/ sábado 17 de octubre de 2020

Capítulo 20 | Tirso Martínez Sánchez

Tirso fue llamado al estrado como testigo del gobierno de EU. Habló de sus equipos de futbol en México, de los cuales la Femexfut no ha respondido información

Tirso Martínez Sánchez fue llamado al estrado como testigo del gobierno de Estados Unidos. Michael Robotti lo comenzó a interrogar. Unos días antes el narco colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, habló de él como El Futbolista. A lo largo de este interrogatorio, Tirso habla de sus equipos de futbol en Querétaro, en Celaya, en Irapuato y La Piedad, Michoacán. La Federación Mexicana de Futbol no ha querido responder a las solicitudes de información sobre los equipos que dice Tirso, ellos le compraron para evitar cualquier escándalo. Esto es parte de lo que declaró en noviembre de 2018.


—¿De qué país es?

—De México.

—¿Está familiarizado con el Cártel de Sinaloa?

—Sí.

—¿Tenía una relación con el Cártel de Sinaloa?

—Trabajé para el Cártel.

—¿Aproximadamente durante qué años fue miembro del Cártel de Sinaloa?

—Aproximadamente de 1995 hasta 2003.

—¿Fue usted miembro de otro cártel?

—Sí.

—¿De qué cártel?

—De Ciudad Juárez.

—¿Quiénes eran los líderes del Cártel de Sinaloa mientras usted era miembro?

Chapo Guzmán, Mayo Zambada, El Azul, Nacho Coronel, y los hermanos Beltrán-Leyva.

—¿Quiénes eran los líderes del Cártel de Juárez mientras usted era miembro?

—Amado Carrillo, Vicente Carrillo y el Flaco Quirarte.

—Durante estos tiempos, ¿cuál era la relación entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez?

—Eran socios.

—¿Los veía como la misma organización o como una organización diferente?

—Lo mismo.

—¿Cómo se refería a esa organización más grande?

—El Cártel.

—¿Cuál era su relación con el acusado en el momento que usted era miembro del cártel?

—Traer las drogas a los Estados Unidos.

—¿Qué método principal de transporte usó?

—Los trenes.

—¿Podría describir sus responsabilidades con respecto a esa ruta del tren?

—Sí, sí. Fui responsable de llevar las drogas a Estados Unidos y distribuirlas.

—¿A qué ciudades de Estados Unidos enviaba las drogas?

—Los Ángeles, California, Chicago y Nueva York.

—¿Qué tipo de drogas transportó a los Estados Unidos sobre esta ruta de tren?

—Principalmente cocaína y marihuana.

—Hablemos un poco sobre sus antecedentes. ¿De dónde es?

—Guadalajara, Jalisco, México.

—¿Cuál es su nivel más alto de educación?

—El equivalente a octavo grado en Estados Unidos.

—¿Que edad tenía cuando dejó de ir a la escuela?

—Me detuve en dos ocasiones, pero tenía 13 años cuando dejé de ir a la escuela.

—¿Cómo es su capacidad de lectura?

—No muy buena.

—¿Trabajó mientras crecía?

—Sí.

—¿Haciendo qué, en general?

—Lavaba carros, limpiaba zapatos, trabajé en un puesto de mariscos.

—¿En algún punto se alejó de Guadalajara?

—Sí.

—¿Hacia dónde?

—A Los Ángeles, California.

—¿Alrededor de qué año fue eso?

—Aproximadamente en el 86.

—Así que, ¿cuántos años tenía?

—Tenía aproximadamente 18, 19 años de edad.

—Desde 1986 hasta 1994, ¿en dónde vivía?

—En Los Ángeles, California.

—Durante este tiempo, ¿cuál era su fuente principal de ingresos?

—La venta de drogas.

—¿Qué tipo de drogas?

—Cocaína.

—En promedio, de 1986 a 1994, ¿alrededor de cuánta cocaína por año usted estaba distribuyendo en Los Ángeles?

—Empecé vendiendo gramos y luego cientos de kilos.

—Cuando ingresaba a los Estados Unidos, ¿usted ingresaba ilegal o legalmente?

—Ilegalmente.

—¿Aproximadamente cuántas veces ingresó ilegalmente?

—Cincuenta, 100 veces.

—¿Alguna vez lo arrestaron por entrar ilegalmente?

—Sí.

—¿Cuántas veces?

—Dos veces.

—¿Alguna vez entró a los Estados Unidos con un pasaporte falso?

—Muchas veces.

—¿Cuántos pasaportes falsos tenía?

—Usaba de cinco a diez pasaportes falsos.

—¿Personalmente alguna vez ha usado marihuana?

—Sí.

—¿Qué tal la cocaína?

—Sí.

—¿Usó alcohol también?

—Sí.

—¿Cómo describiría su relación con el alcohol?

—Soy alcohólico.

—Cuando bebía, ¿con qué frecuencia bebía?

—Casi todos los días.

—¿Tiene algún alias?

El Mecánico, El Centenario, El Futbolista, José Luis Martínez Sánchez, José Martínez, Manuel Martínez Ochoa, Rafael Barragán, Arturo Menéndez y muchos otros.

—¿Por qué tiene tantos alias?

—Porque en caso de una investigación no querría que las autoridades supieran mi nombre real.

—¿Uno de tus alias era Futbolista?

—Sí.

—¿Qué significa eso?

—Bueno, me llamaron Futbolista porque me gustaba jugar futbol. También era dueño de algunos equipos de futbol.

—¿Dónde poseía esos equipos?

—En México. En Querétaro, México; en Celaya, Guanajuato, México, Irapuato, Guanajuato, México y La Piedad, Michoacán, México.

—¿Con qué dinero compró esos equipos de fútbol?

—Con la venta de drogas.

—Hablemos de su período temprano con el cártel. Antes mencionó a alguien llamado Amado Carrillo, ¿podría recordarle al jurado quién era?

—Sí, él era un narcotraficante que traficaba drogas.

—¿Usted sabía cuál era su alias?

El Señor de los Cielos.

—¿Quién era Flaco Quirarte?

—Otro miembro del Cártel de Juárez, un traficante de drogas.

—¿Cuál era su nombre completo?

—Eduardo González Quirarte.

—¿Para quién, si acaso, trabajaba él directamente?

—Para Amado Carrillo.

—¿Qué le dijo él sobre el alias de Amado Carrillo, El Señor de los Cielos?

—Bueno, que ellos llamaban a su compadre, Amado Carrillo, El Señor de los Cielos, porque la mayoría de las drogas que él traía desde Colombia hacia México las traía por avión.

—¿Cómo se transportaban las drogas a Los Ángeles en este momento?

—Sí, fueron transportadas en camiones de carga desde Ciudad Juárez a El Paso, Texas; y de El Paso, Texas, a Los Ángeles.

—¿En algún momento comenzó a recibir drogas de Flaco Quirarte en otra parte?

—En Chicago.

—¿Alrededor de cuándo ocurrió ese cambio de Los Ángeles a Chicago?

—Aproximadamente en el 96, '96, '97 aproximadamente.

—¿Cuál fue su papel en esta nueva ruta a Chicago?

—Yo distribuía las drogas.

—¿Cómo recibía drogas en Chicago si estaba viviendo en México?

—A través de mis trabajadores.

—¿Cómo encontró a sus trabajadores en Chicago?

—Eran personas que conocía desde hacía muchos años de México.

—¿Cuántos trabajadores tenía en Chicago en ese momento?

—Tuve entre tres y cinco trabajadores.

—¿Cuál fue el método de transporte de México a Chicago?

—Vía camiones de carga.

—¿Cómo, si acaso, estaban las drogas escondidas en los camiones de carga?

—Sí, estaban en cajas que contenían tenedores de plástico, cucharas de plástico, platos y vasos.

—¿Sabe a quién pertenecían esas drogas que se envían en esta ruta?

—Esas drogas pertenecían a Mayo Zambada y Amado Carrillo y Flaco Quirarte.

—¿Entendía la relación entre Mayo Zambada y el acusado durante este período de tiempo?

—Sí.

—¿En qué se basó ese entendimiento?

—Eso me había dicho Alfredo Vázquez.

—Hablaremos de Alfredo Vázquez en un par de minutos, pero en general ¿quién era él?

—Alfredo Vázquez fue un narcotraficante que trabajó para Chapo Guzmán. También fue el compadre de Chapo Guzmán.

—¿Qué papel, si es que tuvo alguno, tuvo dentro del cártel?

—Él era la persona que transportaba las drogas a los Estados Unidos.

—¿Usted participó en el tráfico de drogas con Alfredo Vázquez?

—Sí.

—¿Qué le dijo Alfredo Vázquez sobre la relación entre el acusado y Mayo Zambada en la década de 1990?

—Que eran socios en el negocio de las drogas.

—¿Cuándo conoció por primera vez a Alfredo Vázquez?

—Aproximadamente en el año 94 o 97.

—¿Dónde lo conoció, en qué ciudad?

—En Guadalajara. A través de su hermano, El Loco.

