/ miércoles 21 de octubre de 2015

El líder canadiense Justin Trudeau retirará fuerzas de Siria e Irak

Toronto.- El líder designado Justin Trudeau dejó en claro que cumplirá su promesa de campaña de retirar las fuerzas canadienses de combate aéreo de Irak y Siria.

“He tenido una productiva conversación con el presidente (estadunidense Barack) Obama y buscaré profundizar nuestra relación con Estados Unidos”, declaró este miércoles el líder liberal, triunfante en las elecciones del lunes.

En su primera conferencia de prensa como gobernante electo, Trudeau estableció que Canadá seguirá siendo un “sólido” integrante de la coalición internacional contra el Estado Islámico (EI), pero cumplirá su compromiso de finalizar la misión de combate.

Canadá envió el año pasado aviones CF-18 y tropas de sus Fuerzas Aéreas para dar asistencia a las fuerzas kurdas en su lucha contra los grupos del EI en Irak y Siria, que debían terminar su misión en marzo de 2016.

El nuevo gobierno decidirá si retira estas fuerzas de combate y deja sólo elementos para entrenar a las fuerzas locales, según prometió Trudeau, quien expresó que Canadá debe limitarse en la lucha contra el EI a un papel “responsable y humanitario”.

Durante su campaña, el líder liberal criticó la política del exprimer ministro conservador Stephen Harper de alejarse de la tradición de participar sólo en operaciones humanitarias, al sumar a Canadá en acciones militares.

El año pasado, en sólo 48 horas se registraron dos atentados en suelo canadiense, realizados por musulmanes canadienses que mataron a dos soldados.

A raíz de este suceso, que mostró la vulnerabilidad del territorio canadiense, el entonces primer ministro Harper promovió dos leyes antiterroristas que fueron cuestionadas por la oposición, por considerarlas lesivas para los derechos individuales.

Trudeau y los liberales han pedido supervisión pública y parlamentaria sobre las agencias de espionaje de Canadá, y una seguridad equilibrada que proteja los valores canadienses.

El primer ministro designado está decidido a terminar con lo que llamó “era de antagonismo” entre Canadá y Estados Unidos durante los nueve años que duraron los tres mandatos consecutivos de Harper.

Trudeau agregó que en su primera conferencia telefónica con Obama no abordó el tema del gasoducto Keystone, pues “no quería enfocarme en un asunto particular de potencial desacuerdo”.

Trudeau anunciará su nuevo gabinete el 4 de noviembre próximo y se espera que en los siguientes días tome posesión del cargo ante el gobernador general de Canadá, David Johnston, quien funge como representante de la reina Isabel II de Inglaterra.     AFP

/ap

Toronto.- El líder designado Justin Trudeau dejó en claro que cumplirá su promesa de campaña de retirar las fuerzas canadienses de combate aéreo de Irak y Siria.

“He tenido una productiva conversación con el presidente (estadunidense Barack) Obama y buscaré profundizar nuestra relación con Estados Unidos”, declaró este miércoles el líder liberal, triunfante en las elecciones del lunes.

En su primera conferencia de prensa como gobernante electo, Trudeau estableció que Canadá seguirá siendo un “sólido” integrante de la coalición internacional contra el Estado Islámico (EI), pero cumplirá su compromiso de finalizar la misión de combate.

Canadá envió el año pasado aviones CF-18 y tropas de sus Fuerzas Aéreas para dar asistencia a las fuerzas kurdas en su lucha contra los grupos del EI en Irak y Siria, que debían terminar su misión en marzo de 2016.

El nuevo gobierno decidirá si retira estas fuerzas de combate y deja sólo elementos para entrenar a las fuerzas locales, según prometió Trudeau, quien expresó que Canadá debe limitarse en la lucha contra el EI a un papel “responsable y humanitario”.

Durante su campaña, el líder liberal criticó la política del exprimer ministro conservador Stephen Harper de alejarse de la tradición de participar sólo en operaciones humanitarias, al sumar a Canadá en acciones militares.

El año pasado, en sólo 48 horas se registraron dos atentados en suelo canadiense, realizados por musulmanes canadienses que mataron a dos soldados.

A raíz de este suceso, que mostró la vulnerabilidad del territorio canadiense, el entonces primer ministro Harper promovió dos leyes antiterroristas que fueron cuestionadas por la oposición, por considerarlas lesivas para los derechos individuales.

Trudeau y los liberales han pedido supervisión pública y parlamentaria sobre las agencias de espionaje de Canadá, y una seguridad equilibrada que proteja los valores canadienses.

El primer ministro designado está decidido a terminar con lo que llamó “era de antagonismo” entre Canadá y Estados Unidos durante los nueve años que duraron los tres mandatos consecutivos de Harper.

Trudeau agregó que en su primera conferencia telefónica con Obama no abordó el tema del gasoducto Keystone, pues “no quería enfocarme en un asunto particular de potencial desacuerdo”.

Trudeau anunciará su nuevo gabinete el 4 de noviembre próximo y se espera que en los siguientes días tome posesión del cargo ante el gobernador general de Canadá, David Johnston, quien funge como representante de la reina Isabel II de Inglaterra.     AFP

/ap