/ sábado 1 de octubre de 2016

Trump, huracán grado 5, para la economía, afirma Agustin Carstens

  • Ambos candidatos quieren revisar el TLCAN y frenan el TPP, dijo a senadores
  • Sostiene que el peso está subvaluado y podría ganar terreno hasta del 10%
  • Los capitales especulan con variables políticas; error subir la tasa de referencia: expertos

por Marcela Ojeda

Así como existen huracanes grado cinco, también los hay de nivel uno y tormentas tropicales, enfatizó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens quien, a pregunta expresa, reconoció que si Donald Trump ganara la próxima elección presidencial en Estados Unidos, el fenómeno que se formaría sería de magnitud cinco, o mayor.

“Yo diría que sin duda el escenario para México sería mucho mejor en el caso de que tuviéramos como presidenta (de Estados Unidos) a la señora Clinton”, enfatizó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Tras reconocer que sí habló de tormentas con un grupo de senadores panistas, el banquero central aclaró en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, que realmente el punto que surgió en dichas conversaciones fue que la candidata Clinton también ha dicho que a ella le gustaría revisar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

“De hecho ella tampoco es apoyadora del TPP, pero una cosa que sí les dejé muy claro a los Senadores es de que hay diferencias en tormentas: como hay huracanes grado cinco hay huracanes grado uno y hay tormentas tropicales .Yo diría que sin duda el escenario para México sería mucho mejor en el caso de que tuviéramos como presidenta a la señora Clinton”, subrayó.

Ante la pregunta de que si Donald Trump sería un huracán grado cinco, Agustín Carstens respondió:

“Pues sí. Sería un huracán de bastante más intensidad, en particular si cumple con lo que ha venido mencionando en su campaña, y habría que ver qué es lo que sucede en la realidad, pero digamos, el hecho es de que sí estaríamos en un mucho mejor terreno si ese no es el resultado. Creo que es muy importante este matiz”.

Por otra parte, cuando el Gobernador del Banco Central indicaba que también habría que tomar en cuenta que el país tiene otros retos, fue cuestionado acerca de la proyección de Goldman Sachs, en el sentido de que si Hillary Clinton resulta electa como presidenta de Estados Unidos, el peso podría apreciarse 10 por ciento. ¿Tanto así?, fue la pregunta concreta, a lo que Carstens respondió:

“Bueno, es que yo pienso que el peso está subvaluado. Podríamos diferir un poquito en los números, pero yo diría que al día de hoy sí está subvaluado el peso, es decir, el tipo de cambio está más caro de lo que debería de estar, dados los fundamentos económicos del país, y más con las medidas que ha venido adoptando la Secretaría de Hacienda y  Crédito Público (SHCP) y el propio Banco de México.

“Yo pienso que el paquete fiscal que mandó la SHCP es muy bueno; va orientado a atender preocupaciones fundamentales. El hecho de que tengamos proyectado un superávit primario; se estabilice la deuda sobre PIB y,  por otro lado, las acciones que tomamos ayer (el alza en la tasa de referencia a 4.75 por ciento), hacen que tengamos fundamentos sólidos”.

Dijo que el tipo de cambio sí es un precio que está muy afectado por las expectativas, las cuales a su vez se han visto afectadas por factores que esperan que sean transitorios.

“Si esos factores que están generando esta volatilidad y esa depreciación excesiva se diluye, sería de esperarse una apreciación del peso. Sin duda coincido con que bajo ciertos escenarios hacia adelante, el peso se pueda apreciar”.

Aclaró que el instituto central irá ajustando su tasa de política monetaria conforme vean lo que es necesario hacer para cumplir con su objetivo; con su mandato constitucional, “que lo hemos hecho operativo pensando en una inflación de 3.0 por ciento.

“Si hacia adelante algunos factores mejoran, pues yo no descartaría la posibilidad de que pudiéramos regresar a una tasa del 4.0 por ciento. Hay que pensar que a nivel mundial hay muchos países que tienen incluso tasas negativas. Entonces estamos en un ambiente internacional en el cual el nivel general de tasas es bajo.

“Nosotros las hemos tenido que mantener un poco más altas porque sí se nos han juntado varios factores que han afectado a la economía nacional y han generado presiones inflacionarias, entre ellos el precio del petróleo; el hecho precisamente también de que la Reserva Federal (Fed) está empezando a subir tasas de interés, la incertidumbre sobre la elección de EU, pero si este conjunto de factores se normalizan, por decirlo así, pues eso le va a quitar presiones a la inflación y por lo mismo se normaliza”, enfatizó.

Cuestionado entonces en sentido opuesto, es decir, si un eventual triunfo de Trump podría hacer que la tasa subiera arriba de 5 por ciento, Agustín Carstens señaló que sin duda eso no se descarta.

Lee también:  

Sobre la alza en un 4.75% a la tasa de interés anunciada ayer por el Banxico, explicó que se debe a varios factores que han generado cuestiones inflacionarias: el precio del petróleo, que la Fed analiza subir las tasas de interés a finales del año y la incertidumbre por los comicios en EU.

Aunque dijo que se podría ajustar “conforme veamos lo que es necesario para cumplir con nuestro objetivo, nuestro mandato constitucional que lo hemos hecho operativo, pensando en una inflación de tres por ciento".

Finalmente, el gobernador del Banxico no descartó regresar a una tasa del cuatro por ciento si estos factores mejoran.

