/ miércoles 1 de marzo de 2017

Jeff Sessions charló con embajador ruso durante campaña de Trump

WASHINGTON.- Jeff Sessions, el ahora secretario de Justicia de Estados Unidos, sostuvo dos reuniones con Sergey Kislyak, embajador ruso en Washington, durante la campaña presidencial que emprendió Donald Trump el año pasado.

Analistas de inteligencia de Estados Unidos han concluido que Rusia intentó ayudar a Trump a llegar a la Casa Blanca desacreditando a la entonces candidata demócrata Hillary Clinton y a su partido mediante ataques cibernéticos.

Trump ha negado que cualquiera de sus asesores o miembros de su campaña haya tenido contactos con Moscú antes de las elecciones y ha desestimado la controversia como un "complot" perpetrado por medios de prensa hostiles. Rusia también ha negado las acusaciones.

Según revela The Washington Post, Session y Kislyak se reunieron en julio y en septiembre durante una plática privada en la oficina del entonces senador aunque el pasado 10 de enero, cuando Sessions tomó posesión del cargo, afirmó que él no tenía conocimiento de vínculos existentes entre integrantes de la campaña de Trump con funcionarios del gobierno ruso.

"Me llamaron como sustituto una o dos veces en esa campaña y no tuve contacto con los rusos", respondió al cuestionamiento sobre cómo reaccionaría si supiera de evidencia de comunicación alguna.

Sergey Kislyak, al que el equipo de Sessions considera un diplomático y no un operativo de inteligencia, también fue ligado con Michael Flynn, el primer integrante del gabinete de Trump que renunció tras la vinculación con el embajador ruso.

Flynn, un general condecorado que asesoró a Trump en política exterior durante su campaña, mantuvo conversaciones con Kislyak, durante el periodo de transición entre el gobierno del expresidente Barack Obama y el actual, e incluso antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

Cámara iniciará investigación

Previo a esta revelación de otro funcionario de Trump vinculado con Rusia, la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos informó que investigará las acusaciones de colusión entre el equipo de campaña del actual presidente y el gobierno ruso.

"Hemos alcanzado un acuerdo escrito, la minoría y la mayoría en la Comisión de Inteligencia, para investigar las acusaciones de colusión rusa con la campaña de Trump", dijo el representante demócrata Adam Schiff, el legislador de más alto rango en el panel, a la cadena MSNBC.

El comité dijo en un comunicado que su presidente republicano, Devin Nunes, y Schiff llegaron a un acuerdo para llevar adelante la indagación a fin de aclarar si funcionarios rusos tienen o han tenido contactos con personas asociadas a campañas políticas o individuos estadounidenses.

Asimismo, el pasado 26 de febrero la Casa Blanca no descartó apartar al fiscal general, Jeff Sessions, de la investigación abierta sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales, aunque consideró que todavía es muy pronto para tomar una decisión al respecto.

En una entrevista en el canal ABC, la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, también consideró que aún es muy pronto para asignar la investigación sobre Rusia a un fiscal independiente, como exigen los demócratas y algunos republicanos, como el legislador Darrell Issa.

Los demócratas creen que Sessions debe apartarse de las pesquisas porque fue una figura clave en la campaña de Trump y, por tanto, carece de la independencia necesaria para averiguar si agentes de la inteligencia rusa mantuvieron contacto con asesores de Trump durante el año previo a las elecciones, como afirman algunos medios.

Con información de Reuters y EFE

WASHINGTON.- Jeff Sessions, el ahora secretario de Justicia de Estados Unidos, sostuvo dos reuniones con Sergey Kislyak, embajador ruso en Washington, durante la campaña presidencial que emprendió Donald Trump el año pasado.

Analistas de inteligencia de Estados Unidos han concluido que Rusia intentó ayudar a Trump a llegar a la Casa Blanca desacreditando a la entonces candidata demócrata Hillary Clinton y a su partido mediante ataques cibernéticos.

Trump ha negado que cualquiera de sus asesores o miembros de su campaña haya tenido contactos con Moscú antes de las elecciones y ha desestimado la controversia como un "complot" perpetrado por medios de prensa hostiles. Rusia también ha negado las acusaciones.

Según revela The Washington Post, Session y Kislyak se reunieron en julio y en septiembre durante una plática privada en la oficina del entonces senador aunque el pasado 10 de enero, cuando Sessions tomó posesión del cargo, afirmó que él no tenía conocimiento de vínculos existentes entre integrantes de la campaña de Trump con funcionarios del gobierno ruso.

"Me llamaron como sustituto una o dos veces en esa campaña y no tuve contacto con los rusos", respondió al cuestionamiento sobre cómo reaccionaría si supiera de evidencia de comunicación alguna.

Sergey Kislyak, al que el equipo de Sessions considera un diplomático y no un operativo de inteligencia, también fue ligado con Michael Flynn, el primer integrante del gabinete de Trump que renunció tras la vinculación con el embajador ruso.

Flynn, un general condecorado que asesoró a Trump en política exterior durante su campaña, mantuvo conversaciones con Kislyak, durante el periodo de transición entre el gobierno del expresidente Barack Obama y el actual, e incluso antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

Cámara iniciará investigación

Previo a esta revelación de otro funcionario de Trump vinculado con Rusia, la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos informó que investigará las acusaciones de colusión entre el equipo de campaña del actual presidente y el gobierno ruso.

"Hemos alcanzado un acuerdo escrito, la minoría y la mayoría en la Comisión de Inteligencia, para investigar las acusaciones de colusión rusa con la campaña de Trump", dijo el representante demócrata Adam Schiff, el legislador de más alto rango en el panel, a la cadena MSNBC.

El comité dijo en un comunicado que su presidente republicano, Devin Nunes, y Schiff llegaron a un acuerdo para llevar adelante la indagación a fin de aclarar si funcionarios rusos tienen o han tenido contactos con personas asociadas a campañas políticas o individuos estadounidenses.

Asimismo, el pasado 26 de febrero la Casa Blanca no descartó apartar al fiscal general, Jeff Sessions, de la investigación abierta sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales, aunque consideró que todavía es muy pronto para tomar una decisión al respecto.

En una entrevista en el canal ABC, la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, también consideró que aún es muy pronto para asignar la investigación sobre Rusia a un fiscal independiente, como exigen los demócratas y algunos republicanos, como el legislador Darrell Issa.

Los demócratas creen que Sessions debe apartarse de las pesquisas porque fue una figura clave en la campaña de Trump y, por tanto, carece de la independencia necesaria para averiguar si agentes de la inteligencia rusa mantuvieron contacto con asesores de Trump durante el año previo a las elecciones, como afirman algunos medios.

Con información de Reuters y EFE