—¿Estaba interesado en conocer a Alfredo Vázquez en este momento?

—Sí.

—¿Por qué?

—Porque, bueno, quería conocer a Alfredo Vázquez porque quería llegar a Chapo Guzmán a través de él.

—¿Qué quiere decir con eso?

—Bueno, quería... bueno, ya que él trabajaba para Chapo Guzmán, y como eran compadres, quería trabajar con Chapo Guzmán a través de él.

—Después de conocer a Alfredo Vázquez, ¿cómo progresó su relación con él en los próximos años?

—Fue buena, tuvimos una buena relación.

—Durante los primeros años que lo conoció, ¿qué tan seguido hablaba con él?

—Bueno, hablamos con frecuencia, a veces tres veces por semana, a veces una vez a la semana.

—Típicamente, ¿dónde hablaba con él?

—Bueno, salíamos a beber a restaurantes o en lugares para bailar o incluso en el palenque.

—¿Vázquez le contó sobre las diferentes formas en que transportaba drogas para el acusado?

—Bueno, me dijo que lo transportaron en latas de chiles, por tren, a través de un túnel que tenían en Tijuana.

—Veamos cada uno de esos métodos. En general, ¿qué le dijo Vázquez sobre las latas de chiles?

—Bueno, Vázquez me dijo que le pusieron los kilos de cocaína

dentro de latas que tenían chiles en vinagre.

—¿Cuál fue el papel de Vázquez en esta ruta de latas de chile?

—Él fue quien organizó, quien organizó esos envíos.

—¿Para quién, si es que para alguien, estaba trabajando mientras hacía esto?

—Para el Chapo Guzmán.

—¿Qué le dijo sobre el proceso de empaque para las latas de chile?

—Sí, me dijo que ponían el kilo de cocaína dentro de una bolsa sellada al vacío. Luego lo ponían dentro de una lata y le echaban vinagre encima. Entonces ellos podían sellar las latas con una máquina que tenían. Y luego podían colocar el logo con la marca de la compañía, La Costeña.

—¿Cómo se usa esa marca en esta ruta?

—Bueno, fue para que pareciera que el envío era de esa empresa, de La Costeña.

—Mencionó que había vinagre dentro de las latas de chile, ¿había algo más?

—Sí. A veces colocaban arena allí para que pareciera como si fuera líquido.

—¿Cuál era el propósito del vinagre o la arena?

—Era porque si eran detenidos en un punto de control y registrados, pudieran ver que la lata contenía el peso que decía en el exterior.

—¿Dónde fueron empacadas estas latas de chile?

—En Guadalajara, Jalisco, México.

—¿Cómo transportaron las latas de chile desde allí?

—Por camión de carga.

—¿A dónde fueron?

—De Guadalajara, Jalisco a Tijuana, Baja California, México.

—¿A dónde fueron desde allí?

—A Estados Unidos.

—¿Algo inusual sucedió con respecto al Flaco Quirarte?

—Sí. Se pegó un tiro en la cabeza.

—¿Usted personalmente vio a Flaco Quirarte?

—Sí.

—¿Y cuándo se pegó un tiro Flaco Quirarte?

—Sí, aproximadamente entre el 98, sí, por esa época, '98, '99.

—¿Puede describir brevemente estos eventos que conducen al Flaco Quirarte a dispararse?

—Seguro. Estaba borracho y drogado, y una patrulla lo detuvo. Él no se detuvo. Huyó. Él llamó a Álvarez Tostado y le dijo compadre, voy a dejar que me atrapen y luego me mataré.

—Ahora, ¿sobrevivió Flaco Quirarte a esta herida de bala en la cabeza?

—Sí.

—¿Y hubo efectos duraderos en él?

—Sí.

—¿Y cuáles fueron esos efectos duraderos?

—Perdió la memoria.

—Ahora, después de que Vázquez dejó de administrar la ruta del tren, ¿por cuánto tiempo permaneció cerrada?

—Aproximadamente meses o cerca de un año.

—¿Y durante qué año estuvo cerrado?

—Aproximadamente en el año 99.

—¿Y en algún momento se volvió a abrir?

—Sí.

—¿Y quién estaba a cargo de la ruta cuando se volvió a abrir?

—Yo fui.


Foto: Reuters


***


—¿Cuáles fueron sus responsabilidades mientras manejaba la ruta del tren desde el 2000 hasta el 2003?

—Mi responsabilidad era llevar las drogas a los Estados Unidos, y para que yo las distribuyera a quienes me hubieran instruido para distribuir.

—Comencemos por hablar sobre quién más estaba involucrado en esta ruta de tren. ¿Tuvo algún jefe mientras estaba manejando la ruta del tren?

—Jefes.

—¿Quiénes eran sus jefes mientras manejaba esta ruta?

Chapo Guzmán, Mayo Zambada y Vicente Carrillo.

—¿Usted con quién se reportaba directamente?

—Con Vicente Carrillo.

—¿Cómo comenzó a informarle directamente a Vicente Carrillo?

—Porque el propio Vicente Carrillo me dijo que necesitaba informarle sobre todas las drogas que transportaría a los Estados Unidos.

—¿Cuál era la relación entre Mayo y el acusado mientras manejaba esta ruta del tren?

—Eran socios de drogas.

—¿A quién se le permitió enviar drogas por esta ruta de tren?

—A nadie más que los miembros del cártel. Solo Mayo Zambada, Vicente Carrillo, yo, Alfredo Vázquez y, por supuesto, Chapo Guzmán.

—Usted mencionó que el acusado le dijo que él inventó esta ruta de tren, hablemos de esa conversación.

—Sí, por supuesto.

—¿En algún momento supo que el acusado ya no estaba en la cárcel?

—Sí.

—¿En qué año fue eso?

—Aproximadamente al comienzo de 2001.

—¿Cómo se enteró de eso?

—A través de Alfredo Vázquez.

—¿Qué le dijo él?

—Estaba feliz. Dijo que su Compadre Chapo había escapado de la cárcel.

—¿Después del escape del acusado de la prisión, se encontró con él?

—Sí.

—¿Cuántas veces?

—Dos veces.

—¿En qué año tuvo lugar la primera reunión?

—2001, aproximadamente a mediados de año.

—¿En este punto usted ya estaba manejando la ruta del tren?

—Sí.

—¿Por cuánto tiempo?

—Un poco más de un año.

—¿Cómo surgió esta reunión con el acusado?

—Sí, Alfredo Vázquez me llamó. Me dijo que iba para presentarme a una persona muy importante. Acordamos encontrarnos al día siguiente en la Ciudad de México. Bueno, nos conocimos en este lugar llamado Sanborns, es una cafetería. Ya estábamos allí y un hombre llegó, uno de los trabajadores del Chapo Guzmán. Lo llamaban El Pelón. Nos metimos en su vehículo. Nos dirigimos hacia la salida hacia, Toluca. Antes de salir de la carretera, nos cambiaron los autos y nos metieron en una camioneta de carga. Nos pusieron una capucha.

—Cuando dice “nos”, ¿a quién le pusieron una capucha?

—A Alfredo y a mí. Nos condujeron durante aproximadamente diez minutos. Llegamos a un lugar en las montañas. Nos sacaron de la furgoneta. Era una cabaña.

—¿Cómo era el terreno de la casa?

—Era montañoso, sí.

—¿Qué pasó cuando llegó con Alfredo Vázquez?

—Chapo Guzmán saludó a Alfredo Vázquez, le dio un abrazo. Alfredo Vázquez me presentó al Chapo Guzmán y le dijo: Compadre, mira, él es el encargado de la ruta del tren. Y Chapo Guzmán le responde: Compadre, ¿ya le digo que yo fui el inventor de esa ruta? Y Alfredo Vázquez le responde: sí, compadre, ya le dije que eres el inventor de esa ruta.

—¿Qué pasó después en esta conversación?

—Chapo Guzmán me preguntó cuántos vagones cisterna. Alfredo Vázquez interviene para responder la pregunta. Y él dice, Compadre tenemos 30, 40, 60 vagones. Refiriéndose a los vagones del tren.

—¿En realidad tenía tantos vagones de tren en ese momento?

—No

—¿Cuántos tenía?

—Tenía aproximadamente de seis a ocho vagones cisterna.

—¿Por qué Vázquez exageró el número de vagones cisterna?

—Bueno, porque entiendo que ya fuera Chapo Guzmán o la gente de Chapo Guzmán, le habían dicho a Alfredo Vázquez que iban a transportar una gran cantidad de drogas y quería que estuviera listo.

—¿Cuál fue la reacción del acusado a la declaración de Vázquez?

—Dijo, okay, compadre, bien.

—¿Qué pasó después?

—Bueno, lo siento... la conversación terminó. Nos pusieron dentro de la misma camioneta. No, no, lo siento, lo siento. Sí, dijo que pronto tendría noticias suyas, que iba a transportar drogas. Así que nosotros terminamos la conversación. Nos llevaron de vuelta a la furgoneta. Colocaron la capucha sobre nosotros otra vez. Y nos la quitaron durante el camino. Y nos llevaron a donde habíamos dejado nuestro vehículo.