No te pierdas: 

/parg

  • Ambos candidatos quieren revisar el TLCAN y frenan el TPP, dijo a senadores
  • Sostiene que el peso está subvaluado y podría ganar terreno hasta del 10%
  • Los capitales especulan con variables políticas; error subir la tasa de referencia: expertos

por Marcela Ojeda

Así como existen huracanes grado cinco, también los hay de nivel uno y tormentas tropicales, enfatizó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens quien, a pregunta expresa, reconoció que si Donald Trump ganara la próxima elección presidencial en Estados Unidos, el fenómeno que se formaría sería de magnitud cinco, o mayor.

“Yo diría que sin duda el escenario para México sería mucho mejor en el caso de que tuviéramos como presidenta (de Estados Unidos) a la señora Clinton”, enfatizó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Tras reconocer que sí habló de tormentas con un grupo de senadores panistas, el banquero central aclaró en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, que realmente el punto que surgió en dichas conversaciones fue que la candidata Clinton también ha dicho que a ella le gustaría revisar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

“De hecho ella tampoco es apoyadora del TPP, pero una cosa que sí les dejé muy claro a los Senadores es de que hay diferencias en tormentas: como hay huracanes grado cinco hay huracanes grado uno y hay tormentas tropicales .Yo diría que sin duda el escenario para México sería mucho mejor en el caso de que tuviéramos como presidenta a la señora Clinton”, subrayó.

Ante la pregunta de que si Donald Trump sería un huracán grado cinco, Agustín Carstens respondió:

“Pues sí. Sería un huracán de bastante más intensidad, en particular si cumple con lo que ha venido mencionando en su campaña, y habría que ver qué es lo que sucede en la realidad, pero digamos, el hecho es de que sí estaríamos en un mucho mejor terreno si ese no es el resultado. Creo que es muy importante este matiz”.

Por otra parte, cuando el Gobernador del Banco Central indicaba que también habría que tomar en cuenta que el país tiene otros retos, fue cuestionado acerca de la proyección de Goldman Sachs, en el sentido de que si Hillary Clinton resulta electa como presidenta de Estados Unidos, el peso podría apreciarse 10 por ciento. ¿Tanto así?, fue la pregunta concreta, a lo que Carstens respondió:

“Bueno, es que yo pienso que el peso está subvaluado. Podríamos diferir un poquito en los números, pero yo diría que al día de hoy sí está subvaluado el peso, es decir, el tipo de cambio está más caro de lo que debería de estar, dados los fundamentos económicos del país, y más con las medidas que ha venido adoptando la Secretaría de Hacienda y  Crédito Público (SHCP) y el propio Banco de México.

“Yo pienso que el paquete fiscal que mandó la SHCP es muy bueno; va orientado a atender preocupaciones fundamentales. El hecho de que tengamos proyectado un superávit primario; se estabilice la deuda sobre PIB y,  por otro lado, las acciones que tomamos ayer (el alza en la tasa de referencia a 4.75 por ciento), hacen que tengamos fundamentos sólidos”.

Dijo que el tipo de cambio sí es un precio que está muy afectado por las expectativas, las cuales a su vez se han visto afectadas por factores que esperan que sean transitorios.

“Si esos factores que están generando esta volatilidad y esa depreciación excesiva se diluye, sería de esperarse una apreciación del peso. Sin duda coincido con que bajo ciertos escenarios hacia adelante, el peso se pueda apreciar”.

Aclaró que el instituto central irá ajustando su tasa de política monetaria conforme vean lo que es necesario hacer para cumplir con su objetivo; con su mandato constitucional, “que lo hemos hecho operativo pensando en una inflación de 3.0 por ciento.

“Si hacia adelante algunos factores mejoran, pues yo no descartaría la posibilidad de que pudiéramos regresar a una tasa del 4.0 por ciento. Hay que pensar que a nivel mundial hay muchos países que tienen incluso tasas negativas. Entonces estamos en un ambiente internacional en el cual el nivel general de tasas es bajo.

“Nosotros las hemos tenido que mantener un poco más altas porque sí se nos han juntado varios factores que han afectado a la economía nacional y han generado presiones inflacionarias, entre ellos el precio del petróleo; el hecho precisamente también de que la Reserva Federal (Fed) está empezando a subir tasas de interés, la incertidumbre sobre la elección de EU, pero si este conjunto de factores se normalizan, por decirlo así, pues eso le va a quitar presiones a la inflación y por lo mismo se normaliza”, enfatizó.

Cuestionado entonces en sentido opuesto, es decir, si un eventual triunfo de Trump podría hacer que la tasa subiera arriba de 5 por ciento, Agustín Carstens señaló que sin duda eso no se descarta.

Lee también:  

Sobre la alza en un 4.75% a la tasa de interés anunciada ayer por el Banxico, explicó que se debe a varios factores que han generado cuestiones inflacionarias: el precio del petróleo, que la Fed analiza subir las tasas de interés a finales del año y la incertidumbre por los comicios en EU.

Aunque dijo que se podría ajustar “conforme veamos lo que es necesario para cumplir con nuestro objetivo, nuestro mandato constitucional que lo hemos hecho operativo, pensando en una inflación de tres por ciento".

Finalmente, el gobernador del Banxico no descartó regresar a una tasa del cuatro por ciento si estos factores mejoran.

No te pierdas: 

/parg