/ viernes 4 de septiembre de 2015

Respalda Arabia Saudita acuerdo nuclear con Irán

Washington.- El gobierno de Barack Obama obtuvo un importante espaldarazo internacional luego que el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz, expresó aquí su respaldo al acuerdo nuclear alcanzado entre Irán, Estados Unidos y otras cinco potencias. El apoyo saudita se produjo en vísperas de que el Congreso estadunidense vote sobre el acuerdo que limitará la capacidad de Irán para producir uranio altamente enriquecido, a cambio del levantamiento de las sanciones económicas vigentes en la actualidad. Aunque se anticipa que el acuerdo será rechazado por la mayoría republicana que controla las dos cámaras, Obama logró asegurar esta semana el número necesario de votos en el Congreso para mantener el veto a la iniciativa de ley que busca rechazar el convenio. Conjunto difundido al término del encuentro privado que los dos líderes sostuvieron en la Casa Blanca, ambos gobiernos reafirmaron la necesidad de continuar sus esfuerzos para mantener la seguridad y la estabilidad en la península arábiga. “En particular para contrarrestar las actividades desestabilizadoras de Irán”, añadió el texto. “En este sentido, el rey Salman expresó su apoyo el Amplio Plan Conjunto de Acción (JCPOA) entre Irán y los países del (grupo) P5+1, que una vez implementado evitará que Irán obtenga un arma nuclear, y así mejorar la seguridad en la región”, indicó el comunicado. El grupo P5+1 está conformado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU): China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia, además de Alemania. Como parte del acuerdo, Irán desmantelará dos terceras partes de su infraestructura de centrífugas, las máquinas necesarias para producir uranio altamente enriquecido -con el cual se puede producir armas nucleares-, y se deshará del 98 por ciento de sus reservas de uranio enriquecido. Esta limitación tendrá un periodo de vigencia de 15 años. De acuerdo con Estados Unidos, Irán posee en la actualidad reservas de uranio enriquecido suficientes para producir hasta 10 bombas nucleares. Teherán modificará además el núcleo de su reactor nuclear en Arak, accediendo a almacenar fuera del país el combustible utilizado en la operación de este reactor, y comprometiéndose a no construir un nuevo reactor nuclear de agua pesada durante los próximos 15 años. El respaldo saudita fue significativo además debido al enfrentamiento histórico entre ese reino, de mayoría sunita, e Irán, de mayoría chiita. Poco antes de su encuentro privado con el rey Salman, Obama señaló este viernes que su administración compartía la preocupación de Arabia Saudita para que Yemen tenga un gobierno incluyente que permita superar la grave crisis interna que enfrenta. Al recibir en la Casa Blanca al monarca saudita, quien realizó su primera visita oficial a Estados Unidos desde que asumió el trono en enero pasado, Obama expresó también su preocupación por el conflicto armado en Siria, aunque omitió toda referencia a la crisis humanitaria de los refugiados que huyen tratando de llegar a Europa. “Este es obviamente un tiempo de retos para los temas mundiales, particularmente en el Medio Oriente, y esperamos que esta sea una sustantiva conversación en una amplia gama de temas”, sostuvo el mandatario en la Oficina Oval. “Compartimos la preocupación sobre Yemen y la necesidad de restaurar un gobierno funcional que sea incluyente y que pueda aliviar la situación humanitaria que existe ahí”, agregó. Desde septiembre pasado, una coalición de naciones árabes, que incluye a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, apoyada por Estados Unidos, lanzó una campaña militar contra rebeldes hutíes, quienes tomaron el control de amplias zonas de Yemen. Ntmx

Washington.- El gobierno de Barack Obama obtuvo un importante espaldarazo internacional luego que el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz, expresó aquí su respaldo al acuerdo nuclear alcanzado entre Irán, Estados Unidos y otras cinco potencias. El apoyo saudita se produjo en vísperas de que el Congreso estadunidense vote sobre el acuerdo que limitará la capacidad de Irán para producir uranio altamente enriquecido, a cambio del levantamiento de las sanciones económicas vigentes en la actualidad. Aunque se anticipa que el acuerdo será rechazado por la mayoría republicana que controla las dos cámaras, Obama logró asegurar esta semana el número necesario de votos en el Congreso para mantener el veto a la iniciativa de ley que busca rechazar el convenio. Conjunto difundido al término del encuentro privado que los dos líderes sostuvieron en la Casa Blanca, ambos gobiernos reafirmaron la necesidad de continuar sus esfuerzos para mantener la seguridad y la estabilidad en la península arábiga. “En particular para contrarrestar las actividades desestabilizadoras de Irán”, añadió el texto. “En este sentido, el rey Salman expresó su apoyo el Amplio Plan Conjunto de Acción (JCPOA) entre Irán y los países del (grupo) P5+1, que una vez implementado evitará que Irán obtenga un arma nuclear, y así mejorar la seguridad en la región”, indicó el comunicado. El grupo P5+1 está conformado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU): China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia, además de Alemania. Como parte del acuerdo, Irán desmantelará dos terceras partes de su infraestructura de centrífugas, las máquinas necesarias para producir uranio altamente enriquecido -con el cual se puede producir armas nucleares-, y se deshará del 98 por ciento de sus reservas de uranio enriquecido. Esta limitación tendrá un periodo de vigencia de 15 años. De acuerdo con Estados Unidos, Irán posee en la actualidad reservas de uranio enriquecido suficientes para producir hasta 10 bombas nucleares. Teherán modificará además el núcleo de su reactor nuclear en Arak, accediendo a almacenar fuera del país el combustible utilizado en la operación de este reactor, y comprometiéndose a no construir un nuevo reactor nuclear de agua pesada durante los próximos 15 años. El respaldo saudita fue significativo además debido al enfrentamiento histórico entre ese reino, de mayoría sunita, e Irán, de mayoría chiita. Poco antes de su encuentro privado con el rey Salman, Obama señaló este viernes que su administración compartía la preocupación de Arabia Saudita para que Yemen tenga un gobierno incluyente que permita superar la grave crisis interna que enfrenta. Al recibir en la Casa Blanca al monarca saudita, quien realizó su primera visita oficial a Estados Unidos desde que asumió el trono en enero pasado, Obama expresó también su preocupación por el conflicto armado en Siria, aunque omitió toda referencia a la crisis humanitaria de los refugiados que huyen tratando de llegar a Europa. “Este es obviamente un tiempo de retos para los temas mundiales, particularmente en el Medio Oriente, y esperamos que esta sea una sustantiva conversación en una amplia gama de temas”, sostuvo el mandatario en la Oficina Oval. “Compartimos la preocupación sobre Yemen y la necesidad de restaurar un gobierno funcional que sea incluyente y que pueda aliviar la situación humanitaria que existe ahí”, agregó. Desde septiembre pasado, una coalición de naciones árabes, que incluye a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, apoyada por Estados Unidos, lanzó una campaña militar contra rebeldes hutíes, quienes tomaron el control de amplias zonas de Yemen. Ntmx