/ viernes 27 de mayo de 2016

Muere a los 95 años de edad monseñor Girolamo Prigione

Girolamo Prigione muere a los 95 años de edad quien fuera el primer nuncio apostólico en México cuando las relaciones diplomáticas con la Santa Sede que se restauraron en 1992.

Girolamo Prigione se convirtió el 2 de octubre de 1973 Pro Nuncio Apostólico en Ghana y Delegado Apostólico en Nigeria.

Después, el 7 de febrero de 1978 recibió el encargo de Delegado Apostólico en México, y convirtiéndose en Nuncio Apostólico el 2 de octubre de 1992.

Se retiró del servicio Diplomático el 31 de mayo de 1997.

Te dejamos una entrevista exclusiva para OEM que ofreció el nuncio:

México cambió radicalmente en los últimos 20 años: Prigione

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3779207.htm

Murió en su casa de reposo en Alejandría según informes de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Durante su servicio diplomático visitó numerosas Iglesias locales, también para conferir la ordenación episcopal de muchos nuevos obispos.

Los obispos de México agradecemos toda su labor diplomática en nuestro País, lo encomendamos a las manos amorosas de Dios nuestro Señor. Y pedimos a nuestra Señora de Guadalupe, interceda por él.

/RPE

Girolamo Prigione muere a los 95 años de edad quien fuera el primer nuncio apostólico en México cuando las relaciones diplomáticas con la Santa Sede que se restauraron en 1992.

Girolamo Prigione se convirtió el 2 de octubre de 1973 Pro Nuncio Apostólico en Ghana y Delegado Apostólico en Nigeria.

Después, el 7 de febrero de 1978 recibió el encargo de Delegado Apostólico en México, y convirtiéndose en Nuncio Apostólico el 2 de octubre de 1992.

Se retiró del servicio Diplomático el 31 de mayo de 1997.

Te dejamos una entrevista exclusiva para OEM que ofreció el nuncio:

México cambió radicalmente en los últimos 20 años: Prigione

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3779207.htm

Murió en su casa de reposo en Alejandría según informes de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Durante su servicio diplomático visitó numerosas Iglesias locales, también para conferir la ordenación episcopal de muchos nuevos obispos.

Los obispos de México agradecemos toda su labor diplomática en nuestro País, lo encomendamos a las manos amorosas de Dios nuestro Señor. Y pedimos a nuestra Señora de Guadalupe, interceda por él.

/RPE