/ viernes 16 de abril de 2021

Pie de Nota | El Gran Carnal

Este gobierno, el de la 4T, el hipercentralista, el que nunca se equivoca ahora tendrá acceso a los datos biométricos de los mexicanos

Este gobierno, el de la 4T, el hipercentralista, el que nunca se equivoca, el siempre honesto, el de la aplanadora electoral y de la mayoría legislativa, ahora tendrá acceso a los datos biométricos de los mexicanos.

Como informó esta casa editorial, tras la aprobación a la reforma a la Ley General de Telecomunicaciones y Radiocomunicación los usuarios de telefonía celular deberán aportar, además de los datos de identidad más personales, sus huellas dactilares y el iris de los ojos, para así formar un Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil que estará a cargo del IFT.

Como bien cabeceó El Sol de México dichas informaciones, "si no das tus datos personales y biométricos, te cancelarán servicio del celular".

Era cuestión de tiempo para la formación de un registro nacional de datos biométricos.

Desde hace años el sector financiero ha ido empujando a los biométricos y su recolección como mecanismo de seguridad, mientras que el SAT toma este tipo de datos al registrar a los contribuyentes.

Foto: Archivo

Al mismo tiempo, un creciente número de naciones ha construido bases nacionales de datos biométricos como respuesta a necesidades de seguridad, comprobación de identidad y hacienda, siendo Estonia uno de los ejemplos más exitosos.

El uso de biométricos es una parada más en la progresiva e inevitable digitalización de la vida cotidiana.

La captura de estos datos hace posible tecnologías disruptivas y de amplios beneficios como el uso seguro de servicios financieros digitales, la compra en tiendas sin cajeros como las de Amazon en California, el reconocimiento facial en cámaras para la seguridad pública, o el monitoreo de la salud a través de dispositivos móviles.

Es así que no sorprende esta reducción de la privacidad de los ciudadanos. Es la moneda que debemos de pagar por vivir en este mundo hiperconectado.

Aquí el problema es que los legisladores mexicanos, y en especial los de Morena, tienen el mal hábito de querer legislar sobre materias tecnológicas cuyos alcances no comprenden del todo.

Foto: Federico Xolocotzi

Las legislaciones que se han montado o querido montar a los modelos de negocio de empresas como Airbnb, Uber, Twitter, Facebook, bicicletas sin anclaje o los monopatines son ejemplos de ello.

En una primera instancia está el uso autoritario y violatorio de la privacidad que pudiese hacer el gobierno de estos datos centralizados.

Es de destacar que al momento no se tiene evidencia de este escenario, aunque los temores están bien argumentados. El Covid-19 ha sido particularmente revelador de cómo los gobiernos están dispuestos a reducir las libertades individuales.

Segundo, en México el acceso a Internet es un derecho constitucional desde 2013, el cual claramente está siendo violado si se considera que para una mayoría de mexicanos su principal punto de entrada son los teléfonos celulares.

Y tercero, preocupan particularmente las nulas garantías que hasta el momento se han dado para que toda la información biométrica vaya a estar segura.

Falta ver cómo queda la reglamentación para la conformación de la base nacional de datos biométricos, para lo cual el IFT tiene 180 días para armar.

Sin embargo, ésta debe pasar forzosamente por reconocer los gravísimos riesgos que supone la actividad del hackeo en México (el tercer país más hackeado del mundo, según Kaspersky) e implementa tecnologías de vanguardia como el blockchain para asegurar que la información biométrica esté segura.

Por ejemplo, apenas en julio la agencia de noticias china Xinhua informó que hackers estaban vendiendo datos de reconocimiento facial por apenas 8 centavos de dólar por rostro.

Si el Big Brother chino no puede detener fugas de información de este calibre resulta ominoso pensar las pifias de las que es capaz El Gran Carnal de aquí.

Los morenistas nos acaban de poner a todos en el filo de la navaja.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias


Este gobierno, el de la 4T, el hipercentralista, el que nunca se equivoca, el siempre honesto, el de la aplanadora electoral y de la mayoría legislativa, ahora tendrá acceso a los datos biométricos de los mexicanos.

Como informó esta casa editorial, tras la aprobación a la reforma a la Ley General de Telecomunicaciones y Radiocomunicación los usuarios de telefonía celular deberán aportar, además de los datos de identidad más personales, sus huellas dactilares y el iris de los ojos, para así formar un Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil que estará a cargo del IFT.

Como bien cabeceó El Sol de México dichas informaciones, "si no das tus datos personales y biométricos, te cancelarán servicio del celular".

Era cuestión de tiempo para la formación de un registro nacional de datos biométricos.

Desde hace años el sector financiero ha ido empujando a los biométricos y su recolección como mecanismo de seguridad, mientras que el SAT toma este tipo de datos al registrar a los contribuyentes.

