/ sábado 13 de agosto de 2016

Dictador de Guinea Ecuatorial visita por tercera ocasión al Papa

CIUDAD DEL VATICANO. (OEM-Informex).- Se sabe que también el jefe de la Iglesia católica está sujeto a los reflectores de los medios de comunicación y el hecho por lo tanto no podía pasar desapercibido. El dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, en el poder desde 1979, ha visitado tres veces el Vaticano y en cada una de esas ocasiones ha visto al papa Francisco. La última fue hace tres días.

La noticia es publicada por el cotidiano italiano Corriere della Sera, subrayando que la registrada el pasado miércoles fue la tercera vez desde 2013 que el jefe de Estado de Guinea Ecuatorial ha estrechado la mano a Bergoglio.

El diario escribe que un comunicado oficial del Gobierno de Malabo (capital de Guinea Ecuatorial) informó que el presidente Nguema Mbasogo había realizado una visita a la Santa Sede “por invitación del papa Francisco”.

El mandatario ya había estado en el Vaticano en 2013 para la elección de Bergoglio y en 2014 en ocasión de la canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II. Y en ambas ocasiones había sido recibido por Francisco.

Tras señalar que “el promedio de las visitas” al Vaticano de Nguema Mbasogo “es notable”, el cotidiano precisó que si bien “la Diócesis de Guinea Ecuatorial es particularmente importante”, también “debería ser igualmente importante la situación de los derechos humanos, gravísima en ese país”.

Inmediata fue la aclaración del Vaticano. Como afirma el diario más vendido en Italia, el “(nuevo) vocero de la Santa Sede, Greg Burke, al confirmar el encuentro en el ‘Aula Nervi’ al final de la audiencia general, subrayó, sin embargo, que se trató de 'un simple saludo'” y por lo tanto no de una audiencia propiamente dicha. Es más, a este respecto se destacó que en el protocolo del Vaticano, “la fórmula del saludo en el Aula Nervi es la más baja entre las previstas para un jefe de Estado”.

CIUDAD DEL VATICANO. (OEM-Informex).- Se sabe que también el jefe de la Iglesia católica está sujeto a los reflectores de los medios de comunicación y el hecho por lo tanto no podía pasar desapercibido. El dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, en el poder desde 1979, ha visitado tres veces el Vaticano y en cada una de esas ocasiones ha visto al papa Francisco. La última fue hace tres días.

La noticia es publicada por el cotidiano italiano Corriere della Sera, subrayando que la registrada el pasado miércoles fue la tercera vez desde 2013 que el jefe de Estado de Guinea Ecuatorial ha estrechado la mano a Bergoglio.

El diario escribe que un comunicado oficial del Gobierno de Malabo (capital de Guinea Ecuatorial) informó que el presidente Nguema Mbasogo había realizado una visita a la Santa Sede “por invitación del papa Francisco”.

El mandatario ya había estado en el Vaticano en 2013 para la elección de Bergoglio y en 2014 en ocasión de la canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II. Y en ambas ocasiones había sido recibido por Francisco.

Tras señalar que “el promedio de las visitas” al Vaticano de Nguema Mbasogo “es notable”, el cotidiano precisó que si bien “la Diócesis de Guinea Ecuatorial es particularmente importante”, también “debería ser igualmente importante la situación de los derechos humanos, gravísima en ese país”.

Inmediata fue la aclaración del Vaticano. Como afirma el diario más vendido en Italia, el “(nuevo) vocero de la Santa Sede, Greg Burke, al confirmar el encuentro en el ‘Aula Nervi’ al final de la audiencia general, subrayó, sin embargo, que se trató de 'un simple saludo'” y por lo tanto no de una audiencia propiamente dicha. Es más, a este respecto se destacó que en el protocolo del Vaticano, “la fórmula del saludo en el Aula Nervi es la más baja entre las previstas para un jefe de Estado”.