/ viernes 11 de noviembre de 2016

[Video] ¡El mejor Sanboarding está en las dunas de Sonora!

||Por Julio García Castillo||

Solo necesitas una hora de camino desde Hermosillo, para encontrar una encantadora playa virgen custodiada por las enormes dunas de fina arena en las cuales puedes practicar el Sandboarding.

Se trata de Playa San Nicolás en la Bahía de Kino, un paraíso que enfrenta la zona desértica con un mar de tonos y azules intensos. Para llegar debes seguir sobre la carretera rodeada de cactus y matorrales que se niegan a perecer por el intenso sol.

Pero ¿quién querría pasar una caminata bajo el rayo del sol para tener un encuentro con unas tablas y realizar algunas destrezas? Eso no lo sabrás hasta que llegues al encantador lugar.

Sobre el sendero llegarás a una montaña de arena, desde ahí se divisa allá abajo, el mar de Cortés. Sí ese del que tanto nos han hablado y que Jaques Costeau aseguró era el acuario del mundo.

Parece un sueño cuando te vas acercando y ver que es real. A lo lejos, sobre el mar se asienta una neblina que medio flota por encima y deja entre ver unas lejanas islas, es todo un espejismo.

Comienza el calor y el sudor, pero no te preocupes, el equipo de expertos en esta actividad pronto se ponen a tender un techo de una tienda para que todos se puedan resguardar del sol. No hay tiempo que perder y el entusiasmo de tomar las tablas y deslizarse, es contagioso.

Unas bebidas energizantes, agua natural y sodas aguardarán dentro de la heladera; y por supuesto, unas botanas para abrir la charla de inducción.

Así podrás entender que “el deporte de las tablas”, el Sandboarding es un deporte que nació en la playa Florianópolis en Brasil, cuando unos amigos surfistas llegaron esperando encontrar grandes olas, el mar estaba muy calmado y por el contrario solo encontraron grandes dunas de arena.

Ellos tomaron unas tablas de los cercos que estaban por ahí y comenzaron a descender por la suave arena. ¡Y el resto ya es historia!

Las tablas son parecidas a las del snowboard y la forma de descender es muy similar, solo que sobre arena en lugar de nieve, por eso es importante tener un poco de cera blanca para lograr descender con más velocidad.

Debes dejarte puestas tus calcetas, hidratarte y usar bloqueador, tus lentes y a comenzar a practicar. Si eres primerizo escoge una tabla de 1.20mts que es la ideal para hacer esta actividad, úntale cera solo a la mitad y ayúdate a descender por la pendiente.

En el Sandboarding no hay reglas, puedes descender con la pierna izquierda o derecha al frente, según te acomodes.  La primera duna de 20 metros te estará esperando.

En mi caso, empecé a descender como si estuviera surfeando, recordando mantener el equilibrio con los brazos, mientras más estabilidad, mayor rapidez. Cuando menos me di cuenta llegué a los pies de la duna; un momento fugaz que debe repetirse.

Así que hay que subir para volverlo a intentar, no es una tarea fácil ya que al pisar la arena te vas hundiendo y el esfuerzo es doble, y con el sol se vuelve más cansado; así que lo recomendable es seguir las huellas de alguien que ya subió antes.

Habrá varios intentos y caídas antes de llegar cuesta abajo, pero es cuestión de alcanzar el reto, subir y volverlo a intentar. Claro, habrá momentos divertidos cuando vas descendiendo y caes para quedar empanizado ante el enorme mazapán de arena.

Puedes llegar a alcanzar una velocidad de 25km/h. El secreto para descender es la fuerza que le pones a tu pierna delantera y la habilidad para controlar la velocidad con la trasera. El equilibrio te lo darán los brazos. Pero esto es cuestión de instinto, mientras más veces lo intentes, mejor te saldrá.

Ya que te sientas preparado con esta pendiente y después de varios intentos y caídas. Te esperará “la gran duna”, una colina de arena de más de 65 metros, es tan empinada que si fallas, seguramente rodarás como bola de nieve en avalancha.

La realidad es que esta enorme montaña de arena es el mayor reto de todo un sandbordista; así que se quedará solo para expertos, pero siempre es un espectáculo ver como algunos de ellos la enfrentan y divertido cuando algunos de ellos no la pueden controlar creando un polvorín.

Te invitamos a caminar cuesta abajo al mar, para darte un refrescante chapuzón sobre las olas que será la compensación a tu esfuerzo en el desierto de San Nicolás. Ya en el campamento lo mejor es disfrutar de la charla entre amigos y las historias que rodean esta actividad.

Sonora tiene varias playas para hacer Sandboarding: Huatabampo Huatabampito, San Carlos, los Algodones y por supuesto, San Nicolás. Si te gustan los deportes y viajar para experimentar algunos de ellos, entonces el Sandboarding es para ti, ¡El escenario está listo para tu próxima aventura!