***


La tarea de Tirso era establecer empresas en México y encontrar almacenes. Y fue lo mismo en Los Ángeles, California. Alquiló los vagones cisterna. E instaló el ramal, las vías del tren, dentro de los almacenes.

Juan Bugarín estableció la primera compañía en Los Ángeles y él alquiló los vagones cisterna. Después en Los Ángeles, California, Chicago y Nueva York. Establecieron compañías para comprar zapatos y aceite comestible, para cubrir las drogas que llevarían de México a Estados Unidos. Parecían compañías legales. Una se llamaba Las Cuatro Reinas, otra Azteca Leather.

Las primeras rutas se ubicaron en Pomona, California, y en Juliette, en las afueras de Chicago. Los primeros trenes comenzaron a enviarse a principios del año 2000. Las drogas estaban escondidas en un compartimento secreto, una pared doble.


—¿Le preocupaba que estas drogas pudieran ser incautadas por la policía Mexicana?

—No.

—¿Por qué no?

—Porque Mayo Zambada le había pagado a las autoridades.

—Usted mencionó que alquiló vagones cisterna, por último ¿cuántos vagones cisterna tuvo de una sola vez?

—Entre 10 y 12 vagones cisterna.


Foto: AFP


***


—Y cuando sus trabajadores recogían dinero en Nueva York, ¿qué hacían ellos con eso?

—Bueno, lo llevarían a sus casas y más tarde yo invertiría en comprar relojes y diamantes.

—¿Y dónde compraba estos diamantes y relojes?

—Aquí en Nueva York. En Manhattan.

—Y después de comprarlos, ¿qué les pasaba?

—Bueno, una persona de México vendría y los tomaría de vuelta en México.

—¿Y también tenía trabajadores que transportaban efectivo?

—Sí.

—¿Y cómo se transportó el efectivo de Estados Unidos a México?

—Bueno, lo transportaban en automóviles en secreto.

—¿Y alrededor de cuánto dinero en efectivo transportó de regreso a México desde los Estados Unidos entre el 2000 y el 2003?

—Aproximadamente de seis a ocho millones.

—Ahora, en general, ¿cuánto obtuvo de ganancia al dirigir esta ruta de tren antes de contar los gastos?

—Sí, obtuve aproximadamente de 25 a 30 millones, o incluso más.


***


—¿Y sobre cuánto tiempo después de esta primera reunión con el acusado fue la segunda reunión?

—Dos meses después, dos o tres meses después.

—Entonces, ¿en qué año estamos?

—Aproximadamente hacia fines de 2001 y principios de 2002.

—¿Dónde fue esta reunión?

—En el Estado de México. Un lugar que se llama La Marquesa. Justo en la salida cuando vas hacia la ciudad de Chalukya en México.

—Bueno, un amigo de Vázquez me llamó y me dijo que vamos a ir a ver a su compadre. Y dije que sí, y luego hicimos una cita para el día siguiente para que pudiéramos reunirnos con él. Uno de los trabajadores de Chapo Guzman nos recogió cerca de Plaza Santa Fe. Nos metimos en su auto. Y tomamos la carretera y nos dirigimos hacia la salida hacia Chalukya. Y unos pocos kilómetros después, salimos de la autopista. Y tomamos un camino de tierra hacia la montaña. Llegamos allí y unos 10, 15, 20 minutos después llegó El Chapo Guzmán.

—¿Y qué pasó en esa reunión?

—Bueno, lo que sucedió fue que nos saludamos. Y él me dijo que tenía 200 kilos de cocaína para que yo los llevara a Los Ángeles Y quería comprobar qué ruta sería la más rápida. Él tenía una ruta alternativa o quería compararla con la ruta del tren. Dije que sí. Y luego me preguntó cuánto iba a cobrarle. Y Alfredo Vázquez... en realidad, no dije nada, y un amigo de Vázquez le respondió, él dijo: Compadre, lo veremos luego.


***


Le dijo a Vicente Carrillo que había tenido una reunión con Chapo Guzmán. “Se enojó mucho. Él dijo, bueno, él es un cabrón, quiere saltarme. Y me dijo que no fuera a cualquier reunión sin su autorización previa”.

—¿Qué dijo Vicente que pasaría en el futuro?

—Bueno, que no debería ir a ninguna reunión y que todo iba a hacerse a través de él, porque él quería sacarlo del juego.

—Entonces, ¿qué entendió que significaba que él quería saltar a Vicente?

—Bueno, entendí que no quería darle ninguna ganancia de las drogas que iban a ser transportadas a Estados Unidos.

—¿Y cuál sería la ventaja de saltarse a Vicente Carrillo en esta ruta de tren?

—Tener más ganancias. Para ganar más dinero.


***


—¿Alguna vez conoció a Mayo Zambada?—, le preguntaron a Tirso.

—Sí.

—¿Cuántas veces lo vio?

—En dos ocasiones.

—¿Cuándo fue la primera reunión?

—La primera reunión fue en los primeros meses de 2001. Aproximadamente.

—¿Dónde fue eso?

—En Torreón, Coahuila, México.

—¿Cómo surgió esta reunión?

—Bueno, Álvarez Tostado, mi compadre, me llamó y me dijo que Vicente Carrillo quería vernos. Le dije, sí. Acordamos hacerlo y acordamos ir al día siguiente. Nos llevaron. Vicente Carrillo nos recibió. Al final a un lado estaba Mayo Zambada. Sentado en un escritorio así. Saludamos a Vicente. Y primero él me preguntó… él me preguntó cuándo iba a tener lista Nueva York.

—¿Quién le preguntó eso?

—Vicente me preguntó.

—¿Y qué pasó después?

—Dije, pronto, que estaba trabajando en eso. Vicente le dijo a Mayo, ¿Qué piensa, padrino? Mayo Zambada respondió, Okay. Él movió su cabeza, asintió con la cabeza y dijo, Okay.

—Cuando Vicente le preguntó si tenía lista Nueva York, ¿qué entendió que significa eso?

—Bueno, me estaba preguntando si tenía un almacén listo, porque previamente me había dicho que tenía que tener Nueva York lista para poder... bueno, llevar drogas a Nueva York.

—¿Vía tren?

—Sí.

—Ahora, ¿qué se discutió durante el resto de esta reunión?

—Bueno, Álvarez Tostado, mi compadre, continuó la plática. Le preguntaron si él sabía qué había pasado con esa mercancía que se había perdido. Vicente preguntó.

—¿Usted sabía los detalles de eso?

—No.

—Ahora, en un punto después de esta reunión, ¿Mayo Zambada preguntó de nuevo sobre la ruta a Nueva York?

—Después de esa reunión.

—Okay. Y díganos sobre eso.

—Bueno, él me preguntó, Bueno, Vicente Carillo dice, Mire, mi padrino está preguntando cuándo carajos van a tener lista Nueva York. Él se estaba refiriendo al almacén con el ramal del tren con los rieles.

—Ahora, ¿en algún momento volvió a encontrarse con Mayo Zambada?

—Sí.

—¿Cuándo fue eso?

—Un mes después, cuatro o cinco meses después, aproximadamente.

—Okay. ¿Y cómo surgió esa reunión?

—Sí, Vicente Carrillo me llamó y me dijo que tenía que encontrarme con su padrino para aclarar algo.

—¿Y qué pasó después?

—Vicente Carrillo coordinó la ubicación de la reunión conmigo. Me preguntó qué llevaría puesto. Le dije que iba a llevar puesto y que iba a llevar puesto una gorra, y que estaba en un teléfono público, cabina telefónica en la Ciudad de México.

—¿Y qué pasó después?

—Bueno, unos minutos después llegó Rey Zambada con Patty.

—¿Y qué pasó después?

—Él preguntó si yo era Mecánico, y yo dije que sí. Me dijo que entrara. Condujo por unas pocas millas, no sé, dos o tres millas. Estábamos casi en la casa y llamó por radio. Él dijo, estaremos allí pronto. Cuando llegamos, el garaje ya estaba abierto. Nosotros entramos y había mucha gente armada.

—¿Y qué pasó durante el transcurso de esta reunión?

—Bueno, la reunión fue para aclarar un problema que tenía que ver con alguna mercancía que supuestamente yo había cambiado de buena mercancía a mala mercancía en referencia a 311 kilos de cocaína.

—¿Entonces Rey y Patty Zambada se quedaron para esta reunión?

—No. Patty se quedó en el vehículo. Rey Zambada me trajo en la casa y le dijo a su hermano, Mayo, él dijo: Él está aquí, como entregándome... a mí con él.

—¿Y qué pasó después?

Mayo Zambada comenzó a insultarme de inmediato. Él me preguntó por qué cambié su mercancía. Le dije que no sabía de qué estaba hablando. Él dijo: no actúes como un maldito estúpido. Me diste 300… me diste 311 kilos que no son buenos. Reiteré una vez más, no, que no había hecho eso. Me preguntó: ¿qué vamos a hacer? Le dije que me diera la oportunidad de cambiarlos en el siguiente viaje, que yo le iba a dar de mi cocaína.

