/ miércoles 28 de septiembre de 2016

Revelan transferencias de Kadhafi para financiar campaña de Sarkozy

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- El exdictador libio, Muammar Kadhafi, contribuyó con unos 50 millones de euros para financiar la campaña electoral que llevó a Nicolas Sarkozy al poder en 2007.

Las revelaciones probando un financiamiento oculto de su campaña figuran en notas manuscritas y un carnet de un alto exresponsable del régimen libio, que ahora se encuentran en poder de la justicia francesa.

El juez, Serge Tournaire, —que investiga el presunto financiamiento ilegal de la campaña de Sarkozy— y los policías de la Oficina Central de Lucha contra Corrupción y el Fraude Fiscal (OCLCIFF) tienen en su poder esos documentos explosivos que pertenecían a Choukri Ghanem, que fue ministro de Petróleo de Kadhafi entre 2006 y mayo de 2011. En abril de 2012, casi un año después de romper con el dictador y de instalarse en Viena, su cuerpo fue hallado flotando en el Danubio. La policía concluyó que se trataba de una “muerte accidental”, pero amigos y familiares de la víctima están convencidos más bien de la hipótesis de un asesinato.

La existencia de esos documentos en poder de la justicia fue revelada ayer por el sitio informativo Mediapart.

También puedes leer: 

El explosivo tema del financiamiento libio comenzó a aflorar en 2011. Los rumores se incrementaron durante la intervención francesa en Libia, cuando altos funcionarios del régimen aseguraron que Kadhafi había aceptado contribuir a su campaña de 2007 con “50 millones de euros”. Esa afirmación aparece en un documento conocido en abril de 2012, que fue atribuido a Moussa Koussa, exjefe de los servicios de inteligencia exteriores de Libia.

En 2013, la justicia francesa debió abrir una investigación debido a una denuncia formulada por algunos dignatarios del régimen y el traficante de armas franco-libanés Ziad Takieddine. [Amigo de dos personajes del círculo íntimo de Sarkozy, Claude Guéant y Brice Hortefeux, Takieddine había sido en 2006 el artífice del acercamiento con Kadhafi]. El primer inculpado en esa causa fue el exsecretario general del Palacio del Elíseo, Claude Guéant, acusado de blanqueo de dinero y de fraude fiscal, debido a un giro de 500 mil euros que correspondían, según explicó, a la venta de dos cuadros.

También puedes leer: 

El carnet en poder de la justicia contiene un relato de Ghanem, en árabe, sobre una reunión con el influyente Bachir Saleh, director de gabinete de Kadhafi y principal responsable de uno de los fondos soberanos del país, el Libyan Africa Portfolio (LAP). Durante ese cónclave, al cual asistió el entonces primer ministro libio, Baghdadi Mahmoudi, Saleh afirmó haber transferido 1.5 millones de euros a Nicolas Sarkozy. También se habló en esa ocasión de otros tres millones girados por Saif al-Islam —uno de los hijos del dictador— y dos millones enviados por Abdallah Senoussi, jefe de los servicios secretos internos de Libia y cuñado de Kadhafi.

Mahmoudi confirmó en varias ocasiones que, en su condición de primer ministro, supervisó las transferencias a Suiza y afirmó haber “entregado a una delegación enviada por Sarkozy, dinero, mucho dinero, millones de euros en billetes”.

Su testimonio, reiterado en 2011 ante la Corte de Apelaciones de Túnez, resulta ahora confirmado por los detalles que figuran en el carnet de Ghanem.

También puedes leer: 

La víspera de su muerte, Ghanem había divulgado un documento oficial libio fechado en diciembre de 2006, en plena campaña para la elección presidencial de 2007. Ese escrito mencionaba el acuerdo de las autoridades del régimen para contribuir con 50 millones de euros al financiamiento de la campaña electoral de Sarkozy.

Su explosivo carnet fue hallado con otros documentos por la policía de Holanda durante un registro realizado en el domicilio del yerno de Ghanem, implicado en un vasto escándalo de corrupción relacionado con el gigante noruego de la industria química Yara. Esas evidencias fueron transmitidas por la fiscal holandesa, Marianne Djupesland, a la justicia francesa.

Los documentos, cuya autenticidad fue confirmada por las pericias ordenadas por la justicia, describen los circuitos bancarios utilizados para concretar los envíos de dinero a través del Líbano, Alemania y Suiza.

También puedes leer: 

Sarkozy, solicitado por la prensa, se rehusó a formular comentarios sobre esas revelaciones.

El juez, Serge Tournaire, debe ahora recabar información a los bancos presuntamente implicados, para confirmar si realmente existieron las transferencias y los montos indicados en el carnet de Ghanen para probar el financiamiento ilegal de la campaña.

La aparición de esas pruebas, de todos modos, se ha convertido en una bomba de tiempo capaz de pulverizar las ambiciones de Sarkozy de regresar al poder en 2017.

