/ lunes 7 de septiembre de 2015

Dispuesta Chipre a acoger 300 refugiados que sean cristianos ortodoxos

Nicosia.- El ministro de Interior de Chipre, Socratis Jásikos, anunció hoy que su país está dispuesto a aceptar unos 300 refugiados, pero que preferentemente deberán ser "cristianos ortodoxos". En declaraciones a una cadena de radio, Jásikos explicó que, dada la crisis financiera y el problema de la división de la isla, Chipre no puede acoger a más refugiados. "Preferiríamos que fueran cristianos ortodoxos ... no es una cuestión de ser inhumanos o de no prestar ayuda si nos la soliciten, pero, para ser honesto, sí, esto sí es lo que preferiríamos", dijo Jásikos. Tras el aluvión de críticas que desencadenaron estas declaraciones, tanto entre partidos políticos como en las redes sociales, Jásikos emitió un comunicado en el que aseguró que se le había dado una interpretación "injusta y deliberada" a sus palabras. "En el marco de las discusiones en la Unión Europea sobre las cuotas de recepción de refugiados y migrantes", el comisario responsable "ha fijado parámetros específicos respecto a los criterios de selección", explicó Jásikos. El ministro agregó que "al menos otros cinco países miembros de la UE han dicho en público que prefieren aceptar refugiados cristianos por razones prácticas" y por "su mejor adaptación a las sociedades locales". La guardia costera chipriota rescató ayer a 114 refugiados, después de que la embarcación en la que viajaban se diese a la deriva cerca de la costa de Larnaca, en el sureste de la isla El barco, un pequeño bote de pesca, envió la señal de socorro la noche del sábado y el centro de coordinación de emergencias y salvamento activó una operación de rescate que concluyó hoy cuando todos los ocupantes fueron llevados al puerto de Larnaca, tercera ciudad del país. Los rescatados relataron que su intención era entrar en Europa y que para ello habían pagado más de 3.000 euros cada uno. Los guardacostas detuvieron a tres personas, el capitán de la nave y dos de los pasajeros, de 28, 33 y 47 años, como presuntos traficantes. (EFE)

Nicosia.- El ministro de Interior de Chipre, Socratis Jásikos, anunció hoy que su país está dispuesto a aceptar unos 300 refugiados, pero que preferentemente deberán ser "cristianos ortodoxos". En declaraciones a una cadena de radio, Jásikos explicó que, dada la crisis financiera y el problema de la división de la isla, Chipre no puede acoger a más refugiados. "Preferiríamos que fueran cristianos ortodoxos ... no es una cuestión de ser inhumanos o de no prestar ayuda si nos la soliciten, pero, para ser honesto, sí, esto sí es lo que preferiríamos", dijo Jásikos. Tras el aluvión de críticas que desencadenaron estas declaraciones, tanto entre partidos políticos como en las redes sociales, Jásikos emitió un comunicado en el que aseguró que se le había dado una interpretación "injusta y deliberada" a sus palabras. "En el marco de las discusiones en la Unión Europea sobre las cuotas de recepción de refugiados y migrantes", el comisario responsable "ha fijado parámetros específicos respecto a los criterios de selección", explicó Jásikos. El ministro agregó que "al menos otros cinco países miembros de la UE han dicho en público que prefieren aceptar refugiados cristianos por razones prácticas" y por "su mejor adaptación a las sociedades locales". La guardia costera chipriota rescató ayer a 114 refugiados, después de que la embarcación en la que viajaban se diese a la deriva cerca de la costa de Larnaca, en el sureste de la isla El barco, un pequeño bote de pesca, envió la señal de socorro la noche del sábado y el centro de coordinación de emergencias y salvamento activó una operación de rescate que concluyó hoy cuando todos los ocupantes fueron llevados al puerto de Larnaca, tercera ciudad del país. Los rescatados relataron que su intención era entrar en Europa y que para ello habían pagado más de 3.000 euros cada uno. Los guardacostas detuvieron a tres personas, el capitán de la nave y dos de los pasajeros, de 28, 33 y 47 años, como presuntos traficantes. (EFE)