—¿A dónde había ido el envío original?

—Nueva York.

—¿Qué pasó después?

—Bueno, él tenía una pistola en la cintura y me apuntó en este lugar, mi cara, mi cabeza. Y dijo: no te voy a matar porque mi ahijado me dijo que no te haga nada.

—¿A quién se refería?

—Vicente Carrillo.

—¿Qué pasó después?

—Bueno, después de eso me fui. Rey y Patty me llevaron de vuelta a donde me habían recogido. Llamé a Vicente para hacerle saber lo que había sucedido, y pensó que esto era gracioso. Él dijo: mi padrino es un cabrón.

—¿Y usted, de hecho, tomó esos 311 kilogramos y los cambió?

—No.

—¿Terminó reemplazándolos de todos modos en un envío posterior?

—Sí.

—¿Y a dónde fue ese envío posterior?

—A Nueva York.

—¿En algún momento terminó de usar esa ruta de tren que manejaba?

—Sí.

—¿Por qué?

—Porque hubo tres incautaciones.

—¿Y dónde fueron cada una de estas incautaciones?

—Bueno, la primera fue en Nueva York, en Brooklyn. La segunda fue en Chicago. Y la tercera estaba en Nueva York, en Queens.

—¿Y fue después de la tercera incautación que cerró la ruta?

—Sí.

—Muy bien. Así que hablaremos de esas tres incautaciones en un

un par de minutos. Quería preguntarle, en el momento de esta incautación final, ¿dónde estaba viviendo?

—Vivía en la Ciudad de México.

—Y después de la incautación final, ¿se quedó en la Ciudad de México o se fue?

—Me quedé por unos dos o tres meses y luego me fui.

—¿Y por qué se fue?

—Porque querían matarme porque habían perdido la ruta de tren, eso significa la transportación.

—Ahora, después de que dejó la Ciudad de México, ¿alguna vez habló directamente con Vicente Carrillo?

—No, ya no.

—¿Alguna vez recibió un mensaje de él indirectamente?

—Sí, dos.

—¿Y de quién?

—Bueno, el primero vino con mi compadre, Álvarez Tostado. Y el segundo vino de Efrén, era el cuñado de Amado Carrillo.

—¿Qué mensaje le pasó Álvarez Tostado de parte de Vicente?

—Él me dijo que lo llamara porque le debía dinero.

—Entonces, ¿quién le dijo que llamara a quién?

—Álvarez Tostado me dijo que llamara a Vicente porque le debía dinero.

—¿Y cuál fue su reacción a eso?

—Yo sabía que eso era una mentira. Sabía que lo que él quería era que le llamara.

—Ahora, ¿en algún momento Álvarez Tostado lo puso al día sobre la relación entre el acusado y Vicente Carrillo?

—Sí.

—¿Y qué le dijo a usted?

—Él me dijo que estaban en guerra; que se estaban matando el uno al otro, que los dos lo estaban haciendo.

—¿Y qué le dijo de la relación entre Mayo y Vicente Carrillo?

—Sí. Me dijo que El Corajudo, refiriéndose a Mayo Zambada, le había dado la espalda a Vicente Carrillo; que lo había traicionado.

—¿Qué entendió que significaba?

—Bueno, que lo había dejado por irse al lado de Chapo Guzmán.

—Entonces, ¿quién había dejado a quién?

—Que Mayo Zambada realmente había tomado distancia de Vicente Carrillo, y que él, que había cambiado al lado de Chapo por completo.

—Ahora, ¿cuál fue el otro mensaje que recibió de Vicente Carrillo?

—Bueno, Efrén me preguntó con quién estaba participando o con quien tomaba bandos dentro de la guerra entre Vicente Carrillo y Chapo Guzmán. Le dije a Efrén que no estaba tomando partido porque era una persona tranquila. Y si él era realmente mi amigo, no le diría a Vicente Carrillo que me había visto.


***


—Ahora, ¿alguna vez ha tenido una cirugía plástica?

—Sí.

—¿Cuántas veces?

—Bueno, la primera fue en los años 90 o 2000. No recuerdo exactamente. La segunda fue en 2006, 2007. Y la tercera vez fue en 2011 cuando quería cambiar mi cara.

—Okay. ¿Y los primeros dos procedimientos también fueron en su rostro?

—Sí, mi nariz y mis ojos.

—¿Y fue este último procedimiento el que cambió su cara exitosamente?

—No.

—¿Por qué no?

—Porque tengo presión arterial alta y cuando estaba a punto de someterme a una cirugía, estaba sangrando mucho y el doctor decidió detenerla.

—¿Y por qué estaba tratando de cambiar su cara?

—Porque las autoridades estadounidenses me querían.


***


—Ahora, ¿está familiarizado con alguien llamado Chupeta?

—Sí.

—¿Recuerda haberlo conocido alguna vez?

—No recuerdo haberlo conocido. En ocasiones, fui a Colombia. Conocí gente, pero no me dijeron sus nombres.

—Ahora, ¿cómo se enteró de Chupeta?

—A través de Conejo, un colombiano.

—Y testificó anteriormente que se involucró en tráfico de drogas con Conejo, ¿verdad?

—Correcto.

—Y también testificó que él suministró al cártel; ¿es eso preciso?

—Eso es preciso.

—¿Y qué le dijo Conejo sobre Chupeta?

—Hay otros narcotraficantes que son más grandes que Diego. Él dijo: Ahí está Chupeta. Él tiene mucho dinero, y él trabaja para los muchachos de Sinaloa, para la gente del cártel de Sinaloa... lo siento. Él envía drogas al Cártel de Sinaloa.

—Ahora, ¿sabe si usted transportó alguna droga suministrada por Chupeta en sus rutas de tren?

—La verdad es que no sé.

—Y, en general, ¿conocía a todos los proveedores colombianos cuyas drogas transportaba en tren?

—No.


***


—¿Alguna vez ha pagado sobornos?

—Sí.

—¿A quién?

—A la Policía Federal.

—¿En México?

—Sí.

—¿Con qué propósito pagó esos sobornos?

—Para proteger las drogas que transportaba.

—¿Cuántas veces hizo eso?

—Cinco, diez veces.

—¿Cuánto dinero pagabas para sobornar?

—Entre 100 y 150 mil dólares por soborno.

—Volvamos a su cooperación con el Gobierno. En algún momento fue arrestado por los crímenes que cometió en relación con el cártel.

—Sí.

—¿Cuándo fue eso?

—Era el 2 de febrero de 2014.

—¿Dónde fue arrestado?

—En la ciudad de León, Guanajuato, México.

—Poco después de su arresto, ¿se reunió con agentes del gobierno de los Estados Unidos mientras estaba en México?

—Sí, en la cárcel.

—¿Quién más estuvo presente aparte de las autoridades estadounidenses?

—Las autoridades mexicanas, de la PGR.

—¿Estaba cooperando con el gobierno de los Estados Unidos en ese momento?

—No.

—¿Fue completamente sincero durante esa reunión?

—No.

—¿En qué no fue sincero?

—Bueno, en dos cosas. Primero fue cuando me preguntaron cuánto tiempo había pasado desde que había visto a mi ex esposa. Les dije que ella me había dejado en 2010 y que desde entonces no la había visto. Esa fue una mentira, porque la veía con mis hijas frecuentemente.

—¿En qué otra cosa no fue sincero?

—Me preguntaron si tenía propiedades, y dije que no.

—¿Por qué mintió sobre eso?

—Porque tenía miedo de que el Gobierno me las quitara.

—Durante esta reunión con las autoridades estadounidenses y mexicanas, ¿reconoció tu participación en el tráfico de drogas?

—Sí.

—¿Fue extraditado posteriormente a los Estados Unidos?

—Sí.

—¿Cuándo fue extraditado?

—Fui extraditado en diciembre, ya sea el 17 o el 18, de

2015.

—Después de su extradición, ¿comenzó a cooperar más tarde?

—Mientras estuve aquí, sí.

—Después de que empezó a cooperar, ¿fue sincero con el Gobierno?

—Sí.



➡️ Descarga aquí "Los compas del Chapo. Por esta información mataban"




Tirso Martínez Sánchez fue llamado al estrado como testigo del gobierno de Estados Unidos. Michael Robotti lo comenzó a interrogar. Unos días antes el narco colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, habló de él como El Futbolista. A lo largo de este interrogatorio, Tirso habla de sus equipos de futbol en Querétaro, en Celaya, en Irapuato y La Piedad, Michoacán. La Federación Mexicana de Futbol no ha querido responder a las solicitudes de información sobre los equipos que dice Tirso, ellos le compraron para evitar cualquier escándalo. Esto es parte de lo que declaró en noviembre de 2018.


—¿De qué país es?

—De México.

—¿Está familiarizado con el Cártel de Sinaloa?

—Sí.

—¿Tenía una relación con el Cártel de Sinaloa?

—Trabajé para el Cártel.

