/ martes 17 de enero de 2017

Gobernantes europeos apelan a la unidad ante críticas contra la UE y la OTAN

BRUSELAS, Bélgica. (AFP).- Los dirigentes europeos —con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Francois Hollande, a la cabeza— apelaron a la “unidad” a tomar el destino “en sus manos” y dijeron que “no necesitan consejos externos” para tomar sus decisiones, luego de las críticas vertidas por el próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra la UE y la OTAN.

“Los europeos tenemos nuestro destino en nuestras propias manos. Voy a continuar comprometiéndome para que los 27 Estados miembros [ya sin el Reino Unido] trabajen juntos mirando al futuro”, dijo la jefa del gobierno alemán, criticada por Trump por su política migratoria.

En tanto, en París, el presidente Hollande afirmó que la Unión Europea “no necesita consejos externos” para tomar sus decisiones

“Aquí lo afirmo, Europa estará siempre dispuesta a continuar con la cooperación transatlántica, pero será determinada en función de sus intereses y de sus valores. No necesita consejos externos para decirle lo que tiene que hacer”, declaró Hollande al condecorar en París a la embajadora saliente estadounidense, Jane Hartley.

Ya desde la campaña electoral, las críticas de Trump no dejan indiferentes a sus blancos -sean México, China o la OTAN- y, en el caso de la UE, el estadunidense celebró lo que era una de las principales crisis del proyecto europeo en los últimos años: la salida de Reino Unido, la primera de un país en 60 años.

En declaraciones a los diarios The Times y Bild, el futuro mandatario de Estados Unidos consideró una buena decisión la marcha de Reino Unido del bloque y pronosticó que “otros países dejarán” la UE, según él, por culpa de la crisis migratoria.

Trump pronosticó también que el Brexit será un “éxito” y anunció que se reunirá “muy rápidamente” con la primera ministra británica Theresa May, quien, según la prensa, abogará en un esperado discurso por un divorcio “duro” con la UE.

EL BLOQUE EUROPEO RESPONDE A LAS CRÍTICAS

La respuesta de la Unión Europea, que intenta dar un nuevo impulso al bloque especialmente en materia de seguridad y defensa, no se hizo esperar.

“La UE seguirá unida. Estoy 100 por ciento segura de ello”, dijo la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, al término de una reunión de ministros del Exterior de la UE.

Mogherini también recordó que el Reino Unido no podrá negociar un acuerdo comercial con Estados Unidos mientras siga siendo miembro de la UE y con ello refutó a Trump, quien dijo que quería alcanzar “rápidamente” un pacto bilateral.

PREOCUPACIÓN EN LA OTAN

Las declaraciones de Trump no solo preocupan fuera de Estados Unidos, sino también a la actual administración saliente del presidente Barack Obama.

Su embajador ante la UE, Anthony Gardner, ya advirtió sobre la “absoluta locura” que sería apoyar la “fragmentación de Europa”.

La inquietud de los europeos, que en los últimos años sufrieron una serie de atentados yihadistas es mayor ante las críticas del magnate hacia una de sus garantías en materia de seguridad: la OTAN.

Trump calificó de “obsoleta” la Alianza Atlántica de la que forman parte 22 de los 28 países del bloque europeo, a los que reprochó no pagar “lo que deberían”.

Solo cinco de los 28 países de la OTAN (Estados Unidos, Reino Unido, Estonia, Grecia y Polonia) destinan al menos el dos por ciento de su PIB a gasto militar, como plantea la Alianza Atlántica.

Para tratar de desactivar la preocupación, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reiteró su “confianza absoluta” en que Washington respetará sus compromisos.

El canciller español, Alfonso Dastis, relativizó los temores, asumiendo que los europeos tendrán que adaptarse a la nueva relación con Washington “en prácticamente todos los temas”.

CONSECUENCIAS DE GRAN ALCANCE

Las líneas de política exterior esbozadas por Trump también atacan dos puntos de la línea de flotación de la diplomacia europea: las sanciones contra la Rusia de Vladimir Putin, con quien mantiene una aparente cercanía, y el acuerdo con Teherán sobre su programa nuclear.

El presidente electo aludió a la posibilidad de un acuerdo de reducción de armas nucleares a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas a Rusia por su papel en el conflicto en Ucrania, aunque la oferta fue tomada con escepticismo por Moscú.

Desde Kiev, el todavía vicepresidente estadunidense, Joe Biden, hizo en cambio un llamado urgente a la comunidad internacional a “seguir unida contra la agresión rusa”.

Respecto al acuerdo con Irán, que Trump prometió romper, la UE reiteró su apuesta por seguir implementando este pacto “extremadamente importante, sobre todo para nuestra seguridad”, destacó Mogherini.

