/ jueves 12 de noviembre de 2015

Enfrenta el gobierno de izquierda griego su primera huelga general

Atenas, Grecia.- El gobierno de izquierda radical de Alexis Tsipras enfrentaba el jueves su primera huelga general, de 24 horas, contra las nuevas medidas de austeridad exigidas por los acreedores internacionales de Grecia.

Unos 20.000 manifestantes se congregaron por la mañana en Atenas y algunos grupos de jóvenes atacaron comercios y destrozaron paradas de autobuses y señales de tráfico, comprobó un reportero de la AFP.

Los sindicatos que convocaron a la huelga denuncian las alzas de impuestos y un proyecto de reforma del sistema de pensiones.

El movimiento paralizó los servicios públicos y el sistema de transportes. Las compañías aéreas cancelaron decenas de vuelos domésticos.

Los museos y sitios arqueológicos permanecían cerrados y el funcionamiento de los hospitales se limitaba a los servicios de emergencia.

El paro contó igualmente con amplia adhesión entre los periodistas.

Se señalaron igualmente protestas en otras grandes ciudades, como Tesalónica.

"Estoy protestando porque el gobierno nos toma por necios. Soy una jubilada y no tengo la menor idea de lo que me quedará de pensión", dijo en Atenas Maria Athanassiadou.

"No estoy de acuerdo con este ajuste ni con ningún ajuste. Estoy protestando contra quienes aplican ajustes. No tengo ninguna confianza en el gobierno", afirmaba otra manifestante, Alexandra Theodoridou, empleada de una compañía de seguros, de 43 años. (AFP)

/cpg

Atenas, Grecia.- El gobierno de izquierda radical de Alexis Tsipras enfrentaba el jueves su primera huelga general, de 24 horas, contra las nuevas medidas de austeridad exigidas por los acreedores internacionales de Grecia.

Unos 20.000 manifestantes se congregaron por la mañana en Atenas y algunos grupos de jóvenes atacaron comercios y destrozaron paradas de autobuses y señales de tráfico, comprobó un reportero de la AFP.

Los sindicatos que convocaron a la huelga denuncian las alzas de impuestos y un proyecto de reforma del sistema de pensiones.

El movimiento paralizó los servicios públicos y el sistema de transportes. Las compañías aéreas cancelaron decenas de vuelos domésticos.

Los museos y sitios arqueológicos permanecían cerrados y el funcionamiento de los hospitales se limitaba a los servicios de emergencia.

El paro contó igualmente con amplia adhesión entre los periodistas.

Se señalaron igualmente protestas en otras grandes ciudades, como Tesalónica.

"Estoy protestando porque el gobierno nos toma por necios. Soy una jubilada y no tengo la menor idea de lo que me quedará de pensión", dijo en Atenas Maria Athanassiadou.

"No estoy de acuerdo con este ajuste ni con ningún ajuste. Estoy protestando contra quienes aplican ajustes. No tengo ninguna confianza en el gobierno", afirmaba otra manifestante, Alexandra Theodoridou, empleada de una compañía de seguros, de 43 años. (AFP)

/cpg