México se acerca a las 275 mil muertes por Covid-19

En las últimas 24 horas se registraron otros 10 mil 139 contagios para llegar a 3 millones 619 mil 115

Gossip

La historia detrás del Día de la Bisexualidad y su relación con Freddie Mercury

Conoce el vocalista de Queen fue importante para la elección de esta fecha conmemorativa

Finanzas

¡Benito Juárez se va! Así es el nuevo billete de 20 pesos

El Banco de México puso en circulación este billete para conmemorar el Bicentenario de la Independencia del país

Mundo

Ya no hay migrantes haitianos en puente fronterizo; 8 mil son devueltos a México

Según el Departamento de Seguridad Nacional, los 8 mil haitianos decidieron volver "de manera voluntaria" a México