Foto: Archivo

Al mismo tiempo, un creciente número de naciones ha construido bases nacionales de datos biométricos como respuesta a necesidades de seguridad, comprobación de identidad y hacienda, siendo Estonia uno de los ejemplos más exitosos.

El uso de biométricos es una parada más en la progresiva e inevitable digitalización de la vida cotidiana.

La captura de estos datos hace posible tecnologías disruptivas y de amplios beneficios como el uso seguro de servicios financieros digitales, la compra en tiendas sin cajeros como las de Amazon en California, el reconocimiento facial en cámaras para la seguridad pública, o el monitoreo de la salud a través de dispositivos móviles.

Es así que no sorprende esta reducción de la privacidad de los ciudadanos. Es la moneda que debemos de pagar por vivir en este mundo hiperconectado.

Aquí el problema es que los legisladores mexicanos, y en especial los de Morena, tienen el mal hábito de querer legislar sobre materias tecnológicas cuyos alcances no comprenden del todo.

Foto: Federico Xolocotzi

Las legislaciones que se han montado o querido montar a los modelos de negocio de empresas como Airbnb, Uber, Twitter, Facebook, bicicletas sin anclaje o los monopatines son ejemplos de ello.

En una primera instancia está el uso autoritario y violatorio de la privacidad que pudiese hacer el gobierno de estos datos centralizados.

Es de destacar que al momento no se tiene evidencia de este escenario, aunque los temores están bien argumentados. El Covid-19 ha sido particularmente revelador de cómo los gobiernos están dispuestos a reducir las libertades individuales.

Segundo, en México el acceso a Internet es un derecho constitucional desde 2013, el cual claramente está siendo violado si se considera que para una mayoría de mexicanos su principal punto de entrada son los teléfonos celulares.

Y tercero, preocupan particularmente las nulas garantías que hasta el momento se han dado para que toda la información biométrica vaya a estar segura.

Falta ver cómo queda la reglamentación para la conformación de la base nacional de datos biométricos, para lo cual el IFT tiene 180 días para armar.

Sin embargo, ésta debe pasar forzosamente por reconocer los gravísimos riesgos que supone la actividad del hackeo en México (el tercer país más hackeado del mundo, según Kaspersky) e implementa tecnologías de vanguardia como el blockchain para asegurar que la información biométrica esté segura.

Por ejemplo, apenas en julio la agencia de noticias china Xinhua informó que hackers estaban vendiendo datos de reconocimiento facial por apenas 8 centavos de dólar por rostro.

Si el Big Brother chino no puede detener fugas de información de este calibre resulta ominoso pensar las pifias de las que es capaz El Gran Carnal de aquí.

Los morenistas nos acaban de poner a todos en el filo de la navaja.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias


Política

“A los periodistas hay que matarlos de hambre”: filtran audio de Alejandro Moreno

La gobernadora de Campeche ha expuesto varios audios con fragmentos de conversaciones de Alejandro Moreno con algunos miembros de su partido

Finanzas

Recibe Claudia Sheinbaum estafeta del Tianguis Turístico 2023

“No tengo duda de que el Tianguis Turístico 2023 será la cumbre de la reactivación económica para la ciudad”, dijo la mandataria capitalina

Justicia

Niegan amparo a García Luna para salir de la lista de personas bloqueadas de la UIF

El Juzgado Décimo de Distrito de Amparo de la Ciudad de México consideró que la UIF aportó las pruebas suficientes para su inclusión en la lista

Gossip

Bardo y Pinocho irán a Venecia, se devela en Cannes

A contrario a lo que sucede aquí donde ninguna producción mexicana se encuentra seleccionada en alguna sección del certamen, magnas figuras de origen mexicano regresarían al Lido veneciano con sus últimas películas

Gossip

María José le canta a la libertad en el amor en su nuevo disco

Con Me quedo aquí abajo, la cantante brinda a sus fans otro avance de lo que será su nuevo disco

Gossip

La risa es mucho más de lo que te contaron: Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

En Lo que no sabías del humor mexicano, Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

Gossip

Su regreso fue como una terapia: Jeff Goldblum sobre la incursión al universo de Jurassic World

Jeff Goldblum habla sobre la incursión al universo de Jurassic World 30 años después, en la cinta que pone fin a la franquicia

Gossip

Missi Ashee le da una nueva cara al hip hop

Missi Ashee, la rapera originaria de Culiacán, Sinaloa, lanza un EP que lleva su nombre como declaración de principios

Círculos

Luis Gálvez Alba fue el anfitrión de una comida entre amigos

El empresario convocó a una reunión en el icónico restaurante Les Moustaches del que es fundador