/ viernes 30 de septiembre de 2016

Sorprende Banxico con alza de tasa, la ubica en 4.75%

  • Aprobó aumento de medio punto; alcanzó 4.75% en solo 3 meses
  • Se busca contrarrestar presiones inflacionarias, dice Junta de Gobierno
  • Peso y Bolsa cayeron; el mercado no reaccionó a la medida del Banco Central

En virtud de que han aumentado los riesgos para la actividad económica del país, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), sorprendió a los analistas y determinó aumentar en 50 puntos base su tasa de interés referencial y colocarla en 4.75 por ciento, con lo que ahora se ubica en su nivel más alto desde el 19 de junio de 2009, cuando decidió reducirla en 50 puntos para dejarla precisamente en 4.75 por ciento.

Con la decisión de ayer, desde diciembre de 2015 a la fecha el instituto central ha elevado su tasa de interés en 1.75 puntos, y tan sólo en lo que va de este año 1.5 unidades.

“Con esta acción, se busca contrarrestar las presiones inflacionarias y mantener ancladas las expectativas de inflación; este aumento al objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día no pretende iniciar un ciclo alcista de éste”, afirmó.

Sin embargo, precisó que la Junta de Gobierno seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del tipo de cambio por su posible traspaso a los precios, sin que ello signifique que se tenga un objetivo para éste.

“También se mantendrá vigilante de la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, sin descuidar la evolución de la brecha del producto; ésto, con el fin de estar en posibilidad de continuar tomando las medidas necesarias para consolidar la convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3.0 por ciento, con toda flexibilidad y en el momento y magnitud en que las condiciones lo requieran”, señaló.

Al respecto, cabe recordar que el 17 de diciembre de 2015, el Banxico determinó aumentar de 3.00 a 3.25 por ciento su tasa de interés referencial, y luego el 17 de febrero de este año consideró elevarla 0.50 puntos base y colocarla en 4.25 por ciento. Posteriormente, el 30 de junio pasado acordó incrementarla otros 0.50 puntos y posicionarla en 4.25 por ciento y por último ayer jueves la aumentó nuevamente en 50 puntos base.

A través de su anuncio de política monetaria, el banco central afirmó que durante el último mes el balance de riesgos para el crecimiento del país volvió a mostrar un deterioro.

“La economía mexicana registró una contracción en el segundo trimestre de 2016, como resultado de que se frenó el crecimiento del consumo privado, a la vez que la inversión y la demanda externa siguieron presentando un débil desempeño”, afirmó.

Ante dicho panorama, el Banxico consideró “crucial” continuar reforzando las políticas orientadas a fortalecer los fundamentos macroeconómicos del país.

En este sentido, dijo que van en la dirección correcta las medidas de consolidación fiscal que han sido propuestas en el paquete económico presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al Congreso de la Unión, en el cual se prevé alcanzar un primario a partir de 2017 y estabilizar la razón de deuda pública a PIB también a partir de ese año.

“En todo caso, es indispensable la aprobación y adecuada ejecución de las acciones fiscales planteadas, lo cual permitiría absorber de manera más eficiente choques del exterior y propiciar mejores saldos de la cuenta corriente”, apuntó.

En complemento con lo anterior, y para contribuir al fortalecimiento del marco macroeconómico del país, dijo que la Junta de Gobierno del Instituto Central decidió aplicar un ajuste en su postura monetaria, con el propósito de mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas, lo que a su vez coadyuvará a una mayor estabilidad financiera.

Por medio del reporte, dijo que, si bien el sector industrial en su conjunto ha permanecido estancado, recientemente se ha observado cierta recuperación en diversos indicadores de la actividad productiva, tales como el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), y, a su interior, en los servicios y en la producción manufacturera, tanto automotriz como no automotriz.

En este contexto, afirmó que no se han presentado presiones provenientes de la demanda agregada sobre los precios de la economía, aunque considera que para los siguientes meses se espera que la inflación general anual se incremente gradualmente y cierre el año ligeramente por arriba de 3.0 por ciento.

