/ jueves 7 de abril de 2016

En niveles bajos, llegada de refugiados a las costas griegas

Atenas.- Las llegadas de refugiados a las costas griegas desde Turquía se mantienen en niveles bajos, ya que en las últimas 24 horas han desembarcado 76 personas, la mayoría en la isla de Quíos.

La tendencia se mantiene estable con respecto a las cifras de la víspera, cuando llegaron 68 refugiados a territorio griego.

En los superpoblados centros de detención de las islas hay ya más de 6.400 inmigrantes, una cifra que no deja de aumentar porque, si bien el lunes se realizó la primera devolución de 202 personas a Turquía, desde principios de semana han llegado más de 650 refugiados a Grecia, que se sumaron a los alrededor de 1.400 del fin de semana.

Desde los campos improvisados de Idomeni o el Pireo hasta las islas del Egeo oriental, la tensión es cada vez mayor entre los refugiados y también entre los habitantes locales.

Anoche la celebración en Quíos de dos manifestaciones paralelas, una de apoyo a los refugiados y otra contra la existencia el centro de registro en la isla, terminó en enfrentamientos entre partidarios y detractores de la presencia de inmigrantes.

En estos incidentes un cámara de una televisión extranjera y un manifestante a favor de los refugiados resultaron heridos.

Los incidentes se extendieron a la sesión del consejo municipal de Quíos, donde vecinos con distintas opiniones se increparon mientras se debatía el asunto de los refugiados.

Mientras tanto, en la capital griega la policía impidió que un grupo de unos 40 refugiados, que habían llegado al centro desde el puerto del Pireo con tiendas de campaña, organizaran una acampada en la plaza de Syntagma, situada frente al Parlamento, para pedir la reapertura de las fronteras.

Una vez desalojado de Syntagma, el grupo continuó por el centro de Atenas, escoltado por efectivos de la brigada antidisturbios, hasta que ya entrada la noche regresó al Pireo.

/cpg

Atenas.- Las llegadas de refugiados a las costas griegas desde Turquía se mantienen en niveles bajos, ya que en las últimas 24 horas han desembarcado 76 personas, la mayoría en la isla de Quíos.

La tendencia se mantiene estable con respecto a las cifras de la víspera, cuando llegaron 68 refugiados a territorio griego.

En los superpoblados centros de detención de las islas hay ya más de 6.400 inmigrantes, una cifra que no deja de aumentar porque, si bien el lunes se realizó la primera devolución de 202 personas a Turquía, desde principios de semana han llegado más de 650 refugiados a Grecia, que se sumaron a los alrededor de 1.400 del fin de semana.

Desde los campos improvisados de Idomeni o el Pireo hasta las islas del Egeo oriental, la tensión es cada vez mayor entre los refugiados y también entre los habitantes locales.

Anoche la celebración en Quíos de dos manifestaciones paralelas, una de apoyo a los refugiados y otra contra la existencia el centro de registro en la isla, terminó en enfrentamientos entre partidarios y detractores de la presencia de inmigrantes.

En estos incidentes un cámara de una televisión extranjera y un manifestante a favor de los refugiados resultaron heridos.

Los incidentes se extendieron a la sesión del consejo municipal de Quíos, donde vecinos con distintas opiniones se increparon mientras se debatía el asunto de los refugiados.

Mientras tanto, en la capital griega la policía impidió que un grupo de unos 40 refugiados, que habían llegado al centro desde el puerto del Pireo con tiendas de campaña, organizaran una acampada en la plaza de Syntagma, situada frente al Parlamento, para pedir la reapertura de las fronteras.

Una vez desalojado de Syntagma, el grupo continuó por el centro de Atenas, escoltado por efectivos de la brigada antidisturbios, hasta que ya entrada la noche regresó al Pireo.

/cpg