/ jueves 23 de marzo de 2017

Universidad Iberoamericana y CMDPDH crean sistema de datos para ubicar fosas clandestinas

Ante el hallazgo de fosas clandestinas durante la última década en el país, erivado de un contexto de violencia generalizada, cifras oficiales de la Procuraduría General de la República (PGR) señalan que de 2006 a 2015 se exhumaron 662 cuerpos de personas de 201 fosas en 16 estados del país.

En tanto, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) señala que de marzo de 2011 a febrero de 2014 se exhumaron 535 cuerpos de 246 fosas en el mismo número de entidades.

Los cuerpos se encuentran en una de las fosas comunes. Foto: Miguel de Alba

Casos de fosas como los ocurridos en San Fernando, Tamaulipas, en 2011; La Barca, Jalisco, a fines de 2013 y comienzos de 2014; y, en fecha reciente, en Tetelcingo, Morelos, y Colinas de Santa Fe, Veracruz, han recibido una exposición significativa a nivel nacional e internacional.

También puedes leer: 

Aunque las cifras oficiales respecto a esta situación varían de una institución a otra, y no todas las fiscalías estatales han hecho públicas sus cifras en torno al hallazgo de fosas clandestinas, el dato es alarmante.

Asimismo, hay casos que han sido documentados por medios locales, pero no han tenido la misma exposición a nivel nacional ni están en los registros oficiales. De forma adicional, ciertos municipios tienen una probabilidad alta de tener fosas, sin embargo, aún no se han encontrado. Por lo tanto, hasta hoy no sabemos con exactitud cuántas fosas clandestinas existen en nuestro país.

La Fiscalía de Morelos entrega otro cuerpo a sus familiares recuperado de las fosas en Morelos. Foto: El Sol de Cuautla

Con este panorama, el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México (PDH IBERO) ha desarrollado una base de datos en colaboración con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos (CMDPDH), que tiene como objetivo la redacción de un informe con un poco más de tres mil registros de notas de prensa local y nacional de casos de fosas desde 2007 a 2014.

Análisis: Caminando sobre fosas

El propósito de esta base de datos es recopilar información que pueda ser comparada tanto con las cifras oficiales existentes, así como con otras de organizaciones y universidades que han estudiado el tema. El ejercicio aquí descrito consideró los municipios registrados en nuestra base de datos en los años 2013 y 2014, los cuales tuvieran un caso o más de fosas, así como en los que se cree muy difícil encontrar una. Se agregaron variables geográficas y sociodemográficas que Data Cívica ha sistematizado, y un modelo estadístico diseñado por Human Rights Data Analysis Group para predecir en qué municipios es posible encontrar fosas clandestinas.

Foto: Archivo El Sol de Acapulco

Los hallazgos obtenidos de este modelo estadístico fueron dos. El primero fue que se determinó qué municipios tuvieron una probabilidad alta de tener un caso o más de fosas, así como aquéllos con una baja probabilidad de tener una fosa. El modelo pudo utilizar variables geográficas y sociodemográficas para predecir con exactitud si una fosa sería encontrada en un determinado municipio (estas variables se encontraban dentro de los 46 municipios registrados en 2013 y los 80 municipios de 2014). Las predicciones en ambos años fueron exactas, inclusive después de realizar varias pruebas.

Más información: 

¿Qué lecciones se pueden aprender de este ejercicio? Si tomamos en cuenta el contexto de violencia actual en el país, y a éste se suma la posible relación del hallazgo de fosas clandestinas con las violaciones graves a derechos humanos -ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada y tortura-.

Ante el hallazgo de fosas clandestinas durante la última década en el país, erivado de un contexto de violencia generalizada, cifras oficiales de la Procuraduría General de la República (PGR) señalan que de 2006 a 2015 se exhumaron 662 cuerpos de personas de 201 fosas en 16 estados del país.

En tanto, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) señala que de marzo de 2011 a febrero de 2014 se exhumaron 535 cuerpos de 246 fosas en el mismo número de entidades.

Los cuerpos se encuentran en una de las fosas comunes. Foto: Miguel de Alba

Casos de fosas como los ocurridos en San Fernando, Tamaulipas, en 2011; La Barca, Jalisco, a fines de 2013 y comienzos de 2014; y, en fecha reciente, en Tetelcingo, Morelos, y Colinas de Santa Fe, Veracruz, han recibido una exposición significativa a nivel nacional e internacional.

También puedes leer: 

Aunque las cifras oficiales respecto a esta situación varían de una institución a otra, y no todas las fiscalías estatales han hecho públicas sus cifras en torno al hallazgo de fosas clandestinas, el dato es alarmante.

Asimismo, hay casos que han sido documentados por medios locales, pero no han tenido la misma exposición a nivel nacional ni están en los registros oficiales. De forma adicional, ciertos municipios tienen una probabilidad alta de tener fosas, sin embargo, aún no se han encontrado. Por lo tanto, hasta hoy no sabemos con exactitud cuántas fosas clandestinas existen en nuestro país.

La Fiscalía de Morelos entrega otro cuerpo a sus familiares recuperado de las fosas en Morelos. Foto: El Sol de Cuautla

Con este panorama, el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México (PDH IBERO) ha desarrollado una base de datos en colaboración con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos (CMDPDH), que tiene como objetivo la redacción de un informe con un poco más de tres mil registros de notas de prensa local y nacional de casos de fosas desde 2007 a 2014.

Análisis: Caminando sobre fosas

El propósito de esta base de datos es recopilar información que pueda ser comparada tanto con las cifras oficiales existentes, así como con otras de organizaciones y universidades que han estudiado el tema. El ejercicio aquí descrito consideró los municipios registrados en nuestra base de datos en los años 2013 y 2014, los cuales tuvieran un caso o más de fosas, así como en los que se cree muy difícil encontrar una. Se agregaron variables geográficas y sociodemográficas que Data Cívica ha sistematizado, y un modelo estadístico diseñado por Human Rights Data Analysis Group para predecir en qué municipios es posible encontrar fosas clandestinas.

Foto: Archivo El Sol de Acapulco

Los hallazgos obtenidos de este modelo estadístico fueron dos. El primero fue que se determinó qué municipios tuvieron una probabilidad alta de tener un caso o más de fosas, así como aquéllos con una baja probabilidad de tener una fosa. El modelo pudo utilizar variables geográficas y sociodemográficas para predecir con exactitud si una fosa sería encontrada en un determinado municipio (estas variables se encontraban dentro de los 46 municipios registrados en 2013 y los 80 municipios de 2014). Las predicciones en ambos años fueron exactas, inclusive después de realizar varias pruebas.

Más información: 

¿Qué lecciones se pueden aprender de este ejercicio? Si tomamos en cuenta el contexto de violencia actual en el país, y a éste se suma la posible relación del hallazgo de fosas clandestinas con las violaciones graves a derechos humanos -ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada y tortura-.