/ martes 21 de marzo de 2017

Exhorta el Papa a jóvenes no dejarse engañar

CIUDAD DEL VATICANO. (OEM-Informex).- Esta vez el papa Francisco puso en el banquillo de los acusados a los llamados “reality show”, advirtiendo a los jóvenes a “no dejarse engañar por estas imágenes falsas de la realidad”. Dirigiéndose a la juventud del mundo en el mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano, es decir local, Bergoglio dijo que, además de no ser historias reales, estos programas son solamente “minutos transcurridos de frente a una telecámara, en los cuales los personajes viven al día sin ningún proyecto”.

El Pontífice argentino exhortó por lo tanto a los jóvenes a “¡no dejarse engañar por esta falsa imagen de la realidad!" , invitándolos a “ser protagonistas de su historia” y a “decidir el propio porvenir”.

Para ello, precisó Francisco en su mensaje, los jóvenes “tienen que recuperar la capacidad de reflexionar sobre la propia vida y proyectarla hacia el futuro”, exhortándolos también a no quedarse cómodamente y al seguro sentados en un buen sofá”.

La advertencia de Bergoglio llegó a continuación: “Muchos dicen que los jóvenes son desmemoriados y superficiales, pero yo no estoy absolutamente de acuerdo”. En este contexto, dijo que “la memoria de las propias raíces, de la transmisión de la fe –recibida con frecuencia gracias a una mamá o una abuela- no es un accesorio que tenga que ser archivada “en una nubecita virtual”... ”También la historia de ustedes -subrayó– encuentra su lugar dentro de la historia de la Iglesia”.

Para Francisco, “ser jóvenes no quiere decir estar desconectados del pasado. La historia personal de cada uno se introduce en un largo camino comunitario que nos ha precedido a lo largo de los siglos”. “La verdadera experiencia de la Iglesia -dijo Bergoglio usando términos usuales entre los jóvenes- no es como un ‘flashmob’, en el cual nos damos una cita, se realiza una ‘performance’ y después cada uno se va por su lado”.

La Iglesia –puntualizó el Pontífice jesuita- lleva consigo una larga tradición, que se transmite de generación a generación, enriqueciéndose al mismo tiempo de la experiencia de cada individuo... También ustedes jóvenes pueden hacer grandes cosas, asumiéndose grandes responsabilidades, siempre que reconozcan la acción misericordiosa y omnipotente de Dios en su propia vida”.

CIUDAD DEL VATICANO. (OEM-Informex).- Esta vez el papa Francisco puso en el banquillo de los acusados a los llamados “reality show”, advirtiendo a los jóvenes a “no dejarse engañar por estas imágenes falsas de la realidad”. Dirigiéndose a la juventud del mundo en el mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano, es decir local, Bergoglio dijo que, además de no ser historias reales, estos programas son solamente “minutos transcurridos de frente a una telecámara, en los cuales los personajes viven al día sin ningún proyecto”.

El Pontífice argentino exhortó por lo tanto a los jóvenes a “¡no dejarse engañar por esta falsa imagen de la realidad!" , invitándolos a “ser protagonistas de su historia” y a “decidir el propio porvenir”.

Para ello, precisó Francisco en su mensaje, los jóvenes “tienen que recuperar la capacidad de reflexionar sobre la propia vida y proyectarla hacia el futuro”, exhortándolos también a no quedarse cómodamente y al seguro sentados en un buen sofá”.

La advertencia de Bergoglio llegó a continuación: “Muchos dicen que los jóvenes son desmemoriados y superficiales, pero yo no estoy absolutamente de acuerdo”. En este contexto, dijo que “la memoria de las propias raíces, de la transmisión de la fe –recibida con frecuencia gracias a una mamá o una abuela- no es un accesorio que tenga que ser archivada “en una nubecita virtual”... ”También la historia de ustedes -subrayó– encuentra su lugar dentro de la historia de la Iglesia”.

Para Francisco, “ser jóvenes no quiere decir estar desconectados del pasado. La historia personal de cada uno se introduce en un largo camino comunitario que nos ha precedido a lo largo de los siglos”. “La verdadera experiencia de la Iglesia -dijo Bergoglio usando términos usuales entre los jóvenes- no es como un ‘flashmob’, en el cual nos damos una cita, se realiza una ‘performance’ y después cada uno se va por su lado”.

La Iglesia –puntualizó el Pontífice jesuita- lleva consigo una larga tradición, que se transmite de generación a generación, enriqueciéndose al mismo tiempo de la experiencia de cada individuo... También ustedes jóvenes pueden hacer grandes cosas, asumiéndose grandes responsabilidades, siempre que reconozcan la acción misericordiosa y omnipotente de Dios en su propia vida”.