/ domingo 1 de enero de 2017

Todo un éxito el show de “Clavados de Fuego” en La Quebrada

Con dramatismo, suspenso y alegría, decenas de turistas fueron testigos de una edición más del espectáculo de los clavados de fuego en La Quebrada de Acapulco, donde seis clavadistas deleitaron al público con sus mejores rutinas sosteniendo antorchas encendidas y cayendo sobre el mar y una capa de fuego.

Desde las 6:30 de la tarde decenas de turistas llegaron al lugar ícono del puerto y que es reconocido por esta arriesgada actividad a nivel internacional, trataron de obtener el mejor lugar a orilla del mar y muchos otros disfrutaron del espectáculo desde algunos yates que anclaron a unos metros del risco.

Este año el show de clavados de fuego fue realizado a beneficio de las casas hogar Marsh de Acapulco y de Las Mercedes, esta última ubicada en la Ciudad de México, ambas sin fines de lucro y que se dedican al cuidado y atención de niños desamparados y sin hogar, quienes fueron abandonados por sus padres o vivían en la calle.

Los clavadistas rezaron una oración a la virgen de Guadalupe que se encuentra en lo más alto del risco y se lanzaron al vacío ante la mirada preocupada de algunos turistas, que al darse cuenta que todo salió bien aplaudieron y gritaron de alegría ante el espectáculo del cual eran testigos.

Te puede interesar: Tabaquismo, obesidad y diabetes incrementan infartos en jóvenes

Luego de la ejecución de clavados por parte de dos parejas y uno más individual, llegó el turno al hombre de fuego, Ismael Vázquez, quien vestido de negro se roció gasolina en la espalda, se puso su capa y se dispuso a lanzarse al vacío, pero antes tomó el micrófono y dedicó el show para los niños de ambas casas hogares.

“Para esta gran agrupación estamos haciendo esta labor por dos causas, la primera es apoyar a la Casa Marsh, que por aquí andan los niños y les pido les den un caluroso aplauso, también apoyamos a la Casa de Las Mercedes, en la Ciudad de México, de aquí reciban un abrazo y también saludos a mi familia que está aquí presente”, externó.

Ismael Vázquez dijo a los turistas nacionales y extranjeros que este show de los clavados de fuego es con la intención de promocionar a nivel internacional al puerto de Acapulco que ha sufrido la baja de visitantes en los últimos años, debido al problema de la inseguridad, por lo que los invitó a hablar bien del puerto.

Finalmente, el también presidente de esta agrupación en La Quebrada se persignó, esperó las señales de sus compañeros y envuelto en llamas se lanzó al vacío, se introdujo al mar y salió apoyado por otros clavadistas y salvavidas de Protección Civil, quienes apoyaron para la seguridad de este evento, del cual no se reportaron incidentes con los protagonistas del espectáculo.

Con dramatismo, suspenso y alegría, decenas de turistas fueron testigos de una edición más del espectáculo de los clavados de fuego en La Quebrada de Acapulco, donde seis clavadistas deleitaron al público con sus mejores rutinas sosteniendo antorchas encendidas y cayendo sobre el mar y una capa de fuego.

Desde las 6:30 de la tarde decenas de turistas llegaron al lugar ícono del puerto y que es reconocido por esta arriesgada actividad a nivel internacional, trataron de obtener el mejor lugar a orilla del mar y muchos otros disfrutaron del espectáculo desde algunos yates que anclaron a unos metros del risco.

Este año el show de clavados de fuego fue realizado a beneficio de las casas hogar Marsh de Acapulco y de Las Mercedes, esta última ubicada en la Ciudad de México, ambas sin fines de lucro y que se dedican al cuidado y atención de niños desamparados y sin hogar, quienes fueron abandonados por sus padres o vivían en la calle.

Los clavadistas rezaron una oración a la virgen de Guadalupe que se encuentra en lo más alto del risco y se lanzaron al vacío ante la mirada preocupada de algunos turistas, que al darse cuenta que todo salió bien aplaudieron y gritaron de alegría ante el espectáculo del cual eran testigos.

Te puede interesar: Tabaquismo, obesidad y diabetes incrementan infartos en jóvenes

Luego de la ejecución de clavados por parte de dos parejas y uno más individual, llegó el turno al hombre de fuego, Ismael Vázquez, quien vestido de negro se roció gasolina en la espalda, se puso su capa y se dispuso a lanzarse al vacío, pero antes tomó el micrófono y dedicó el show para los niños de ambas casas hogares.

“Para esta gran agrupación estamos haciendo esta labor por dos causas, la primera es apoyar a la Casa Marsh, que por aquí andan los niños y les pido les den un caluroso aplauso, también apoyamos a la Casa de Las Mercedes, en la Ciudad de México, de aquí reciban un abrazo y también saludos a mi familia que está aquí presente”, externó.

Ismael Vázquez dijo a los turistas nacionales y extranjeros que este show de los clavados de fuego es con la intención de promocionar a nivel internacional al puerto de Acapulco que ha sufrido la baja de visitantes en los últimos años, debido al problema de la inseguridad, por lo que los invitó a hablar bien del puerto.

Finalmente, el también presidente de esta agrupación en La Quebrada se persignó, esperó las señales de sus compañeros y envuelto en llamas se lanzó al vacío, se introdujo al mar y salió apoyado por otros clavadistas y salvavidas de Protección Civil, quienes apoyaron para la seguridad de este evento, del cual no se reportaron incidentes con los protagonistas del espectáculo.