/ viernes 31 de julio de 2015

Netanyahu condena con dureza el ataque contra dos viviendas palestinas

Jerusalén.- El primer ministro israelí, Benjamín Nentanyahu, condenó hoy con dureza el ataque contra dos viviendas palestinas en el que murió un bebé de año y medio, y resultaron heridos de gravedad sus padres y hermano de cuatro años. "Estoy sorprendido por este acto reprensible y terrorífico. Este es un acto de terrorismo en todos los aspectos. El Estado de Israel toma una posición fuerte contra el terrorismo, más allá de quien sean los autores. He ordenado a las Fuerzas de Seguridad que utilicen todos los medios a su alcance para coger a los asesinos y llevarlos ante la Justicia", señaló en un comunicado. La nota agrega que el Gobierno israelí "está unido en su fuerte oposición a estos actos deplorables y horribles", y envía sus condolencias, en nombre de los ciudadanos israelíes, a la familia de Alí Darawshe, a la que desea una pronta recuperación. Por su parte, el portavoz del Ejército israelí, teniente coronel Peter Lerner, señaló que "este ataque contra civiles no es más que un acto bárbaro de terrorismo. Hemos iniciado una investigación exhaustiva para encontrar a los terroristas y llevarlos ante la Justicia". Los palestinos, sin embargo, responsabilizan al Gobierno israelí y su tolerancia de los extremistas y colonos judíos, de la muerte del bebé y heridas críticas a sus padres y hermano. "Consideramos al Gobierno de Israel totalmente responsable del brutal asesinato del bebé Alí Saad Dawabsha, de año y medio, y las heridas a su madre y hermano. Esta es una consecuencia directa de décadas de impunidad que el Ejecutivo israelí ha dado al terrorismo colono", denunció en un comunicado el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat. El ataque se produjo esta madrugada cuando supuestos colonos extremistas judíos lanzaron cócteles molotov contra dos viviendas palestinas en la localidad de Duma, cerca de Nablus, provocando la muerte del bebé y quemaduras a tres víctimas, algunas de ellas en más del 70 por ciento de su cuerpo. Fuentes policiales israelíes aseguraron que la principal sospecha, a raíz de las inscripciones en hebreo y la estrella de David que aparecieron pintados en el lugar de los hechos, es que el incendio fue un ataque de un grupo radical de colonos. En las paredes fuera de la vivienda incendiada aparecieron grafiti que decían "Larga vida al Mesías", "Venganza" y "Lista de precios", expresión esta utilizada para señalar que un daño a los colonos o la colonización debe ser "pagado" con otro daño a los palestinos. Los ataques de hoy acontecen después de que el martes se demoliesen dos edificios en la colonia de Beit El y se evacuase a cientos de colonos que protestaban en un asentamiento abandonado hace diez años en el norte de Cisjordania ocupada al que exigían volver. (EFE)

Jerusalén.- El primer ministro israelí, Benjamín Nentanyahu, condenó hoy con dureza el ataque contra dos viviendas palestinas en el que murió un bebé de año y medio, y resultaron heridos de gravedad sus padres y hermano de cuatro años. "Estoy sorprendido por este acto reprensible y terrorífico. Este es un acto de terrorismo en todos los aspectos. El Estado de Israel toma una posición fuerte contra el terrorismo, más allá de quien sean los autores. He ordenado a las Fuerzas de Seguridad que utilicen todos los medios a su alcance para coger a los asesinos y llevarlos ante la Justicia", señaló en un comunicado. La nota agrega que el Gobierno israelí "está unido en su fuerte oposición a estos actos deplorables y horribles", y envía sus condolencias, en nombre de los ciudadanos israelíes, a la familia de Alí Darawshe, a la que desea una pronta recuperación. Por su parte, el portavoz del Ejército israelí, teniente coronel Peter Lerner, señaló que "este ataque contra civiles no es más que un acto bárbaro de terrorismo. Hemos iniciado una investigación exhaustiva para encontrar a los terroristas y llevarlos ante la Justicia". Los palestinos, sin embargo, responsabilizan al Gobierno israelí y su tolerancia de los extremistas y colonos judíos, de la muerte del bebé y heridas críticas a sus padres y hermano. "Consideramos al Gobierno de Israel totalmente responsable del brutal asesinato del bebé Alí Saad Dawabsha, de año y medio, y las heridas a su madre y hermano. Esta es una consecuencia directa de décadas de impunidad que el Ejecutivo israelí ha dado al terrorismo colono", denunció en un comunicado el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat. El ataque se produjo esta madrugada cuando supuestos colonos extremistas judíos lanzaron cócteles molotov contra dos viviendas palestinas en la localidad de Duma, cerca de Nablus, provocando la muerte del bebé y quemaduras a tres víctimas, algunas de ellas en más del 70 por ciento de su cuerpo. Fuentes policiales israelíes aseguraron que la principal sospecha, a raíz de las inscripciones en hebreo y la estrella de David que aparecieron pintados en el lugar de los hechos, es que el incendio fue un ataque de un grupo radical de colonos. En las paredes fuera de la vivienda incendiada aparecieron grafiti que decían "Larga vida al Mesías", "Venganza" y "Lista de precios", expresión esta utilizada para señalar que un daño a los colonos o la colonización debe ser "pagado" con otro daño a los palestinos. Los ataques de hoy acontecen después de que el martes se demoliesen dos edificios en la colonia de Beit El y se evacuase a cientos de colonos que protestaban en un asentamiento abandonado hace diez años en el norte de Cisjordania ocupada al que exigían volver. (EFE)