—¿Aproximadamente durante qué años fue miembro del Cártel de Sinaloa?

—Aproximadamente de 1995 hasta 2003.

—¿Fue usted miembro de otro cártel?

—Sí.

—¿De qué cártel?

—De Ciudad Juárez.

—¿Quiénes eran los líderes del Cártel de Sinaloa mientras usted era miembro?

Chapo Guzmán, Mayo Zambada, El Azul, Nacho Coronel, y los hermanos Beltrán-Leyva.

—¿Quiénes eran los líderes del Cártel de Juárez mientras usted era miembro?

—Amado Carrillo, Vicente Carrillo y el Flaco Quirarte.

—Durante estos tiempos, ¿cuál era la relación entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez?

—Eran socios.

—¿Los veía como la misma organización o como una organización diferente?

—Lo mismo.

—¿Cómo se refería a esa organización más grande?

—El Cártel.

—¿Cuál era su relación con el acusado en el momento que usted era miembro del cártel?

—Traer las drogas a los Estados Unidos.

—¿Qué método principal de transporte usó?

—Los trenes.

—¿Podría describir sus responsabilidades con respecto a esa ruta del tren?

—Sí, sí. Fui responsable de llevar las drogas a Estados Unidos y distribuirlas.

—¿A qué ciudades de Estados Unidos enviaba las drogas?

—Los Ángeles, California, Chicago y Nueva York.

—¿Qué tipo de drogas transportó a los Estados Unidos sobre esta ruta de tren?

—Principalmente cocaína y marihuana.

—Hablemos un poco sobre sus antecedentes. ¿De dónde es?

—Guadalajara, Jalisco, México.

—¿Cuál es su nivel más alto de educación?

—El equivalente a octavo grado en Estados Unidos.

—¿Que edad tenía cuando dejó de ir a la escuela?

—Me detuve en dos ocasiones, pero tenía 13 años cuando dejé de ir a la escuela.

—¿Cómo es su capacidad de lectura?

—No muy buena.

—¿Trabajó mientras crecía?

—Sí.

—¿Haciendo qué, en general?

—Lavaba carros, limpiaba zapatos, trabajé en un puesto de mariscos.

—¿En algún punto se alejó de Guadalajara?

—Sí.

—¿Hacia dónde?

—A Los Ángeles, California.

—¿Alrededor de qué año fue eso?

—Aproximadamente en el 86.

—Así que, ¿cuántos años tenía?

—Tenía aproximadamente 18, 19 años de edad.

—Desde 1986 hasta 1994, ¿en dónde vivía?

—En Los Ángeles, California.

—Durante este tiempo, ¿cuál era su fuente principal de ingresos?

—La venta de drogas.

—¿Qué tipo de drogas?

—Cocaína.

—En promedio, de 1986 a 1994, ¿alrededor de cuánta cocaína por año usted estaba distribuyendo en Los Ángeles?

—Empecé vendiendo gramos y luego cientos de kilos.

—Cuando ingresaba a los Estados Unidos, ¿usted ingresaba ilegal o legalmente?

—Ilegalmente.

—¿Aproximadamente cuántas veces ingresó ilegalmente?

—Cincuenta, 100 veces.

—¿Alguna vez lo arrestaron por entrar ilegalmente?

—Sí.

—¿Cuántas veces?

—Dos veces.

—¿Alguna vez entró a los Estados Unidos con un pasaporte falso?

—Muchas veces.

—¿Cuántos pasaportes falsos tenía?

—Usaba de cinco a diez pasaportes falsos.

—¿Personalmente alguna vez ha usado marihuana?

—Sí.

—¿Qué tal la cocaína?

—Sí.

—¿Usó alcohol también?

—Sí.

—¿Cómo describiría su relación con el alcohol?

—Soy alcohólico.

—Cuando bebía, ¿con qué frecuencia bebía?

—Casi todos los días.

—¿Tiene algún alias?

El Mecánico, El Centenario, El Futbolista, José Luis Martínez Sánchez, José Martínez, Manuel Martínez Ochoa, Rafael Barragán, Arturo Menéndez y muchos otros.

—¿Por qué tiene tantos alias?

—Porque en caso de una investigación no querría que las autoridades supieran mi nombre real.

—¿Uno de tus alias era Futbolista?

—Sí.

—¿Qué significa eso?

—Bueno, me llamaron Futbolista porque me gustaba jugar futbol. También era dueño de algunos equipos de futbol.

—¿Dónde poseía esos equipos?

—En México. En Querétaro, México; en Celaya, Guanajuato, México, Irapuato, Guanajuato, México y La Piedad, Michoacán, México.

—¿Con qué dinero compró esos equipos de fútbol?

—Con la venta de drogas.

—Hablemos de su período temprano con el cártel. Antes mencionó a alguien llamado Amado Carrillo, ¿podría recordarle al jurado quién era?

—Sí, él era un narcotraficante que traficaba drogas.

—¿Usted sabía cuál era su alias?

El Señor de los Cielos.

—¿Quién era Flaco Quirarte?

—Otro miembro del Cártel de Juárez, un traficante de drogas.

—¿Cuál era su nombre completo?

—Eduardo González Quirarte.

—¿Para quién, si acaso, trabajaba él directamente?

—Para Amado Carrillo.

—¿Qué le dijo él sobre el alias de Amado Carrillo, El Señor de los Cielos?

—Bueno, que ellos llamaban a su compadre, Amado Carrillo, El Señor de los Cielos, porque la mayoría de las drogas que él traía desde Colombia hacia México las traía por avión.

—¿Cómo se transportaban las drogas a Los Ángeles en este momento?

—Sí, fueron transportadas en camiones de carga desde Ciudad Juárez a El Paso, Texas; y de El Paso, Texas, a Los Ángeles.

—¿En algún momento comenzó a recibir drogas de Flaco Quirarte en otra parte?

—En Chicago.

—¿Alrededor de cuándo ocurrió ese cambio de Los Ángeles a Chicago?

—Aproximadamente en el 96, '96, '97 aproximadamente.

—¿Cuál fue su papel en esta nueva ruta a Chicago?

—Yo distribuía las drogas.

—¿Cómo recibía drogas en Chicago si estaba viviendo en México?

—A través de mis trabajadores.

—¿Cómo encontró a sus trabajadores en Chicago?

—Eran personas que conocía desde hacía muchos años de México.

—¿Cuántos trabajadores tenía en Chicago en ese momento?

—Tuve entre tres y cinco trabajadores.

—¿Cuál fue el método de transporte de México a Chicago?

—Vía camiones de carga.

—¿Cómo, si acaso, estaban las drogas escondidas en los camiones de carga?

—Sí, estaban en cajas que contenían tenedores de plástico, cucharas de plástico, platos y vasos.

—¿Sabe a quién pertenecían esas drogas que se envían en esta ruta?

—Esas drogas pertenecían a Mayo Zambada y Amado Carrillo y Flaco Quirarte.

—¿Entendía la relación entre Mayo Zambada y el acusado durante este período de tiempo?

—Sí.

—¿En qué se basó ese entendimiento?

—Eso me había dicho Alfredo Vázquez.

—Hablaremos de Alfredo Vázquez en un par de minutos, pero en general ¿quién era él?

—Alfredo Vázquez fue un narcotraficante que trabajó para Chapo Guzmán. También fue el compadre de Chapo Guzmán.

—¿Qué papel, si es que tuvo alguno, tuvo dentro del cártel?

—Él era la persona que transportaba las drogas a los Estados Unidos.

—¿Usted participó en el tráfico de drogas con Alfredo Vázquez?

—Sí.

—¿Qué le dijo Alfredo Vázquez sobre la relación entre el acusado y Mayo Zambada en la década de 1990?

—Que eran socios en el negocio de las drogas.

—¿Cuándo conoció por primera vez a Alfredo Vázquez?

—Aproximadamente en el año 94 o 97.

—¿Dónde lo conoció, en qué ciudad?

—En Guadalajara. A través de su hermano, El Loco.

—¿Estaba interesado en conocer a Alfredo Vázquez en este momento?

—Sí.

—¿Por qué?

—Porque, bueno, quería conocer a Alfredo Vázquez porque quería llegar a Chapo Guzmán a través de él.

—¿Qué quiere decir con eso?

—Bueno, quería... bueno, ya que él trabajaba para Chapo Guzmán, y como eran compadres, quería trabajar con Chapo Guzmán a través de él.

—Después de conocer a Alfredo Vázquez, ¿cómo progresó su relación con él en los próximos años?

—Fue buena, tuvimos una buena relación.

—Durante los primeros años que lo conoció, ¿qué tan seguido hablaba con él?

—Bueno, hablamos con frecuencia, a veces tres veces por semana, a veces una vez a la semana.

—Típicamente, ¿dónde hablaba con él?

—Bueno, salíamos a beber a restaurantes o en lugares para bailar o incluso en el palenque.

—¿Vázquez le contó sobre las diferentes formas en que transportaba drogas para el acusado?