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- El exdictador libio, Muammar Kadhafi, contribuyó con unos 50 millones de euros para financiar la campaña electoral que llevó a Nicolas Sarkozy al poder en 2007.

Las revelaciones probando un financiamiento oculto de su campaña figuran en notas manuscritas y un carnet de un alto exresponsable del régimen libio, que ahora se encuentran en poder de la justicia francesa.

El juez, Serge Tournaire, —que investiga el presunto financiamiento ilegal de la campaña de Sarkozy— y los policías de la Oficina Central de Lucha contra Corrupción y el Fraude Fiscal (OCLCIFF) tienen en su poder esos documentos explosivos que pertenecían a Choukri Ghanem, que fue ministro de Petróleo de Kadhafi entre 2006 y mayo de 2011. En abril de 2012, casi un año después de romper con el dictador y de instalarse en Viena, su cuerpo fue hallado flotando en el Danubio. La policía concluyó que se trataba de una “muerte accidental”, pero amigos y familiares de la víctima están convencidos más bien de la hipótesis de un asesinato.

La existencia de esos documentos en poder de la justicia fue revelada ayer por el sitio informativo Mediapart.

También puedes leer: 

El explosivo tema del financiamiento libio comenzó a aflorar en 2011. Los rumores se incrementaron durante la intervención francesa en Libia, cuando altos funcionarios del régimen aseguraron que Kadhafi había aceptado contribuir a su campaña de 2007 con “50 millones de euros”. Esa afirmación aparece en un documento conocido en abril de 2012, que fue atribuido a Moussa Koussa, exjefe de los servicios de inteligencia exteriores de Libia.

En 2013, la justicia francesa debió abrir una investigación debido a una denuncia formulada por algunos dignatarios del régimen y el traficante de armas franco-libanés Ziad Takieddine. [Amigo de dos personajes del círculo íntimo de Sarkozy, Claude Guéant y Brice Hortefeux, Takieddine había sido en 2006 el artífice del acercamiento con Kadhafi]. El primer inculpado en esa causa fue el exsecretario general del Palacio del Elíseo, Claude Guéant, acusado de blanqueo de dinero y de fraude fiscal, debido a un giro de 500 mil euros que correspondían, según explicó, a la venta de dos cuadros.

También puedes leer: 

El carnet en poder de la justicia contiene un relato de Ghanem, en árabe, sobre una reunión con el influyente Bachir Saleh, director de gabinete de Kadhafi y principal responsable de uno de los fondos soberanos del país, el Libyan Africa Portfolio (LAP). Durante ese cónclave, al cual asistió el entonces primer ministro libio, Baghdadi Mahmoudi, Saleh afirmó haber transferido 1.5 millones de euros a Nicolas Sarkozy. También se habló en esa ocasión de otros tres millones girados por Saif al-Islam —uno de los hijos del dictador— y dos millones enviados por Abdallah Senoussi, jefe de los servicios secretos internos de Libia y cuñado de Kadhafi.

Mahmoudi confirmó en varias ocasiones que, en su condición de primer ministro, supervisó las transferencias a Suiza y afirmó haber “entregado a una delegación enviada por Sarkozy, dinero, mucho dinero, millones de euros en billetes”.

Su testimonio, reiterado en 2011 ante la Corte de Apelaciones de Túnez, resulta ahora confirmado por los detalles que figuran en el carnet de Ghanem.

También puedes leer: 

La víspera de su muerte, Ghanem había divulgado un documento oficial libio fechado en diciembre de 2006, en plena campaña para la elección presidencial de 2007. Ese escrito mencionaba el acuerdo de las autoridades del régimen para contribuir con 50 millones de euros al financiamiento de la campaña electoral de Sarkozy.

Su explosivo carnet fue hallado con otros documentos por la policía de Holanda durante un registro realizado en el domicilio del yerno de Ghanem, implicado en un vasto escándalo de corrupción relacionado con el gigante noruego de la industria química Yara. Esas evidencias fueron transmitidas por la fiscal holandesa, Marianne Djupesland, a la justicia francesa.

Los documentos, cuya autenticidad fue confirmada por las pericias ordenadas por la justicia, describen los circuitos bancarios utilizados para concretar los envíos de dinero a través del Líbano, Alemania y Suiza.

También puedes leer: 

Sarkozy, solicitado por la prensa, se rehusó a formular comentarios sobre esas revelaciones.

El juez, Serge Tournaire, debe ahora recabar información a los bancos presuntamente implicados, para confirmar si realmente existieron las transferencias y los montos indicados en el carnet de Ghanen para probar el financiamiento ilegal de la campaña.

La aparición de esas pruebas, de todos modos, se ha convertido en una bomba de tiempo capaz de pulverizar las ambiciones de Sarkozy de regresar al poder en 2017.