/ lunes 19 de octubre de 2015

La fiscalía española pide investigar presunto fraude de Volkswagen

Madrid, España.- La fiscalía española reclamó este lunes la apertura de una investigación judicial por fraude contra Volkswagen por el escándalo de los motores trucados, informó una fuente judicial. La fiscalía pidió que el caso sea tomado a cargo por la Audiencia Nacional, especializada en grandes delitos económicos, "al tratarse de un asunto nacional que afecta a centenares de miles de personas", declaró la fuente a la AFP. La investigación debe centrarse en posibles delitos de fraude y contra el medio ambiente y en una infracción de la normativa de protección del consumidor. En España, el autodenominado sindicato Manos Limpias, una entidad de ultraderecha que se constituye en acusación civil en la mayoría de asuntos políticos y financieros, presentó una querella, así como una asociación internacional en defensa de los compradores víctimas del fraude de los motores Volkswagen. El grupo automovilístico alemán se encuentra en medio de un gran escándalo tras reconocer en septiembre que había equipado casi 11 millones de vehículos diésel con un software capaz de falsear los resultados de las pruebas de contaminación. Casi 684.000 de ellos fueron vendidos en España, donde su filial española Seat había producido unos 700.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. El escándalo se encuentra bajo investigación judicial en varios países como Alemania, Francia e Italia. También se presentaron demandas en otros países, como los Estados Unidos, y los vehículos diésel de la competencia están siendo reexaminados en algunos mercados como el francés. El caso, que infligió un duro golpe a la reputación de Volkswagen, emblema de la industria alemana con doce marcas diferentes, le costó el puesto a su presidente Martin Winterkorn. El grupo deberá reparar 8,5 millones de vehículos en la Unión Europea en 2016 y este escándalo le podría costar decenas de miles de millones de euros.

Madrid, España.- La fiscalía española reclamó este lunes la apertura de una investigación judicial por fraude contra Volkswagen por el escándalo de los motores trucados, informó una fuente judicial. La fiscalía pidió que el caso sea tomado a cargo por la Audiencia Nacional, especializada en grandes delitos económicos, "al tratarse de un asunto nacional que afecta a centenares de miles de personas", declaró la fuente a la AFP. La investigación debe centrarse en posibles delitos de fraude y contra el medio ambiente y en una infracción de la normativa de protección del consumidor. En España, el autodenominado sindicato Manos Limpias, una entidad de ultraderecha que se constituye en acusación civil en la mayoría de asuntos políticos y financieros, presentó una querella, así como una asociación internacional en defensa de los compradores víctimas del fraude de los motores Volkswagen. El grupo automovilístico alemán se encuentra en medio de un gran escándalo tras reconocer en septiembre que había equipado casi 11 millones de vehículos diésel con un software capaz de falsear los resultados de las pruebas de contaminación. Casi 684.000 de ellos fueron vendidos en España, donde su filial española Seat había producido unos 700.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. El escándalo se encuentra bajo investigación judicial en varios países como Alemania, Francia e Italia. También se presentaron demandas en otros países, como los Estados Unidos, y los vehículos diésel de la competencia están siendo reexaminados en algunos mercados como el francés. El caso, que infligió un duro golpe a la reputación de Volkswagen, emblema de la industria alemana con doce marcas diferentes, le costó el puesto a su presidente Martin Winterkorn. El grupo deberá reparar 8,5 millones de vehículos en la Unión Europea en 2016 y este escándalo le podría costar decenas de miles de millones de euros.