/ domingo 15 de enero de 2017

El mundo “offshore”; impulsan ceación de energía proveniente del mar

A cierta distancia de la costa existe un mundo del que poco sabemos. Muchas de las fuentes de energía actuales se generan ahí: principalmente petróleo, gas y viento. ¿A qué retos se enfrentan quienes ahí trabajan? ¿Qué sucede sobre el mar e incluso a varios kilómetros por debajo de su superficie? Estas son algunas de las preguntas que se pueden contestar después de visitar la exhibición: “Experiencia Offshore” que se inauguró a fines del año pasado en el Museo Marítimo de Róterdam.

De todos es sabido que los neerlandeses son expertos en temas hidráulicos, pero no sólo aplican sus conocimientos a proyectos en ríos, lagos, mares y costas, sino también “offshore”. En Holanda existen muchas compañías especializadas en estos temas. Casi cincuenta de ellas colaboraron con este museo para ofrecer al público de 8 a 99 años una mirada a “su” mundo en una exposición que permanecerá abierta 7 años, con actualizaciones periódicas para mantenerse vigente en esta industria que se encuentra en pleno desarrollo.

Niños investigando las instalaciones que hay en el fondo del mar. Foto: Marco de Swart. Cortesía: Maritiem Museum Rotterdam.

Llegué primero a una sala donde me ofrecieron el equipo de seguridad que iba a necesitar para la experiencia en alta mar: botas, chaleco y casco. En ese espacio, un video de introducción me preparó para la experiencia.

Subí una escalera y empecé por sentir el viento, compañero omnipresente en altamar. En cuestión de unos peldaños, con ayuda de una proyección de 360 grados, me transportaron a una plataforma rodeada de mar, con enormes buques yendo y viniendo, así como grandes molinos de viento girando entre las olas.

PARTE DE la información previa a subir a la plataforma. Reservas probadas de petróleo.

En cada costado de la plataforma encontré por lo menos una pantalla interactiva donde se explican alguna de las actividades que ahí se realizan y pude participar en nuevesimuladores de actividades que tienen lugar a diario en esas instalaciones, como dirigir a un helicóptero para que aterrice, elegir la ubicación más adecuada para colocar un parque eólico tomando en consideración el tráfico marino, la profundidad del mar y otros factores,colocar con una grúa una estructura en altamar (digamos una plataforma que pesa unas 30 mil toneladas) con una precisión milimétrica, o cómo pasar un contenedor de un buque a la plataforma a pesar de que en ese momento hayan olas de tres metros de alto. Los técnicos y operarios especializados en éstas y otras funciones comparten sus experiencias con los visitantes a través de unos videos. Al centro de la plataforma se pueden ver 17 modelos de los buques offshore más modernos y avanzados, construidos específicamente para la exposición, que nos demuestran sus capacidades.

Caminando por la plataforma me imaginé a quienes en una similar, pero a gran distancia de la costa, se enfrentan a vientos huracanados o al mar embravecido. ¡Qué valientes! ¡Y qué habilidades y conocimientos necesitan tener! Justo ese es uno de los objetivos de la exposición, que los niños y jóvenes conozcan y se interesen por este mundo, que piensen en estudiar sismología o en convertirse en expertos en perforación submarina.

DURANTE LA inauguración.

Un elevador me llevó a 3 kilómetros bajo el nivel del mar para descubrir el maravilloso y obscuro mundo submarino, su fauna y los objetos y robots que trabajan a esa profundidad para, entre otras cosas, evitar fugas de gas.

La única iluminación provenía de los cascos de los visitantes, quienes pudimos ver peces, buzos y robots submarinos en acción.

La aventura termina en el futuro. De todos los visitantes se aceptan sugerencias para hacer más sostenible la obtención de energía.

En fin, hay mucho que hacer y aprender. En total son 800 metros cuadrados de inspiración y nuevos conocimientos que sirven también para comprender lo que viven a diario quienes ahí trabajan, su lucha constante contra los elementos, los retos a los que se enfrentan y las muy ingeniosas soluciones que se han encontrado para superarlos.