BRUSELAS, Bélgica. (AFP).- Los dirigentes europeos —con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Francois Hollande, a la cabeza— apelaron a la “unidad” a tomar el destino “en sus manos” y dijeron que “no necesitan consejos externos” para tomar sus decisiones, luego de las críticas vertidas por el próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra la UE y la OTAN.

“Los europeos tenemos nuestro destino en nuestras propias manos. Voy a continuar comprometiéndome para que los 27 Estados miembros [ya sin el Reino Unido] trabajen juntos mirando al futuro”, dijo la jefa del gobierno alemán, criticada por Trump por su política migratoria.

En tanto, en París, el presidente Hollande afirmó que la Unión Europea “no necesita consejos externos” para tomar sus decisiones

“Aquí lo afirmo, Europa estará siempre dispuesta a continuar con la cooperación transatlántica, pero será determinada en función de sus intereses y de sus valores. No necesita consejos externos para decirle lo que tiene que hacer”, declaró Hollande al condecorar en París a la embajadora saliente estadounidense, Jane Hartley.

Ya desde la campaña electoral, las críticas de Trump no dejan indiferentes a sus blancos -sean México, China o la OTAN- y, en el caso de la UE, el estadunidense celebró lo que era una de las principales crisis del proyecto europeo en los últimos años: la salida de Reino Unido, la primera de un país en 60 años.

En declaraciones a los diarios The Times y Bild, el futuro mandatario de Estados Unidos consideró una buena decisión la marcha de Reino Unido del bloque y pronosticó que “otros países dejarán” la UE, según él, por culpa de la crisis migratoria.

Trump pronosticó también que el Brexit será un “éxito” y anunció que se reunirá “muy rápidamente” con la primera ministra británica Theresa May, quien, según la prensa, abogará en un esperado discurso por un divorcio “duro” con la UE.

EL BLOQUE EUROPEO RESPONDE A LAS CRÍTICAS

La respuesta de la Unión Europea, que intenta dar un nuevo impulso al bloque especialmente en materia de seguridad y defensa, no se hizo esperar.

“La UE seguirá unida. Estoy 100 por ciento segura de ello”, dijo la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, al término de una reunión de ministros del Exterior de la UE.

Mogherini también recordó que el Reino Unido no podrá negociar un acuerdo comercial con Estados Unidos mientras siga siendo miembro de la UE y con ello refutó a Trump, quien dijo que quería alcanzar “rápidamente” un pacto bilateral.

PREOCUPACIÓN EN LA OTAN

Las declaraciones de Trump no solo preocupan fuera de Estados Unidos, sino también a la actual administración saliente del presidente Barack Obama.

Su embajador ante la UE, Anthony Gardner, ya advirtió sobre la “absoluta locura” que sería apoyar la “fragmentación de Europa”.

La inquietud de los europeos, que en los últimos años sufrieron una serie de atentados yihadistas es mayor ante las críticas del magnate hacia una de sus garantías en materia de seguridad: la OTAN.

Trump calificó de “obsoleta” la Alianza Atlántica de la que forman parte 22 de los 28 países del bloque europeo, a los que reprochó no pagar “lo que deberían”.

Solo cinco de los 28 países de la OTAN (Estados Unidos, Reino Unido, Estonia, Grecia y Polonia) destinan al menos el dos por ciento de su PIB a gasto militar, como plantea la Alianza Atlántica.

Para tratar de desactivar la preocupación, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reiteró su “confianza absoluta” en que Washington respetará sus compromisos.

El canciller español, Alfonso Dastis, relativizó los temores, asumiendo que los europeos tendrán que adaptarse a la nueva relación con Washington “en prácticamente todos los temas”.

CONSECUENCIAS DE GRAN ALCANCE

Las líneas de política exterior esbozadas por Trump también atacan dos puntos de la línea de flotación de la diplomacia europea: las sanciones contra la Rusia de Vladimir Putin, con quien mantiene una aparente cercanía, y el acuerdo con Teherán sobre su programa nuclear.

El presidente electo aludió a la posibilidad de un acuerdo de reducción de armas nucleares a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas a Rusia por su papel en el conflicto en Ucrania, aunque la oferta fue tomada con escepticismo por Moscú.

Desde Kiev, el todavía vicepresidente estadunidense, Joe Biden, hizo en cambio un llamado urgente a la comunidad internacional a “seguir unida contra la agresión rusa”.

Respecto al acuerdo con Irán, que Trump prometió romper, la UE reiteró su apuesta por seguir implementando este pacto “extremadamente importante, sobre todo para nuestra seguridad”, destacó Mogherini.