—Bueno, me dijo que lo transportaron en latas de chiles, por tren, a través de un túnel que tenían en Tijuana.

—Veamos cada uno de esos métodos. En general, ¿qué le dijo Vázquez sobre las latas de chiles?

—Bueno, Vázquez me dijo que le pusieron los kilos de cocaína

dentro de latas que tenían chiles en vinagre.

—¿Cuál fue el papel de Vázquez en esta ruta de latas de chile?

—Él fue quien organizó, quien organizó esos envíos.

—¿Para quién, si es que para alguien, estaba trabajando mientras hacía esto?

—Para el Chapo Guzmán.

—¿Qué le dijo sobre el proceso de empaque para las latas de chile?

—Sí, me dijo que ponían el kilo de cocaína dentro de una bolsa sellada al vacío. Luego lo ponían dentro de una lata y le echaban vinagre encima. Entonces ellos podían sellar las latas con una máquina que tenían. Y luego podían colocar el logo con la marca de la compañía, La Costeña.

—¿Cómo se usa esa marca en esta ruta?

—Bueno, fue para que pareciera que el envío era de esa empresa, de La Costeña.

—Mencionó que había vinagre dentro de las latas de chile, ¿había algo más?

—Sí. A veces colocaban arena allí para que pareciera como si fuera líquido.

—¿Cuál era el propósito del vinagre o la arena?

—Era porque si eran detenidos en un punto de control y registrados, pudieran ver que la lata contenía el peso que decía en el exterior.

—¿Dónde fueron empacadas estas latas de chile?

—En Guadalajara, Jalisco, México.

—¿Cómo transportaron las latas de chile desde allí?

—Por camión de carga.

—¿A dónde fueron?

—De Guadalajara, Jalisco a Tijuana, Baja California, México.

—¿A dónde fueron desde allí?

—A Estados Unidos.

—¿Algo inusual sucedió con respecto al Flaco Quirarte?

—Sí. Se pegó un tiro en la cabeza.

—¿Usted personalmente vio a Flaco Quirarte?

—Sí.

—¿Y cuándo se pegó un tiro Flaco Quirarte?

—Sí, aproximadamente entre el 98, sí, por esa época, '98, '99.

—¿Puede describir brevemente estos eventos que conducen al Flaco Quirarte a dispararse?

—Seguro. Estaba borracho y drogado, y una patrulla lo detuvo. Él no se detuvo. Huyó. Él llamó a Álvarez Tostado y le dijo compadre, voy a dejar que me atrapen y luego me mataré.

—Ahora, ¿sobrevivió Flaco Quirarte a esta herida de bala en la cabeza?

—Sí.

—¿Y hubo efectos duraderos en él?

—Sí.

—¿Y cuáles fueron esos efectos duraderos?

—Perdió la memoria.

—Ahora, después de que Vázquez dejó de administrar la ruta del tren, ¿por cuánto tiempo permaneció cerrada?

—Aproximadamente meses o cerca de un año.

—¿Y durante qué año estuvo cerrado?

—Aproximadamente en el año 99.

—¿Y en algún momento se volvió a abrir?

—Sí.

—¿Y quién estaba a cargo de la ruta cuando se volvió a abrir?

—Yo fui.


Foto: Reuters


***


—¿Cuáles fueron sus responsabilidades mientras manejaba la ruta del tren desde el 2000 hasta el 2003?

—Mi responsabilidad era llevar las drogas a los Estados Unidos, y para que yo las distribuyera a quienes me hubieran instruido para distribuir.

—Comencemos por hablar sobre quién más estaba involucrado en esta ruta de tren. ¿Tuvo algún jefe mientras estaba manejando la ruta del tren?

—Jefes.

—¿Quiénes eran sus jefes mientras manejaba esta ruta?

Chapo Guzmán, Mayo Zambada y Vicente Carrillo.

—¿Usted con quién se reportaba directamente?

—Con Vicente Carrillo.

—¿Cómo comenzó a informarle directamente a Vicente Carrillo?

—Porque el propio Vicente Carrillo me dijo que necesitaba informarle sobre todas las drogas que transportaría a los Estados Unidos.

—¿Cuál era la relación entre Mayo y el acusado mientras manejaba esta ruta del tren?

—Eran socios de drogas.

—¿A quién se le permitió enviar drogas por esta ruta de tren?

—A nadie más que los miembros del cártel. Solo Mayo Zambada, Vicente Carrillo, yo, Alfredo Vázquez y, por supuesto, Chapo Guzmán.

—Usted mencionó que el acusado le dijo que él inventó esta ruta de tren, hablemos de esa conversación.

—Sí, por supuesto.

—¿En algún momento supo que el acusado ya no estaba en la cárcel?

—Sí.

—¿En qué año fue eso?

—Aproximadamente al comienzo de 2001.

—¿Cómo se enteró de eso?

—A través de Alfredo Vázquez.

—¿Qué le dijo él?

—Estaba feliz. Dijo que su Compadre Chapo había escapado de la cárcel.

—¿Después del escape del acusado de la prisión, se encontró con él?

—Sí.

—¿Cuántas veces?

—Dos veces.

—¿En qué año tuvo lugar la primera reunión?

—2001, aproximadamente a mediados de año.

—¿En este punto usted ya estaba manejando la ruta del tren?

—Sí.

—¿Por cuánto tiempo?

—Un poco más de un año.

—¿Cómo surgió esta reunión con el acusado?

—Sí, Alfredo Vázquez me llamó. Me dijo que iba para presentarme a una persona muy importante. Acordamos encontrarnos al día siguiente en la Ciudad de México. Bueno, nos conocimos en este lugar llamado Sanborns, es una cafetería. Ya estábamos allí y un hombre llegó, uno de los trabajadores del Chapo Guzmán. Lo llamaban El Pelón. Nos metimos en su vehículo. Nos dirigimos hacia la salida hacia, Toluca. Antes de salir de la carretera, nos cambiaron los autos y nos metieron en una camioneta de carga. Nos pusieron una capucha.

—Cuando dice “nos”, ¿a quién le pusieron una capucha?

—A Alfredo y a mí. Nos condujeron durante aproximadamente diez minutos. Llegamos a un lugar en las montañas. Nos sacaron de la furgoneta. Era una cabaña.

—¿Cómo era el terreno de la casa?

—Era montañoso, sí.

—¿Qué pasó cuando llegó con Alfredo Vázquez?

—Chapo Guzmán saludó a Alfredo Vázquez, le dio un abrazo. Alfredo Vázquez me presentó al Chapo Guzmán y le dijo: Compadre, mira, él es el encargado de la ruta del tren. Y Chapo Guzmán le responde: Compadre, ¿ya le digo que yo fui el inventor de esa ruta? Y Alfredo Vázquez le responde: sí, compadre, ya le dije que eres el inventor de esa ruta.

—¿Qué pasó después en esta conversación?

—Chapo Guzmán me preguntó cuántos vagones cisterna. Alfredo Vázquez interviene para responder la pregunta. Y él dice, Compadre tenemos 30, 40, 60 vagones. Refiriéndose a los vagones del tren.

—¿En realidad tenía tantos vagones de tren en ese momento?

—No

—¿Cuántos tenía?

—Tenía aproximadamente de seis a ocho vagones cisterna.

—¿Por qué Vázquez exageró el número de vagones cisterna?

—Bueno, porque entiendo que ya fuera Chapo Guzmán o la gente de Chapo Guzmán, le habían dicho a Alfredo Vázquez que iban a transportar una gran cantidad de drogas y quería que estuviera listo.

—¿Cuál fue la reacción del acusado a la declaración de Vázquez?

—Dijo, okay, compadre, bien.

—¿Qué pasó después?

—Bueno, lo siento... la conversación terminó. Nos pusieron dentro de la misma camioneta. No, no, lo siento, lo siento. Sí, dijo que pronto tendría noticias suyas, que iba a transportar drogas. Así que nosotros terminamos la conversación. Nos llevaron de vuelta a la furgoneta. Colocaron la capucha sobre nosotros otra vez. Y nos la quitaron durante el camino. Y nos llevaron a donde habíamos dejado nuestro vehículo.


***


La tarea de Tirso era establecer empresas en México y encontrar almacenes. Y fue lo mismo en Los Ángeles, California. Alquiló los vagones cisterna. E instaló el ramal, las vías del tren, dentro de los almacenes.

Juan Bugarín estableció la primera compañía en Los Ángeles y él alquiló los vagones cisterna. Después en Los Ángeles, California, Chicago y Nueva York. Establecieron compañías para comprar zapatos y aceite comestible, para cubrir las drogas que llevarían de México a Estados Unidos. Parecían compañías legales. Una se llamaba Las Cuatro Reinas, otra Azteca Leather.

Las primeras rutas se ubicaron en Pomona, California, y en Juliette, en las afueras de Chicago. Los primeros trenes comenzaron a enviarse a principios del año 2000. Las drogas estaban escondidas en un compartimento secreto, una pared doble.


—¿Le preocupaba que estas drogas pudieran ser incautadas por la policía Mexicana?