  • Aprobó aumento de medio punto; alcanzó 4.75% en solo 3 meses
  • Se busca contrarrestar presiones inflacionarias, dice Junta de Gobierno
  • Peso y Bolsa cayeron; el mercado no reaccionó a la medida del Banco Central

En virtud de que han aumentado los riesgos para la actividad económica del país, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), sorprendió a los analistas y determinó aumentar en 50 puntos base su tasa de interés referencial y colocarla en 4.75 por ciento, con lo que ahora se ubica en su nivel más alto desde el 19 de junio de 2009, cuando decidió reducirla en 50 puntos para dejarla precisamente en 4.75 por ciento.

Con la decisión de ayer, desde diciembre de 2015 a la fecha el instituto central ha elevado su tasa de interés en 1.75 puntos, y tan sólo en lo que va de este año 1.5 unidades.

“Con esta acción, se busca contrarrestar las presiones inflacionarias y mantener ancladas las expectativas de inflación; este aumento al objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día no pretende iniciar un ciclo alcista de éste”, afirmó.

Sin embargo, precisó que la Junta de Gobierno seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del tipo de cambio por su posible traspaso a los precios, sin que ello signifique que se tenga un objetivo para éste.

“También se mantendrá vigilante de la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, sin descuidar la evolución de la brecha del producto; ésto, con el fin de estar en posibilidad de continuar tomando las medidas necesarias para consolidar la convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3.0 por ciento, con toda flexibilidad y en el momento y magnitud en que las condiciones lo requieran”, señaló.

Al respecto, cabe recordar que el 17 de diciembre de 2015, el Banxico determinó aumentar de 3.00 a 3.25 por ciento su tasa de interés referencial, y luego el 17 de febrero de este año consideró elevarla 0.50 puntos base y colocarla en 4.25 por ciento. Posteriormente, el 30 de junio pasado acordó incrementarla otros 0.50 puntos y posicionarla en 4.25 por ciento y por último ayer jueves la aumentó nuevamente en 50 puntos base.

A través de su anuncio de política monetaria, el banco central afirmó que durante el último mes el balance de riesgos para el crecimiento del país volvió a mostrar un deterioro.

“La economía mexicana registró una contracción en el segundo trimestre de 2016, como resultado de que se frenó el crecimiento del consumo privado, a la vez que la inversión y la demanda externa siguieron presentando un débil desempeño”, afirmó.

Ante dicho panorama, el Banxico consideró “crucial” continuar reforzando las políticas orientadas a fortalecer los fundamentos macroeconómicos del país.

En este sentido, dijo que van en la dirección correcta las medidas de consolidación fiscal que han sido propuestas en el paquete económico presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al Congreso de la Unión, en el cual se prevé alcanzar un primario a partir de 2017 y estabilizar la razón de deuda pública a PIB también a partir de ese año.

“En todo caso, es indispensable la aprobación y adecuada ejecución de las acciones fiscales planteadas, lo cual permitiría absorber de manera más eficiente choques del exterior y propiciar mejores saldos de la cuenta corriente”, apuntó.

En complemento con lo anterior, y para contribuir al fortalecimiento del marco macroeconómico del país, dijo que la Junta de Gobierno del Instituto Central decidió aplicar un ajuste en su postura monetaria, con el propósito de mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas, lo que a su vez coadyuvará a una mayor estabilidad financiera.

Por medio del reporte, dijo que, si bien el sector industrial en su conjunto ha permanecido estancado, recientemente se ha observado cierta recuperación en diversos indicadores de la actividad productiva, tales como el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), y, a su interior, en los servicios y en la producción manufacturera, tanto automotriz como no automotriz.

En este contexto, afirmó que no se han presentado presiones provenientes de la demanda agregada sobre los precios de la economía, aunque considera que para los siguientes meses se espera que la inflación general anual se incremente gradualmente y cierre el año ligeramente por arriba de 3.0 por ciento.