/ lunes 11 de enero de 2016

Afirma Papa que la violencia que se comete en nombre de Dios es una forma ideológica y desviada de religión

Ciudad del Vaticano.- Tachó el papa Francisco de "forma ideológica y desviada de religión" la violencia que se comete en nombre de Dios, durante el tradicional discurso de inicio de año dirigido a los embajadores acreditados ante la Santa Sede. "Nunca se puede matar en nombre de Dios. Sólo una forma ideológica y desviada de religión puede pensar que se hace justicia en nombre del Omnipotente masacrando deliberadamente a personas indefensas, como ocurrió en los sanguinarios atentados terroristas de los últimos meses en África, Europa y Oriente Medio", afirmó el pontífice argentino. Francisco realizó está reflexión al recordar su viaje a África y en alusión a la República Centroafricana. "Allí donde se ha abusado del nombre de Dios para cometer injusticias, he querido reafirmar, junto con la comunidad musulmana de la República Centroafricana, que quien dice que cree en Dios ha de ser también un hombre o una mujer de paz", agregó. También puso como ejemplo su visita del año pasado a Sarajevo, una ciudad "encrucijada de culturas, naciones y religiones" y "que se está esforzando, con resultados positivos, en construir puentes nuevos, valorar lo que une y ver las diferencias como oportunidades de crecimiento en el respeto de todos". ||EFE|| /amg

Ciudad del Vaticano.- Tachó el papa Francisco de "forma ideológica y desviada de religión" la violencia que se comete en nombre de Dios, durante el tradicional discurso de inicio de año dirigido a los embajadores acreditados ante la Santa Sede. "Nunca se puede matar en nombre de Dios. Sólo una forma ideológica y desviada de religión puede pensar que se hace justicia en nombre del Omnipotente masacrando deliberadamente a personas indefensas, como ocurrió en los sanguinarios atentados terroristas de los últimos meses en África, Europa y Oriente Medio", afirmó el pontífice argentino. Francisco realizó está reflexión al recordar su viaje a África y en alusión a la República Centroafricana. "Allí donde se ha abusado del nombre de Dios para cometer injusticias, he querido reafirmar, junto con la comunidad musulmana de la República Centroafricana, que quien dice que cree en Dios ha de ser también un hombre o una mujer de paz", agregó. También puso como ejemplo su visita del año pasado a Sarajevo, una ciudad "encrucijada de culturas, naciones y religiones" y "que se está esforzando, con resultados positivos, en construir puentes nuevos, valorar lo que une y ver las diferencias como oportunidades de crecimiento en el respeto de todos". ||EFE|| /amg