NIÑOS APRENDIENDO a usar unos equipos de control.

¿SABÍA USTED QUE…?

Un tercio de la energía que utilizamos en el mundo se obtiene en el mar, frente a las costas. Gracias a ella tenemos luz en nuestras casas, funcionan nuestras computadoras y teléfonos celulares, vemos televisión, podemos cocinar y, por supuesto, movernos a nuestros trabajos. Pero todo lo damos por hecho, no pensamos demasiado en su origen.

Las empresas holandesas del sector “offshore” se enfrentan a requerimientos cada vez más complejos, que requieren de alta tecnología.  No se trata de si se pueden hacer perforaciones a mayor profundidad, sino de hacerlas sostenibles.

Esta exhibición es el resultado de tres años de trabajo e investigación y de la colaboración con diversas instituciones educativas (como la Universidad Erasmus Róterdam), con 49 empresas y 26 fondos. Además de acercar el mundo “offshore” a la gente, se busca que se convierta en su lugar donde alumnos desde primaria a profesional aprendan sobre él como parte delPrograma de Educación Tecnológica 2020.  Como a las nuevas generaciones les gusta más hacer que mirar, se planearon diversas actividades para que descubran este universo.

UN VISITANTE ayudando a un helicóptero a aterrizar.

Mire estos videos (en inglés y neerlandés, pero las imágenes hablan un idioma universal): https://youtu.be/RkJcpm25XuE y https://youtu.be/LV2VLDYki4A

La “Offshore experience” fue inaugurada por Frits Loomeijer, director del Museo Marítimo de Róterdam, y por Marjan van Loon, Presidenta-Directora de Shell Holanda, una de las empresas que colaboró para hacer realidad esta exhibición dedicada a este sector industrial tan importante y tan poco comprendido. Otro de sus objetivos es que sirva como una ventana para que los familiares, amigos, proveedores y clientes de las empresas que trabajan en proyectos “offshore” entiendan de qué se tratan, su alcance e importancia.

Para mayor información: www.maritiemmuseum.nl/exhibitions/offshore-experience Cualquier comentario relacionado con este artículo, favor de dirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx

A cierta distancia de la costa existe un mundo del que poco sabemos. Muchas de las fuentes de energía actuales se generan ahí: principalmente petróleo, gas y viento. ¿A qué retos se enfrentan quienes ahí trabajan? ¿Qué sucede sobre el mar e incluso a varios kilómetros por debajo de su superficie? Estas son algunas de las preguntas que se pueden contestar después de visitar la exhibición: “Experiencia Offshore” que se inauguró a fines del año pasado en el Museo Marítimo de Róterdam.

De todos es sabido que los neerlandeses son expertos en temas hidráulicos, pero no sólo aplican sus conocimientos a proyectos en ríos, lagos, mares y costas, sino también “offshore”. En Holanda existen muchas compañías especializadas en estos temas. Casi cincuenta de ellas colaboraron con este museo para ofrecer al público de 8 a 99 años una mirada a “su” mundo en una exposición que permanecerá abierta 7 años, con actualizaciones periódicas para mantenerse vigente en esta industria que se encuentra en pleno desarrollo.

Niños investigando las instalaciones que hay en el fondo del mar. Foto: Marco de Swart. Cortesía: Maritiem Museum Rotterdam.

Llegué primero a una sala donde me ofrecieron el equipo de seguridad que iba a necesitar para la experiencia en alta mar: botas, chaleco y casco. En ese espacio, un video de introducción me preparó para la experiencia.

Subí una escalera y empecé por sentir el viento, compañero omnipresente en altamar. En cuestión de unos peldaños, con ayuda de una proyección de 360 grados, me transportaron a una plataforma rodeada de mar, con enormes buques yendo y viniendo, así como grandes molinos de viento girando entre las olas.

PARTE DE la información previa a subir a la plataforma. Reservas probadas de petróleo.