/amg

||Por Julio García Castillo||

Solo necesitas una hora de camino desde Hermosillo, para encontrar una encantadora playa virgen custodiada por las enormes dunas de fina arena en las cuales puedes practicar el Sandboarding.

Se trata de Playa San Nicolás en la Bahía de Kino, un paraíso que enfrenta la zona desértica con un mar de tonos y azules intensos. Para llegar debes seguir sobre la carretera rodeada de cactus y matorrales que se niegan a perecer por el intenso sol.

Pero ¿quién querría pasar una caminata bajo el rayo del sol para tener un encuentro con unas tablas y realizar algunas destrezas? Eso no lo sabrás hasta que llegues al encantador lugar.

Sobre el sendero llegarás a una montaña de arena, desde ahí se divisa allá abajo, el mar de Cortés. Sí ese del que tanto nos han hablado y que Jaques Costeau aseguró era el acuario del mundo.

Parece un sueño cuando te vas acercando y ver que es real. A lo lejos, sobre el mar se asienta una neblina que medio flota por encima y deja entre ver unas lejanas islas, es todo un espejismo.

Comienza el calor y el sudor, pero no te preocupes, el equipo de expertos en esta actividad pronto se ponen a tender un techo de una tienda para que todos se puedan resguardar del sol. No hay tiempo que perder y el entusiasmo de tomar las tablas y deslizarse, es contagioso.

Unas bebidas energizantes, agua natural y sodas aguardarán dentro de la heladera; y por supuesto, unas botanas para abrir la charla de inducción.

Así podrás entender que “el deporte de las tablas”, el Sandboarding es un deporte que nació en la playa Florianópolis en Brasil, cuando unos amigos surfistas llegaron esperando encontrar grandes olas, el mar estaba muy calmado y por el contrario solo encontraron grandes dunas de arena.

Ellos tomaron unas tablas de los cercos que estaban por ahí y comenzaron a descender por la suave arena. ¡Y el resto ya es historia!

Las tablas son parecidas a las del snowboard y la forma de descender es muy similar, solo que sobre arena en lugar de nieve, por eso es importante tener un poco de cera blanca para lograr descender con más velocidad.

Debes dejarte puestas tus calcetas, hidratarte y usar bloqueador, tus lentes y a comenzar a practicar. Si eres primerizo escoge una tabla de 1.20mts que es la ideal para hacer esta actividad, úntale cera solo a la mitad y ayúdate a descender por la pendiente.

En el Sandboarding no hay reglas, puedes descender con la pierna izquierda o derecha al frente, según te acomodes.  La primera duna de 20 metros te estará esperando.

En mi caso, empecé a descender como si estuviera surfeando, recordando mantener el equilibrio con los brazos, mientras más estabilidad, mayor rapidez. Cuando menos me di cuenta llegué a los pies de la duna; un momento fugaz que debe repetirse.

Así que hay que subir para volverlo a intentar, no es una tarea fácil ya que al pisar la arena te vas hundiendo y el esfuerzo es doble, y con el sol se vuelve más cansado; así que lo recomendable es seguir las huellas de alguien que ya subió antes.

Habrá varios intentos y caídas antes de llegar cuesta abajo, pero es cuestión de alcanzar el reto, subir y volverlo a intentar. Claro, habrá momentos divertidos cuando vas descendiendo y caes para quedar empanizado ante el enorme mazapán de arena.

Puedes llegar a alcanzar una velocidad de 25km/h. El secreto para descender es la fuerza que le pones a tu pierna delantera y la habilidad para controlar la velocidad con la trasera. El equilibrio te lo darán los brazos. Pero esto es cuestión de instinto, mientras más veces lo intentes, mejor te saldrá.

Ya que te sientas preparado con esta pendiente y después de varios intentos y caídas. Te esperará “la gran duna”, una colina de arena de más de 65 metros, es tan empinada que si fallas, seguramente rodarás como bola de nieve en avalancha.

La realidad es que esta enorme montaña de arena es el mayor reto de todo un sandbordista; así que se quedará solo para expertos, pero siempre es un espectáculo ver como algunos de ellos la enfrentan y divertido cuando algunos de ellos no la pueden controlar creando un polvorín.

Te invitamos a caminar cuesta abajo al mar, para darte un refrescante chapuzón sobre las olas que será la compensación a tu esfuerzo en el desierto de San Nicolás. Ya en el campamento lo mejor es disfrutar de la charla entre amigos y las historias que rodean esta actividad.

Sonora tiene varias playas para hacer Sandboarding: Huatabampo Huatabampito, San Carlos, los Algodones y por supuesto, San Nicolás. Si te gustan los deportes y viajar para experimentar algunos de ellos, entonces el Sandboarding es para ti, ¡El escenario está listo para tu próxima aventura!

/amg