/ lunes 28 de diciembre de 2015

Afganistán y Pakistán acuerdan mantener diálogo con talibanes

Kabul.- La comunidad internacional ha intentado sin éxito por 14 años acabar con el grupo extremista del Talibán en Afganistán y Pakistán, por lo que ahora estos dos países acordaron mantener conversaciones con los milicianos para lograr la paz.

Afganistán y Pakistán establecerán conversaciones con el objetivo de lograr la paz con los talibanes. El diálogo tendrá lugar en enero y contará también con la participación de Estados Unidos y China.

El máximo responsable de las fuerzas armadas paquistaníes, el general Raheel Sharif, se reunió la víspera con el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, en Kabul, la capital del país.

Tras el encuentro, ambos declararon que habían acordado que la primera sesión del diálogo a cuatro bandas, cuyo objetivo es diseñar la hoja de ruta para un proceso de paz, se celebraría en enero.

Además, acordaron que buscarán lograr la reconciliación con los grupos talibanes que estén dispuestos a unirse al proceso de paz. También trabajarán para determinar cómo lidiar con aquellos que sigan recurriendo a la violencia.

Kabul estima que no puede dejar fuera a su vecino Pakistán en las conversaciones destinadas a poner punto final a la insurrección de los talibanes que perdura desde la caída del régimen de éstos en 2001.

La guerra contra los milicianos talibanes comenzó el 7 de octubre de 2001 con la "Operación Libertad Duradera" del Ejército estadunidense y la "Operación Herrick" de las tropas británicas, lanzadas para invadir y ocupar el país asiático como respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos que dejaron cerca de tres mil muertos, de los que este país culpó al gobierno del mulá Omar.

Para iniciar la guerra, Estados Unidos se amparó en una interpretación peculiar del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, relativo al derecho a la legítima defensa.

El mulá Omar formó lazos con Osama Bin Laden desde su tiempo como militante de la resistencia ante los soviéticos entre 1979 y 1989. Cuando Bin Laden fue expulsado de Sudán y el gobierno de Arabia Saudita le retiró su nacionalidad, los talibanes le ofrecieron refugio.

El mulá defendía a Bin Laden ante las alegaciones de Estados Unidos de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. Además Bin Laden financiaba a los talibanes en Afganistán otorgándoles supremacía militar.

El régimen Talibán fue acusado por Estados Unidos de permitir campos de entrenamiento dentro de su territorio a reclutas de Al Qaeda provenientes del Medio Oriente, Africa y Asia. ||Notimex||

/afa

Kabul.- La comunidad internacional ha intentado sin éxito por 14 años acabar con el grupo extremista del Talibán en Afganistán y Pakistán, por lo que ahora estos dos países acordaron mantener conversaciones con los milicianos para lograr la paz.

Afganistán y Pakistán establecerán conversaciones con el objetivo de lograr la paz con los talibanes. El diálogo tendrá lugar en enero y contará también con la participación de Estados Unidos y China.

El máximo responsable de las fuerzas armadas paquistaníes, el general Raheel Sharif, se reunió la víspera con el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, en Kabul, la capital del país.

Tras el encuentro, ambos declararon que habían acordado que la primera sesión del diálogo a cuatro bandas, cuyo objetivo es diseñar la hoja de ruta para un proceso de paz, se celebraría en enero.

Además, acordaron que buscarán lograr la reconciliación con los grupos talibanes que estén dispuestos a unirse al proceso de paz. También trabajarán para determinar cómo lidiar con aquellos que sigan recurriendo a la violencia.

Kabul estima que no puede dejar fuera a su vecino Pakistán en las conversaciones destinadas a poner punto final a la insurrección de los talibanes que perdura desde la caída del régimen de éstos en 2001.

La guerra contra los milicianos talibanes comenzó el 7 de octubre de 2001 con la "Operación Libertad Duradera" del Ejército estadunidense y la "Operación Herrick" de las tropas británicas, lanzadas para invadir y ocupar el país asiático como respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos que dejaron cerca de tres mil muertos, de los que este país culpó al gobierno del mulá Omar.

Para iniciar la guerra, Estados Unidos se amparó en una interpretación peculiar del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, relativo al derecho a la legítima defensa.

El mulá Omar formó lazos con Osama Bin Laden desde su tiempo como militante de la resistencia ante los soviéticos entre 1979 y 1989. Cuando Bin Laden fue expulsado de Sudán y el gobierno de Arabia Saudita le retiró su nacionalidad, los talibanes le ofrecieron refugio.

El mulá defendía a Bin Laden ante las alegaciones de Estados Unidos de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. Además Bin Laden financiaba a los talibanes en Afganistán otorgándoles supremacía militar.

El régimen Talibán fue acusado por Estados Unidos de permitir campos de entrenamiento dentro de su territorio a reclutas de Al Qaeda provenientes del Medio Oriente, Africa y Asia. ||Notimex||

/afa