/ martes 25 de octubre de 2016

Estado Islámico sigue usando a civiles como escudos humanos en Irak: ONU

El Estado Islámico (EI) sigue usando a civiles como escudos humanos al forzarlos a ubicarse en lugares donde están sus militantes o al impedirles huir a otras localidades, denunció la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En rueda de prensa, su portavoz, Rupert Colville, indicó que "varias y diversas fuentes de variado origen" han denunciado que los militantes del EI "están usando de forma deliberada a civiles como escudos humanos, al forzarles a quedarse en lugares donde están los combatientes o al evitar que puedan irse a otros lugares".

Colville dijo no nombrar a las fuentes para protegerlas, dado que se encuentran en Irak, y aclaró que con muchas tienen estrechas relaciones de confianza desde hace tiempo.

Dicho esto, menció que "es muy difícil verificar estas denuncias, por lo que pidió que estos ejemplos se tratasen como preliminares y no definitivos".

"Seguimos recibiendo informes de vejaciones -incluyendo ejecuciones extrajudiciales y sumarias- contra niños, mujeres y hombres por parte del EI al paso que las fuerzas del Gobierno iraquí avanzan hacia Mosul", afirmó.

Colville relató varios ejemplos de denuncias, como una sucedida en la localidad de Safina, donde aparentemente 15 civiles fueron asesinados y sus cuerpos tirados al río en un intento de aterrorizar a la población.

En otra ocasión, el pasado 19 de octubre, militantes del EI ataron las manos de seis civiles a un vehículo y los arrastraron por toda la ciudad supuestamente por tener lazos familiares con una persona que combate junto a las fuerzas gubernamentales.

Otras denuncias citan que los yihadistas asesinaron a tres niñas y tres mujeres en la localidad de Rufeila porque iban demasiado lentas en su partida forzada del municipio, dado que una de las menores era discapacitada. Asimismo, supuestamente los militantes asesinaron en las afueras de Mosul a medio centenar de policías que tenían secuestrados. "Tememos que estas no serán los últimas denuncias de los actos bárbaros del EI", dijo Colville.

Asimismo, hizo un llamamiento a las fuerzas gubernamentales y a sus aliados para que se aseguren que sus soldados no se vengan de los civiles que escapan de zonas controladas por los yihadistas.

En la misma línea, denunció que las autoridades de Kirkuk han maltratado a los desplazados internos de la ciudad al conminarlos a abandonar sus maltrechas residencias, tras el ataque sorpresa de militantes del EI.

Colville dijo entender las preocupaciones de seguridad, pero instó a no violar los derechos de unas personas que ya han sufrido enormemente.

/parg

El Estado Islámico (EI) sigue usando a civiles como escudos humanos al forzarlos a ubicarse en lugares donde están sus militantes o al impedirles huir a otras localidades, denunció la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En rueda de prensa, su portavoz, Rupert Colville, indicó que "varias y diversas fuentes de variado origen" han denunciado que los militantes del EI "están usando de forma deliberada a civiles como escudos humanos, al forzarles a quedarse en lugares donde están los combatientes o al evitar que puedan irse a otros lugares".

Colville dijo no nombrar a las fuentes para protegerlas, dado que se encuentran en Irak, y aclaró que con muchas tienen estrechas relaciones de confianza desde hace tiempo.

Dicho esto, menció que "es muy difícil verificar estas denuncias, por lo que pidió que estos ejemplos se tratasen como preliminares y no definitivos".

"Seguimos recibiendo informes de vejaciones -incluyendo ejecuciones extrajudiciales y sumarias- contra niños, mujeres y hombres por parte del EI al paso que las fuerzas del Gobierno iraquí avanzan hacia Mosul", afirmó.

Colville relató varios ejemplos de denuncias, como una sucedida en la localidad de Safina, donde aparentemente 15 civiles fueron asesinados y sus cuerpos tirados al río en un intento de aterrorizar a la población.

En otra ocasión, el pasado 19 de octubre, militantes del EI ataron las manos de seis civiles a un vehículo y los arrastraron por toda la ciudad supuestamente por tener lazos familiares con una persona que combate junto a las fuerzas gubernamentales.

Otras denuncias citan que los yihadistas asesinaron a tres niñas y tres mujeres en la localidad de Rufeila porque iban demasiado lentas en su partida forzada del municipio, dado que una de las menores era discapacitada. Asimismo, supuestamente los militantes asesinaron en las afueras de Mosul a medio centenar de policías que tenían secuestrados. "Tememos que estas no serán los últimas denuncias de los actos bárbaros del EI", dijo Colville.

Asimismo, hizo un llamamiento a las fuerzas gubernamentales y a sus aliados para que se aseguren que sus soldados no se vengan de los civiles que escapan de zonas controladas por los yihadistas.

En la misma línea, denunció que las autoridades de Kirkuk han maltratado a los desplazados internos de la ciudad al conminarlos a abandonar sus maltrechas residencias, tras el ataque sorpresa de militantes del EI.

Colville dijo entender las preocupaciones de seguridad, pero instó a no violar los derechos de unas personas que ya han sufrido enormemente.

/parg