—No.

—¿Por qué no?

—Porque Mayo Zambada le había pagado a las autoridades.

—Usted mencionó que alquiló vagones cisterna, por último ¿cuántos vagones cisterna tuvo de una sola vez?

—Entre 10 y 12 vagones cisterna.


Foto: AFP


***


—Y cuando sus trabajadores recogían dinero en Nueva York, ¿qué hacían ellos con eso?

—Bueno, lo llevarían a sus casas y más tarde yo invertiría en comprar relojes y diamantes.

—¿Y dónde compraba estos diamantes y relojes?

—Aquí en Nueva York. En Manhattan.

—Y después de comprarlos, ¿qué les pasaba?

—Bueno, una persona de México vendría y los tomaría de vuelta en México.

—¿Y también tenía trabajadores que transportaban efectivo?

—Sí.

—¿Y cómo se transportó el efectivo de Estados Unidos a México?

—Bueno, lo transportaban en automóviles en secreto.

—¿Y alrededor de cuánto dinero en efectivo transportó de regreso a México desde los Estados Unidos entre el 2000 y el 2003?

—Aproximadamente de seis a ocho millones.

—Ahora, en general, ¿cuánto obtuvo de ganancia al dirigir esta ruta de tren antes de contar los gastos?

—Sí, obtuve aproximadamente de 25 a 30 millones, o incluso más.


***


—¿Y sobre cuánto tiempo después de esta primera reunión con el acusado fue la segunda reunión?

—Dos meses después, dos o tres meses después.

—Entonces, ¿en qué año estamos?

—Aproximadamente hacia fines de 2001 y principios de 2002.

—¿Dónde fue esta reunión?

—En el Estado de México. Un lugar que se llama La Marquesa. Justo en la salida cuando vas hacia la ciudad de Chalukya en México.

—Bueno, un amigo de Vázquez me llamó y me dijo que vamos a ir a ver a su compadre. Y dije que sí, y luego hicimos una cita para el día siguiente para que pudiéramos reunirnos con él. Uno de los trabajadores de Chapo Guzman nos recogió cerca de Plaza Santa Fe. Nos metimos en su auto. Y tomamos la carretera y nos dirigimos hacia la salida hacia Chalukya. Y unos pocos kilómetros después, salimos de la autopista. Y tomamos un camino de tierra hacia la montaña. Llegamos allí y unos 10, 15, 20 minutos después llegó El Chapo Guzmán.

—¿Y qué pasó en esa reunión?

—Bueno, lo que sucedió fue que nos saludamos. Y él me dijo que tenía 200 kilos de cocaína para que yo los llevara a Los Ángeles Y quería comprobar qué ruta sería la más rápida. Él tenía una ruta alternativa o quería compararla con la ruta del tren. Dije que sí. Y luego me preguntó cuánto iba a cobrarle. Y Alfredo Vázquez... en realidad, no dije nada, y un amigo de Vázquez le respondió, él dijo: Compadre, lo veremos luego.


***


Le dijo a Vicente Carrillo que había tenido una reunión con Chapo Guzmán. “Se enojó mucho. Él dijo, bueno, él es un cabrón, quiere saltarme. Y me dijo que no fuera a cualquier reunión sin su autorización previa”.

—¿Qué dijo Vicente que pasaría en el futuro?

—Bueno, que no debería ir a ninguna reunión y que todo iba a hacerse a través de él, porque él quería sacarlo del juego.

—Entonces, ¿qué entendió que significaba que él quería saltar a Vicente?

—Bueno, entendí que no quería darle ninguna ganancia de las drogas que iban a ser transportadas a Estados Unidos.

—¿Y cuál sería la ventaja de saltarse a Vicente Carrillo en esta ruta de tren?

—Tener más ganancias. Para ganar más dinero.


***


—¿Alguna vez conoció a Mayo Zambada?—, le preguntaron a Tirso.

—Sí.

—¿Cuántas veces lo vio?

—En dos ocasiones.

—¿Cuándo fue la primera reunión?

—La primera reunión fue en los primeros meses de 2001. Aproximadamente.

—¿Dónde fue eso?

—En Torreón, Coahuila, México.

—¿Cómo surgió esta reunión?

—Bueno, Álvarez Tostado, mi compadre, me llamó y me dijo que Vicente Carrillo quería vernos. Le dije, sí. Acordamos hacerlo y acordamos ir al día siguiente. Nos llevaron. Vicente Carrillo nos recibió. Al final a un lado estaba Mayo Zambada. Sentado en un escritorio así. Saludamos a Vicente. Y primero él me preguntó… él me preguntó cuándo iba a tener lista Nueva York.

—¿Quién le preguntó eso?

—Vicente me preguntó.

—¿Y qué pasó después?

—Dije, pronto, que estaba trabajando en eso. Vicente le dijo a Mayo, ¿Qué piensa, padrino? Mayo Zambada respondió, Okay. Él movió su cabeza, asintió con la cabeza y dijo, Okay.

—Cuando Vicente le preguntó si tenía lista Nueva York, ¿qué entendió que significa eso?

—Bueno, me estaba preguntando si tenía un almacén listo, porque previamente me había dicho que tenía que tener Nueva York lista para poder... bueno, llevar drogas a Nueva York.

—¿Vía tren?

—Sí.

—Ahora, ¿qué se discutió durante el resto de esta reunión?

—Bueno, Álvarez Tostado, mi compadre, continuó la plática. Le preguntaron si él sabía qué había pasado con esa mercancía que se había perdido. Vicente preguntó.

—¿Usted sabía los detalles de eso?

—No.

—Ahora, en un punto después de esta reunión, ¿Mayo Zambada preguntó de nuevo sobre la ruta a Nueva York?

—Después de esa reunión.

—Okay. Y díganos sobre eso.

—Bueno, él me preguntó, Bueno, Vicente Carillo dice, Mire, mi padrino está preguntando cuándo carajos van a tener lista Nueva York. Él se estaba refiriendo al almacén con el ramal del tren con los rieles.

—Ahora, ¿en algún momento volvió a encontrarse con Mayo Zambada?

—Sí.

—¿Cuándo fue eso?

—Un mes después, cuatro o cinco meses después, aproximadamente.

—Okay. ¿Y cómo surgió esa reunión?

—Sí, Vicente Carrillo me llamó y me dijo que tenía que encontrarme con su padrino para aclarar algo.

—¿Y qué pasó después?

—Vicente Carrillo coordinó la ubicación de la reunión conmigo. Me preguntó qué llevaría puesto. Le dije que iba a llevar puesto y que iba a llevar puesto una gorra, y que estaba en un teléfono público, cabina telefónica en la Ciudad de México.

—¿Y qué pasó después?

—Bueno, unos minutos después llegó Rey Zambada con Patty.

—¿Y qué pasó después?

—Él preguntó si yo era Mecánico, y yo dije que sí. Me dijo que entrara. Condujo por unas pocas millas, no sé, dos o tres millas. Estábamos casi en la casa y llamó por radio. Él dijo, estaremos allí pronto. Cuando llegamos, el garaje ya estaba abierto. Nosotros entramos y había mucha gente armada.

—¿Y qué pasó durante el transcurso de esta reunión?

—Bueno, la reunión fue para aclarar un problema que tenía que ver con alguna mercancía que supuestamente yo había cambiado de buena mercancía a mala mercancía en referencia a 311 kilos de cocaína.

—¿Entonces Rey y Patty Zambada se quedaron para esta reunión?

—No. Patty se quedó en el vehículo. Rey Zambada me trajo en la casa y le dijo a su hermano, Mayo, él dijo: Él está aquí, como entregándome... a mí con él.

—¿Y qué pasó después?

Mayo Zambada comenzó a insultarme de inmediato. Él me preguntó por qué cambié su mercancía. Le dije que no sabía de qué estaba hablando. Él dijo: no actúes como un maldito estúpido. Me diste 300… me diste 311 kilos que no son buenos. Reiteré una vez más, no, que no había hecho eso. Me preguntó: ¿qué vamos a hacer? Le dije que me diera la oportunidad de cambiarlos en el siguiente viaje, que yo le iba a dar de mi cocaína.

—¿A dónde había ido el envío original?

—Nueva York.

—¿Qué pasó después?

—Bueno, él tenía una pistola en la cintura y me apuntó en este lugar, mi cara, mi cabeza. Y dijo: no te voy a matar porque mi ahijado me dijo que no te haga nada.

—¿A quién se refería?

—Vicente Carrillo.

—¿Qué pasó después?

—Bueno, después de eso me fui. Rey y Patty me llevaron de vuelta a donde me habían recogido. Llamé a Vicente para hacerle saber lo que había sucedido, y pensó que esto era gracioso. Él dijo: mi padrino es un cabrón.

—¿Y usted, de hecho, tomó esos 311 kilogramos y los cambió?

—No.

—¿Terminó reemplazándolos de todos modos en un envío posterior?

—Sí.

—¿Y a dónde fue ese envío posterior?

—A Nueva York.

—¿En algún momento terminó de usar esa ruta de tren que manejaba?