En cada costado de la plataforma encontré por lo menos una pantalla interactiva donde se explican alguna de las actividades que ahí se realizan y pude participar en nuevesimuladores de actividades que tienen lugar a diario en esas instalaciones, como dirigir a un helicóptero para que aterrice, elegir la ubicación más adecuada para colocar un parque eólico tomando en consideración el tráfico marino, la profundidad del mar y otros factores,colocar con una grúa una estructura en altamar (digamos una plataforma que pesa unas 30 mil toneladas) con una precisión milimétrica, o cómo pasar un contenedor de un buque a la plataforma a pesar de que en ese momento hayan olas de tres metros de alto. Los técnicos y operarios especializados en éstas y otras funciones comparten sus experiencias con los visitantes a través de unos videos. Al centro de la plataforma se pueden ver 17 modelos de los buques offshore más modernos y avanzados, construidos específicamente para la exposición, que nos demuestran sus capacidades.

Caminando por la plataforma me imaginé a quienes en una similar, pero a gran distancia de la costa, se enfrentan a vientos huracanados o al mar embravecido. ¡Qué valientes! ¡Y qué habilidades y conocimientos necesitan tener! Justo ese es uno de los objetivos de la exposición, que los niños y jóvenes conozcan y se interesen por este mundo, que piensen en estudiar sismología o en convertirse en expertos en perforación submarina.

DURANTE LA inauguración.

Un elevador me llevó a 3 kilómetros bajo el nivel del mar para descubrir el maravilloso y obscuro mundo submarino, su fauna y los objetos y robots que trabajan a esa profundidad para, entre otras cosas, evitar fugas de gas.

La única iluminación provenía de los cascos de los visitantes, quienes pudimos ver peces, buzos y robots submarinos en acción.

La aventura termina en el futuro. De todos los visitantes se aceptan sugerencias para hacer más sostenible la obtención de energía.

En fin, hay mucho que hacer y aprender. En total son 800 metros cuadrados de inspiración y nuevos conocimientos que sirven también para comprender lo que viven a diario quienes ahí trabajan, su lucha constante contra los elementos, los retos a los que se enfrentan y las muy ingeniosas soluciones que se han encontrado para superarlos.

NIÑOS APRENDIENDO a usar unos equipos de control.

¿SABÍA USTED QUE…?

Un tercio de la energía que utilizamos en el mundo se obtiene en el mar, frente a las costas. Gracias a ella tenemos luz en nuestras casas, funcionan nuestras computadoras y teléfonos celulares, vemos televisión, podemos cocinar y, por supuesto, movernos a nuestros trabajos. Pero todo lo damos por hecho, no pensamos demasiado en su origen.

Las empresas holandesas del sector “offshore” se enfrentan a requerimientos cada vez más complejos, que requieren de alta tecnología.  No se trata de si se pueden hacer perforaciones a mayor profundidad, sino de hacerlas sostenibles.

Esta exhibición es el resultado de tres años de trabajo e investigación y de la colaboración con diversas instituciones educativas (como la Universidad Erasmus Róterdam), con 49 empresas y 26 fondos. Además de acercar el mundo “offshore” a la gente, se busca que se convierta en su lugar donde alumnos desde primaria a profesional aprendan sobre él como parte delPrograma de Educación Tecnológica 2020.  Como a las nuevas generaciones les gusta más hacer que mirar, se planearon diversas actividades para que descubran este universo.

UN VISITANTE ayudando a un helicóptero a aterrizar.

Mire estos videos (en inglés y neerlandés, pero las imágenes hablan un idioma universal): https://youtu.be/RkJcpm25XuE y https://youtu.be/LV2VLDYki4A

La “Offshore experience” fue inaugurada por Frits Loomeijer, director del Museo Marítimo de Róterdam, y por Marjan van Loon, Presidenta-Directora de Shell Holanda, una de las empresas que colaboró para hacer realidad esta exhibición dedicada a este sector industrial tan importante y tan poco comprendido. Otro de sus objetivos es que sirva como una ventana para que los familiares, amigos, proveedores y clientes de las empresas que trabajan en proyectos “offshore” entiendan de qué se tratan, su alcance e importancia.

Para mayor información: www.maritiemmuseum.nl/exhibitions/offshore-experience Cualquier comentario relacionado con este artículo, favor de dirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx