/ miércoles 21 de octubre de 2015

Jefe de la ONU conmina a Abas y Netanyahu a actuar urgentemente

Ramala, Territorios Palestinos.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, subrayó este miércoles en la Cisjordania ocupada ante el presidente de la Autoridad palestina Mahmud Abas la urgencia con la que deben actuar los dirigentes israelíes y palestinos para frenar "la peligrosa escalada" de violencia en curso. Al igual que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu la víspera, Abas no mencionó públicamente ninguna disposición concreta para apaciguar los ánimos, y se explayó en diatribas contra el primero, como lo hiciera éste el martes ante Ban contra él, tildándolo de "mentiroso", además de rechazar cualquier responsabilidad en la actual crisis. En Ramala, en esta jornada, Abas denunció ante Ban que Israel no respeta las reglas que rigen la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Por su lado, Ban volvió a insistir en la necesidad de que los dirigentes israelíes y palestinos negocien y reafirmen "con palabras y hechos que son socios para la paz". "Netanyahu comete un error cuando dice que respeta el statu quo. No es cierto, es un error", afirmó Abas. "El statu quo del cual hablamos es el que fue ratificado nuevamente en 1967 y que ya existía antes, no el que Sharon impuso en 2000", reiteró el presidente palestino. "Las continuas agresiones" contra la mezquita "de Al Aqsa abren la puerta a un conflicto religioso que, por desgracia, ya empezó", dijo Abas. Tras entrevistarse con Abas, como lo había hecho en la víspera con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, Ban volvió a abogar por el diálogo para terminar con la peligrosa escalada de violencia en Jerusalén, Israel y Cisjordania. "Seguiremos apoyando los esfuerzos necesarios a fin de crear las condiciones para verdaderas negociaciones. Pero, en última instancia, son los palestinos y los israelíes quienes deben elegir la paz", declaró Ban Ki-moon. "Nuestro reto más urgente es acabar con la actual ola de violencia e impedir que haya más muertos", agregó el secretario general de la ONU. "La única manera de acabar con la violencia es a través de un progreso real y visible hacia una solución política, incluyendo el fin de la ocupación", agregó Ban. "He insistido ante los líderes israelíes y palestinos en la urgente necesidad de reafirmar a través de palabras y hechos que son socios para la paz", reafirmó Ban. La violencia continúa - Mientras Ban intenta mediar en la crisis, la violencia continúa en el terreno. El miércoles soldados israelíes hirieron a una palestina de 15 años, que se acercaba empuñando un cuchillo de la colonia de Yitzhar, informó el ejército. Además, una soldado israelí fue gravemente herida de una puñalada cerca de la colonia de Adam, al este de Ramala, Cisjordania ocupada, y su agresor abatido El martes la violencia dejó un balance de cuatro palestinos muertos en dos ataques con cuchillo y en otro con un automóvil, así como dos israelíes heridos. Desde el inicio de este nuevo ciclo de violencia el 1º de octubre pasado, murieron 48 palestinos (más de la mitad abatidos tras una agresión o un intento de ataque) y un árabe-israelí, ochos israelíes y un eritreo, confundido con agresor. El martes, Ban advirtió a Netanyahu contra el uso excesivo de la fuerza en la represión de las agresiones con cuchillo. Netanyahu le respondió en forma cortante, acusando a Abas de proferir mentiras y azuzar la escalada uniéndose "al Estado Islámico y a Hamas para afirmar que Israel amenaza la mezquita de Al Aqsa" situada en la Explanada de Mezquitas de Jerusalén. La Explanada, tercer lugar santo del islam, pero también venerada por los judíos, cataliza las tensiones entre israelíes y palestinos. Reunión urgente del Consejo de seguridad - Ban exhortó a los dirigentes de ambas partes a velar por el respeto de las reglas que rigen la Explanada de las Mezquitas desde hace décadas. Netanyahu negó que quiera cambiar las reglas de funcionamiento de este sitio. La Explanada es administrada por una fundación islámica bajo la autoridad de Jordania, pero el acceso está controlado por Israel. Los judíos son autorizados a acceder a determinadas horas pero no para rezar. En cambio, los musulmanes, que en principio pueden orar a cualquier hora, sufren a menudo restricciones de parte de las autoridades israelíes. Ban Ki-moon informará por videoconferencia de sus contactos en Oriente Medio al Consejo de Seguridad, convocado de forma urgente, el miércoles a las 19H00 GMT. El jueves, Ban viajará a Jordania para entrevistarse con el rey Abdalá. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry se entrevistará por su lado con Netanyahu el jueves en Alemania y luego, con Abas, posiblemente en Jordania. (AFP) /rpe

Ramala, Territorios Palestinos.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, subrayó este miércoles en la Cisjordania ocupada ante el presidente de la Autoridad palestina Mahmud Abas la urgencia con la que deben actuar los dirigentes israelíes y palestinos para frenar "la peligrosa escalada" de violencia en curso. Al igual que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu la víspera, Abas no mencionó públicamente ninguna disposición concreta para apaciguar los ánimos, y se explayó en diatribas contra el primero, como lo hiciera éste el martes ante Ban contra él, tildándolo de "mentiroso", además de rechazar cualquier responsabilidad en la actual crisis. En Ramala, en esta jornada, Abas denunció ante Ban que Israel no respeta las reglas que rigen la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Por su lado, Ban volvió a insistir en la necesidad de que los dirigentes israelíes y palestinos negocien y reafirmen "con palabras y hechos que son socios para la paz". "Netanyahu comete un error cuando dice que respeta el statu quo. No es cierto, es un error", afirmó Abas. "El statu quo del cual hablamos es el que fue ratificado nuevamente en 1967 y que ya existía antes, no el que Sharon impuso en 2000", reiteró el presidente palestino. "Las continuas agresiones" contra la mezquita "de Al Aqsa abren la puerta a un conflicto religioso que, por desgracia, ya empezó", dijo Abas. Tras entrevistarse con Abas, como lo había hecho en la víspera con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, Ban volvió a abogar por el diálogo para terminar con la peligrosa escalada de violencia en Jerusalén, Israel y Cisjordania. "Seguiremos apoyando los esfuerzos necesarios a fin de crear las condiciones para verdaderas negociaciones. Pero, en última instancia, son los palestinos y los israelíes quienes deben elegir la paz", declaró Ban Ki-moon. "Nuestro reto más urgente es acabar con la actual ola de violencia e impedir que haya más muertos", agregó el secretario general de la ONU. "La única manera de acabar con la violencia es a través de un progreso real y visible hacia una solución política, incluyendo el fin de la ocupación", agregó Ban. "He insistido ante los líderes israelíes y palestinos en la urgente necesidad de reafirmar a través de palabras y hechos que son socios para la paz", reafirmó Ban. La violencia continúa - Mientras Ban intenta mediar en la crisis, la violencia continúa en el terreno. El miércoles soldados israelíes hirieron a una palestina de 15 años, que se acercaba empuñando un cuchillo de la colonia de Yitzhar, informó el ejército. Además, una soldado israelí fue gravemente herida de una puñalada cerca de la colonia de Adam, al este de Ramala, Cisjordania ocupada, y su agresor abatido El martes la violencia dejó un balance de cuatro palestinos muertos en dos ataques con cuchillo y en otro con un automóvil, así como dos israelíes heridos. Desde el inicio de este nuevo ciclo de violencia el 1º de octubre pasado, murieron 48 palestinos (más de la mitad abatidos tras una agresión o un intento de ataque) y un árabe-israelí, ochos israelíes y un eritreo, confundido con agresor. El martes, Ban advirtió a Netanyahu contra el uso excesivo de la fuerza en la represión de las agresiones con cuchillo. Netanyahu le respondió en forma cortante, acusando a Abas de proferir mentiras y azuzar la escalada uniéndose "al Estado Islámico y a Hamas para afirmar que Israel amenaza la mezquita de Al Aqsa" situada en la Explanada de Mezquitas de Jerusalén. La Explanada, tercer lugar santo del islam, pero también venerada por los judíos, cataliza las tensiones entre israelíes y palestinos. Reunión urgente del Consejo de seguridad - Ban exhortó a los dirigentes de ambas partes a velar por el respeto de las reglas que rigen la Explanada de las Mezquitas desde hace décadas. Netanyahu negó que quiera cambiar las reglas de funcionamiento de este sitio. La Explanada es administrada por una fundación islámica bajo la autoridad de Jordania, pero el acceso está controlado por Israel. Los judíos son autorizados a acceder a determinadas horas pero no para rezar. En cambio, los musulmanes, que en principio pueden orar a cualquier hora, sufren a menudo restricciones de parte de las autoridades israelíes. Ban Ki-moon informará por videoconferencia de sus contactos en Oriente Medio al Consejo de Seguridad, convocado de forma urgente, el miércoles a las 19H00 GMT. El jueves, Ban viajará a Jordania para entrevistarse con el rey Abdalá. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry se entrevistará por su lado con Netanyahu el jueves en Alemania y luego, con Abas, posiblemente en Jordania. (AFP) /rpe