/ miércoles 16 de marzo de 2016

Sí engañaron a Evo Morales sobre su hijo, dice vicepresidente

La Paz, Bolivia.- El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, afirmó que "engañaron" al mandatario Evo Morales sobre el nacimiento de su hijo, después de que la Fiscalía General revelara que la expareja del mandatario Gabriela Zapata presentó un certificado de nacimiento falso.

"El certificado de nacimiento que le presentaron a Evo había sido falso, nunca había nacido el hijo. Engañaron al presidente Evo", sostuvo García Linera en un discurso ante seguidores de Morales, que previamente hicieron una marcha en su apoyo en La Paz.

También sostuvo que la "derecha vendepatria, aquella que acusaba a Evo de que había escondido al hijo", también "ha engañado a Bolivia" porque, según García Linera, los familiares de Zapata que están vinculados a la oposición sabían la verdad.

"Mintió Zapata a Evo, mintió la derecha utilizando a una mentirosa para mentir al pueblo boliviano (...) Ha habido aquí una mentira colectiva de la derecha para atacar a Evo Morales", agregó.

Poco antes, el fiscal general, Ramiro Guerrero, indicó que el certificado de nacimiento del niño emitido en 2007 es falso y agregó que el Hospital de la Mujer de La Paz, donde supuestamente nació el menor, no registró nunca la internación de la expareja de Morales.

Zapata, que está recluida en una cárcel de La Paz desde fines de febrero acusada de varios supuestos delitos económicos, también usaba un título de abogada falsificado, agregó el fiscal.

A fines de febrero, Zapata y sus abogados presentaron ante una jueza el certificado del nacimiento del hijo de Morales como una prueba de su existencia ante la insistencia del mandatario de que el menor había fallecido por enfermedad poco después de nacer.

La relación de Morales y Zapata fue revelada en febrero por un periodista en medio de una campaña para el referendo que se votó ese mes sobre el intento del mandatario de volver a ser candidato en 2019, opción que fue rechazada mayoritariamente.

En su momento, Morales admitió haber conocido a Zapata en 2005 y que tuvieron una relación que en 2007 tuvo como fruto un bebé que, según aseguró, murió poco después de nacer.

También afirmó que ayudó a Zapata para el tratamiento médico del menor y que la mujer le informó de su muerte, sin que él comprobara esa versión, ni acudiera al velatorio o el entierro.

El gobernante después afirmó que si realmente existía su hijo quería quedarse con él, por lo que presentó una demanda ante un juzgado de La Paz para que Zapata presente al niño.

La empresaria está acusada de legitimación de ganancias ilícitas, enriquecimiento de particulares con afectación al Estado y uso indebido de influencias en grado de complicidad.

El fiscal dijo que ahora también la acusarán de falsedad material, uso de instrumento falsificado, falsedad ideológica y ejercicio ilegal de la profesión.

Hasta hace unas semanas, Zapata era ejecutiva en Bolivia de la empresa china Camce, que en los últimos años suscribió al menos siete contratos con el Estado para construir por invitación directa, tras descartarse licitaciones, obras por 566 millones de dólares. ||EFE||

/parg

La Paz, Bolivia.- El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, afirmó que "engañaron" al mandatario Evo Morales sobre el nacimiento de su hijo, después de que la Fiscalía General revelara que la expareja del mandatario Gabriela Zapata presentó un certificado de nacimiento falso.

"El certificado de nacimiento que le presentaron a Evo había sido falso, nunca había nacido el hijo. Engañaron al presidente Evo", sostuvo García Linera en un discurso ante seguidores de Morales, que previamente hicieron una marcha en su apoyo en La Paz.

También sostuvo que la "derecha vendepatria, aquella que acusaba a Evo de que había escondido al hijo", también "ha engañado a Bolivia" porque, según García Linera, los familiares de Zapata que están vinculados a la oposición sabían la verdad.

"Mintió Zapata a Evo, mintió la derecha utilizando a una mentirosa para mentir al pueblo boliviano (...) Ha habido aquí una mentira colectiva de la derecha para atacar a Evo Morales", agregó.

Poco antes, el fiscal general, Ramiro Guerrero, indicó que el certificado de nacimiento del niño emitido en 2007 es falso y agregó que el Hospital de la Mujer de La Paz, donde supuestamente nació el menor, no registró nunca la internación de la expareja de Morales.

Zapata, que está recluida en una cárcel de La Paz desde fines de febrero acusada de varios supuestos delitos económicos, también usaba un título de abogada falsificado, agregó el fiscal.

A fines de febrero, Zapata y sus abogados presentaron ante una jueza el certificado del nacimiento del hijo de Morales como una prueba de su existencia ante la insistencia del mandatario de que el menor había fallecido por enfermedad poco después de nacer.

La relación de Morales y Zapata fue revelada en febrero por un periodista en medio de una campaña para el referendo que se votó ese mes sobre el intento del mandatario de volver a ser candidato en 2019, opción que fue rechazada mayoritariamente.

En su momento, Morales admitió haber conocido a Zapata en 2005 y que tuvieron una relación que en 2007 tuvo como fruto un bebé que, según aseguró, murió poco después de nacer.

También afirmó que ayudó a Zapata para el tratamiento médico del menor y que la mujer le informó de su muerte, sin que él comprobara esa versión, ni acudiera al velatorio o el entierro.

El gobernante después afirmó que si realmente existía su hijo quería quedarse con él, por lo que presentó una demanda ante un juzgado de La Paz para que Zapata presente al niño.

La empresaria está acusada de legitimación de ganancias ilícitas, enriquecimiento de particulares con afectación al Estado y uso indebido de influencias en grado de complicidad.

El fiscal dijo que ahora también la acusarán de falsedad material, uso de instrumento falsificado, falsedad ideológica y ejercicio ilegal de la profesión.

Hasta hace unas semanas, Zapata era ejecutiva en Bolivia de la empresa china Camce, que en los últimos años suscribió al menos siete contratos con el Estado para construir por invitación directa, tras descartarse licitaciones, obras por 566 millones de dólares. ||EFE||

/parg