/ viernes 24 de junio de 2016

Roma confía en su nueva alcaldesa Virginia Raggi

ROMA, Italia. (OEM-Informex).- Primer día como alcaldesa de Roma, con lágrimas de emoción, para Virginia Raggi, la primera mujer que ocupa este puesto en la más que bimilenaria historia de la Ciudad Eterna. La abogada de casi 38 años, que arrasó con sus adversarios en las recientes elecciones administrativas en Roma, dedicó el que fue oficialmente su primer día como “primer ciudadano”, a una serie de compromisos institucionales, incluyendo una visita a la sinagoga de Roma.

A la gente que le preguntaba cómo tenían que llamarla, “sindaco” o “sindaca” (es decir alcalde o alcaldesa), respondió: “llámenme simplemente Virginia”. Lo hizo antes de tomar posesión de su oficina en el célebre “Campidoglio” (Capitolio), cuya plaza fue diseñada por Miguel Ángel y donde tiene su sede el Gobierno de Roma.

Poco después, respetando el protocolo, Virginia Raggi se asomó al balcón de su nuevo despacho (desde donde se aprecia un sugestivo panorama sobre los foros romanos) y al recibir el aplauso y los “vivas” de sus simpatizantes, ante numerosos reporteros y la curiosidad de muchos turistas, no pudo contener la emoción y las lágrimas bañaron su rostro.

Los integrantes de la junta municipal que la asesorará, serán presentadas el próximo dos de julio y aquí iniciará, de hecho, la difícil y compleja tarea para “volver a dar a Roma –como afirmó la misma primera alcaldesa de la capital italiana- la belleza y la dignidad que merece”.

“Nos dejaron solamente escombros –subrayó-, no tengo la varita mágica, pero tengo confianza en nuestro trabajo, aunque necesitaremos un poco de tiempo para resolver los múltiples problemas” que aquejan la vida cotidiana de los habitantes de la Ciudad Eterna.

Efectivamente, además de las deterioradas y agujeradas calles romanas y del mal servicio del transporte público, la nueva junta municipal tendrá que vérselas con los problemas de la seguridad y la degradación en varias zonas de la periferia de la ciudad, además del no indiferente problema de la gestión del creciente número de inmigrantes.

Una de las primeras tareas de la alcaldesa Virginia será la de renegociar la altísima deuda pública de Roma: alrededor de ¡13 mil millones de “euros”! acumulados por los derroches y la mala administración financiera de las juntas precedentes, tanto de izquierda como de derecha.

OLIMPIADA EN ROMA: ¿SI O NO?

Habrá que ver también si Virginia Raggi confirmará su “no” a la candidatura de Roma para organizar los Juegos Olímpicos de 2024, que ya cuenta con el apoyo no solo del Comité Olímpico Italiano (Coni), sino del mismo Gobierno encabezado por Matteo Renzi.

La primera alcaldesa en la historia de Roma ha subrayado que la capital no está en condiciones de afrontar un gasto tan alto como el que requiere la organización de los juegos (esto naturalmente en el caso de que le sea asignada) y que antes que pensar en esta candidatura (que debería ser formalizada en septiembre próximo) hay muchas otras prioridades. De todos modos, Virginia no cerró totalmente las puertas y se declaró dispuesta a un diálogo para tratar el problema. Se verá.

ROMA, Italia. (OEM-Informex).- Primer día como alcaldesa de Roma, con lágrimas de emoción, para Virginia Raggi, la primera mujer que ocupa este puesto en la más que bimilenaria historia de la Ciudad Eterna. La abogada de casi 38 años, que arrasó con sus adversarios en las recientes elecciones administrativas en Roma, dedicó el que fue oficialmente su primer día como “primer ciudadano”, a una serie de compromisos institucionales, incluyendo una visita a la sinagoga de Roma.

A la gente que le preguntaba cómo tenían que llamarla, “sindaco” o “sindaca” (es decir alcalde o alcaldesa), respondió: “llámenme simplemente Virginia”. Lo hizo antes de tomar posesión de su oficina en el célebre “Campidoglio” (Capitolio), cuya plaza fue diseñada por Miguel Ángel y donde tiene su sede el Gobierno de Roma.

Poco después, respetando el protocolo, Virginia Raggi se asomó al balcón de su nuevo despacho (desde donde se aprecia un sugestivo panorama sobre los foros romanos) y al recibir el aplauso y los “vivas” de sus simpatizantes, ante numerosos reporteros y la curiosidad de muchos turistas, no pudo contener la emoción y las lágrimas bañaron su rostro.

Los integrantes de la junta municipal que la asesorará, serán presentadas el próximo dos de julio y aquí iniciará, de hecho, la difícil y compleja tarea para “volver a dar a Roma –como afirmó la misma primera alcaldesa de la capital italiana- la belleza y la dignidad que merece”.

“Nos dejaron solamente escombros –subrayó-, no tengo la varita mágica, pero tengo confianza en nuestro trabajo, aunque necesitaremos un poco de tiempo para resolver los múltiples problemas” que aquejan la vida cotidiana de los habitantes de la Ciudad Eterna.

Efectivamente, además de las deterioradas y agujeradas calles romanas y del mal servicio del transporte público, la nueva junta municipal tendrá que vérselas con los problemas de la seguridad y la degradación en varias zonas de la periferia de la ciudad, además del no indiferente problema de la gestión del creciente número de inmigrantes.

Una de las primeras tareas de la alcaldesa Virginia será la de renegociar la altísima deuda pública de Roma: alrededor de ¡13 mil millones de “euros”! acumulados por los derroches y la mala administración financiera de las juntas precedentes, tanto de izquierda como de derecha.

OLIMPIADA EN ROMA: ¿SI O NO?

Habrá que ver también si Virginia Raggi confirmará su “no” a la candidatura de Roma para organizar los Juegos Olímpicos de 2024, que ya cuenta con el apoyo no solo del Comité Olímpico Italiano (Coni), sino del mismo Gobierno encabezado por Matteo Renzi.

La primera alcaldesa en la historia de Roma ha subrayado que la capital no está en condiciones de afrontar un gasto tan alto como el que requiere la organización de los juegos (esto naturalmente en el caso de que le sea asignada) y que antes que pensar en esta candidatura (que debería ser formalizada en septiembre próximo) hay muchas otras prioridades. De todos modos, Virginia no cerró totalmente las puertas y se declaró dispuesta a un diálogo para tratar el problema. Se verá.