—Sí.

—¿Por qué?

—Porque hubo tres incautaciones.

—¿Y dónde fueron cada una de estas incautaciones?

—Bueno, la primera fue en Nueva York, en Brooklyn. La segunda fue en Chicago. Y la tercera estaba en Nueva York, en Queens.

—¿Y fue después de la tercera incautación que cerró la ruta?

—Sí.

—Muy bien. Así que hablaremos de esas tres incautaciones en un

un par de minutos. Quería preguntarle, en el momento de esta incautación final, ¿dónde estaba viviendo?

—Vivía en la Ciudad de México.

—Y después de la incautación final, ¿se quedó en la Ciudad de México o se fue?

—Me quedé por unos dos o tres meses y luego me fui.

—¿Y por qué se fue?

—Porque querían matarme porque habían perdido la ruta de tren, eso significa la transportación.

—Ahora, después de que dejó la Ciudad de México, ¿alguna vez habló directamente con Vicente Carrillo?

—No, ya no.

—¿Alguna vez recibió un mensaje de él indirectamente?

—Sí, dos.

—¿Y de quién?

—Bueno, el primero vino con mi compadre, Álvarez Tostado. Y el segundo vino de Efrén, era el cuñado de Amado Carrillo.

—¿Qué mensaje le pasó Álvarez Tostado de parte de Vicente?

—Él me dijo que lo llamara porque le debía dinero.

—Entonces, ¿quién le dijo que llamara a quién?

—Álvarez Tostado me dijo que llamara a Vicente porque le debía dinero.

—¿Y cuál fue su reacción a eso?

—Yo sabía que eso era una mentira. Sabía que lo que él quería era que le llamara.

—Ahora, ¿en algún momento Álvarez Tostado lo puso al día sobre la relación entre el acusado y Vicente Carrillo?

—Sí.

—¿Y qué le dijo a usted?

—Él me dijo que estaban en guerra; que se estaban matando el uno al otro, que los dos lo estaban haciendo.

—¿Y qué le dijo de la relación entre Mayo y Vicente Carrillo?

—Sí. Me dijo que El Corajudo, refiriéndose a Mayo Zambada, le había dado la espalda a Vicente Carrillo; que lo había traicionado.

—¿Qué entendió que significaba?

—Bueno, que lo había dejado por irse al lado de Chapo Guzmán.

—Entonces, ¿quién había dejado a quién?

—Que Mayo Zambada realmente había tomado distancia de Vicente Carrillo, y que él, que había cambiado al lado de Chapo por completo.

—Ahora, ¿cuál fue el otro mensaje que recibió de Vicente Carrillo?

—Bueno, Efrén me preguntó con quién estaba participando o con quien tomaba bandos dentro de la guerra entre Vicente Carrillo y Chapo Guzmán. Le dije a Efrén que no estaba tomando partido porque era una persona tranquila. Y si él era realmente mi amigo, no le diría a Vicente Carrillo que me había visto.


***


—Ahora, ¿alguna vez ha tenido una cirugía plástica?

—Sí.

—¿Cuántas veces?

—Bueno, la primera fue en los años 90 o 2000. No recuerdo exactamente. La segunda fue en 2006, 2007. Y la tercera vez fue en 2011 cuando quería cambiar mi cara.

—Okay. ¿Y los primeros dos procedimientos también fueron en su rostro?

—Sí, mi nariz y mis ojos.

—¿Y fue este último procedimiento el que cambió su cara exitosamente?

—No.

—¿Por qué no?

—Porque tengo presión arterial alta y cuando estaba a punto de someterme a una cirugía, estaba sangrando mucho y el doctor decidió detenerla.

—¿Y por qué estaba tratando de cambiar su cara?

—Porque las autoridades estadounidenses me querían.


***


—Ahora, ¿está familiarizado con alguien llamado Chupeta?

—Sí.

—¿Recuerda haberlo conocido alguna vez?

—No recuerdo haberlo conocido. En ocasiones, fui a Colombia. Conocí gente, pero no me dijeron sus nombres.

—Ahora, ¿cómo se enteró de Chupeta?

—A través de Conejo, un colombiano.

—Y testificó anteriormente que se involucró en tráfico de drogas con Conejo, ¿verdad?

—Correcto.

—Y también testificó que él suministró al cártel; ¿es eso preciso?

—Eso es preciso.

—¿Y qué le dijo Conejo sobre Chupeta?

—Hay otros narcotraficantes que son más grandes que Diego. Él dijo: Ahí está Chupeta. Él tiene mucho dinero, y él trabaja para los muchachos de Sinaloa, para la gente del cártel de Sinaloa... lo siento. Él envía drogas al Cártel de Sinaloa.

—Ahora, ¿sabe si usted transportó alguna droga suministrada por Chupeta en sus rutas de tren?

—La verdad es que no sé.

—Y, en general, ¿conocía a todos los proveedores colombianos cuyas drogas transportaba en tren?

—No.


***


—¿Alguna vez ha pagado sobornos?

—Sí.

—¿A quién?

—A la Policía Federal.

—¿En México?

—Sí.

—¿Con qué propósito pagó esos sobornos?

—Para proteger las drogas que transportaba.

—¿Cuántas veces hizo eso?

—Cinco, diez veces.

—¿Cuánto dinero pagabas para sobornar?

—Entre 100 y 150 mil dólares por soborno.

—Volvamos a su cooperación con el Gobierno. En algún momento fue arrestado por los crímenes que cometió en relación con el cártel.

—Sí.

—¿Cuándo fue eso?

—Era el 2 de febrero de 2014.

—¿Dónde fue arrestado?

—En la ciudad de León, Guanajuato, México.

—Poco después de su arresto, ¿se reunió con agentes del gobierno de los Estados Unidos mientras estaba en México?

—Sí, en la cárcel.

—¿Quién más estuvo presente aparte de las autoridades estadounidenses?

—Las autoridades mexicanas, de la PGR.

—¿Estaba cooperando con el gobierno de los Estados Unidos en ese momento?

—No.

—¿Fue completamente sincero durante esa reunión?

—No.

—¿En qué no fue sincero?

—Bueno, en dos cosas. Primero fue cuando me preguntaron cuánto tiempo había pasado desde que había visto a mi ex esposa. Les dije que ella me había dejado en 2010 y que desde entonces no la había visto. Esa fue una mentira, porque la veía con mis hijas frecuentemente.

—¿En qué otra cosa no fue sincero?

—Me preguntaron si tenía propiedades, y dije que no.

—¿Por qué mintió sobre eso?

—Porque tenía miedo de que el Gobierno me las quitara.

—Durante esta reunión con las autoridades estadounidenses y mexicanas, ¿reconoció tu participación en el tráfico de drogas?

—Sí.

—¿Fue extraditado posteriormente a los Estados Unidos?

—Sí.

—¿Cuándo fue extraditado?

—Fui extraditado en diciembre, ya sea el 17 o el 18, de

2015.

—Después de su extradición, ¿comenzó a cooperar más tarde?

—Mientras estuve aquí, sí.

—Después de que empezó a cooperar, ¿fue sincero con el Gobierno?

—Sí.



➡️ Descarga aquí "Los compas del Chapo. Por esta información mataban"




Justicia

Denuncian a 25 jueces y magistrados y solo uno pisa la cárcel

Son acusados de actos de corrupción y enriquecimiento ilícito, pero sólo uno ha pisado la cárcel por posibles nexos con Jalisco Nueva Generación

Finanzas

Precios bajos permitieron consolidar a Volaris: Enrique Beltranena

El CEO de la firma dice que la sostenibilidad financiera es la clave para sostener sus actividades

CDMX

Alistan proyectos para evitar daños por hundimientos en la CDMX

El plan es mitigar los daños que pueda provocar este problema a la red de drenaje, con miras a 2040

Sociedad

Bajo Observación | Covid estalla en Japón con las Olimpiadas

El gobierno nipón declaró el estado de emergencia el pasado 12 de julio debido al repunte de casos covid

Finanzas

#Data | ¿En qué no gastamos el dinero?

Según datos a 2020 del INEGI, trimestralmente los mexicanos gastamos en la compra de carne 632 pesos en promedio, lo que le convierte en el principal rubro de gasto

CDMX

Alistan proyectos para evitar daños por hundimientos en la CDMX

El plan es mitigar los daños que pueda provocar este problema a la red de drenaje, con miras a 2040

Finanzas

Kimberly Clark, Herdez y Alsea subirán sus precios a partir de septiembre

El desabasto de materias primas subió los costos de las tres emisoras, de acuerdo con sus reportes financieros

Justicia

Denuncian a 25 jueces y magistrados y solo uno pisa la cárcel

Son acusados de actos de corrupción y enriquecimiento ilícito, pero sólo uno ha pisado la cárcel por posibles nexos con Jalisco Nueva Generación

Finanzas

Precios bajos permitieron consolidar a Volaris: Enrique Beltranena

El CEO de la firma dice que la sostenibilidad financiera es la clave para sostener sus actividades